buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1900 - Dispersión

Capítulo 1900 - Dispersión

¡Se ha vuelto más fuerte!?, Pensaron los miembros del Pais de las Hadas Jalacandra mientras observaban a Lin Feng. Todos estaban asombrados por su fuerza. La comprensión de Lin Feng fue increíble. Se suponía que era un emperador de nivel medio, ¡pero era demasiado fuerte para eso!

"Lin Feng, parece que el infierno ya no puede ganar esta batalla." Dijo a Lin Feng un fuerte cultivador del Pais de las Hadas Jalacandra.

“Esas personas se prepararon hace mucho tiempo y vinieron aquí, estaban muy organizadas. Cuando los vimos llegar, rápidamente formamos un ejército. ¿Quién crees que tuvo la mejor oportunidad de ganar? ”, Preguntó Lin Feng.

Los forasteros, por supuesto. Sin embargo, en el pasado siempre tuvimos la ventaja."

"Por supuesto. El infierno puede ganar rápidamente de nuevo. Un año no es mucho. Cuando llegue el momento, todos se dispersarán y podremos crear un ejército en secreto. ¡Entonces, volveremos y ganaremos! ”, Dijo Lin Feng con calma.

Los otros asintieron acuerdo. En efecto. Eso también estaba bien. Este lugar estaba aquí para practicar y fortalecerse, de todos modos.

"¿Qué debemos hacer?"

"No podemos vivir juntos en el mismo campo de batalla. Tenemos que hacer que todos se dispersen de verdad.” Dijo Lin Feng. Luego, señaló a un pequeño grupo y dijo: “Vamos. Vamos a destruir ese grupo. También nos haremos más fuertes y será útil para todos los demás de nuestro lado."

Lin Feng estaba pensando en soluciones que eran buenas para él. Durante el próximo año, sería capaz de pelear e ir al otro lado para regresar al Continente de las Nueve Nubes. No podía quedarse en el infierno toda su vida. También había hecho un acuerdo con el Grupo Lunar. Inicialmente, tenían tres años, y ahora, quedaban menos de dos años. ¡Tenía que regresar al Continente de las Nueve Nubes durante el próximo año!

-

Lin Feng y los fuertes cultivadores del Pais de las Hadas Jalacandra se reunieron y destruyeron algunas pequeñas bandas.

"¡Condense la fuerza de la muerte!", Gritó Lin Feng. Su patrón apareció de nuevo, y condensaron la fuerza de la muerte que se movió hacia el patrón. Algunos enemigos atacaron a Lin Feng y los otros al mismo tiempo.

Lin Feng agitó sus manos, aparecieron luces de vida y muerte y se convirtió en un hilo de Qi de muerte. Agitó las manos de nuevo, y el agua negra se lavó hacia sus oponentes.

El agua negra y el Qi de muerte  surgieron hacia los enemigos que se retiraron rápidamente. Sin embargo, Lin Feng volvió a agitar las manos y el agua negra surgió locamente, ahogando a algunas personas dentro. Cuando el agua desapareció, esa gente cayó, muriendo.

Los fuertes cultivadores del Pais de las Hadas Jalacandra los persiguieron y mataron antes de recoger su botín.

Los forasteros sacaron caras largas. ¡Qué poderosa agua negra! Los ataques de Lin Feng fueron extremadamente poderosos con la ayuda de sus amigos del Pais de las Hadas Jalacandra.

"¡Muere!" Dijo Lin Feng. La fuerza de la muerte se convirtió en espadas de la muerte y atravesó el aire.

Los fuertes cultivadores del Pais de las Hadas Jalacandra se sintieron aún mejor. El poder Dao de Lin Feng se estaba volviendo cada vez mejor. Podrían seguir prestándole fuerza de muerte a Lin Feng, y nadie podría resistirse a ellos. ¡Los logros de Lin Feng en el Camino de la Vida y la Muerte fueron increíbles!

-

La batalla continuó. Era constante y cruel, y los cadáveres seguían cayendo en los lagos amarillos.

Finalmente, los dos ejércitos se resolvieron en una línea gigantesca. Cada vez era más difícil encontrar gente luchando. Realmente se habían dispersado, y la batalla había perdido todo sentido de organización. Lin Feng mató a un cultivador fuerte con la fuerza de la muerte y miró a los cultivadores fuertes del Pais de las Hadas Jalacandra. "¡Deberíamos movernos!"

"¿A dónde vamos?"

“Necesito practicar por un tiempo, y luego regresaré y continuaré luchando. En un año, podemos formar otro ejército. También puedes hacer lo que quieras. Si tienes otros planes, no importa. Pero lo mejor sería no dispersarse. Después de todo, tenemos que mantenernos seguros." Dijo Lin Feng.

Todos asintieron. "Ya hicimos todo lo que pudimos. La batalla ya está disuelta, y no podemos hacer mucho más. Al mismo tiempo, también debemos informar a otras personas. Necesitamos un ejército más grande, y luego podemos regresar y matarlos ", dijo uno de los otros cultivadores.

"Bien. Estoy seguro de que otras personas piensan lo mismo que tú. Es mejor estar preparado, por si acaso.” Dijo Lin Feng. Su grupo comenzó a abandonar el campo de batalla de la Vía Láctea. Habían obtenido muchos tesoros y se habían vuelto más fuertes. Sin embargo, también tenían que pensar en su propio destino. Esta batalla era demasiado peligrosa.

Lin Feng y los demás notaron algunas batallas aquí y allá, pero no se involucraron, no querían arriesgar sus vidas. A veces, se topaban con algunas personas débiles y simplemente las mataban. Cuando abandonaron el campo de batalla de la Vía Láctea, notaron que algunas personas habían luchado con ellos contra los forasteros. Ya no se peleaban, solo se miraban el uno al otro. Por el lado del infierno, las pérdidas fueron demasiado severas.

Todos en el País Celestial comenzaron a escuchar acerca de la gran guerra. Muchos cultivadores fuertes estaban aterrorizados y trataron de esconderse. Al mismo tiempo, otros se reunieron en pequeños grupos.

Los fuertes cultivadores del Continente de las Nueve Nubes continuaron matando personas. Una poderosa fuerza presionó a los fuertes cultivadores del infierno. Todos en el País Celestial estaban aterrorizados.

En ese momento, Lin Feng y los demás llegaron a uno de los territorios ocultos del Pais de las Hadas Jalacandra. Ya no había nadie dentro. Lin Feng se sentó con las piernas cruzadas y comenzó a inspeccionar los artículos que había obtenido en el País Celestial.

Había matado a muchos cultivadores fuertes y había obtenido muchas cosas, obviamente.

Lin Feng pasó un día resolviendo todo. Estaba asombrado por su botín. Los emperadores eran verdaderos héroes. Todos tenían tesoros increíbles, escrituras antiguas, técnicas y talismanes.

En ese momento, Lin Feng recordó su conciencia divina después de haber inspeccionado un talismán. Estaba aturdido.

Entre las personas del Clan Demonio Antiguo, existía una técnica utilizada para fortalecer el cuerpo. También había un verdadero estanque demonios que podía limpiar los cuerpos de los cultivadores de demonios de una manera increíble. Eran increíblemente poderosos.

En los talismanes, había leyendas y enseñanzas de sus antepasados. ¡Tal vez el Clan Demonio Antiguo tenía la Sinfonía En Serie Demogorgon!

Lin Feng inspeccionó todo y continuó cultivando. Tendría que llegar al otro lado del campo de batalla de la Vía Láctea algún día. Tenía que ser extremadamente fuerte en ese momento, pero ahora todavía era demasiado débil.

——

En el mundo exterior, la guerra fue aterradora mientras continuaba. Los miembros del ejército del Continente de las Nueve Nubes eran extremadamente fuertes, pero todos en el Infierno ya se habían reunido. Había sangre por todas partes en el País Celestial. Todos los fuertes cultivadores del infierno no podían esperar a que terminara el año. ¡Nuevas personas del infierno llegarían y las vengarían!

——

Lin Feng dejó el lugar misterioso del Pais de las Hadas Jalacandra y se levantó en el aire. Había cadáveres por todas partes. Suspiró, pensando en la gran guerra que había ocurrido.

Durante este tiempo, Lin Feng ya había sido limpiado por segunda vez por oleadas de fuerza Deva-Mara Kalpa. También aprendió a controlar mucho mejor la vida y la muerte. Ahora podría llevar a cabo poderosos ataques de vida y muerte.

Regresaré al infierno, me pregunto si el oficial Shichuan todavía está allí o no. Si está allí, me ayudará a informar a la Oficial Uptala y luego regresaré al País Celestial. Pensó Lin Feng. Luego, su silueta parpadeó y se dirigió hacia el borde del País Celestial.

“¡Alguien del infierno!” En la distancia, algunas personas notaron que Lin Feng no tenía ninguna huella en su tercer ojo. Uno de ellos agitó las manos y apareció sangre roja. La sangre de Lin Feng comenzó a hervir, y se arrojó sobre esas personas.

“¡Muere!” Dijo Lin Feng, liberando energías de espada vacía. Las caras del forastero cambiaron drásticamente. Lin Feng solo gruñó fríamente. Las energías de la muerte negra de repente rodearon a los forasteros cuando Lin Feng continuó avanzando. ¡También había puesto fuego en su ataque ahora! Las llamas inmediatamente los quemaron vivos, y sus cadáveres carbonizados cayeron. Lin Feng continuó!

_________________________________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat