buscar

Home

RW: Capítulo 52 - Corazón de Fuego

 

___________________________________________________

Traducido por carlosdaniel1990

 

Capítulo 52 - Corazón de Fuego

 

Roland llamó a la puerta y, al oír la respuesta de Ruiseñor (Nightingale), empujo la puerta de la habitación.

 

Las ventanas de la habitación estaban cerradas y tenía cortinas gruesas adornadas. Sólo estaban abiertas durante la mañana y por la noche ventilar el cuarto. En los otros momentos las ventanas permanecían cerradas para mantener la habitación caliente.

 

La única luz en la habitación provenía de dos velas en cada extremo de la cama. Las velas ardían en silencio y arrojaban muchas sombras entrecruzadas por toda la habitación.

 

Roland se dirigió hacia la cama. Al ver que la mujer que descansaba sobre las suaves almohadas y la cama todavía tenía los ojos cerrados, suspiró suavemente.

 

¿Aún se mantienen las defensas de La Ciudad Fronteriza? Preguntó Ruiseñor  mientras se acercaba a Roland y le entregaba una taza de té.

 

“Por el momento todo va bien” Contestó Roland mientras tomaba unos pequeños sorbos, para luego devolverle la taza. “Desde ese día, un gran grupo de bestias demoníacas como la última vez no nos ha atacado. Además, todos nuestros miembros heridos de la milicia están ahora curados y listos para luchar. Su pasión por la lucha es… Algo elevada.”

 

¿Qué hay de la parte dañada de la muralla?

 

“Karl rodó troncos bajo el caparazón de la bestia para moverlo hacia el agujero en la pared. Allí, utilizará un cabrestante para levantarlo y usar un marco de madera para mantenerlo en posición vertical, convirtiéndolo en una parte de la muralla de la ciudad.” Roland sabía que Ruiseñor estaba tratando de distraerlo interrogándolo, para que no se preocupara demasiado por ella. Sin embargo, cuando entró en la habitación, toda su atención se quedaría siempre con la mujer que estaba acostada en la cama.

 

Si mencionamos que la última vez que enfrentamos la invasión a gran escala obtuvimos una victoria digna de orgullo, no hay duda de que la mayor contribuyente fue Ana. Si ella no hubiera usado su pared de llamas para bloquear la brecha en la pared, las consecuencias realmente hubieran sido desastrosas.

 

Sin embargo, después desde que se desmayó en sus brazos, no había despertado.

 

“Hace ya una semana.” Susurró Roland.

 

Teóricamente, si una persona que está en coma durante una semana, sin comida ni agua, sin posibilidad de suministrarle nutrición a través de medidas externas (como la inyección), las funciones del cuerpo caerán por fallos y el cerebro se someterá gradualmente a shock y morirá. Sin embargo, Ana no tenía signos de mala salud; De hecho, su apariencia ahora era mejor que cuando cayó en los brazos de Roland. Sus mejillas eran rosadas, su respiración era suave, y cuando posó la mano en la frente pudo sentir que tenía una temperatura normal. Todo demostraba que Ana estaba en plena salud, pero… No despertaba.

 

“Esta es también la primera vez que me he encontrado con una situación así,” Ruiseñor estaba de pie al lado de Roland, sacudiendo la cabeza mientras explicaba: “Ella agotó toda su magia dentro de su cuerpo en un instante durante la batalla, pero ahora su poder mágico ya está recuperado, es más, es mayor que en el pasado. Si no calculo mal, hoy a la medianoche será su día de adultez.”

 

“¿Quieres decir que va a ser adulto mientras está en coma?”

 

“No, ella morirá mientras está en coma.” Dijo Ruiseñor sin rodeos, “Debes usar tu voluntad para vencer el sufrimiento en tu día de adultez. Si su resistencia se reduce, el mordisco del poder mágico de la bruja destruirá irreversiblemente su cuerpo.”

 

Roland movió una silla junto a la cama y se sentó, “Recuerdo que una vez mencionó que cuando te enfrentas a este tipo de situación, no importa lo doloroso que sea, siempre estarás consciente y calmado. Para atravesar este obstáculo, o bien terminará con tu vida.”

 

“De hecho, es exactamente así. Dentro de la Asociación de Cooperación de Brujas también tuvimos a alguien que creía la idea de estar inconsciente al momento de pasar por el mordisco del espíritu maligno… Sólo tener que soportar el tormento una vez al año…” Ruiseñor (Nightingale) vaciló, pero luego continuó, “Ella confió en las sustancias alquímicas para dormir, pero al final no tenía sentido… Cuando llegó el momento fue inmediatamente devorada por la magia sin tener la oportunidad de resistir.”

 

“¿El dolor no aumenta lentamente?”

 

“No. Cuando llega su tiempo, el dolor te golpeará al igual que un Fulmina (Lightning), pero el tiempo que tiene para resistir varia de persona a persona. Mi hermana no era lo suficientemente fuerte, pero…” Ella Guardo silencio.

 

Roland comprendió lo que quería decir, sin saber cuánto tiempo debían sufrir, ya era una especie de tortura en sí misma, era similar a un barco abandonado en medio de una fuerte tormenta. Sería fácil para la gente renunciar al deseo de vivir.

 

Durante el momento del silencio, Roland sintió una mano en su hombro.

 

“Durante mis años sin hogar y miserables, he visto demasiadas muertes. Observando a brujas siendo tratadas como ganado, ahorcadas, quemadas o torturadas hasta la muerte sólo para el entretenimiento de la nobleza. La única manera para que una bruja sobreviviera era vivir lejos de otros seres humanos, viviendo una vida encerrada. No sé dónde está la Montaña Sagrada, pero en nuestros corazones es un paraíso inalcanzable.” La voz de Ruiseñor (Nightingale) se hizo más suave de lo que había sido en el pasado. “Pero Ana es diferente. Además de la ayuda de las hermanas que pueden darle, nunca he visto a alguien más tan preocupado por una bruja como tú. Ella es necesitada por la gente, es valorada y tratada como una persona normal… Su Alteza, Ana ni siquiera ha llegado a su edad adulta, sin embargo, ya ha encontrado su Montaña Sagrada.”

 

Sin embargo, este no era el resultado que Roland esperaba. Cerró los ojos y recordó la escena cuando la conoció.

 

Estaba descalza con los pies rojizos y solo llevaba ropa harapienta. Ella había estado viviendo en una jaula, pero no había el menor indicio de miedo en su rostro. Sus ojos parecían una superficie de lago sin contaminar, claros y calmados.

 

Ella era la llama, pero no parpadea como una llama.

 

Los recuerdos comenzaron a aparecer como el rodaje de una película.

 

“He satisfecho tu curiosidad, Señor, ¿Puedes matarme ahora?”

 

“Nunca he usado mi poder para lastimar a alguien más.”

 

“Sólo quiero estar cerca de ti, Su Alteza, nada más.”

 

 

 

“La Mordedura del Demonio nunca me matará, yo la derrotaré.”

 

“¿Estas soñando? No voy a ninguna parte.”

 

______________________________________________

 

Roland tuvo que contener sus pensamientos y susurró: “Me quedaré aquí y la acompañaré hasta el último momento.”

 

“Yo también me quedaré… Gracias.”

 

Después de la cena, cuando Nana oyó que Ana iba a pasar su día de adultez, ella insistió en quedarse. Roland reservó una habitación para ella y su padre que la acompañaría durante la noche.

 

Así, Roland y las dos brujas estaban sentados junto a la cama, esperando silenciosamente la hora de medianoche que se acercaba.

 

En cuanto a Ruiseñor (Nightingale) y Nana, también tendrían que enfrentar la Mordedura del Demonio en el invierno, pero por suerte su magia despertó en diferentes días. De lo contrario, las tres brujas tendrían que sufrir su prueba de vida y muerte al mismo tiempo. Roland estimó que, si ese fuera el caso, no sería capaz de mantener la calma en la habitación.

 

La ciudad no tenía torre del reloj, así que, con sólo la luz de las velas, con el paso del tiempo se pondría borroso. El viento frío soplaba contra la ventana, así que de vez en cuando podían oír el ruido que hacia el viento. Cuando Roland sintió que un rastro de cansancio le atacaba el corazón,

 

Ruiseñor (Nightingale) repentinamente dijo: “Ha empezado.”

 

Sólo ella podía ver el flujo mágico dentro del cuerpo de Ana. Vio que se ponía inquieto, y el grupo de llamas verdes se volvió inusualmente fuerte, pero la blanca incandescencia en su centro se volvió oscura, mientras que toda la magia irritable convergió hacia el interior. Parecía ser empujado hacia el centro mientras luchaba y rodaba salvajemente, pero era en vano.

 

Roland no podía ver estos cambios, pero también era consciente de que algo estaba mal.

 

Las llamas de las velas empezaron a temblar, aunque no soplaba viento en el interior de la habitación. La luz emitida por las llamas empezó a opacarse, parecía que todas las sombras eran tragadas por la llama que cambiaba de color: el resplandor naranja-rojo se convertía en una llama verde como el jade.

 

Miró a la mujer que se encontraba en la cama, pero ella seguía durmiendo, sin siquiera los mínimos cambios en su rostro, como si todo esto no tuviera nada que ver con ella.

 

En este punto la llama de las velas casi desapareció, pero la llama no se extinguió. Las llamas verdes eran consumidas por las llamas naranjas, sumiendo todo en la oscuridad.

 

Pero pronto, el fuego se iluminó de nuevo. Sin embargo, esta vez la llama de las velas se había convertido en un verde puro. Las tres personas sentadas alrededor de la cama estaban sumergidas a la luz verde, mirándose a los ojos, pero al final nadie podía entender lo que estaba sucediendo.

 

Sin embargo, en este momento, todos los ojos se volvieron hacia la cama, habían oído a Ana gimiendo.

 

Al mismo momento Ana abrió lentamente los ojos.

 

 

“Ana…” Roland se sorprendió, ¿Ella despertó?

 

Ana parpadeó unas cuantas veces para aclarar sus ojos, pero entonces ella le sonrió, estirándose con la palma abierta de su mano derecha, buscando al Príncipe.

 

Una chispa de fuego verde saltaba de su palma, que ardía tranquilamente.

 

Roland no sabía por qué, pero podía entender lo que Ana quería. Dudó un momento, pero luego introdujo lentamente un dedo en la llama. La sensación de quemazón previa no llegó. En cambio, era como estar envuelto en agua tibia, se sentía suave y caliente.

 

Login Form

CrewChat