buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1836 - Décimo Príncipe de Tian Long

Capítulo 1836 - Décimo Príncipe de Tian Long

Lin Feng miró a la hermosa mujer en sus brazos, con los ojos cerrados. Ella estaba muerta. Lin Feng no estaba feliz para nada, se sintió extremadamente entristecido por este giro de los acontecimientos.

Se conocían en Xue Yue. En aquel entonces, eran muy jóvenes. Habían elegido caminos diferentes.

Sabía que Wen Ao Xue no estaba arrepentida, ella no lo había ayudado. Ella simplemente no tenía corazón, pero a veces las personas sin corazón también tenían sentimientos y emociones, y su último deseo era morir en sus brazos.

Al menos, no la aplastaron, su cadáver estaba intacto.

Este era su destino.

La batalla continuó. Jun Mo Xi y Wu fueron asombrosamente fuertes. Podrían matar fácilmente a los cultivadores Zun. Incluso el emperador Wen había muerto, su padre estaba gravemente herido y probablemente no podría resistir mucho más. El poderoso Clan Wen estaba siendo destruido.

Los cultivadores fuertes del Clan Si Kong parecían furiosos. Si Kong Xiao entre ellos. Cuando vio todo esto, se quedó asombrado. Había venido pensando que demostraría lo fuerte que era, pero Jun Mo Xi era inmensamente fuerte, y también lo era ese joven llamado Wu. Wu incluso obedeció a Lin Feng, entonces ¿cuán fuerte era Lin Feng?

Muy rápidamente, los miembros del Clan Wen fueron masacrados. El Qi infernal de Jun Mo Xi fue poderoso. Se giró para mirar a Lin Feng, quien aún sostenía a Wen Ao Xue. Las frías energías de Jun Mo Xi desaparecieron de repente. Suspiró y le dijo a Lin Feng, "Lin Feng, devuelve su cuerpo al Clan Wen."

"Está bien." Lin Feng asintió. Se dio la vuelta y miró a los líderes del Clan Si Kong y la Secta Xiao Yao, diciendo: "El Castillo celestial  Si Kong es ahora el de Tiantai. Aunque solíamos ser enemigos, dado que el castillo Celestial Si Kong está ahora bajo la jurisdicción de Tiantai, no te destruiré."

Lin Feng miró a Wen Ao Xue en sus brazos mientras hablaba. Parecía deprimido y desanimado. No le importaba el clan Si Kong.

"Arrodíllate y haz un voto." De ahora en adelante, obedecerás a Jiange. " Dijo Lin Feng indiferente. Los miembros del Clan  Si Kong fruncieron el ceño. ¿Arrodillarse? Hacer un voto? ¿Obedecer a Jiange? ¿Era ese el precio que tenían que pagar para que Lin Feng los perdonara?

"Tienen cinco segundos. Wu, si se niegan, mátalos a todos." Dijo Lin Feng. Luego, se dio la vuelta y miró al patriarca de la secta Xiao Yao, "No necesitas arrodillarte. Solo haz un voto."

Lin Feng se elevó en el aire y dijo: "A partir de ahora, Jiange gobierna la región. Después de hacer un voto, Wu llevará a los líderes del Clan Si Kong y la Secta Xiao Yao al Palacio Celestial de los Reyes Medicinales. Van a destruir el Palacio Celestial de los Reyes Medicinales."

Entonces, Lin Feng desapareció.

En una oración, Lin Feng cambió la situación de todo el territorio.

El Clan Si Kong y la Secta Xiao Yao tuvieron que obedecer a Jiange y destruir el Palacio Celestial de los Reyes Medicinales. Jiange ahora gobernó sobre la región.

-

Lin Feng se fue, y también lo hizo Jun Mo Xi. Wu estaba a cargo del Clan Si Kong, tenían que hacer un voto, y también el patriarca de la Secta Xiao Yao.

Finalmente, la gente de Jiange comenzó a sentirse poderosa. ¡Jiange se estaba levantando otra vez! A pesar de que ahora eran los gobernantes de la región, al menos de la parte central de Ba Huang, Lin Feng no podía quedarse allí todo el tiempo.

Los dos emperadores y los cultivadores Zun del Clan Wen estaban muertos. Eso fue suficiente. Al menos, Lin Feng no quería matar a más personas. Si Jun Mo Xi quería, era libre de matar a más personas, pero Jun Mo Xi tampoco era un asesino loco. Matar al Clan Wen fue suficiente para vengar el Palacio Celestial de los Inmortales. Además, le había dicho a Lin Feng que llevara el cuerpo de Wen Ao Xue al Clan Wen.

-

Después de devolver su cuerpo al Clan Wen, Lin Feng no regresó a Jiange. Sacó su bote y se dirigió a la parte norte de Ba Huang.

Ya no necesitaba preocuparse por Jiange. El Emperador espada se había recuperado. Wu iba a encargarse del Palacio Celestial de los Reyes Medicinales. Lin Feng ya no tenía muchas cosas que resolver en la provincia de Ba Huang. Ese pequeño niño había dejado su pueblo y quería recrear a Tiantai, entonces Lin Feng tuvo que hacer algo. Iba a encontrarlo.

En la parte norte de Ba Huang, en la ciudad de Tianjing, la ciudad donde solía estar Tiantai, Lin Feng fue a un restaurante. Ese restaurante se llamaba Restaurante  Tianjing, existía desde hacía mucho tiempo. Fue uno de los restaurantes más famosos de la ciudad. Lin Feng esperaba encontrar algunos datos allí.

Lin Feng no pudo encontrar a Xiao Chen en la parte norte de Ba Huang. Por lo tanto, solo pudo tratar de encontrar información sobre él en este restaurante.

En ese momento, él ya había estado sentado en ese restaurante durante cuatro horas y, finalmente, escuchó a algunas personas hablar sobre Ye Chen.

"El décimo príncipe de Tian Long es realmente fuerte. Escuché que cuando era cultivador de la parte superior del reino Zun Qi, a nivel Zun, ya nadie podía competir con él. Ahora, la gente del Castillo Divino Tian Long  está buscando a Ye Chen, va a morir."

"En efecto. El décimo príncipe es realmente fuerte. Pronto se abrirá paso hacia al reino Huang Qi. Quizás entonces logre hacer que el Castillo Divino de Tian Long Divine  vuelva a la vida. Y como Ye Chen quiere reconstruir Tiantai, el décimo príncipe no puede perdonarlo."

La gente en el bar estaba hablando. Lin Feng los miró y preguntó: "¿Todos, en aquel entonces, Lin Feng no mató a todos los príncipes del Castillo Divino de Tian Long? ¿De dónde viene ese décimo príncipe?"

"¿Eres extranjero?", Preguntaron esas personas.

Lin Feng sonrió y asintió con la cabeza, "De hecho, acabo de llegar a la parte norte de Ba Huang"

"Nadie sabe quién es el décimo príncipe, pero siempre ha tenido un alto estatus social en el Castillo Divino Tian Long. La gente simplemente lo llama el décimo príncipe. Ahora quiere resucitar el Castillo Divino Tian Long, por lo que algunos ex miembros del Castillo Divino Tian Long se reunieron para recrear su grupo. Aunque no son emperadores, ¡son realmente fuertes, especialmente el décimo príncipe que actúa como su líder! ", Sonrió el que hablaba.

Lin Feng asintió y dijo: "Ya veo. ¿Y qué tan fuerte es Ye Chen?

"Ye Chen es joven. Él es un cultivador de espada. Él es bastante fuerte y ya es un cultivador de la parte superior del reino Zun Qi. Sin embargo, probablemente no pueda competir con el décimo príncipe. Si se encuentra con el décimo príncipe de Tian Long, definitivamente va a morir," Respondió el orador.

Lin Feng frunció el ceño y dijo: "Su Excelencia, usted dijo que iban a matarlo, ¿sabe dónde están todos?"

"He oído que el Castillo Divino Tian Long había investigado y había encontrado su aldea. Ahora, ellos están en su aldea, parece. Aparentemente, si Ye Chen no aparece, van a destruir la aldea."

Lin Feng parecía furioso. Se levantó y se fue. El que acababa de hablar engulló su cerveza y lo vio alejarse.

"¿Quién es él?" La gente en el restaurante se sorprendió por su reacción y miró a Lin Feng.

Lin Feng conocía a Ye Chen cuando era bebé. Él había crecido y todavía recordaba a Lin Feng. Incluso había ido a Tiantai para encontrarlo. ¡Ahora, él quería reconstruir Tiantai! Y ahora la gente del Castillo Divino Tian Long había rodeado a su pueblo y amenazaba a la gente de allí.

-

En la frontera entre la parte occidental de Ba Huang y la parte norte de Ba Huang ...

En la aldea, la gente había detenido lo que estaban haciendo, ya que muchos cultivadores fuertes habían aparecido en la pequeña aldea e hicieron que todos se reunieran junto a la cascada.

En la cascada, había una piedra gigantesca. El décimo príncipe de Tian Long estaba de pie con una túnica de dragón, luciendo majestuoso y digno mientras miraba a lo lejos. Dos personas habían aparecido en ese momento, y una de ellas era Ye Chen.

"Eres un tonto, ¿por qué regresaste? ¡Vete ahora! ", Dijo alguien en el suelo.

Ye Chen gritó, "¡Maestro!"

"¡Vete, ya no perteneces aquí!", Dijo su Maestro en ese momento. Sin embargo, alguien lo golpeó violentamente y tosió sangre.

"Deja de gritar, imbécil", juró fríamente el miembro del Castillo Divino Tian Long.

"¡Deteneos!" Gritó Ye Chen furiosamente. El Maestro tenía una posición muy importante en el pueblo. Él era el maestro de todos en el pueblo.

"¡Deberías preocuparte por tu propia vida!", Se burló el décimo príncipe, mientras las energías de los dragones invadían la atmósfera. "Eres tan débil, ¿y crees que puedes hacer que Tiantai vuelva a la vida? ¡Ahora, el castillo divino de Tian Long gobierna la parte occidental de Ba Huang y la parte norte de Ba Huang!"

"Ridículo, Tiantai destruyó el Castillo Divino Tian Long hace mucho tiempo. Si el tío Lin Feng estuviera aquí, te aplastaría, ni siquiera te atreverías a quedarte aquí." Replicó Ye Chen fríamente.

"¿Tío Lin Feng? Ridículo. ¿Desde cuándo conoces a Lin Feng? Desafortunadamente, yo nací demasiado tarde, si hubiera nacido unos años antes, ¡Lin Feng nunca se hubiera atrevido a actuar tan arrogantemente en Ba Huang! "Replicó el décimo príncipe, liberando un potente Qi bestial. Escamas de dragón aparecieron alrededor de su cuerpo. ¡Tenía la capacidad de transformación de dragones del Castillo Divino de Tian Long!

"El tío Lin Feng mató a los otros nueve príncipes. Si él estuviera aquí, no te atreverías a actuar con arrogancia." Se rió Ye Chen, sonriendo fríamente.

"¡Incluso si él estuviera aquí ahora, lo mataría!", Maldijo el décimo príncipe con furia y fuerza. Su Qi bestial había rodeado a Ye Chen.

"¿Es eso así?" Dijo otra voz en ese momento.

El décimo príncipe frunció el ceño y miró a su alrededor. ¿Quién estaba hablando con él?

___________________________________

Traducido y Editado Por Gasaraki

Login Form

CrewChat