buscar

Home

PMG: Capítulo 1260 - ¡Los esclavos!

Duan Xin Ye

 

Imagen oficial de Duan Xin Ye y de Qiu Yue Xin  (Ya que son idénticas)

Editado y traducido por Gasaraki

_______________________________________

Capítulo 1260 - ¡Los esclavos!

"¡Oh, no, qué mala suerte!", Pensaron las personas de los tres grupos poderosos. Sabían que se enfrentaban a Lin Feng, por lo que ahora sabían que las personas que llegaban eran de Jiange.

Lamentaron todo ahora. Quién podría haber pensado que Lin Feng, un genio que se había levantado recientemente en la provincia de Ba Huang, aparecería en el palacio imperial de Xue Yue. Además, parecía que Lin Feng era de allí, ese pequeño país.

"¡Un cultivador de un país tan pequeño ha sorprendido a todos en la provincia de Ba Huang!" ¿Cómo terminó Lin Feng en Ba Huang?

La multitud miró a los cultivadores que llegaban, había treinta y seis cultivadores fuertes en total. Todos se inclinaron frente a Lin Feng al mismo tiempo y gritaron al unísono: "¡Joven maestro!"

Lin Feng era el líder de esas personas terriblemente fuertes?

"¡Kacha!" Lin Hai apretó los puños y sus huesos crepitaron. No podía creer lo que veía.

Yue Meng He, Xin Ye y todos los demás estaban completamente estupefactos. El ejército de Chi Xie, todos en el palacio estaban asombrados y tenían la sensación de que se estaban sofocando. ¿Su general, su rey, había conquistado otros territorios y poseído otros ejércitos? ¿Era por eso que esos tres poderosos grupos parecían aterrorizados después de escuchar el nombre de Lin Feng?

"Xue Yue, Lin Feng", ¿por qué no, "Clan Lin, Lin Feng" en su lugar? ", Pensó el Clan Lin.

Lin Feng parecía tranquilo y sereno. Miró a los treinta y seis cultivadores fuertes.

"¡Rodearlos!", Exigió Lin Feng.

"¡Bien, joven maestro!", Dijeron los fuertes cultivadores de Jiange. Su Qi espada se disparó y sus siluetas parpadearon mientras rodeaban a los tres poderosos grupos.

"Lin Feng, Su Excelencia, ¡acabo de decir que solo venimos como invitados, por favor, perdónanos!", Dijo uno de los líderes sonriendo. Pero Lin Feng lo ignoró y le dijo: "¡Si alguien da un paso, mátalos!"

"¡Si Maestro!", Dijeron los fuertes cultivadores de Jiange.

"¿Qué tan fuertes son los cultivadores que llaman a Lin Feng" Joven maestro "?", Pensó la multitud. Estaban curiosos ahora. No podían saber quiénes eran esos fuertes cultivadores de Jiange. Solo podían usar sus ojos para hacer conjeturas.

"Lin Feng, Su Excelencia, ¿qué podemos hacer para que nos perdone? Haremos cualquier cosa." Dijo el gran cultivador cuando vio que Lin Feng no lo estaba escuchando.

Lin Feng lo ignoró de nuevo. Esas personas querían matar a sus amigos y familiares un momento antes.

Los enemigos notaron a una persona en particular de Jiange, un anciano que habían visto antes. Era uno de los altos funcionarios de Jiange, un cultivador Zun extremadamente fuerte. Él era mucho más fuerte que algunos de los cultivadores Zun que estaban en la ceremonia del cumpleaños del Señor Wen. Pudo haber llegado a la octavo reino Zun Qi.

"¿Puedes mantener a esa gente bajo control?", Preguntó Lin Feng al cultivador Zun más viejo. Aunque esas personas deberían morir, también podrían convertirse en esclavos y proteger el palacio.

"En Jiange, tenemos una técnica de conciencia divina donde podemos dividir en muchas espadas y controlar la conciencia divina de la gente, pero la conciencia divina del taumaturgo debe ser más fuerte que la de los enemigos". Por lo tanto, solo los cultivadores en la parte superior del reino  Zun Qi pueden controlarlos." Respondió respetuosamente el anciano de Jiange.

"Además de ti, ¿hay otros cultivadores de la parte superior del reino  Zun Qi?", Preguntó Lin Feng.

"¡Jian Ling Kong, Jian Ling Xiao!", Gritó el alto funcionario en voz alta. Dos siluetas parpadearon y aterrizaron frente a Lin Feng, gritaron al unísono: "¡A su servicio, joven maestro!"

"¡Dos cultivadores más en la parte superior del reino Zun Qi!", Pensó Lin Feng. Él estaba satisfecho. Tres cultivadores en la parte superior del reino Zun Qi ya eran increíbles, incluso en la provincia de Ba Huang.

"Voy a preguntarte algo, ¿se involucraron en tu plan para invadir el palacio imperial?", Preguntó Lin Feng señalando a Lin Qian y al Clan Lin. Si hubieran aceptado ayudarlos, Lin Feng nunca los perdonaría.

"No tiene nada que ver con ellos." Dijo el padre del joven con honestidad. "Lin Feng, Su Excelencia, cometimos un error y estamos dispuestos a darle todos nuestros tesoros. Por favor, perdónanos y déjanos ir, ¡no te hagas cargo de nuestra conciencia divina!"

"¿Controlar tu conciencia divina?", Susurró Lin Feng. Sonrió fríamente y dijo: "Querías matarnos, y los que más matarían elegirían primero sus territorios, pero ahora, ¿quieres vivir? ¡Eso es ridículo!"

"No quiero ver la pérdida de sangre." Dijo Lin Feng indiferente ante el alto funcionario de Jiange. El alto funcionario entendió y estrechó su mano, "¡Quiero que trabajes limpiamente!"

"Slash, slash ..." El Qi espada corrió hacia los cielos. ¡Las treinta siluetas de los cultivadores parpadearon y las caras de los enemigos se pusieron pálidas como la muerte!

"No ..." gritó alguien furiosamente. Querían escapar, pero Qi espada fue abrumador.

Las luces de la espada desaparecieron rápidamente, pero aún quedaban rastros del Qi espada en el aire. La multitud se dio cuenta de que nadie quedaba del lado del grupo del joven. Al igual que Lin Feng había dicho, no había sangre en absoluto.

"Las personas que llaman Lin Feng" Joven Maestro "son aterradoras", pensó la multitud.

"¡Ustedes dos, tomen un grupo cada uno y tomen el control sobre ellos!", Dijo Lin Feng a Jian Ling Kong y Jian Ling Xiao.

"¡Si, joven maestro!", Dijeron los dos cultivadores que asentían al unísono. Uno aterrizó frente a un grupo y el otro frente al otro grupo.

Los dos cultivadores en la parte superior del reino Zun Qi lanzaron su conciencia divina hacia sus terceros ojos.

Después de tomar el control de todas esas personas, pudieron ver todo lo que estaban haciendo. Si alguna vez los traicionaron, los fuertes cultivadores de Jiange podrían simplemente matarlos. A partir de ahora, eran esclavos.

"Les daré diez años. Durante esos diez años, trabajaran para el palacio imperial de Xue Yue. Después de esos diez años, les dejaré ir. Por supuesto, en diez años, si considero que no han tomado en serio su deber, no culpes por ser despiadado." Dijo Lin Feng con indiferencia. ¡Su vida estaba en manos de Lin Feng!

"¡Jian Ling Kong, Jian Ling Xiao, ustedes dos se quedan en el palacio imperial por ahora y protegen a las personas que viven allí!", Dijo Lin Feng a los dos cultivadores de la parte superior del reino Zun Qi. Todavía quedaban algunos problemas por resolver en Xue Yue, por lo que por el momento, Lin Feng tenía que asegurarse de que la ciudad de Yangzhou estuviera a salvo.

"¡Si, joven maestro!", Dijeron Jian Ling Kong y Jian Ling Xiao.

"¡Traes a los demás a la cordillera de Yun Hai, no peleas con nadie más y esperas mis órdenes!", Dijo Lin Feng al alto funcionario de Jiange. Él asintió y se fue con el resto del grupo. ¡Ahora se dirigían a la cordillera Yun Hai!

Login Form

CrewChat