buscar

Artículos

GOS: Capítulo 814 - Ciudad Castigo del Cielo

 

Capítulo 814 - Ciudad Castigo del Cielo

 

El Castigo de la Tierra de Dios era un lugar extraño.

Los guerreros que no podían encontrar refugio en el área de la Estrella de Fuego Furiosa, los delincuentes que cometían crímenes indescriptibles, matones, ladrones, villanos, guerreros que buscaban artículos especiales para su cultivo y los locos, todos querían visitar el Castigo de la Tierra de Dios con frecuencia.

Este lugar reunió a los lunáticos más brutales de toda el área de la Estrella de Fuego Furiosa. También contenía docenas de pandillas de piratas espaciales. El Castigo de la Tierra de Dios fue el mercado más grande en el Área de la Estrella de Fuego Furiosa. Los materiales raros y preciosos eran abundantes en esta área.

Los materiales que robaron los piratas de las otras áreas en el Área de la Estrella de la Llama Aburrida serían transportados aquí para comerciar por cosas que necesitaban como enormes cristales divinos y materiales de cultivo.

Cualquiera que sea el material utilizado por las tres fuerzas, las personas podrían encontrarlos en Ciudad Castigo Celestial. Los materiales que las tres fuerzas no tenían también eran abundantes en esta ciudad.

La actual Castigo de la Tierra de Dios estaba en el mayor desorden. Pero también fue el área más atractiva del Área de la Estrella de la Llama Furiosa que fue administrada por los cuatro grandes líderes de los piratas espaciales.

Feng Ke fue uno de los cuatro líderes de los piratas. Entre los cuatro, él también era el más fuerte.

Russell logró controlar el 'Demonio Azul' y 'Jefe del Craneo Sangriento'. Barrette logró la 'Cortina Negra'. Jie Nong controlaba 'Lluvia de Sangre. Estos tres y Feng Ke fueron los infames cuatro líderes del Castigo de la Tierra de Dios.

La casa de subastas más grande de Ciudad Castigo Celestial, Artículos Maravillosos del Castigo Celestial, también fue administrada por estos cuatro.

Artículos Maravillosos del Castigo Celestial también fue la casa de subastas más grande de todo el área de la Estrella de Fuego Furiosa. Los artículos que se pusieron en esta casa de subastas tenían orígenes inciertos. Por lo general, eran lo que los piratas le habían robado a las tres grandes fuerzas y otras fuerzas que rodeaban el Área de la Estrella de Fuego Furiosa. Y solo Artículos Maravillosos del Castigo Celestial se atrevió a subastar tales objetos raros.

El Castigo de la Tierra de Dios era una estrella mineral masiva abandonada, que era incluso más grande que Continente Gracia. La Ciudad del Castigo del Cielo fue la única ciudad en el Castigo de la Tierra de Dios. Era mucho más grande que un país normal. La mayoría de los lugares en el Castigo de la Tierra de Dios se usaron para hacer hangares para acorazados y carros de guerra. Fuertes fuerzas piratas tenían sus propios territorios con áreas de descanso preservadas.

Todo el Castigo de la Tierra de Dios se dividió en áreas de diferentes tamaños, cada una de las cuales tenía un dueño. Cada propietario era un experto que había experimentado mucho derramamiento de sangre y masacre, y también fue reconocido por todos.

Shi Yan se quedó en el horizonte del Castigo de la Tierra de Dios para observar esta tierra. Estaba asombrado y sus ojos se iluminaron.

A primera vista, esta estrella mineral gigante tenía tantos abismos donde los acorazados y los carros de guerra se movían de un lado a otro. Los carros de guerra a menudo cruzaban el horizonte. Además, algunos guerreros se movían en el cielo sin el uso de ningún vehículo como Shi Yan.

Esos guerreros vinieron de diferentes razas. Algunos parecían indiferentes mientras que otros parecían brutales y malignos. Algunos de ellos sonrieron y observaron a los demás como si estuvieran mirando a su presa. Al igual que una manada de animales salvajes, se atacarían entre sí al azar.

"El Castigo de la Tierra de Dios es un lugar sin ley. Fuera de Ciudad Castigo Celestial, a nadie le importa tu vida. No hay negociación. No hay tiempo para discusiones." Feng Rao parecía estar emocionado, señalando a la ciudad y explicando: "La gente que vino a comprar materiales de cultivo aquí fue asesinada inmediatamente después de salir de la ciudad. Miren, esos matones esperan alrededor de la Ciudad Castigo del Cielo para atacar a los guerreros más débiles. ¿Puedes ver todos esos cadáveres de diferentes razas en el suelo frío allá abajo?"

Shi Yan miró mientras señalaba. Su rostro cambió ligeramente y luego asintió.

Mientras esperaban en Ciudad Castigo del Cielo, los expertos sonreían y miraban a su presa. Una vez que encontraron un objetivo, atacarían de inmediato, sin piedad.

Por las paredes, podían ver cadáveres incompletos o esqueletos de bestias, lo que creó una escena similar al Infierno Shura.

"La Ciudad Castigo del Cielo no era un lugar seguro hasta que mi padre, Russell, Barrette y Jie Nong establecieron las reglas aquí. No se permite ninguna batalla en Ciudad Castigo del Cielo. Después de ese momento, la paz llegó allí". Feng Rao explicó en detalles. "Cualquiera que se atreva a meterse en la Ciudad Castigo del Cielo será destruido por las cuatro fuerzas. Después de tanto derramamiento de sangre y muertes, finalmente conseguimos el orden. La lucha está prohibida en la ciudad, lo que protege a los guerreros más débiles que vienen a comprar artículos."

"Si los guerreros débiles vinieran a comprar artículos en Artículos Maravillosos del Castigo Celestial, ¿alguna vez podrán irse? ¿Tienen que quedarse aquí para siempre?" Shi Yan estaba sorprendido.

"No, no así." Sonrió Feng Rao. "Pueden gastar una gran suma para contratar guardias. El Demonio Azul de mi padre y el Craneo del Jefe Sangriento de Russell pueden protegerlos y entregarlos. Por supuesto, tienen que pagar una gran cantidad de cristal divino como su tarifa de protección. En Ciudad Castigo del Cielol, además de Artículos Maravillosos del Castigo Celestial, hay tantas tiendas que venden hierbas espirituales y maravillosos cristales. Incluso puedes encontrar esclavos, mujeres hermosas, escrituras secretas, carros de guerra e incluso un acorazado entero. Estas tiendas pertenecen a los piratas. Roban y luego venden. Algunas tiendas son administradas por el personal clave de la organización pirata. Venden artículos de origen poco claro. La mayoría de ellos son bienes robados que solo se venden y se compran públicamente aquí."

Shi Yan asintió.

Cuando él y el Sanguinario Matador Ka Tuo se separaron, le había dado un cristal azul como símbolo de confianza. Le dijo a Shi Yan que fuera a Ciudad Castigo del Cielo y encontrara a Ka Fu.

Shi Yan supuso que Ka Fu debería ser dueño de una tienda en Ciudad Castigo del Cielo. Ka Tuo probablemente vendió bienes robados para comprar acorazados y cultivar los materiales que necesitaba, lo que fortalecería su fuerza.

"Ciudad Castigo del Cielo tiene docenas de tiendas manejadas por piratas. Muchos líderes de los piratas tienen la base de cultivo del Tercer Cielo del Reino Dios Rey alrededor del Castigo de la Tierra de Dios." El Sanguinario Matador Ka Tuo no es muy conocido. Es un personaje muy peligroso." Feng Rao sonrió, "Si quieres encontrarlo, es simple. Tiene un hermano llamado Ka Fu. Su tienda está en el lado este. Jaja, la gente no sabe que Ka Fu es su hermano de sangre, pero yo sé que Ese hombre es demasiado astuto. Debes tener cuidado. No dejes que estos hermanos te engañen."

"Tengo un método. No te preocupes." Shi Yan sonrió levemente.

La gente no necesitaba nada para ingresar a Ciudad Castigo del Cielo. No pidieron ver ningún simbolo o tarjeta de identidad. Todos los guerreros, grandes o pequeños, de cualquier raza podían ir libremente a la ciudad.

Incluso si eres culpable de muchos crímenes y las tres fuerzas te persiguen con sus guerreros más talentosos a tus espaldas, aún puedes ingresar a Ciudad Castigo del Cielo.

Los que tienen una fama despiadada y acciones salvajes obtuvieron un mayor respeto en Ciudad Castigo del Cielo.

Desde el punto de vista de los piratas, solo los guerreros fuertes con hechos sangrientos eran los mejores individuos. Los guerreros débiles no serían favorecidos en Ciudad Castigo del Cielo. Nadie los vigilaría. Esa fue la razón por la cual el equipo de Shi Yan no encontró obstáculos para ingresar a Ciudad Castigo del Cielo.

Luego vieron tiendas hechas de extrañas rocas grandes empacadas en toda la ciudad. En las calles anchas, los guerreros estaban bebiendo, relajándose y divirtiéndose. También había muchas casas solariegas con hermosas mujeres que guiñaban el ojo a la gente con prendas reveladoras. Muchos guerreros que pasaron por esos feudos fueron tentados por los hermosos ojos de esas mujeres. No querían irse, así que rugieron y gritaron, irrumpieron en esos lugares.

Los piratas vivieron una vida donde bebieron sangre de la espada de sus sables. Nadie podía predecir cuándo morirían. Entonces, cada vez que visitaban la Ciudad del Castigo del Cielo, se liberaban, bebían grandes cantidades de alcohol y comían toneladas de carne. Se quedarían en la cama de una mujer por placer y se olvidarían de todo lo demás. Esas tiendas vendían muchos tipos diferentes de peldoras, hierbas, cristales, piedras, metales extraños y madera, armas divinas, doncellas y sirvientes. En cada calle, había guerreros de compras.

Bao Ao, Jie Ji y Bo Ruo tuvieron los ojos brillantes al ver la situación excéntrica y próspera de esta zona. Sin embargo, todavía estaban atados por las flores demoníacas.

Los guerreros que pasaban por allí no creían que este grupo fuera extraño. Pensaron que Bao Ao y los otros dos eran esclavos medicinales que Shi Yan y Feng Rao habían capturado. También pensaron que Shi Yan y Feng Rao estaban esperando que las flores demoníacas crecieran y dieran frutos para poder vender las frutas en esta Ciudad del Castigo del Cielo.

La gente en Ciudad Castigo del Cielo había visto muchas cosas. No estaban sorprendidos o asustados por escenas inusuales. Tampoco pestañearon cuando miraban al grupo de Shi Yan.

"Muchachos, cuídense. Espero que estén bien cuando los vuelva a ver." Shi Yan se detuvo de repente, mirando al equipo de Bao Ao. "Creo que ustedes estarán bien. Para el mapa de estrellas que tengo, Feng Ke no te molestará. No te preocupes."

Bao Ao, Jie Ji y Bo Ruo asintieron. Suspiraron por dentro pero no hablaron más.

"Si somos lo suficientemente rápidos, se recuperarán después de aproximadamente diez días a medio mes". Feng Rao sonrió. "Ese alquimista del Reino Dios Original visitará Ciudad Castigo del Cielo y se quedará aquí por un tiempo de vez en cuando. Cuando llegamos aquí, encontré a muchas personas reunidas en su casa. Creo que él está en la ciudad ahora. No se preocupe. Se recuperarán rápidamente y volverán a su cultivación pronto."

Ese alquimista del Reino Dios Original también había venido a Ciudad Castigo Celestial para vender sus píldoras y medicinas especiales. También refinó algunos otras pildoras peculiares para aquellos que podían comprar a un alto precio.

Muchos perdigones eran misteriosos y malévolos. Fueron prohibidos en otras áreas. Sin embargo, todo estaba bien en esta ciudad.

Los rumores dicen que ese alquimista fue desterrado debido a sus estudios sobre venenos. Por eso tuvo que ir al Castigo de la Tierra de Dios para continuar su cultivación. Necesitaba tantas hierbas espirituales extrañas y maravillosas como catalizadores especiales. Esas cosas necesitaban mucho dinero. Tuvo que refinar gránulos personalizados para cubrir los costos.

"Eso está bien entonces", se sintió bien Shi Yan, sonriendo. "Solo necesito que estén sanos y salvos. Luego, te daré el mapa de estrellas. No te molestaré".

"Está bien, me ocuparé de ellos por ahora. Ve primero ..." Los brillantes ojos de Feng Rao lo estudiaron durante un rato. Luego, utilizó su energía para llevar a los otros tres hacia un lugar de esta ciudad.

Shi Yan estaba de pie en el medio de la calle, donde la gente se apresuraba de ida y vuelta. Viendo a Feng Rao desaparecer en la multitud, se rió entre dientes y cambió de dirección, dirigiéndose hacia la tienda de Ka Fu.

A los guerreros no se les permitía volar en Ciudad Castigo del Cielo. Fue una regla estricta. Dado que Shi Yan no estaba impaciente ni se apresuró, miró con curiosidad las tiendas de las calles mientras caminaba con indiferencia.

Cerca de cien metros detrás de él se encontraba un guerrero con el tatuaje del pirata del Craneo del Jefe Sangriento. Estaba abrazando a una mujer del Clan Mar, acariciando sus amplios pechos lechosos con su gran mano. Sus ojos desenfrenados revoloteaban alrededor. De repente, estaba desconcertado. La luz brilló en sus ojos cuando dejó escapar un grito bajo, "¡Guau! ¡Esto es inesperado! ¡Es él!"

__________________________________________-

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 41 invitados y ningún miembro en línea