buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1567 - Emperador Celestial Eterno

 

Capítulo 1567 - Emperador Celestial Eterno

Lin Feng fue a su habitación y cerró los ojos. Ya tenía las cuatro placas de bronce, por lo que ya no le importaban las otras personas. Había llamado al emperador Shen Yu para que nadie lo tocara más.

Afuera, la atmósfera se calmaba. Lin Feng lanzó inconscientemente su espíritu de libro celestial y colocó las cinco placas de bronce en su territorio demoníaco. Luego, retrajo su espíritu de libro celestial. Su espíritu fue el mejor anillo que alguna vez tuvo. Nadie podía encontrar nada una vez que estaba en su espíritu.

En ese momento, su conciencia divina apareció dentro de su territorio demoníaco. Miró las cinco placas de bronce mientras se condensaban en un palacio. Debajo del palacio, había un mapa, y era un mapa completo.

"Qué mapa tan extraño. No sé cuál es ese lugar." Pensó Lin Feng. Solo había estado en algunos lugares hasta ahora en el gran mundo. No podía conocer el lugar en el mapa, pero tenía la impresión de que era un lugar especial. Había cuatro partes distintas que, al mismo tiempo, parecían una. Aparte de eso, había un lugar deslumbrante en el mapa que aún estaba borroso.

Lin Feng usó su conciencia divina para memorizar el mapa. Él no sabía cuál era ese lugar, pero probablemente lo hiciera el tío Yu. Lin Feng solo tuvo que esperar pacientemente.

"¡Boom!" En ese momento, el palacio desapareció, y apareció la silueta de un hombre de setenta años.

Lin Feng estaba sorprendido. Esa silueta había aparecido dentro de sus recuerdos, así que ¿era una silueta creada a partir de la conexión de las Cinco Placas de Bronce Eternas?

Ese anciano miró a Lin Feng.

"¿Eres el  Emperador Celestial Eterno, Maestro?", Preguntó Lin Feng. Ese era un hilo de conciencia divina que todavía existía dentro de las placas de bronce.

Cuando el anciano escuchó a Lin Feng, él asintió y dijo: "¿Y cuál es su nombre?"

"¡Lin Feng!" Dijo Lin Feng inclinándose. No había pensado que vería la conciencia divina del anciano.

"Los que entran en mi palacio morirán si no tienen suerte, así que déjame preguntarte algo, ¿lo harías sabiéndolo o no?", Preguntó el  Emperador Celestial Eterno con indiferencia.

Lin Feng frunció el ceño.

"Maestro, ¿cuál es la probabilidad?", Preguntó Lin Feng.

"Una persona de cada cien sobrevivirá." Dijo el anciano con calma.

"Me doy por vencido. Elige a alguien más." Dijo Lin Feng. Él no iba a apostar su vida en esta etapa.

"Aquellos que ingresen heredarán todo, incluso todas mis enseñanzas. ¿Estás seguro de que no irías? ", Preguntó el anciano otra vez.

"No voy." Dijo Lin Feng negándose. Incluso sin el Palacio del Gran Emperador Eterno, él tendría muchas otras grandes oportunidades para convertirse en un cultivador sin igual. No valió la pena.

"Bien, has pasado mi prueba. Buena suerte." Dijo el anciano con indiferencia. Luego, se convirtió en una luz y penetró en el cerebro de Lin Feng.

Lin Feng se estremeció cuando recuerdos inundaron su cerebro. De repente, Lin Feng sonrió con ironía. Que persona tan misteriosa

"Antes de morir, el gran emperador puso su conciencia divina en muchas placas de bronce que se rompieron en cinco pedazos, cuando conectas las cinco piezas, encuentras un mapa y la conciencia divina del emperador se condensa, haciéndolo reaparecer. ¡Las placas de bronce no solo existen en los nueve grandes castillos celestiales! "Susurró Lin Feng.

En ese gran continente, había muchos lugares como los nueve grandes castillos celestiales. Si encontraban las cinco placas de bronce y las ensamblaban, también podían encontrar el mapa y ver la conciencia divina del emperador. Su conciencia divina fue una de las claves.

¿Fue eso parte del proceso por el cual el emperador buscó a sus descendientes después de su muerte? Si lo fue, muchas personas tuvieron la oportunidad de convertirse en descendientes y Lin Feng fue uno de ellos. Esas personas ya podían encontrar el lugar donde estaba el palacio. Por supuesto, en esos otros lugares, tal vez esa gente aún no había encontrado las placas de bronce.

Todo fue posible

"¡Placas de bronce!" Lin Feng frunció el ceño y sonrió con ironía. Las cinco placas de bronce estaban en el suelo, pero no pasó nada. Solo había cinco placas de bronce que parecían bastante ordinarias. El mapa ni siquiera aparecerá más.

"¿Cómo puedo explicar eso?", Pensó Lin Feng sonriendo y negando con la cabeza. La gente pensaría que destruyó las placas de bronce a propósito.

Lin Feng no pensó mucho antes de volver a dormirse. Él practicó la cultivación en su sueño. Como había recibido la conciencia divina del emperador, tendría que ir a ver el palacio, de lo contrario, esto habría sido un desperdicio. Sin embargo, tuvo que fortalecerse antes de irse.

En su sueño, pasó una noche, en el segundo día, el Emperador Ni Chen llegó y lo llamó para despertarlo.

Ese era el territorio de la Montaña Qing Di, así que, por supuesto, el Emperador Ni Chen fue el primero en llegar. Como estaba allí, quería ver el mapa por sí mismo.

Muchas personas estaban reunidas en un patio interior del Castillo Celestial Qi, ya que no se habían ido. Primero, habían hablado del palacio, y luego habían oído que el emperador Ni Chen vendría, así que lo habían esperado.

Lin Feng lentamente caminó por el patio. Era la segunda vez que veía al Emperador Ni Chen y se veía tan fuerte como el año y medio anterior.

"¡Maestro, emperador Ni Chen!", Dijo Lin Feng con calma y cortésmente mientras se inclinaba.

En aquel entonces, había pensado que el emperador Ni Chen lo ayudaría a liberar a sus amigos controlados, pero el emperador Ni Chen lo había rechazado, por lo que había perdido toda esperanza. Entonces, el emperador Ni Chen y el tío Yu habían acordado organizar una competencia, por lo que Lin Feng solo tenía que ser cortés ahora.

"Tienes las  Placas de Bronce eternas" Dijo el Emperador Ni Chen con indiferencia.

"De hecho." Dijo Lin Feng asintiendo.

"De acuerdo, muéstramelo", Dijo el emperador Ni Chen. Parecía normal para él. Lin Feng tenía las placas, así que tuvo que mostrárselas.

"Creo que deberíamos esperar a la Isla Yao Ye, al Palacio Celestial Qinling  y al Palacio de los Dioses." Respondió Lin Feng. No podría explicar por qué no pasó nada si los sacaba ahora.

El emperador Ni Chen frunció el ceño y dijo: "¿Qué estás diciendo?"

"Creo que deberíamos esperar a la Isla Yao Ye , al alacio Celestial Qinling  y al Palacio de los Dioses también." Repitió Lin Feng. De repente, la expresión facial del emperador Ni Chen cambió drásticamente. Cuán audaz. ¡La gente de los nueve grandes castillos celestiales nunca lo contradijo y Lin Feng se atrevió! ¡Era un cultivador extremadamente fuerte de la Montaña Qing Di!

_____________________

Traducido y Editado por Gasaraki

Login Form

CrewChat