buscar

Artículos

PMG: Capítulo 1441 - La nueva cara de la secta Yun Hai

Capítulo 1441 - La nueva cara de la secta Yun Hai

Ahora, la Secta Yun Hai podría llamarse la Nueva Secta Yun Hai. No había muchos hombres viejos, pero Lin Feng había salvado a algunas personas en aquel entonces, incluidos los soldados Chi Xie.

Esos ancianos quedaron asombrados después de ver a Lin Feng y Wen Ao Xue. Eran más viejos que la mayoría de las personas en la Secta Yun Hai, pero se veían increíbles. Parecían muy experimentados y maduros, especialmente el que parecía limpio y varonil.

Lin Feng los inspeccionó, esos dos ancianos eran cultivadores Xuan de alto nivel. Eso no estaba mal teniendo en cuenta lo que solía ser la Secta Yun Hai.

Los dos ancianos sintieron que Lin Feng los había inspeccionado, pero se sentían impotentes. ¡Qué tan fuertes fueron esos jóvenes!

"Él es ..." Sr. Kong recordó una estatua que había visto en la ciudad de Yangzhou. Él se estremeció, "¿Eres ... Lin Feng?"

"¡Lin Feng!" El otro anciano se estremeció. Lin Feng, el legendario cultivador, podría matar fácilmente a los cultivadores del reino Zun Qi.

Lin Feng sonrió y asintió. Los dos ancianos respiraron aún más rápido, estaban nerviosos. Entonces los dos ancianos se inclinaron respetuosamente. Aunque el patriarca de la secta Yun Hai no era Lin Feng, fue él quien lo hizo revivir y algunos lo consideraron como el patriarca.

"¡Niños, el patriarca Lin Feng regresó a verlos!", Gritó Sr. Kong con las manos alrededor de la boca. Recibir a Lin Feng como visitante fue un honor para ellos.

Lin Feng se sorprendió, pero sonrió de una manera tranquila y serena. No había pensado que su visita fuera algo especial, pero para los miembros de la secta era diferente. Recordaba que cuando solo tenía la fuerza del reino Ling Qi o el reino Xuan Qi y veía cultivadores del reino Zun Qi, también los había admirado. Los cultivadores Zun solían ser legendarios en aquel entonces.

"¡Lin Feng!"

"¡Patriarca Lin Feng!", El valle se calló de repente. Los discípulos que practicaban la cultivación abrieron sus ojos y miraron a Lin Feng a lo lejos. Ese apuesto joven era ... ¡El Patriarca Lin Feng!

"¡He oído que él puede matar fácilmente a los cultivadores Zun!"

"Además, él tiene un ejército aterrador que nadie puede vencer. Incluso los mejores cultivadores Zun se inclinan ante el Patriarca Lin Feng ".

"Las leyendas dicen que él tiene una espada divina y que nadie puede vencerlo."

El chisme pasó rápidamente de boca en boca. Esas eran todas las leyendas sobre Lin Feng. Todos sabían de él en Xue Yue. Ahora también sabían muchas cosas que la gente solía desconocer en el pasado, por lo que después del reino Zun Qi, los cultivadores se convirtieron en emperadores o incluso en grandes emperadores.

"¡Patriarca Lin Feng!" Gritaron muchas personas al mismo tiempo. Sus voces resonaron en el valle y resonaron a lo largo y ancho. Muchas siluetas parpadeaban como si algo grandioso estuviera sucediendo.

Muchas personas que estaban lejos en la distancia se dieron cuenta de que algo estaba pasando, por lo que solo había una posibilidad, el Patriarca Lin Feng había regresado.

"¡Qué digno!", Pensó Wen Ao Xue, que estaba tranquilamente detrás de Lin Feng. Él sonrió feliz, se sintió decidido después de escuchar a toda esa gente.

Lin Feng no se había dado cuenta de lo popular que era hasta entonces. Lo miraron como si fuera un héroe. Recordó cuando él estaba allá abajo y acababa de comenzar a practicar el cultivo de espadas.

Algunas siluetas se levantaron en el aire hacia él. Lin Feng sonrió débilmente, su bata y su cabello ondeaban majestuosamente en el viento. Muchas mujeres jóvenes lo miraban con admiración, ¡era tan guapo!

"¡Hermano!" Gritó una fuerte voz.

Lin Feng se dio la vuelta y sonrió, "¡Hermano, estás aquí!" Vinieron dos personas hacia Lin Feng.

Lin Feng saltó hacia adelante y los abrazó. Puso sus manos sobre sus hombros y dijo: "Han Man, Po Jun, ¡finalmente regresaron!"

"Regresamos cuando te acababas de ir. El tío Lin nos dijo que reconstruyamos la cordillera de Yun Hai, así que hicimos todo lo que pudimos. Sin embargo, nos tomó tres años hacerlo." Dijeron Han Man y Po Jun. Ya no llevaban máscaras, viendo cómo habían desaparecido sus marcas de esclavos.

"¡No está mal!", Dijo Lin Feng, golpeando con los puños. Han Man y Po Jun habían reconstruido la cordillera de Yun Hai, por eso se veía tan magnífica de nuevo. Fue un regalo para Lin Feng.

"El patriarca Han Man y el maestro Po Jun son amigos del patriarca Lin Feng, ¡incluso lo llamaron hermano!", Pensó mucha gente sonriendo. Verlos actuar como hermanos hizo que pensaran que algún día se convertirían en cultivadores fuertes también, y que también tendrían amigos extremadamente fuertes a quienes llamarían "hermanos".

"Hicimos todo lo que pudimos. El tío Lin nos dijo que dejaste algunos recursos increíbles y que esperabas que la Secta Yun Hai fuera reconstruida. Ese fue nuestro sueño, así que estamos felices de haberlo hecho." Dijo Han Man sonriendo. Luego dijo: "Hermano Lin, mire a los discípulos, se ven muy motivados, ¿verdad?"

"¡Lo hacen!", Dijo Lin Feng asintiendo y sonriendo.

"¡Discípulos de la secta Yun Hai, cuéntenle al Patriarca Lin Feng dónde están!", Gritó Han Man.

"¡Secta Yun Hai!", Gritaron todos. Eran tan ruidosos que sorprendieron a los animales en las montañas distantes. Eran cultivadores ordinarios, pero en conjunto, sus voces resonaron fuertemente.

"Hermano Lin, desde que regresaste, debes escribir algo aquí. ¡Es tu Secta Yun Hai después de todo! "Dijo Han Man sonriendo, sonaba muy entusiasta.

"¿Escribir algo?" Lin Feng sonrió con ironía.

"¡Solo unas pocas palabras!", Dijo Po Jun.

"Bien". Lin Feng asintió y saltó al valle, aterrizando frente a una pared.

La multitud miró a Lin Feng, aparentemente impaciente.

"Bzzz ..." Lin Feng talló algunas palabras con su dedo en la pared. Su dedo era tan afilado como una espada.

Continuó escribiendo y las energías de la espada en su dedo solo hicieron temblar a la gente. Algunas palabras del patriarca Lin Feng fueron un regalo invaluable en sus ojos.

"El patriarca Lin Feng está escribiendo la palabra" ¡Yun! ", Pensó la multitud.

La segunda palabra fue "Hai", la tercera palabra fue "Secta". Esas palabras fueron llenas con una cantidad sustancial de Qi espada.

"¡Ve!", Gritó Lin Feng. Las tres palabras estaban profundamente talladas en la pared, poseían energía inmortal para que nunca desaparecieran.

"¡Secta Yun Hai!" Susurró la multitud. Estaban muy felices. Esas palabras las había escrito su propio patriarca.

_________________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat