buscar

Home

RW: Capítulo 66 - La Batalla de Hermes (1)

Capítulo 66 - La Batalla de Hermes (1)

 

A medida que la helada lluvia caía, la sangre que cubría por completo la Nueva Ciudad Santa se diluía. Si bien estas condiciones eran inhumanas, Alicia estaba luchando por su vida pivoteando violentamente su gran espada mientras jadeaba.

 

No era su primera vez participando en una batalla para defender Hermes, pero nunca había pensado que un día podría llegar a caer la Nueva Ciudad Santa.

 

Las paredes estaban completamente destruidas.

 

En toda su vida, Alicia nunca había avistado a un horrible monstruo como ese. Una enorme bestia mixta parecida a un gusano salió del suelo y con su cuerpo se recargo de cerca al acantilado glaciar, perforándolo con sus garras de hueso y subiendo por la pared paso a paso. Incluso cuando había alcanzado la parte superior del acantilado, la parte inferior de su cuerpo no había dejado por completo el suelo.

 

Si solamente tuviera un cuerpo, enorme no habría sucedido tal catástrofe, pero ninguno de ellos podría haber predicho lo que sucedería después. Cuando la enorme Bestia mixta abrió su boca, una horda de bestias demoníacas se precipitó fuera de su boca y transformo la pared en cuestión de segundos en un infierno.

 

Originalmente, Se podría decir que todos los miembros de su equipo habían estado tranquilos y preparados, pero cuando las bestias demoníacas atacaron, toda la formación se rompió y se convirtió en un caos. Durante el caos, Alicia fue separada de su equipo, por lo que únicamente solo pudo mirar con impotencia como uno de sus compañeros era tragado por una bestia demoníaca. La sangre humana y la sangre negra del monstruo se mezclaron, fluyendo a lo largo sobre los surcos en el suelo empedrado.

 

Cuando la señal de retirada se escuchó del cuerno, catapultas de la Ciudad Santa comenzaron a disparar, lanzando bloques de granito del tamaño de la mitad de una persona desde el cielo, sin tomar en cuenta de que en la pared muchas personas seguían peleando.

 

Alicia todavía tenía la imagen clara en su mente de cuando su capitán fue golpeado por una piedra en un lado de su cabeza. Cuando se levantó del suelo y por fin pudo mirarlo, vio que estaba incrustado junto con su armadura en el suelo de piedra. Su cuerpo se encontraba completamente plegado como un pergamino, ‘sus intestinos estaban goteando fuera de su abdomen abierto’, y su sangre caliente se reunía en pequeños charcos. 

 

Alicia pensó: ¡Si no me hubiera lanzado al suelo en el último segundo cuando mire la piedra venir, me temo que habría terminado como él!

 

En cuanto a cómo fue exactamente capaz de esquivar la piedra y regresar viva a las Murallas, Alicia no era capaz de recordarlo claramente. Sólo estaba rodeada por gritos y maldiciones; Todo el mundo agitaba frenéticamente sus armas, tratando de defenderse a sí mismos, sin embargo, al final, no sabían a lo que estaban golpeando, si era una bestia demoníaca o uno de los suyos.

 

De su propio equipo, que comenzó con cien soldados, solamente doce sobrevivieron, incluida ella misma.

 

“¡Que hacemos a continuación, capitán!”

 

“¡Capitán Alicia!”

 

Dado que Alicia había sobrevivido, tendría que estar a cargo de la capitanía, de acuerdo con las regulaciones militares. Si el capitán asignado muriera durante la batalla, el vice-capitán tendría que asumir el cargo de la capitanía y dirigiría al equipo para continuar la guerra.

 

Para despejar su cabeza, Alicia mordió sus labios hasta que su boca se impregnó con un sabor de hierro, entonces finalmente se decidió, “Iremos a la puerta del norte. Si las bestias demoníacas quieren salir de la Nueva Ciudad Santa tienen que pasar por ese punto.” Seguir esta orden significaría que abandonarían esta área entre las paredes y todo el interior de la ciudad, pero no tenía otra opción. No había ningún lugar comparable a la Iglesia Central, nada era más importante que la catedral de Hermes.

 

Ella no lo dijo en voz alta, pero todos eran conscientes que con sólo 12 personas, no podían desempeñar un papel importante en la defensa de las paredes.

 

En su corazón, Alicia oró: Tal vez hoy será el día en que moriré mientras defiendo el reino. Que Dios sea amable conmigo. Sin embargo, con el mundo exterior, ella gritó, “¡Veredicto nunca se dará por vencido! ¡Marcharemos!” 

 

“¡Veredicto nunca renunciará!” Gritaron los otros en unión.

 

El equipo de doce soldados siguió a Alicia y corrió en dirección a la Puerta norte. Durante su carrera, bajo la lluvia el sonido de la guerra se hizo cada vez menos claro, hasta que desapareció con el sonido del viento.

 

Al llegar a la puerta del norte, Alicia vio que ya había una multitud de sobrevivientes de otros escuadrones en frente del puente levadizo. Evidentemente, estaban pensando lo mismo. Esto causo que su corazón se sintiera un poco mejor.

 

Sin embargo, en este momento de crisis, en realidad bajaron el puente levadizo. Al ver esto, Alicia empezó a fruncir el ceño y camino hacia el apuesto guerrero a cargo que llevaba la túnica roja estándar de un Juez Presidente. Ella le dio un saludo, “¡Juez Presidente, Señor, soy el capitán del cuarto grupo de avanzada del batallón, ¡Alicia Quinn! “

 

“Soy Trötthet Dzor (Tucker Thor), responsable de la defensa de la Puerta Norte. Usted ha trabajado duro,” el hombre asintió reconociéndolo y dijo: “Hemos establecido un área de emergencia del otro lado de la puerta, si su equipo tiene alguna herida puede enviarlos allí.”

 

“Su señoría, ¿No entiendo por qué en este momento de crisis no está levantando el puente levadizo? Las bestias demoníacas en la pared nos pueden atacar en cualquier momento, deberíamos asegurarnos de que no conquisten el centro de la ciudad.”

 

“¡Cálmate, capitán! Sé que usted y su equipo no tiene miedo a sacrificarse por una causa mayor, pero sacrificarse ahora no tendría sentido. Todavía estamos lejos del punto de no retorno de la Iglesia,” trató de calmar Alicia, y limpió las gotas de lluvia de su frente y prosiguió: “Tenemos que trabajar juntos. Si te quedas sin píldoras ‘para expulsar el frío’, recuerda preguntarle al oficial de intendencia por más píldoras.”

 

Cuando el Juez Presidente le recordó, Alicia finalmente reconoció que estaba totalmente congelada. Después de dejar atrás la euforia del campo de batalla, la fría lluvia y el sudor de su cuerpo se mezclaron, casi convirtiéndola en una marioneta de hielo. Frente al potente ‘frio viento helado’, no pudo reprimir por más tiempo a su cuerpo temblar. 

 

Tomo del bolsillo de su chaleco de piel de oveja una bolsa de cuero la cual sacudió sobre el hueco de su palma, solo para que cuenta que un líquido viscoso fluía de su interior. Parecía que había dañado accidentalmente las píldoras durante la batalla. Al no entrar nada, suspiró, levantó la cabeza de manera decepcionada, sólo para descubrir que en frente de ella había una nueva píldora para expulsar el frio.

 

“Primero consúmanlo.” Les dijo Trötthet Dzor mientras les sonreía de manera tranquilizadora, “Cuando llegue el momento, les pediré el favor de regresarlo de nuevo.”

 

Alicia no tratar de ser amable, e inmediatamente tomó la pastilla y la tragó, “Esperemos que no tengamos que necesitar tomar esta cosa de nuevo.”

 

“Sí, correcto, eso también estará bien,” asintió Trötthet en señal de aprobación, “Si tengo que elegir, yo elegiría la muerte en lugar de tragar la píldora.”

 

Justo cuando termino de hablar, un fuerte olor a pescado broto del estómago de Alicia. Incluso el olor de la muerte en la ciudad no tenía un olor tan desagradable y le había revuelto el estómago. Para nada pareció como si hubiese consumido una píldora. Más bien pensó que se había comido una mezcla de carne podrida y hueso, liberando una sensación insoportable de hormigueo en su abdomen y hacia su cuerpo, provocando que una sensación cálida recorriera su torrente sanguíneo desvaneciendo gradualmente el frío. Restaurando la temperatura de Alice de poco a poco a su temperatura natural, de modo que el sudor previamente congelado comenzara a deslizarse nuevamente. Su cabeza también empezó a liberar vapor de agua y finalmente pudo una vez más sentir sus dedos entumecidos.

 

“Pero hoy no moriremos,” viéndola comer la píldora, el juez agito su mano,” En este momento, el Ejército de castigo de Dios está viniendo desde la catedral. Cuando lleguen aquí, las bestias demoníacas no serán capaces de pasar la Puerta Norte. Toma a tus guerreros y envíalos a la asamblea, y recuérdales que revisen si todavía tienen sus píldoras para que no terminen como tú y no hasta cuando las necesiten y vayan a encontrarlas destruidas.”

 

¡El Ejército de castigo de Dios es el ejército más fuerte de élite en la Iglesia! Alicia ya había oído hablar de ellos mucho antes, pero nunca había sido testigo de cómo pelean. Pero… Incluso si el Ejército del castigo de Dios es tan fuerte como dicen los rumores, todavía son seres humanos ¿No? Con solo un cuerpo humano, no importa lo mucho que entrenaran, no podrían fácilmente vencer a una multitud de especies mixtas.

 

Pero ya que el juez lo dijo así, no le quedo ninguna otra opción más que enviar a sus once supervivientes a la puerta del norte, cerca de la parte occidental de la asamblea.

 

Cientos de soldados se habían reunido aquí después de su retirada. Estaban de parados sobre la lluvia en grupos de dos o tres, sin tener en cuenta el agua fría que fluía por sus mejillas. Incluso algunos de ellos estaban sentados en el suelo con miradas a paticas en sus rostros. Sólo un pequeño número de personas estaba alineado de forma ordenada en una fila, esperando a que viniera el enemigo en cualquier momento posible.

 

Si todavía fuera la de hace unos días, Alicia ciertamente se habría levantado y los regañaría, pero ahora, estaba perdida. Con el fin de establecer esta Nueva Ciudad Santa, un sinnúmeros de personas fueron enterradas aquí. Incluso se podría decir que cada ladrillo se construyó de la sangre de los creyentes y las personas enviadas por el juicio militar. El Obispo a menudo decía que Hermes fue construido sobre una tierra santa, la capital del Reino de Dios.

 

Hoy, sin embargo, el Reino de Dios parecía estar cayendo por las manos de las bestias demoníacas.

 

“¡Las bestias demoníacas están viniendo!” Gritó alguien de repente, “¡Tomen sus posiciones para el encuentro con el enemigo!”

 

Alicia gritó en voz alta para alzar el ánimo de los soldados, levantó la espada, y contempló a la horda que se acercaba rápidamente: “¡Por Hermes!”

 

“¡Por la Nueva Ciudad Santa!”

_______________________________________

Traducido por carlosdaniel1990

Login Form

CrewChat