buscar

Home

RW: Capítulo 71 - Espía (2)

 

Capítulo 71 - Espía (2)

 

Además de encender el fuego en la chimenea, Barov también había colocado un candelabro de caoba sobre la mesa. Este candelabro tenía una base que se dividía en cuatro ramas. Uno en el medio, que también era el más alto, y tres brazos que encerraban la rama media en una forma triangular. Una vela encendida fue colocada en cada rama, y el candelabro parecía una montaña brillante como mientas se quemaba.

 

La habitación estaba llena del aroma de aceite de pino, se asemeja a un olor de madera dulce y podrida, por lo que la gente se sentiría somnolienta. Sin embargo, dentro Ciudad Fronteriza, Barov no podía pedir más. En esta tierra de pobreza, no podía pedir nada exquisito ni nada elegante. Aquí, todo el mundo estaba contento feliz si tenían un techo sobre su cabeza, por lo que Barov podía llamarse a sí mismo afortunado con su gran ambiente.

 

Su habitación en el castillo no estaba lejos del patio, ya que era la ubicación del antiguo ayuntamiento del Señor. Por supuesto, cuando el Señor dejó el castillo, tomó todo su personal con él, por lo que ahora la habitación pertenecía sólo a Barov.

 

De vez en cuando, podía oír el susurro de voces desde el interior del castillo y el aullido del viento desde afuera de la ventana, dándole la impresión de dos mundos diferentes. La vieja mesa de madera en la que Barov estaba escribiendo estaba llena de libros y pergaminos. En ambos lados, había dispuesto una mesa, formando una “U”. Por lo general, las mesas no estaban ocupadas por nadie. Él sólo las utilizaba para mostrar sus manuscritos. Cuando era necesario, convocaba a sus discípulos, y los colocaba en una de sus mesas laterales. Allí, podrían organizar su información o escribir el primer borrador para un documento oficial.

 

Las velas de la lámpara ya habían sido cambiadas tres veces. Además de cambiar las velas, Barov no detuvo su mano de revisar con rapidez a través de los documentos. Para él, el tiempo era algo muy valioso. Había una pila de documentos en la mano, esperando que se ocupara de ellos, además, también los gastos propuestos por Su Alteza debían ser revisados.

 

El tiempo promedio de trabajo de Barov era de 10 horas por día, pero no se sentía cansado. Por el contrario, aquí era donde podía mostrar todas sus habilidades, por lo que tenía la sensación de que su cuerpo tenía una energía inagotable. Así es como debía ser, pensó, nadie está hablando a mí alrededor, todos mis aprendices son auto-responsables de sí mismos, y nadie está reteniendo a los demás creando de un lio. Mientas cumplan siempre con el mandato del príncipe, él puede manejar el proceso de administración específica sin ayuda externa.

 

Si las órdenes del príncipe sólo pudieran ser un poco más normales, mientras Barov pensaba en esto, se mordía los labios con pesar. Por ejemplo, en la actualidad, todas las correspondencias oficiales de Roland fueron selladas con su sello como el último que envió a Ciudad Sauce. En él, Roland pidió personal administrativo adicional y un bergantín. La carta de respuesta dijo: Con el precio que Usted nos ofreció, no se puede contratar el capitán, timonel, y los marineros.

 

Después de leer la carta, Barov quedo atónito, sin estas personas, ¿Cómo entregarían el barco? ¿Irían a caminar de regreso después de entregar el bergantín? Además, ¿Por qué tenemos que comprar un barco? Este fue el punto más crucial. Por el momento, el comercio entre Ciudad Fronteriza y Ciudad Sauce era estable. Incluso después del final del invierno, si queremos ampliar el comercio de mineral, solo tendríamos que enviar un aviso, y aumentarían inmediatamente el número de buques para el comercio. Simplemente no vale la pena comprar un barco; El muelle de la ciudad es sólo para el estacionamiento y descarga, no es utilizable o de mantenimiento. Y sin marineros que podrían cuidarlo, no pasará mucho tiempo antes de que tengamos que abandonarlo. ¿Era otro de los momentos locos de Su Alteza?

 

En cuanto a la primera petición, al contrario de lo que se podría esperar, Barov podía entenderlo.

 

En la actualidad, no había nadie con un poco de tiempo libre en todo el ayuntamiento, Barov ya había llevado a más de diez personas para supervisar el negocio, eran responsables de los informes estadísticos y la liquidación de los ingresos y gastos. Barov mismo era responsable del trabajo administrativo y legal, lo cual era obviamente ilógico. Desde que su alteza quería separar estos sectores, era necesario ampliar el tamaño de los empleados en el ayuntamiento. En circunstancias normales, el Viceministro no quería dejar de lado tantas responsabilidades. Toda persona que tuviera tanto poder en sus propias manos sentiría una sensación llena de satisfacción. Él quería ser como su maestro, el ministro de Finanzas del reino. Él era el único responsable de las finanzas de Castillagris (Graycastle) y también fue la mano derecha del rey.

 

Ahem, bueno, ahora sólo Ciudad Fronteriza es importante, añadió Barov en su corazón. Aunque Roland le había prometido que quería luchar por el trono, aún quedaba un largo camino por recorrer. Barov no sabía cuándo sucedió, pero hoy en día el realmente podía afirmar el cuarto Príncipe era un verdadero candidato al trono. En comparación con el pasado la diferencia ahora era como el cielo y la tierra, anteriormente había pensado que un personaje tan ignorante y nunca podría convertirse en el rey.

 

Pero desde que llegó a la Ciudad Fronteriza, recibió una sorpresa tras otra. Hasta ahora, la Ciudad Fronteriza era capaz de sobrevivir sólo dependiendo de la milicia. El hecho de que todavía eran capaces de mantenerse era realmente digno de elogio. Ni siquiera por mencionar todas las cosas extrañas que él inventó, pero el hecho de que podía manejar a todas estas personas es totalmente diferente del cuarto Príncipe. Parece más como el diablo que lo sabe todo.

 

En este momento, escuchó un sonido atronador en su puerta, haciendo que detuviera su trabajo y respondiera, “Adelante.”

 

La puerta fue abierta por uno de sus discípulos favoritos, “Filler” Yarow.

 

“Respetado maestro, hemos agarrado a otro ‘ratón’.”

 

“¿Oh? ¿Ya le preguntaste?”

 

“Dijo que Timothy lo envió. Durante la búsqueda del cuerpo, se encontró polvo de cemento, algunas monedas y una carta de él.” Yarrow se acercó y le entregó a Barov el sobre envuelto en piel, “En cuanto a la otra información, todavía lo estamos a interrogando. Maestro, cómo debemos tratar…”

 

“Al igual que sucedió las veces anteriores, anote todas las respuestas en el libro y luego cuelguen el espía condenado.” Ordenó Barov.

 

“Sí,” Yarrow saludó y dijo: “Este discípulo se irá ahora.”

 

Cuando la puerta se cerró de nuevo, Barov no continuó trabajando. En cambio, se volvió a su mesa y abrió el pergamino sellado con su abrecartas, sacando la carta.

 

El cuarto… Pensó.

 

Mucho antes de que comenzara los meses de los demonios, Roland Wimbledon lo había convocado para discutir sobre este asunto.

 

Su Alteza Real creía que cuando se revelaran el polvo de cemento, el nuevo polvo de nieve y las brujas, los espías ocultos de sus hermanos serían incapaces de soportar la idea de no informar a sus amos sobre ello, lo que sería el mejor momento para eliminar los ratones. Pensando en ello, Barov tenía que estar de acuerdo con la primera parte de su declaración, pero no la segunda parte. En su opinión, Ciudad Fronteriza tenía más de dos mil habitantes, lo que hacía imposible controlar a todo el mundo. Ellos simplemente no tienen la mano de obra, y la gente que tenían no estaban entrenados para ello.

 

Sin embargo, su alteza no parecía ver sus puntos y le dijo: “¿Por qué necesitamos a tanta gente? Cada persona dentro de Ciudad Fronteriza será nuestros ojos.”

 

Barov no podía creer que el príncipe creyera sus propias palabras, ¿Y dejar que esas masas ignorantes, estúpidas y ordinarias encontraran al ratón? ¡Eso es simplemente imposible!

 

Pero la gente le mostró que se había equivocado.

 

Cuando Roland ordenó el primer censo después del comienzo del invierno, dio órdenes especiales para las personas que habían vivido durante cinco años o más dentro de Ciudad Fronteriza: Seguramente Fortaleza Longum Carmen (Longsong Stronghold) ha querido intentar conducir a Ciudad Fronteriza a la quiebra después de su intento de quemar la comida, pero aún no se han rendido. En cambio, sus espías enviados todavía deberían estar al acecho. La mayoría de ellos deberían estar disfrazados como familiares del pueblo o comerciantes que llegaron demasiado tarde para evacuar, siempre en búsqueda de una oportunidad para dañar a Ciudad Fronteriza. Así que, si alguien ve a un personaje sospechoso, deben informar inmediatamente al Ayuntamiento. Una vez que se compruebe, recibirían una recompensa de 25 Reales de plata.

 

Los resultados de este movimiento demostraron que era extraordinariamente eficaz.

 

Naturalmente, en un principio, recibieron algunos falsos positivos, pero no pasó mucho tiempo antes de que encontraran al primer ratón y por lo tanto los detuvieron.

 

Barov recordó que Roland dijo orgullosamente esta incomoda frase.

 

¿Qué dijo de nuevo? pensó por un momento, sí… “Que el enemigo se hunda en el mar sin fondo de la lucha contra la gente común.”

 

Esta frase tenía una sintaxis muy extraña; El ministro asistente sacudió la cabeza y extendió la carta entre sus manos.

 

La persona llamada “Marmota (Groundhog)”, enfatizo en repetidas ocasiones que varios fenómenos mostraron que el cuarto Príncipe, Roland Wimbledon, había sido sustituido por el diablo, y Barov podía leer claramente su temor entre líneas. Cuando Barov pensó en cómo el Príncipe usaba a varias personas, en realidad no podía evitar sentir un atisbo de reconocimiento. Respiro profundo, y luego sostuvo la carta por encima de la vela, la primera de las cuales pronto se incendió y se convirtió en cenizas.

 

Puesto que él no temía a la Piedra de represalia de Dios, no podía ser controlado por el diablo, ¿verdad?

 

_______________________________________

Traducido por carlosdaniel1990

 

Login Form

CrewChat