buscar

Home

PMG: Capítulo 1282 - Determinación del demonio que asciende a los cielos

Duan Xin Ye

 

 

 

Imagen oficial de Duan Xin Ye y de Qiu Yue Xin  (Ya que son idénticas)

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1282 - Determinación del demonio que asciende a los cielos

"¡Los nueve inframundos resuenan al unísono!" La fuente de los nueve inframundos había aparecido en las pupilas negras de Lin Feng. Él sonrió de una manera resplandeciente.

"¡Levántate!", Dijo Lin Feng. En un instante, el cuerpo demoníaco se levantó lentamente, su intención demoníaca se elevaba hacia el cielo, sus negras pupilas parecían heladas, y parecía impasible.

"¡Nueve energías del inframundo, eres mía!", Pensó Lin Feng sonriendo con satisfacción. Se giró y miró a los cultivadores fuertes rodeados de energías demoníacas. La Canción Demoníaca de los Nueve Inframundos había tomado el control de sus cuerpos.

"¡Arrodíllate!", Dijo Lin Fen. Su voz resonó en la habitación cuando todos los demonios esclavos se arrodillaron.

"¡Levántate!", Dijo Lin Feng mirándolos. No solo podía usar las energías de las canciones demoníacas, sino que también podía controlar a aquellos que se habían convertido en esclavos demonios.

Todos se pusieron de pie después de su orden.

"Las escrituras imperiales son increíbles, aunque solo tengo la fuerza del noveno reino de Tian Qi, esas energías purificaron completamente mi fuerza demoníaca. Ahora puedo contaminar el Qi puro de los cultivadores Zun de bajo nivel. También puedo usar habilidades aún más poderosas." Pensó Lin Feng. Ahora, incluso si usara su técnica Cosmos que Quema el Sol, que proviene de las escrituras Tian, ​​nunca sería tan poderosa como su intención demoníaca.

"Mi técnica Cosmos que Quema el Sol no es lo suficientemente potente. Necesito encontrar algunas escrituras para reemplazarla." Pensó Lin Feng.

Lin Feng miró a su alrededor, aparte de las marcas y los patrones demoníacos, ese lugar no tenía nada de interés. Ese era solo un lugar donde el Emperador Demonio del Inframundo vino a practicar la cultivación. El Emperador Demonio del inframundo no traería sus tesoros a esa habitación. Lin Feng probablemente tenía razón, que el Emperador Demonio del Inframundo y la Emperatriz Xi tenían sus tesoros con ellos, o tal vez en el cuerpo de la Emperatriz Xi que el Emperador Demonio del Inframundo se había llevado consigo cuando se fue.

Había algunas otras marcas dentro de la sala del palacio, pero no fueron útiles para Lin Feng porque no podía entenderlas. Para comprender todas las marcas escritas por los grandes emperadores, al menos tenía que tener la fuerza de un emperador de cultivación.

"Boom boom boom!" En ese momento, el palacio demoníaco se sacudió violentamente, como si una montaña se estuviera derrumbando. Lin Feng levantó la cabeza.

"¡No podían quedarse aquí, así que quieren destruir el palacio!", Susurró Lin Feng. Esas personas que se habían ido estaban atacando el palacio. Como no podían derrotar a Lin Feng y no podían hacer nada interesante en el palacio, querían destruirlo mientras Lin Feng todavía estaba dentro.

Lin Feng levantó las manos y rompió una pared gigantesca que caía sobre su cabeza. El palacio demonio ya estaba empezando a colapsar.

"¡Boom!" Sonaron aterradoras explosiones y Lin Feng pudo sentir las energías terriblemente opresivas a su alrededor. Entonces, vio una silueta entrar en la sala del palacio, era Qing Meng Xin. ¿Por qué no se había ido ya?

"¡Ven aquí!", Dijo Lin Feng a Qing Meng Xin. Su silueta parpadeó y llegó junto a Lin Feng. Lin Feng controló a los esclavos demoníacos a su alrededor para sostener las paredes del salón.

Lin Feng se dio la vuelta y miró el hilo de conciencia dejado por el Emperador Demonio del Inframundo, y luego gritó: "¡Adelante!"

El hilo de conciencia del emperador se convirtió en una luz que penetró en la conciencia divina de Lin Feng.

"Boom boom boom!" Finalmente, la sala se derrumbó. Lin Feng ya podía ver a mucha gente por encima de él, un grupo de cultivadores Zun. Muchos de ellos habían estado en el palacio del demonio antes y se habían molestado.

"¿Estás muerto o vivo?", Gritó la multitud cuando vieron a los demonios esclavos en medio de las ruinas. La Canción Demoníaca de Nueve Inframundos había influenciado a tanta gente y había matado a tantos.

"¿Estás ciego?", Preguntó Lin Feng mirando a esas personas.

"Qué presuntuoso. ¿Crees que porque mataste a unos pocos cultivadores Zun de bajo nivel, eres más fuerte que todos los demás? ¿Qué tesoro encontraste que te hizo atravesar al noveno reino de Tian Qi? "Dijo ese cultivador. Él era un cultivador del cuarto reino de Zun Qi.

"¡Los tesoros imperiales del Emperador Demonio del Inframundo, si los quieres, ven y encuéntralos!", Dijo Lin Feng, lanzando una aterradora intención demoníaca. Sus energías demoníacas también contenían energías maldicientes.

"Estás actuando imprudentemente, ya que es así, ¡tendrás que morir!", Dijo ese cultivador. Se convirtió en un torbellino y descendió del cielo hacia Lin Feng. Su torbellino gris se convirtió en una espada gigantesca que se movió hacia Lin Feng.

Él estaba usando energías abstrusas del viento y sus energías abstrusas del viento eran el nivel cuatro.

"¡Muere!", Dijo Lin Feng. Su Qi demoníaco se elevó a los cielos, sus ojos estaban negros como la brea, helados, llenos de asesinatos. Luego, se arrojó al enemigo. El oponente estaba sorprendido. Las energías demoníacas de Lin Feng habían corroído su determinación de lucha.

"¡Heridas de viento, Lacerate!" Gritó furiosamente ese cultivador. Los fuertes vientos se movieron hacia Lin Feng, lacerando el espacio alrededor de ellos en su camino. Qing Meng Xin levantó la cabeza, parecía aterrorizada.

"¡Kacha!" El suelo se quebró. Era difícil ver sus ataques, sin embargo, Lin Feng no se vio afectado. Él esquivó el ataque que luego aterrizó a pocos milímetros de él. Al mismo tiempo, el cultivador del cuarto reino Zun Qi también aterrizó frente a Lin Feng.

"¿Puedes quitarme la vida?", Preguntó Lin Feng saltando hacia él. Luces demoníacas surgieron de sus ojos. Su oponente fue tomado por sorpresa, la intención demoníaca de Lin Feng estaba afectando su determinación. Parecía perder su vista. Sin embargo, a pesar de que apenas podía soportarlo, no cerró los ojos. La sangre goteaba de sus ojos por la lucha.

"¡Maldición!", Dijo Lin Feng. El suelo tembló cuando aparecieron más grietas. Cientos de energías surgieron de sus ojos y se fusionaron con el alma de su enemigo.

"¡Arrodíllate!" Gritó Lin Feng furiosamente. Podía sentir que el alma de su enemigo estaba afectada y que iba a arrodillarse.

"No ..." Gritó el cultivador furiosamente. Sorprendentemente, un cultivador del reino Tian Qi lo hacía arrodillarse.

"¡Arrodíllate!" Gritó Lin Feng nuevamente.

Ese cultivador Zun comenzó a temblar, ya no tenía ganas de pelear. Incluso un cultivador del cuarta creino Zun Qi no pudo resistir las maldiciones y las energías demoníacas de Lin Feng juntas.

"¡Muere!", Dijo Lin Feng. Dejó de jugar con su oponente, sus energías demoníacas y de maldición eran fuertes, pero no pudo controlar por completo a un cultivador del cuarto reino Zun Qi. Él podría dañar su determinación.

Lin Feng le dio un puñetazo en la cara a su oponente. ¿Un cultivador del noveno reino Tian Qi podría destruir fácilmente a un cultivador del cuarto rino Zun Qi?

"Hay una nueva bestia en la provincia de Ba Huang. Con la fuerza del reino Tian Qi, puede derrotar a los cultivadores Zun. Probablemente podría ser considerado como uno de los diez jóvenes cultivadores más fuertes en la provincia de Ba Huang. Un mago negro ha aparecido en este pequeño mundo ... Imagine si luchara contra Lin Feng, ¿quién sería más fuerte?" Pensó mucha gente.

Aunque Lin Feng conocía algunos hechizos demoníacos, no tenía esos ojos demoníacos. Además, Lin Feng era un cultivador de espada, ¡ese cultivador usaba la magia y la intención demoníaca!

Login Form

CrewChat