buscar

Artículos

PMG: Capítulo 2006 - Príncipe de la Dinastía del Espíritu Santo

Capítulo 2006 - Príncipe de la Dinastía del Espíritu Santo

Cuando Lin Feng abrió los ojos, brillaban. Todavía estaba en el trono, el escenario temblaba a su alrededor. El trono y el escenario de batalla lentamente se volvieron transparentes, y se desvanecieron en la no existencia.

Los miembros de la Dinastía del Espíritu Santo estaban asombrados, especialmente los ancianos que tenían caras largas. A pesar de que nadie había logrado sentarse en el trono, podían usar la Etapa del Camino Sagrado para probar a sus descendientes, usar la etapa de batalla para ver qué tan talentosos eran. Era una buena herramienta, y ahora se estaba dispersando y desapareciendo.

"El escenario estaba hecho del cuerpo del Santo, y ahora nunca regresará, así que también desapareció" Lin Feng lo entendió. Ahora que el Santo había transmitido sus recuerdos a Lin Feng, había desaparecido y nunca regresaría.

“¿Qué obtuviste?”, Le preguntó un anciano a Lin Feng. No sonaba furioso, solo sabían que la etapa del Camino Sagrado era un tesoro que solía pertenecer a sus antepasados. Pero, ¿qué había obtenido o visto Lin Feng cuando estaba sentado en el trono?

"Vi al Santo de la Dinastía del Espíritu Santo de los viejos tiempos." Respondió Lin Feng con calma.

Los poderosos cultivadores de la Dinastía del Espíritu Santo lo miraron fijamente. Lin Feng se sintió presionado.

"¿Qué obtuviste?" Preguntó el hombre de nuevo.

“Me transmitió algunos recuerdos de una antigua batalla. En ese entonces sabían que la dinastía Qi Tian iba a colapsar.” Dijo Lin Feng.

Todos permanecieron en silencio. El anciano miró a Lin Feng y notó que todavía estaba extrañamente tranquilo.

Después de mucho tiempo, dijo: “La dinastía del Espíritu Santo ha existido por mucho tiempo. Nadie ha logrado nunca sentarse en el trono. Los discípulos más sobresalientes de la Dinastía del Espíritu Santo se han acercado al trono, a solo un paso de distancia, pero fracasaron aunque estaban tan cerca del éxito. Por eso queríamos ver si había algún genio en la Región de la Noche Oscura que pudiera tener éxito. No teníamos muchas esperanzas, era solo una idea. Y ahora has tenido éxito, y no sabemos qué hacer."

"Entiendo." Dijo Lin Feng, asintiendo con calma.

“Solíamos reírnos de eso y decir que si alguien tenía éxito, se convertirían en el rey de la Dinastía del Espíritu Santo. Sin embargo, lo hiciste, lo que obtuviste debe pertenecer a nosotros." Continuó el cultivador fuerte con calma.

El corazón de Meng Qing latía violentamente. Ella entendió su opinión, pero Lin Feng y ella no pudieron protegerse.

"Maestro, ¿esa es tu decisión final?", Preguntó Lin Feng.

El fuerte cultivador permaneció en silencio durante unos segundos, Meng Qing apretó los puños mientras el hielo aparecía a su alrededor.

“Hiciste lo que los genios de nuestra Dinastía no han logrado hacer de generación en generación. Has visto a nuestro Ancestro. Si te matamos y te robamos lo que tienes, sería una falta de respeto a nuestro Ancestro. E hiciste algo genial, lo que significa que eres muy talentoso. Definitivamente te convertirás en un cultivador sin igual. Incluso si robo lo que has obtenido, no nos ayudará a ganar un rey." Reflexionó el hombre. Los otros cultivadores de la dinastía del Espíritu Santo escucharon con calma. Nadie expresó su opinión. Ya habían hablado de esto antes.

Meng Qing respiró hondo, aliviada.

"Por lo tanto, creo que deberíamos concederte el título de Príncipe de la Dinastía Santa. No solo no le haremos daño, sino que también lo apoyaremos y lo ayudaremos a convertirse en un cultivador sin igual. ¡Sin embargo, debes prometerme una cosa! ”Dijo el hombre lentamente.

"¿Qué cosa?" Lin Feng preguntó con calma.

“Elegiré a la mujer más hermosa y sobresaliente de la Dinastía del Espíritu Santo y necesitarás tener hijos con ella. También dejarás que tus hijos vivan en la Dinastía del Espíritu Santo. También transmitirás el conocimiento que obtuviste hoy a tus hijos. Si quieres mantener una relación con la mujer o no, no importa. "Si lo haces, es genial, si no lo haces, no importa." Dijo el anciano con calma.

Lin Feng estaba molesto. Fue genial para la Dinastía del Espíritu Santo, tenía talento, así que no querían matarlo, y si tenía hijos con sus mujeres, también emergerían jóvenes sobresalientes en su Dinastía. También tendría que transmitirles su conocimiento. Incluso si fuera extranjero, estaría estrechamente vinculado a la Dinastía.

Lin Feng admiró al cultivador fuerte por sus habilidades persuasivas. Incluso quiso sacrificar la virginidad de una mujer excepcional y hermosa para que el clan tuviera jóvenes sobresalientes.

Lin Feng frunció el ceño. Para él, tampoco estaba mal. Era una propuesta en la que todos ganaban: una mujer hermosa y sobresaliente, respaldada por la Dinastía del Espíritu Santo, sus hijos se convertirían en los futuros reyes de la Dinastía del Espíritu Santo. Todo sonaba perfecto.

"Estoy de acuerdo." Habló Meng Qing en ese momento. Lin Feng estaba asombrado.

"¿Meng Qing?" Lin Feng miró a los hermosos ojos de Meng Qing.

"Lin Feng, creo que es un buen negocio." Dijo Meng Qing. Para Lin Feng, todo fue perfecto. Él no podía negarse.

Los fuertes cultivadores de la Dinastía del Espíritu Santo la miraron y asintieron. "Lin Feng, eres extremadamente talentoso y ya tienes una esposa tan increíble, eres muy afortunado." No le causaremos problemas, solo queremos que tenga hijos con las mujeres de nuestra Dinastía. Ni siquiera necesitas casarte con ellas."

"Estoy de acuerdo." Dijo Meng Qing de nuevo.

“Muy bien, elegiré a la mujer más hermosa y destacada de la Dinastía del Espíritu Santo. No te preocupes, puedes elegir una, Lin Feng.” Dijo el líder del Espíritu Santo.

"¿Tengo una segunda opción?" Preguntó Lin Feng.

“Debes entender que nos importa el legado de nuestro Ancestro. Para ti, no hay otra opción, o no sería tan perfecta."

Lin Feng permaneció en silencio por unos segundos y finalmente asintió. De hecho, nada podría ser mejor.

“¿No has visto al Príncipe de la Dinastía Santa?” El anciano se volvió y gritó a la multitud.

De repente, muchas personas se inclinaron ante Lin Feng y gritaron: "¡Príncipe de la dinastía santa!"

Lin Feng los miró y luego dijo con calma: "¿Puedo irme?"

“Ahora eres el Príncipe de la Dinastía Santa, ese es un estatus social mucho más alto que el de un Príncipe común. Tus hijos también se convertirán en príncipes de la dinastía santa. Eres libre de hacer lo que quieras."

"Me voy entonces." Dijo Lin Feng con calma. Su silueta parpadeó, y Meng Qing lo siguió. Se tomaron de las manos y se fueron.

-

Lin Feng sujetó firmemente la mano de Meng Qing.

"Lin Feng, no importa. Incluso te apoyarán en el futuro, es algo bueno." Sonrió Meng Qing.

"Sabes, no me importa que me apoyen." Dijo Lin Feng, mirando a Meng Qing.

"Tampoco me importa." Coincidió Meng Qing, sonriendo suavemente.

Lin Feng le acarició la cara y dijo: "Quiero que mi primer hijo esté contigo."

Cuando Meng Qing lo escuchó, ella se sonrojó. ¡Se veía tan hermosa en ese momento!

——

Lin Feng regresó a la dinastía Tianci y se detuvo allí durante unos minutos. Le pidió a la princesa Piao Xue que lo ayudara a obtener información sobre el Palacio Lunar. Inicialmente quería preguntarle a Yi Ren algunas cosas, pero no tuvo la oportunidad. Así que Piao Xue le dijo que el Palacio Lunar había sido invitado por la antigua dinastía de Jade.

Después de eso, Lin Feng fue a la antigua dinastía de Jade. Piao Xue también siguió a Lin Feng.

La antigua dinastía de Jade no era la dinastía más antigua, habían surgido mucho tiempo después. La fundadora de la antigua dinastía de Jade se llamaba la ninfa de Jade, y su estatus social era muy misterioso. La antigua dinastía de Jade tenía en su mayoría mujeres, pero eran muy fuertes.

Pero Piao Xue no les temía, así que cuando Lin Feng le dijo lo que quería hacer, ella decidió seguirlo. Después de todo, este chico estaba loco!

________________-

Editado  y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat