buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1880 - Capacidad de Lucha Sin Igual

Capítulo 1880 - Capacidad de Lucha Sin Igual

La cordillera que Lin Feng había elegido era gigantesca. Había elegido la montaña más alta porque podía ver lo más lejos de ella.

En ese momento, la persona vestida de blanco lo había llevado por encima de un precipicio. Debajo había un valle, y Lin Feng también notó una cascada. Lin Feng y ese hombre cruzaron la cascada y aparecieron en otro lugar. Había musgo, estaba húmedo, olía a fresco y las piedras brillaban.

“¡Qué lugar tan extraño! ¡Realmente parece un país de hadas! ”Observó Lin Feng.

La persona vestida de blanco sonrió: “Ese lugar era la entrada a mi mundo. Es un lugar remoto. Pocas personas vienen aquí. De esa manera, nada le puede pasar al País de las Hadas Jalacandra.”

"País de las Hadas Jalacandra se ha convertido en una especie de secta, ¿por qué están preocupados por la seguridad?"

“El País Celestial es un lugar peligroso, espera hasta que veas el campo de batalla, entenderás que nuestras vidas son insignificantes. Incluso si inicialmente eres de una familia poderosa, a nadie le importa." Dijo el hombre vestido de blanco. Lin Feng permaneció en silencio. No sabía mucho sobre el País Celestial, obviamente. Pero esta persona dijo las mismas cosas que el ministro Uptala. Además, ¡aparte de la gente del infierno, la gente de otros mundos también estuvo aquí!

En el País de las Hadas Jalacandra, había muchas cascadas. Poco tiempo después, Lin Feng vio a alguien.

"Bai Ling, ¿quién es ese?" Preguntó la nueva persona.

"Su nombre es Lin Feng. Lo encontré en la cima de una montaña. Él es muy talentoso. Sus hechizos de despliegue son aterradores. ¡Espero que pueda convertirse en miembro del País de las Hadas Jalacandra!" Explicó Bai Ling.

“¡De acuerdo!” Asintió esa persona. Entonces, miró a una hermosa mujer de pie junto a él. Parecía alta y preciosa. Llevaba un simple vestido blanco transparente, uno podía ver sus pechos.

"Soy la líder actual del País de las Hadas Jalacandra Zhi Rou! Lin Feng, ¿te gustaría unirte al País de las Hadas Jalacandra? ”, Preguntó la mujer a Lin Feng.

“¿Hay restricciones? ¿Soy libre? ¿Puedo irme en cualquier momento? ”Preguntó Lin Feng.

"Sin restricción. Solo una cosa: si te vas en tiempos de peligro, ¡entonces serás considerado un traidor!" Respondió Zhi Rou. ¡Las personas que decepcionaron a sus amigos eran traidores, por supuesto!

"¡Estoy de acuerdo!" Lin Feng asintió.

“Ya que estás de acuerdo, ¡recuerda que todos nos unimos para matar a los traidores!”, Le dijo Zhi Rou solemnemente. Como líder, ella tenía que ser así.

"Viniste en el momento perfecto. La gente del infierno ya ha comenzado a dispersarse por todo el país celestial. Nos estamos preparando para irnos. Tenemos más de cuarenta personas aquí. Queremos dividirnos en tres, cada grupo puede tener un poco más de diez personas. Eso es suficiente para que nos apoyemos unos a otros. También nos mantendremos en contacto utilizando las señales de Jalacandra. Debemos ayudarnos unos a otros en caso de peligro. Si alguien no ayuda, los matamos." Dijo Zhi Rou. Todos asintieron acuerdo con ella.

Lin Feng miró a Bai Ling y dijo: "¿Cuántas personas hay en el País de las Hadas Jalacandra?"

"No estoy seguro. Ha existido durante tantos años y cambia de generación en generación. Hay muchas personas que nunca he visto. Sin embargo, el País Celestial se está haciendo cada vez más grande, ¡así que también hay más y más personas! ”, Respondió Bai Ling.

“¡Lin Feng, tu huella de Jalacandra!” Dijo Zhi Rou, entregando una huella a Lin Feng. "Muy bien, prepárate para salir, todos! Cuando el Desafío del País Celestial ha terminado, ¡volvemos aquí! ”, Gritó Zhi Rou. Todos se reunieron.

Bai Ling miró a Lin Feng, "Lin Feng, ven conmigo".

"¡Muy bien!", Dijo Lin Feng. No tuvo ningún problema con eso. Muy rápidamente, los tres grupos se fueron. Todos ellos tenían un líder. En el grupo de Lin Feng, Bai Ling era el líder. Eran dieciséis personas en su grupo: cuatro emperadores del infierno de nivel medio y doce emperadores del infierno de alto nivel. De hecho, los emperadores del infierno de alto nivel eran numerosos!

Bai Ling y los demás abandonaron el País de las Hadas Jalacandra y aterrizaron en la cordillera. Bai Ling miró a los demás y dijo: "Dado que nuestro propósito es ayudarnos unos a otros en todo momento, necesito decirles algunas cosas. Primero, cómo compartimos el botín cada vez, todos pueden elegir: puedes compartir de acuerdo con la cantidad de personas que han contribuido, o puedes compartir por igual.”

"El primero." Dijo alguien.

"Somos un equipo, el segundo".

"Segundo."

Todos expresaron su opinión. Lin Feng dijo: "Veremos cuán afortunados somos. Si obtenemos varios anillos, cada persona puede elegir un anillo. En cualquier caso será difícil compartir por igual. Si encontramos un tesoro realmente precioso, el primero en obtenerlo puede conservarlo. Y nadie puede pelear por preciosos tesoros."

"¿Qué pasa si todos contribuimos a robar un tesoro de un enemigo?", Dijo Bai Ling.

"¿Crees que eso es inevitable?", Preguntó Lin Feng. Bai Ling se sorprendió. Si encontraran un tesoro realmente precioso, todos querrían obtenerlo. E incluso si Lin Feng dijo que nadie iba a discutir sobre los tesoros, rara vez era el caso.

Todos estuvieron de acuerdo con Lin Feng, y continuaron. Vieron muchas batallas en el camino. Sin embargo, cuando la gente veía a Lin Feng y su grupo, siempre huían. Parecían muy fuertes, y nadie quería pelear contra grupos.

"¿A dónde vamos?" Lin Feng le preguntó a Bai Ling. No reconoció nada aquí.

"Vamos al verdadero campo de batalla, por supuesto, donde las batallas son las mejores." Respondió Bai Ling.

“¡Hay bestias por delante!” Exclamó alguien. Había un vasto bosque por delante, y un árbol antiguo había aparecido en su campo de visión. Lin Feng y los demás notaron algunos ojos brillantes deslumbrantes en su interior.

Un poderoso Qi se elevó a los cielos, y un fuerte viento comenzó a soplar. Bestias gigantescas aparecieron frente a Lin Feng y los demás, todos con alas afiladas.

"¡Estúpidos animales, eso es un gran clan roc! ¡Ten cuidado, son extremadamente rápidos! ”Dijo Bai Ling. Estos grandes rocs se extendieron por cientos de metros.

¡Sorprendentemente, hay clanes de animales en el País Celestial ! Pensó Lin Feng. Los grandes rocs los habían rodeado.

“Los grandes rocs son extremadamente rápidos y tienen una fuerza física increíble. Sin embargo, no pueden usar la Qi de muerte. ¡Liberemos todos Qi de muerte  juntos! ”Dijo Bai Ling. Un vórtice de Qi de muerte apareció y la muerte de Qi se dirigió hacia los rocs.

"¡Muere!" Chilló un gran roc. Los rocs comenzaron a batir sus alas y se lanzaron contra los humanos.

"¡Infierno de hielo!", Gritó Bai Ling con gravedad. Un Qi helado llenó el aire, y Bai Ling salió disparado. Las energías heladas se movieron hacia los grandes rocs. Uno de ellos comenzó a cortar el hielo con sus afiladas garras, pero sus garras comenzaron a congelarse.

"¡Infierno!" Gritó Bai Ling furiosamente. Energías heladas rodearon el gran roc.

Sin embargo, el gran roc abrió sus alas, que eran tan afiladas como cuchillas. Una gigantesca cuchilla de viento apareció.

Bai Ling hizo una mueca y gritó: "Ten cuidado, los grandes rocs son demasiado rápidos. Lin Feng, ven y lanza un hechizo de despliegue, te protegeré ".

"Está bien". Lin Feng asintió. Marcas de vida  y muerte aparecieron por todas partes, brillando en el aire.

En ese momento, el suelo comenzó a temblar por el sonido de los pasos de alguien. Lin Feng miró a su alrededor y vio a un joven con cabello rojo en la distancia. Parecía extremadamente fuerte.

Esa persona cargó y golpeó un gran roc. Fue un golpe simple, pero apareció una sangría masiva, y el gran roc chilló de terror. Sus garras se rompieron, y el roc fue destrozado. La sangre salpicó por todas partes, y el gran roc explotó!

¡Qué explosivo! Esa fuerza ... "Lin Feng estaba estupefacto. Su fuerza física era excepcional, ¡pero la fuerza física de este tipo era aún más aterradora!

Un peleador increíble del País Celestial con una habilidad de lucha sin igual. El nunca esta perdido Él simplemente sigue matando. Lin Feng recordó lo que Bai Ling le había dicho. ¡Esta persona era incluso más poderosa que ese espadachín con sus energías de espada!

___________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat