buscar

Artículos

PMG: Capítulo 2005 - Guerra antigua

Capítulo 2005 - Guerra antigua

La multitud temblaba. Los genios estaban todos mirando a Lin Feng y respirando profundamente. ¡Lin Feng estaba sentado en el Trono Imperial Santo! ¡Ni siquiera era conocido por tener un cuerpo de tipo rey ni nada!

"¿Qué están haciendo?", Preguntó alguien que notó que las hermosas mujeres de la Dinastía estaban de rodillas y mirando la etapa del Camino Sagrado. ¿Qué significó ese trono para la dinastía del Espíritu Santo? ¿Estaba pasando algo secreto? Habían activado la Etapa del Camino Sagrado e invitado a los genios, ¿cuál fue la razón?

Apareció un país de hadas. Había muchos cultivadores fuertes presentes, y su Qi era asombroso.

Uno de ellos miró a la multitud y dijo con calma: “Hoy, invitamos a muchos genios, pero ahora el evento ha terminado. Por favor, vayanse."

¿Estaban echando a sus invitados?

La multitud quedó asombrada. ¿Lin Feng estaba sentado en el trono y la dinastía del Espíritu Santo estaba echando invitados? Mucha gente no había probado su oportunidad con la etapa del Camino Sagrado todavía. Estaban muy molestos. Sin embargo, sabían que no podían ir tan lejos como Lin Feng.

"Nos vemos." Dijeron algunas personas, mirando a Lin Feng por última vez antes de irse.

La princesa Piao Xue y los demás no se fueron. La princesa Piao Xue miró al cultivador fuerte en el cielo y dijo: "Maestro, Lin Feng es nuestro invitado, soy de la dinastía Tianci. Aquí lo estamos esperando.

“Piao Xue, niña, no te preocupes, no robaremos a tus invitados. Lo traeremos de vuelta. Por favor regresa.” Le dijo el cultivador fuerte a ella. Los ojos de Piao Xue brillaron, no se tranquilizó en absoluto.

"Me quedo aquí", Dijo Meng Qing lentamente.

El fuerte cultivador de la Dinastía del Espíritu Santo miró a Meng Qing y dijo: "¿Quién eres tú para él?"

"Su esposa. Sigo a Lin Feng en todas partes." Respondió Meng Qing de manera uniforme.

"Está bien, puedes quedarte." Dijo el cultivador fuerte con desdén.

"Meng Qing, ten cuidado", Dijo Hou Qing Lin a Meng Qing. Meng Qing asintió hacia atrás.

Piao Xue, Hou Qing Lin y los demás se fueron. Incluso si la Dinastía del Espíritu Santo quisiera hacerle algo malo a Lin Feng, nadie podría protegerlo. Pero también estaban convencidos de que la Dinastía del Espíritu Santo no dañaría a Lin Feng.

-

En ese momento, Lin Feng había cerrado los ojos. Tenía la impresión de que viajaba en el tiempo.

Se convirtió en un espíritu y apareció en los días antiguos. Esta fue la dinastía de los viejos tiempos, cuando eran verdaderamente poderosos.

Había edificios destrozados por todas partes.

“Dinastía Qi Tian, ​​cuando las dinastías fueron una. Sin embargo, siempre existirán ”, Dijo una voz en la mente de Lin Feng. Sonaba como la voz de un anciano, era similar o quizás igual a la voz que había escuchado cuando estaba en el escenario. El hombre sonaba triste ...

Antes de Lin Feng, aparte de las dinastías, había muchos cultivadores poderosos. Todos estaban peleando, todo estaba siendo aplastado a su alrededor. Puños y energías seguían colisionando ...

“Tales hechizos poderosos, hay algunos hechizos que nunca imaginé.“ Pensó Lin Feng, sacudido por la vista. Vio a un cultivador golpear a otro, su puño se transformó noventa y nueve veces. La tierra y el cielo siguieron temblando mientras aparecían cráteres gigantescos. ¿Aquellos cultivadores habían trascendido la mundanalidad?

Sin embargo, Lin Feng no sintió ningún Qi. Él sólo estaba mirando ...

“Todos los emperadores cohabitaron. Por eso la dinastía fue tan poderosa. No querían que desapareciera. Sin embargo, en algún momento, destruyó esa armonía. Los cultivadores quieren poder, y los santos no son excepciones. Viven tanto tiempo, a veces sienten que se están asfixiando. Su único placer es ver crecer a sus hijos y nietos."

Lin Feng escuchó la voz de nuevo. Lin Feng tuvo compasión, se sintió un poco triste. De hecho, ser tan viejo y ver a la sociedad cambiar todo el tiempo fue triste.

¿Qué era el "eso" que había destruido esa armonía, sin embargo?

“Hizo que todo cambiara. Permitió a todos tener esperanza de nuevo. Sin embargo, todos los santos también comenzaron a tener batallas explosivas. Todos empezaron a atacarse unos a otros. Todos querían poder y control. Nadie ganó la batalla, así que se detuvieron. Entonces sus descendientes comenzaron a luchar para vengar a sus antepasados, y los santos se dieron cuenta de que habían cometido un error." Suspiró el hombre.

Fue el mismo suspiro que Lin Feng había escuchado en el mundo exterior. Los santos lamentaron la batalla que habían sellado en restos históricos. Esperaban que sus descendientes resolvieran el problema, pero al final no funcionó.

“Los santos sabían que el remordimiento no podía cambiar nada, por lo que destruyeron todo excepto por algunos restos históricos, como el Escenario del Camino Sagrado en el que estás. Lo dejé. Han pasado tantos años y ahora estás aquí."

Cuando Lin Feng escuchó eso, su corazón comenzó a latir con fuerza. Lin Feng había tenido la impresión de que se enfrentaba a un verdadero Santo, ¿era así?

“La etapa del Camino Sangrado es mi cuerpo, mi sangre, mi alma. Solo el trono puede otorgarle a alguien acceso a este lugar donde puedes ver la antigua guerra. Desde que viniste aquí, también te convertirás en un Rey Santo algún día. Probablemente nunca hayas tenido dudas al respecto, o no estarías aquí.“

"No sé si eres mi descendiente, un miembro de mi Dinastía, o ... por supuesto, no sé si la Dinastía del Espíritu Santo todavía existe o no, pero en todo caso tienes suerte de estar aquí". . Si mi dinastía aún existe, les deseo lo mejor. Si eres de mi dinastía, entonces es aún mejor."

El corazón de Lin Feng latía con fuerza. ¿Todos los restos históricos de Ciudad Santa de Qi Tian habían sido dejados por los santos?

Para activar esos restos históricos, los cultivadores necesitan ser increíblemente talentosos, ¿necesitan tener el potencial de convertirse en cultivadores sin igual?

“Muy bien, pondré la batalla en tus recuerdos. Aprender de ello. Y yo, nunca volveré.” Dijo la voz. Lin Feng recordó repentinamente la antigua guerra con agonizante detalle. Tenía la sensación de que su cabeza iba a explotar, y tembló por la fuerza de la misma.

En el mundo exterior, los fuertes cultivadores de la Dinastía del Espíritu Santo estaban todos mirando a Lin Feng, con el corazón palpitando. Todos los santos habían retrocedido en los días de la gran guerra, y muchos de sus descendientes también habían muerto. Incluso algunos restos históricos han sido destruidos. Muchas personas habían intentado activar los restos históricos durante mucho tiempo, pero siempre habían fracasado.

Y hoy, alguien del extranjero, un genio, lo había hecho!

________________-

Editado  y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 70 invitados y ningún miembro en línea