buscar

Home

PMG: Capítulo 1293 - El Orgullo de Yan Di

Capítulo 1293 -  El Orgullo de Yan Di

"Boom boom boom!" Los sonidos retumbantes no se detuvieron cuando el área desolada de Lin Feng absorbió el Loto Demoníaco de los Nueve Inframundos. Las aterradoras llamas se elevaron hasta los cielos, ya que parecía que el área desolada de Lin Feng iba a arder. Sin embargo, ese fuego no era abrasador, estaba helado, el tipo de frialdad que podía arder.

"¿Cómo lo mantengo bajo control?", Preguntó Lin Feng. Su página de oro se estaba convirtiendo en un campo demoníaco y él había tomado el fuego ahora, pero todo su cuerpo estaba temblando.

"Dámelo. Préstame esa página de tu espíritu."  Dijo Qiong Qi. Luego se convirtió en un monje taoísta de nuevo.

"¿Te atreves a convertirte en un monje taoísta de nuevo?", Preguntó Lin Feng. ¿Qiong Qi no le tenía miedo a las repercusiones?

"¿Por qué tendría miedo? Estoy haciendo esto para ayudarte. Si las personas me atacan, no te atacarán y no descubrirán cuál es tu espíritu. Solo préstame esa página " Dijo Yan Di arrogantemente. Lin Feng asintió, no tenía mucho más para decir. La página de oro que se había convertido en un área demoníaca se movió hacia las manos de Qiong Qi. 

Entonces, Lin Feng retrajo su espíritu de libro celestial.

Yan Di saltó al suelo y las marcas aparecieron por todas partes a su alrededor. De esas marcas surgieron llamas gigantescas y en un instante, muchos horribles chillidos resonaron a su alrededor.

"Estoy fuera. ¡No liberes tu espíritu descuidadamente! ", Dijo Yan Di alzándose en el aire. Qi continuó rodando en olas, por lo que nadie se dio cuenta de que Lin Feng estaba allí.

Muy rápidamente, la multitud vio una silueta, un monje taoísta, que tenía un campo demoníaco en sus manos.

"¡Es él!"

"¡Ese es ese bastardo, el monje!", Pensaron los miembros del Clan Qi.

"¡Mátenlo!", Gritó la gente del Palacio Imperial Bestial. Mo Peng lanzó luces deslumbrantes, quería matar a Yan Di también. Ese bastardo había engañado al Emperador Peng, quien se había convertido en un demonio debido al Emperador Demonio del Inframundo. Luego, él había sido atacado por ese cultivador anónimo y, finalmente, de vuelta en la provincia de Ba Huang, todos los líderes de la bestia habían atacado al emperador Peng.

"¡En verdad regresaste!", Dijo la multitud. Demasiadas personas tenían una razón para odiarlo.

"¡Son un montón de basura inútil! Ya estoy aquí, ¡así que vengan y muéranse! ", Dijo una voz fuerte. El cuerpo de Qiong Qi se convirtió en una ilusión, sin embargo, el aterrador fuego demoníaco era real.

"¡Mátalo!" Gritó una voz furiosamente. Luces doradas se lanzaron a los cielos e iluminaron todo a su alrededor. Un cultivador fuerte del Palacio Imperial Bestial había atacado a Yan Di. No tenía el cuerpo de un gran roc oriental, pero la sangre de un pájaro sobrenatural fluía por sus venas. Su cuerpo era dorado y era extremadamente rápido. Se había convertido en un gran roc y sus garras parecían espadas afiladas. 

"¿Quieres morir?", Dijo Yan Di ferozmente. Había utilizado la técnica de captura corporar en el cuerpo de Qiong Qi, por lo que todavía parecía una bestia salvaje.

"¡Muere!" Gritó Yan Di, él saltó hacia adelante también. Marcas aparecieron y el cielo tembló. Al mismo tiempo, Yan Di le estrechó la mano y la aterradora área demoníaca se movió hacia el gran roc.

"¡Caw!" Graznó furiosamente el roc, sus garras doradas parecían poder atravesar cualquier cosa. Sin embargo, el espacio distorsionado rodeaba su cuerpo. La multitud vio desaparecer las luces doradas y el gran roc se quemó vivo en esa área demoníaca.

"Slash ..." los fuertes cultivadores del Palacio Imperial Bestial estaban furiosos cuando lanzaron su Qi para elevarse a los cielos. Una cantidad infinita de deslumbrantes energías doradas emergieron de sus cuerpos. El monje taoísta, sin embargo, tenía el comportamiento de un ser trascendente.

"Te diré algo, ese es el Loto Demoníaco de los Nueve Inframundos que usa el Emperador Demonio del Inframundo. Sacrifiqué ocho emperadores para obtener ese fuego, y ahora lo tengo. Si lo quieres, ven y prueba, ¡te mataré! "Dijo Yan Di agresivamente.

Lin Feng lo miró, estupefacto. Qiong Qi no tenía miedo. Pero pronto volvería a Qiong Qi para estar a salvo.

"Todos, tenemos que matar a ese monje taoísta." Probemos a nuestros emperadores que somos fuertes y, para colmo, robemos ese invaluable Loto Demoníaco de los Nueve Inframundos que no tiene precio. Vamos a sacar todas nuestras armas imperiales." Dijo un cultivador en la parte superior del reino Zun Qi del Clan Qi. Después de que todos los emperadores habían regresado a la provincia de Ba Huang, el Clan Qi había enviado cultivadores aún más fuertes a Xue Yue. La Emperatriz Xi y los mundos pequeños del Emperador Demonio del Inframundo habían aparecido, no podían renunciar a ningún tesoro dentro.

"¿Qué? ¿Quieres beneficiarte de las disputas de otras personas? ", Dijo un cultivador en la parte superior del reino Zun Qi del Clan Wen. El Clan Qi y el Clan Wen todavía eran enemigos, como el fuego y el agua, un poco como el Castillo Divino de Tian Long y Tiantai. Sus emperadores incluso habían luchado, así que ahora ya no tenían nada que temer.

"Nuestra arma imperial ha sido destruida y todos lo saben, así que ¿qué estás preguntando?", Dijo el cultivador del Clan Qi.

"¡Como no tienes armas imperiales, puedes enojarte! ¡No tienes nada que hacer aquí! ", Dijo el cultivador del Clan Wen. Estaba convencido de que el Clan Qi había traído otras armas imperiales, después de todo, su clan había existido por tanto tiempo.

"¡De acuerdo, si no tienes más armas imperiales, vete a la mierda!", Dijo un cultivador del Palacio Imperial Bestial. "Cuando robemos el Loto Demoníaco de los Nueve Inframundos, empezaremos a luchar". ¿Cómo podrías tener una oportunidad sin armas imperiales? "Dijo el cultivador del Palacio Imperial Bestial. Luego, escupió una pluma que era extremadamente aguda.

El Palacio Imperial Bestial había sacado su arma imperial, y querían matar a Yan Di con ella.

"¡Claro, las personas que no tienen armas imperiales pueden largarse! De lo contrario, ¡simplemente los mataremos!" Dijo un cultivador de la Isla de las Ave Trueno, mientras liberaba explosivas y atronadoras energías.

Todos esos influyentes grupos imperiales estuvieron de acuerdo en una cosa: los que no tenían armas imperiales podían irse, no tenían nada que hacer allí ya que no estaban calificados para robar el Loto Demoníaco de los Nueve Inframundos.

____________________________-

Traducido y Editado por Gasaraki 

Login Form

CrewChat