buscar

Home

BPTH: Capítulo 27 - El momento entre la vida y la muerte (1)

Capítulo 27 - El momento entre la vida y la muerte (1)

Sin duda, a lo largo del Continente Dragón en llamas, los dragones fueron consideradas como poderosas bestias de batalla. Cualquier bestia que fuera similar a un dragón, o incluso esos híbridos entre un dragón y otra bestia, sería formidable. 

El dragón de espina gigante, el híbrido de un dragón y una criatura desconocida, era innegablemente poderoso. Como una bestia demoníaca de alto grado de sexto grado, su capacidad de ataque era casi equivalente a la de un cultivador en el nivel máximo del Reino  General. Además, en su parte posterior, las doce espinas negras, gigantes y venenosas lo protegían del ataque de los demás. Por lo tanto, incluso un cultivador en el Reino Mariscal encontraría difícil derribarlo. 

Sin embargo, Qinghan estaba solo en el primer nivel del Reino Comandante y todavía le quedaba un largo camino por recorrer, antes de alcanzar el segundo nivel. Por otro lado, Pequeño Black todavía estaba en su período débil, a pesar del hecho de que probablemente era una bestia de batalla de grado sagrado. ¿Cómo podría el "cachorro" Pequeño Black ser capaz de matar al dragón fuerte y de dos metros de altura? 

"Jefe, agárrense fuerte, ¡aumentaré mi velocidad!" Casi volaron a través de las aberturas entre los árboles altos, tratando de deshacerse de esta aterradora bestia detrás de ellos. 

Mientras tanto, al mismo tiempo, el dragón de espina gigante perseguía de cerca, mientras su robusto cuerpo se balanceaba de un lado a otro, derribando un árbol tras otro, tratando de hacer un corredor para él. Con olas de estruendosos rugidos, todas las aves cercanas se asustaron y las hojas del árbol volaron desde el suelo debido a la vibración del sonido. 

Qinghan yacía postrado contra la espalda de Pequeño Black, agarrando su cuello tan firmemente como pudo. Mirando a lo lejos, Qinghan tomó una decisión. El silbido del viento, mezclado con el rugido del dragón, forzó a Qinghan a gritar lo más fuerte posible para que se pudiera oír. 

"Pequeño Black, gire a la izquierda, huyamos a ese espeso bosque. ¡De lo contrario, ese maldito dragón pronto te superará! "

Al escuchar estas palabras, Pequeño Black, o la bestia de batalla devoradora de almas, hizo un giro perfecto hacia el espeso bosque a su izquierda. 

- ¡Whoosh! ¡Whoosh! -

Pequeño Black viajó de ida y vuelta en el bosque, evitando las ramas grandes y altas de los árboles. Impresionantemente, su velocidad no se ralentizó en lo más mínimo cuando hizo estos giros bruscos. 

Mientras tanto, el indignado dragón de espina gigante, corría como un bulldozer: el lugar floreciente en el que se pavoneó pronto se aplanó, dejando atrás un "camino" visible. 

Comparativamente, la velocidad de Pequeño Black era más lenta que la del dragón, pero era más ágil y ligera que la anterior. Giró sin esfuerzo, se deslizó y saltó entre los árboles en flor. Por el contrario, dado su tamaño, el dragón de espina gigante se vio obligado a reducir su velocidad cada vez que se cruzaba con árboles o enredaderas. Por lo tanto, en promedio, su velocidad era casi la misma. Al final, la distancia entre ellos se mantuvo en aproximadamente 500 metros. 

"¡Maldición! ¿Por qué este dragón bastardo nos está persiguiendo? ¿Realmente nos vemos tan deliciosos para él?" Qinghan estaba molesto por la incesante huida. Habían pasado cincuenta minutos desde que se habían escapado, ¡pero el dragón no mostraba signos de rendirse todavía! 

"¡Mi carne es deliciosa para comer! Heredé un recuerdo de que los dragones y nuestra especie son enemigos naturales. ¡Una vez que nos encontremos, una pelea es inevitable!" Pequeño Black transmitió su voz. 

"Aunque nunca he oído hablar de las bestias devoradoras de almas, si es el enemigo del dragón, debe ser igual en poder a esos dragones."

"Tengo que encontrar una forma conveniente de deshacerme de este dragón. Por desgracia, Pequeño Black solo puede mantener esta forma durante dos horas. Ahora, nos quedan solo cuarenta minutos. "

Qinghan pensó para sí mismo con ansiedad. Si no podían escapar en cuarenta minutos, estaban condenados a morir. 

De repente, los ojos de Qinghan se iluminaron, como si algo le hubiera pasado por la mente. "Pequeño Black, ¡gira a la derecha! Darse prisa. Necesitamos regresar a ese lugar donde vive la bandada de lobos de fuego." 

......

En la región exterior de la Cordillera Salvaje, un grupo de seis hombres caminaba apresuradamente hacia lo más profundo de la cordillera. Ejercieron su Qi de Batalla en el camino, formando un gran aura de  Qi de Batalla como grupo. Toda la superación de bestias demoníacas y cazadores instantáneamente les abrió el camino. 

De repente, el hombre en el frente se detuvo y se volvió hacia el chico escuálido en su grupo. 

"Niu Jin, cuéntanos, ¿a qué distancia estamos de nuestro objetivo? Detente, de inmediato. " 

" Sí, Su Majestad, Xue Yi. "Respondió respetuosamente.

El hombre de estatura pequeña se llamaba Niu Jin. Inmediatamente se sentó en el suelo para sentir la distancia. 

Obviamente, estos seis hombres fueron los cinco diáconos antes mencionados de la familia Xue, y un subordinado que fue enviado por el gerente Liu. Ya habían pasado un par de días desde que salieron de Ciudad Salvaje. 

Un mes antes, Niu Jin, según las instrucciones de su jefe, el gerente Liu, había plantado un gusano oculto en el pelo de Qinghan. Estas lombrices del tamaño de un piojo fueron capaces de pegarse firmemente al cabello. Por lo general, no se cae del pelo, ni siquiera al soplar el viento, ni al lavarse el cabello con agua. Solo cortando el pelo, se caen estos gusanos. 

"Su Majestad, he intuido con éxito que nuestro objetivo se encuentra ahora en la región interior y él viene hacia nosotros. Si continuamos caminando en esta dirección, supongo, en media hora, nos encontraremos con él. "Niu Jin respondió alegremente después de un momento. 

Mientras, la cara de Xue Yi permaneció rígida e indiferente, sus fríos ojos miraron a Niu Jin, "¿Ah? Pronto se deslizará en este infierno sin puerta que hemos creado para él en ese momento. Xue-Er, por favor, acelere su paso y traiga a ese bastardo para nosotros. Oh, no te olvides de llevar a Niu Jin contigo. No puedo soportar este maldito lugar por más tiempo. "

" ¡Sí, hermano mayor! "Xue-Er respondió sumisamente.

Sin embargo, cuando estaba a punto de levantar al pequeño Niu Jin, este se negó y explicó por qué, "Admito que este camino es un atajo hacia donde está nuestro objetivo. Sin embargo, no lejos de aquí, está el territorio de una bandada de lobos de fuego. Estaremos en problemas si tomamos esta ruta. "

" ¿Lobos de fuego? ¡Oh, estas son bestias demoníacas de cuarto grado! "Xue Yi frunció el ceño," ¿Cuántas de ellas en total? "

"Alrededor de ochenta a cien, supongo." Respondió honestamente Niu Jin. 

"¡Vámonos!" Xue Yi confiaba en atacar una masacre entre estos lobos de fuego con su poder combinado. Con arrogancia, se adelantó frente al grupo, liderando el camino.

......

"Pequeño Black, ¿cuánto tiempo más puedes sostener?" Ahora, después de huir por un largo tiempo, la cara de Qinghan se volvió tan blanca como un trozo de papel. La velocidad, así como la ansiedad de ser atrapado por el dragón, todo esto había vuelto loco a Qinghan. Cualquiera en sus zapatos se sentiría de la misma manera. 

"¡Diez minutos, como máximo! Todo dependerá de ti en diez minutos, jefe. Pequeño Black estaba casi agotado, jadeando pesadamente. Como Pequeño Black tenía un acuerdo de alma con su maestro, perecería tan pronto como su maestro muriera. Por lo tanto, a pesar de la limitación de su fuerza física, el incansable Pequeño Black decidió continuar por otros diez minutos. 

"¿Diez minutos? Creo que eso será suficiente. "Con vistas al paisaje de abajo, Qinghan murmuró. 

Los aventureros anteriores, que habían llegado por primera vez a esta cordillera, llamaron a este lugar Colina Lobo de fuego, ya que aproximadamente cien lobos de fuego vivían aquí. Cada lobo de fuego compartió la misma habilidad, escupiendo bolas de fuego. De ahí es de donde provienen sus nombres. 

Sin embargo, un lobo de fuego podría no ser una amenaza para enfrentarse a un grupo completo de ellos, eso sería aterrador. Además, los lobos de fuego eran una especie extremadamente unida, una vez que uno de sus miembros fue atacado, el resto inmediatamente buscaría venganza. Innumerables bolas de fuego serían lanzadas en la dirección del atacante. Solo aquellos que estaban al menos en el Reino General y que podrían ejercer Qi de Batalla fuera de su cuerpo para formar un aura protectora similar a una armadura, tendrían el coraje de venir aquí. Para aquellos cultivadores menos competentes, una vez que entraron en este lugar, estaban condenados. Se dijo que el jefe del grupo de lobos de fuego era una bestia demoníaca de quinto grado, cuya bola de fuego también podía servir como una armadura protectora. Si un cultivador desafortunadamente se encuentra con este líder de grupo, sería asesinado en un segundo, incluidos aquellos en el Reino General. Por lo tanto, la Colina Lobo de fuego fue considerado durante mucho tiempo como un lugar prohibido para los cultivadores de bajo rango. 

En la actualidad, Qinghan solo estaba en el Reino Comandante, además, Pequeño Black pronto volvería a su forma original. Para ellos, la Colina Lobo de fuego era indudablemente un lugar prohibido. Sin embargo, curiosamente, Qinghan no podía esperar más para encontrarse con este grupo de lobos de fuego, y saludarlos con un: "Cariño ... ya voy." 

La bestia que corría detrás de ellos, era diez veces más poderosa que el lobo de fuego. Una vez que el dragón de espina gigante y el grupo de lobos de fuego se encontraron, se desencadenaría una batalla feroz. Los lobos de fuego quemarían al dragón escupiendo bolas de fuego, mientras que el dragón los rompería en pedacitos y pedazos en cuestión de segundos. 

"Jefe, tomaré un descanso." Pequeño Black no podía pararse más. 

Pronto, Pequeño Black bajó, y Qinghan saltó de su espalda. Qinghan reunió todo su Qi de Batalla, y se lanzó hacia la Colina Lobo de Fuego. Mientras tanto, Pequeño Black se transformó en una raya de humo y penetró en el pecho de Qinghan. 

Una vez que Qinghan llegó a la colina, aflojó sus pasos. Saltó de un árbol a otro, tan ligero como un trago y tan alerta como un gato leopardo. 

"¡Grr! ¡Grr! "

Sin dudarlo, el dragón de espina  gigante se precipitó hacia la Colina Lobo de Fuego, mirando a su alrededor buscando a Qinghan y Pequeño Black. 

"Owooooooo!"

El jefe del grupo de lobos de fuego aparentemente fue provocado por este intruso gigante y agresivo. Aulló, en un intento de reclamar su autoridad absoluta sobre esta tierra.

__________________________________________________________

 

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat