buscar

Home

PMG: Capítulo 1268 - Diosa, la tumba de la Emperatriz Xi

Duan Xin Ye

 

Imagen oficial de Duan Xin Ye y de Qiu Yue Xin  (Ya que son idénticas)

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1268 - Diosa, la tumba de la Emperatriz Xi

Todos levantaron la cabeza para ver qué estaba pasando.

"¡Un Gran Emperador Sellador de Demonios está sellado aquí!" El gran emperador demoníaco había estado en un pequeño país como Xue Yue y dentro de esa piedra, otro gran emperador estaba sellado.

Como era de esperar, la técnica de sellado de demonios se había utilizado para sellar a un demonio, un emperador demonio.

El emperador demonio en el cielo parecía tranquilo, estaba observando a la multitud de una manera desdeñosa. ¿Quién podría competir con él en el mundo?

La Canción Nueve Mundos del Inframundo, podría hacer que la gente se convierta en demonios.

Aparte de esa energía demoníaca aterradora, la gente también sentía algo de tristeza, la tristeza de un emperador caído.

"¡El emperador demonio también tiene emociones!", Pensó Lin Feng. Le recordó a Xue Yue cuando utilizó la espada demoníaca porque Meng Qing se había convertido en un animal. Él todavía no ha perdido sus emociones por completo.

Lin Feng lanzó su propio Qi demoníaco, pero no lo hizo a propósito.

En Xue Yue, muchas personas pudieron escuchar la Canción Nueve Mundos del Inframundo, y un Qi negro emergió lentamente de sus cuerpos.

"Si conociera a un hombre así, incluso si envejeciera y no fuera tan hermosa como ahora, ¡eso no sería un problema!", Pensó Yi Ren Lei, que estaba mirando desde la distancia.

"¡Kacha!" Los ocho emperadores todavía estaban luchando. Especialmente el gran roc oriental, sus deslumbrantes energías doradas se estaban volviendo negras y sus ojos también se estaban volviendo negros.

"La obsesión de un emperador demonio estúpido, no me convertirás en un demonio. ¡Solo rompa! ", Gritó el gran roc oriental que miraba al cielo. El emperador demonio en el cielo solo se movió un poco. Miró al emperador Peng de una manera desdeñosa. La canción demoníaca comenzó a sonar aún más fuerte en el cerebro del Emperador Peng, derribándolo de nuevo.

"¿Un estúpido emperador demonio?", La multitud no estuvo de acuerdo, ese emperador demonio era aterrador.

"¿Quién es ese?" Lin Feng entendió que los cultivadores demoníacos increíblemente fuertes podían obligar a sus enemigos a someterse con solo mirarlos.

"El Emperador Demonio del Inframundo. ¡Es solo un hilo de energía que no se ha dispersado durante miles de años! "Dijo Qiong Qi usando telepatía. Ese era un emperador demonio, un gran emperador, podía hacer todo esto con solo un pequeño hilo de energía que no había muerto en miles de años.

"El Emperador Demonio del Inframundo tiene emociones, ¿por qué el Gran Emperador Sellador de Demonios lo selló? ¿Y usted? ¿Quién te selló? ¿Qué está pasando? ", Preguntó Lin Feng a Qiong Qi.

"Como quieres saber más, puedo contarte un poco. En el Continente de las Nueve Nubes, hay Nueve Canciones Prohibidas Demoníacas Divinas, el Emperador Demonio del Inframundo puede controlar una de las canciones, la Canción Demoníaca de los Nueve Mundos del Inframundo,. Debido a que la mujer que tiene en sus brazos murió, quiso matar al Gran Emperador de las tres vidas y luego tuvo lugar una gran guerra aquí. Si miras cuidadosamente el área sellada, te darás cuenta de que es una tumba." Dijo Yan Di a Lin Feng utilizando telepatía.

"¡Puedes ver la lápida allí!", Dijo Yan Di mirando el pico principal de la cordillera de Yun Hai. Después de que todo fue destruido en la cordillera, apareció una gigantesca lápida.

"¿Quieres ir y ver lo que está escrito en él? ¡Tiene algo que ver contigo!"

"¿Conmigo?" Lin Feng estaba asombrado, ¿qué tenía que ver la lápida del Emperador Demonio del Inframundo con él?

"¡Vámonos!" Lin Feng saltó sobre Qiong Qi, todavía rodeada de Qi demoníaco. Entonces, Qiong Qi voló hacia la lápida.

"¡Lin Feng!", Gritó Yuan Fei cuando vio que Lin Feng se marchaba de repente. Fue muy peligroso. ¡Incluso los cultivadores en la parte superior del reino Zun Qi no querían acercarse!

"¡Voy a ver algo allí!", Gritó Lin Feng a Yuan Fei.

"¡Pequeño bastardo, déjame ir contigo!", Entonces Yuan Fei lo siguió.

"¡Deshonra! ¡Vuelve! "Gritó el Gran Emperador Simio a Yuan Fei. Su silueta parpadeó y apareció frente a Yuan Fei.

"¡Voy a ver algo con Lin Feng!", Dijo Yuan Fei sonriendo. El anciano se encogió de hombros y sonrió.

El Gran Emperador Simio tenía enormes ojos mientras miraba a Yuan Fei y luego decidió seguirlo. Finalmente, Lin Feng y Qiong Qi aterrizaron frente a la lápida. Lin Feng lo leyó: "Diosa, la tumba de la Emperatriz Xi"

Esas palabras contenían un Qi increíble, pero el Qi no contenía ninguna tristeza.

"Aquí está la tumba de la emperatriz Xi, sorprendentemente, pero ¿qué tiene eso que ver conmigo?", Pensó Lin Feng. Le preguntó a Qiong Qi usando telepatía, "¿Por qué tiene algo que ver conmigo y por qué está escrita la diosa?"

"Por supuesto que tiene algo que ver contigo. ¿Te atreverías a venir conmigo al cielo y mirar a la chica que el Emperador Demonio del Inframundo tiene en la mano? "Dijo Qiong Qi usando telepatía.

"Dime primero, ¿qué papel jugaste durante la gran guerra de los emperadores?", Preguntó Lin Feng. Él sabía demasiado.

"¡Robé tumbas!", Dijo Yan Di. Lin Feng estaba asombrado, ¿Yan Di era un ladrón?

"¿¡Tú, un gran emperador, estabas robando tumbas !?" Lin Feng se quedó sin palabras.

"Hmph, yo no era el único. el Emperador Demonio del Inframundo también había robado tumbas, por eso murió. Pero ella ya estaba muerta, entonces las emociones eran inútiles. Cometió un error como emperador demonio, practicó la cultivación demoníaca y se enamoró de una mujer hermosa." Dijo Yan Di con desdén.

"Para él, tener emociones fue una tragedia, solo puede culparse a sí mismo. Se enamoró de una mujer hermosa, pero fue un amor unilateral " Dijo Yan Di.

"¡Créeme y ven conmigo, vamos a ver al emperador demonio!", Dijo Qiong Qi a Lin Feng usando telepatía.

"No estás tratando de engañarme, ¿verdad?", Dijo Lin Feng. Había engañado a los ocho emperadores, por lo que Lin Feng estaba un poco asustado.

"¡Bastardo, no confías en mí! No olvides lo que dijo el Adivino. Te diré la verdad, ahora no tengo mucha alma, incluso si continúo haciéndome más fuerte, nunca seré un gran emperador otra vez. Debo confiar en ti. ¡Por lo tanto, haré todo lo posible para que te conviertas en un gran emperador! Ahora, te mostraré lo afortunado que eres. ¡Es una gran oportunidad, no te lo pierdas o te arrepentirás por siempre! "Dijo Yan Di a Lin Feng usando telepatía.

Lin Feng lo pensó brevemente y asintió con la cabeza, "¡Bien, vayamos allá y veamos al Emperador Demonio del Inframundo!"

Entonces, ambos se levantaron en el aire.

Login Form

CrewChat