buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1902 - El intercambio

 

Capítulo 1902 - El intercambio 

En el infierno, había diez ciudades principales y diez tribunales Yama. La ciudad Yama estaba controlada por el Rey Yama. Al igual que el Gran Emperador Song, mucha gente no lo había visto, incluyendo a sus descendientes. 

Sin embargo, hubo algunas excepciones. Dos personas acababan de llegar a la ciudad Yama. Estas personas eran extremadamente fuertes y habían alcanzado la cima del reino Huang Qi. En comparación con el Rey Yama, no eran fuertes, pero aún podían ver al Rey Yama. Este joven y esta mujer eran extremadamente famosos en el infierno, especialmente ese joven.

Yama Hua era un descendiente del Rey Yama. Era una princesa en la ciudad Yama, un emperador del infierno de alto nivel y entendía la fuerza del Dao. Ella era monstruosamente fuerte. En Ciudad Yama, todos sabían de ella, y muchos jóvenes querían casarse con ella. Sin embargo, no se casó con un joven de Ciudad Yama, sino con alguien de otro clan. 

Muchos jóvenes del Ciudad Yama estaban furiosos, pero nadie se atrevió a decir nada porque se había casado con un miembro del Clan Demonio Antiguo ... ¡Juzi!

El Clan Demonio Antiguo era legendario, y había existido por generaciones. Juzi fue el cultivador más fuerte de su generación. Pero esa no era razón suficiente para explicar por qué el Rey Yama la recibió. Juzi tenía otra posición, era miembro del misterioso Santuario del Infierno. Se había convertido en un discípulo del Santuario del Infierno y se había beneficiado mucho de él. 

En ese momento, en el salón principal de un palacio, el Rey Yama estaba sentado erguido y mirando la gran barriga de Yama Hua. Él sonrió y dijo: “La mujer común está embarazada durante diez meses, pero su embarazo ha durado tres años. ¡El bebé probablemente se convertirá en un cultivador increíble!

Todos oyeron al Rey Yama, y ​​no pensaron que estaba exagerando. Ellos ya sabían que Juzi era el padre, y él era un cultivador increíble. ¡La multitud ya podía imaginar lo fuerte que sería el bebé de Yama Hua! 

"¡Realmente no merezco tantos elogios, Maestro!", Respondió Juzi. Llevaba una túnica negra y sus ojos eran completamente negros. 

“Juzi, acabo de enterarme de que el Continente de las Nueve Nubes había invadido el País Celestial. Ya hemos perdido la primera batalla. ¡Es una oportunidad para ti! ”Dijo el Rey Yama con calma. Parecía un anciano ordinario. 

Juzi miró a Yama Hua con amor en sus ojos y sonrió. “Nuestro bebé nacerá pronto. Ella me necesita a su lado. No me iré lejos de pequeña Hua antes de que nuestro bebé tenga tres años, especialmente durante un año completo."

Juzi sonaba tranquilo y sereno, pero también firme. 

"¡Qué tipo romántico!" Rey Yama sonrió. "Estoy feliz por ti. Cuando nazca el bebé, venga a visitarnos con la frecuencia que desee. ” 

“ ¡Lo haremos! ”Juzi asintió. Sin embargo, en ese momento, frunció el ceño. Yama Hua lo miró, se quedó estupefacto y ella le preguntó: "Juzi, ¿qué pasa?" 

"Nada." Dijo Juzi, sonriendo ampliamente. “El Clan Demonio Antiguo me acaba de informar que todos los cultivadores del Clan Demonio Antiguo que estaban en el campo de batalla de la Vía Láctea han sido asesinados. También me preguntan si puedo ir al País Celestial o no. " 

" Entonces, ¿qué les dirás? ", Preguntó Yama Hua en voz baja. 

"No necesito aceptar. Sé que no me disputarán.” Dijo Juzi con indiferencia. Tenía un estatus muy alto en el Clan Demonio Antiguo. 

…………

En la Gran Ciudad  Imperial Song, en el mundo de hielo de Uptala, el Ministro Uptala estaba en la cima de un iceberg. Su piel era tan blanca como el hielo. Algunas personas estaban frente a él, todas vestidas con armaduras ... ¡tropas de Uptala! 

“Todo el mundo, podría verse obligado a abandonar el Infierno Uptala, en cuyo caso ya no sería su Ministro. La Gran Ciudad Imperial Song enviará a otro Ministro para que se ocupe de la zona de Uptala. ¡Espero que se cuiden si eso sucede! ", Dijo el Ministro Uptala con calma. Desde que Qing Qing había sido secuestrada, y Wang Xiao y los demás lo habían amenazado, ya no tenía por qué quedarse como ministro. Irse fue una consecuencia lógica.

"Ministro, ha estado gobernando el infierno de Uptala durante tantos años, ¡sabemos que Wang Xiao lo está amenazando por lo que pasó con Lin Feng! Sin embargo, si te vas, estamos dispuestos a irnos contigo! ¡No podemos fallarle! " 

" De hecho, ministro. ¡Queremos quedarnos contigo! ”, Dijo mucha gente. 

El ministro Uptala se mostró seriamente solemne cuando dijo: “Todos, no es tan simple como parece. Si quieren seguirme, solo le darán a Wang Xiao y a los demás una razón para decir que los pueblos del Infierno  Uptala son traidores, ¡y los destruirán a todos! No quiero que te pase nada a ti "." 

"¡Entonces no me quedaré en la Gran Ciudad  Imperial Song! " Suspiró mucha gente.

Cuando el ministro Uptala vio sus expresiones, dijo: “Si no quieres quedarse aquí, esperen a que el viceministro Shichuan regrese y se vayan con él. Ir a otra ciudad Estoy seguro de que la Gran Ciudad Imperial Song no dañará a quienes quieran quedarse ”.  

El Ministro Uptala se fue y volvió a su Ministerio, donde cerró la puerta y esperó pacientemente. 

Alguien finalmente llegó cerca de la oficina del ministro Uptala, y no a alguien que deseara ver. Era Wang Zhen. Abrió la puerta bruscamente y vio al ministro Uptala sentado con las piernas cruzadas en un estanque. Se burló: "Ministro, ¿lo capturó o no?" 

"Tal vez que Lin Feng no quería volver al Infierno y se quedó en el País Celestial", Resopló el Ministro Uptala después de abrir los ojos.

“Ministro, no importa cuánto tiempo permanezca Lin Feng en el País Celestial, volverá algún día. Y he oído que el viceministro Shichuan ya ha capturado a Lin Feng." Wang Zhen sonrió sombríamente. 

El ministro Uptala pareció sorprendido, pero ya había esperado que Lin Feng saliera. No se tranquilizó ya que había enviado al viceministro Shichuan solo para recoger a Lin Feng. 

"Si tuviera noticias de Shichuan, te lo diría." Dijo el ministro Uptala con calma. 

Wang Zhen volvió a burlarse: "Espero que no estés tramando nada peligroso. ¡Si traicionas a la Gran Emperador Song, Qing Qing también será considerada un traidor! ” 

Wang Zhen se dio la vuelta y se fue, cerrando la puerta detrás de él. Los ojos del ministro Uptala eran brillantes dagas. Miró a Wang Zhen con un asesinato en sus ojos. 

-

Tres días después, el ministro Uptala llevó a algunas personas fuera de la ciudad. Llegaron a una cordillera sin límites con muy pocos habitantes. Después de un corto tiempo, Shichuan y Lin Feng también llegaron. 

Lin Feng miró tranquilamente al Ministro Uptala y lo saludó suavemente, "Ministro." 

Era imposible entender lo que pensaba el Ministro Uptala cuando vio a Lin Feng. Miró a Shichuan y dijo: “Shichuan, trae a todas las personas que desean ir a la ciudad Yama. Encuentra al ministro Yugang allí, él te ayudará. " 

" Ministro, quiero quedarme aquí." Dijo Shichuan. Fue aturdido por la orden. 

"Ir. Ya están aquí." Dijo el ministro Uptala, agitando las manos. En la distancia, apareció un ejército aterrador, liderado por Wang Xiao. Estaba sosteniendo un Qing Qing encadenado.

“Ministro Uptala, ¿le está ordenando al Ejército de Uptala que se vaya? ¿Eso no prueba que eres un traidor? ”, Gritó con furia Wang Xiao, y su fuerza aumentó en desafío al Ministro. 

“Después de entregarte a Lin Feng, me llevaré a Qing Qing fuera de la ciudad. Si no quieren quedarse, es su problema. No los forzaré a irse ni a quedarse, pero aún tengo que garantizar su seguridad. Además, no tienen nada que ver conmigo. ¡Si los atacan, demostrará que son traidores! ”, Respondió el ministra Uptala con desprecio. 

"¡No me importan, pueden irse o quedarse!", Se burló Wang Xiao con frialdad. Luego miró a Lin Feng. ¡Ese hombre había matado a su hija!

“¡Ministro, lo estaremos esperando!” El viceministro Shichuan sabía que no podía perder el tiempo, así que se llevó al ejército de Uptala. A Wang Xiao no le importó. ¡Quería a Lin Feng! Si el ministro Uptala hiciera algo dudoso, ¡los mataría a todos! 

"¡Se fueron! ¡Danos a Lin Feng, ahora! ”Exigió Wang Xiao con frialdad. Quería mostrarle a Lin Feng lo cruel que era el infierno. 

"Sólo queda Lin Feng. ¡Dame a mi hija Qing Qing, Wang Xiao! ” 

“ ¡Podemos intercambiar al mismo tiempo! ”Wang Xiao estuvo de acuerdo lentamente. 

El ministro Uptala asintió y miró a Lin Feng, "Lin Feng, yo, Uptala, lo siento mucho." 

"Parece que estoy condenado." Suspiró Lin Feng mientras caminaba hacia adelante. 

Wang Xiao sonrió fríamente. Estaba sorprendido, no había pensado que esto sería tan fácil.

"¡Vete!", Dijo Wang Xiao, y liberó a Qing Qing, antes de liberar una fuerza aterradora que rodeaba a Lin Feng como una red.

___________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 63 invitados y ningún miembro en línea