buscar

Home

PMG: Capítulo 1256 - El camino de Xin Ye

Duan Xin Ye

 

Imagen oficial de Duan Xin Ye y de Qiu Yue Xin  (Ya que son idénticas)

Editado y traducido por Gasaraki

_______________________________________

 

Capítulo 1256 - El camino de Xin Ye

Lin Feng estaba acostado en una cama esa noche, tenía los ojos abiertos y disfrutaba de la tranquilidad de la noche.

Desafortunadamente, esos próximos días no iban a ser pacíficos, especialmente en la cordillera de Yun Hai. Entonces, por el momento, quería disfrutar de la tranquilidad y la paz de estar con sus amigos y familiares.

Lin Feng oyó la puerta, sonrió y cerró los ojos.

La cabeza de Xin Ye se asomó. Lentamente caminó hacia él y se acostó junto a Lin Feng.

Sin embargo, Lin Feng actuó como si estuviera profundamente dormido.

"¡Estás fingiendo!", Dijo infeliz Xin Ye y luego sacudió a Lin Feng. Lin Feng estalló en carcajadas, él la agarró de la cabeza y la arrastró hacia él.

"¿Qué? ¿Me extrañaste?", Dijo Lin Feng abrazándola fuerte. Se puso roja y asintió.

"Y duermes aquí felizmente, pero ni siquiera viniste a buscarme." Dijo infeliz Xin Ye.

"¡Tenía miedo de ser indecente!", Dijo Lin Feng.

"¡Hmph!" Lin Feng tiró su rostro hacia él y besó sus labios. Xin Ye se convirtió en petrificada, sus ojos se llenaron repentinamente de infinito amor y pasión.

Lin Feng le puso las manos en la cara y dijo: "Xin Ye, ¿cómo es que te has vuelto tan fuerte?"

Lin Feng pensó que el cultivador más fuerte del palacio no era ni su padre, ni su madre, ni el señor Chi ni el señor Huo, ¡sino Xin Ye!

Ella ya había llegado al quinto reino Tian Qi, unos niveles más y empezaría a asustar a Xue Yue solo con su nivel de cultivación. ¿Cómo es eso? Después de todo, en el pasado, a ella no le gustaba practicar mucho el cultivo.

Xin Ye lo miró de una manera extraña, como si ella tampoco estuviera segura, "Yo tampoco lo sé. De repente, fue como si alguien me hubiera enseñado a cultivar, y de repente mis habilidades mejoraron aún más."

Lin Feng estaba sorprendido. Que extraño.

Xin Ye y Yue Xin tenían tantas cosas en común y se veían exactamente iguales.

"Lin Feng, ¿qué sucede?" Preguntó Xin Ye porque Lin Feng de repente se había sentido extraño.

"Estoy bien." Dijo Lin Feng de una manera suave. Xin Ye solo sonrió de una manera suave.

"Lin Feng, Fei Fei todavía está en mi habitación, dormiré aquí, ve y únete a ella." Dijo Xin Ye empujando a Lin Feng.

Lin Feng negó con la cabeza, sonrió y dijo: "Viniste aquí, ¿quieres escapar del demonio ahora? Mwahaha! "

La cara de Xin Ye se puso completamente roja cuando lo escuchó. La mano de Lin Feng se deslizó en su ropa.

Xin Ye volvió la cabeza y ella no lo miró, su rostro estaba extremadamente rojo.

Lin Feng estaba terriblemente excitado. Se movía lentamente mientras la tomaba de la cabeza y la obligaba a darse la vuelta. Luego la besó apasionadamente. Al mismo tiempo, puso su mano sobre sus pechos perfectos y la tocó suavemente, haciéndola gemir. Xin Ye abrazó a Lin Feng, lentamente se puso de buen humor.

Lin Feng lentamente se quitó la ropa, se abrazaron y se convirtieron en uno.

"¡Xin Ye!", Dijo Lin Feng mientras estaba encima de Xin Ye.

Xin Ye abrió los ojos y miró a Lin Feng.

"Xin Ye, no importa lo que pase, debes recordar que te amo profundamente, ¡eres mi amada esposa!", Dijo Lin Feng mientras continuaba haciendo el amor con ella.

"¡Bien! ¡Lo sé! "Dijo Xin Ye arrastrando a Lin Feng cerca de ella otra vez. Ella solo amaba a Lin Feng. Él era la persona más cercana que ella tenía en su vida.

Xin Ye no trató de ocultar sus gemidos, su voz era fuerte y podía oírse por todos lados, incluso fuera de la habitación.

"Lin Feng, ese es mi mundo, ¡hazme el amor como una bestia!", Dijo Xin Ye. Estaba terriblemente excitada, su voz increíblemente excitante también. Lin Feng luego le hizo el amor con aún más pasión.

Después de un largo tiempo, se detuvieron y se acurrucaron, todo se sintió como un sueño. Xin Ye estaba en el brazo de Lin Feng, sudaba y tenía la cara roja. Se sintió tímida después de terminar y no se atrevió a mirar a Lin Feng.

Lin Feng no dijo nada, solo sostuvo a Xin Ye en sus brazos y la acarició. Un momento antes, mientras estaban haciendo el amor, parecía que habían terminado en otro mundo. Xin Ye parecía haber aprendido a crear un mundo paralelo. Lin Feng también había aprendido cómo lanzar hechizos territoriales cuando había llegado al quinto reino de Tian Qi, pero no le preguntó sobre eso. En cambio, la abrazó con fuerza, como si temiera que ella lo dejara.

"Los humanos pertenecen a la Tierra, la Tierra pertenece al cielo, el cielo sigue al Taoísmo, y el Taoísmo sigue a la naturaleza. Nada controla nada, la naturaleza sigue su curso, el corazón y la mente, los sentimientos y los deseos, ¡despertémonos a la verdad y logremos la iluminación! "Dijo Xin Ye levantando la cabeza y mirando a Lin Feng.

La naturaleza no oprimió el corazón y la mente, no oprimió los deseos y los sentimientos, todo era natural, las diez mil cosas de la creación eran parte de la naturaleza.

No era de extrañar que Xin Ye se hubiera vuelto tan fuerte, su forma de pensar había cambiado por completo. Ella ya había comenzado a caminar en el camino de la iluminación.

"¡Te has vuelto tan fuerte, mi pequeña Xin Ye!", Dijo Lin Feng sonriendo. Xin Ye sonrió, ella todavía era muy pura, estaba enamorada y Lin Feng la estaba reconociendo.

"¡Mi niña tonta!", Dijo Lin Feng abrazando a Xin Ye. Luego, se durmieron, relajados y felices. Nada podría contaminar sus pensamientos.

Esa noche, Lin Feng durmió muy bien. Cuando se despertó, Xin Ye ya estaba vestida y sentada a su lado, ella le acariciaba el cabello y lo miraba.

"¡Xin Ye, quiero hacerlo de nuevo!", Dijo Lin Feng en tono de broma. Xin Ye se sonrojó y puso los ojos en blanco, "Date prisa y sal de la cama. Necesito limpiar la habitación, ¡es la habitación de Yi Xue!

"Eh ..." Lin Feng sonrió con ironía y se levantó. Había olvidado que era la habitación de Yi Xue.

Después de un rato, terminaron de limpiar la habitación y salieron.

"¡Hermano!", Dijo Xiao Ya como si hubiera estado esperando afuera por un tiempo. Luego miró a Xin Ye, sus ojos brillaban mientras decía, "Xin Ye, la ropa que pones hoy se ve muy bien!"

Xin Ye se sonrojó cuando escuchó eso. Xiao Ya se rió y caminó hacia Lin Feng, ella agarró su mano y dijo: "Hermano, ayer por la noche, te divertiste con Xin Ye, así que hoy, tienes que quedarte conmigo porque rara vez hacemos cosas juntos."

"Está bien, podemos pasar un tiempo juntos." Dijo Lin Feng acariciando su cabeza.

"Y Yun Xi y Yi Xue también quieren venir." Dijo Xiao Ya riéndose.

"¡Está bien, en total!", Dijo Lin Feng asintiendo. Todavía no había tenido tiempo de pasear por la ciudad de Yangzhou. Lin Feng estaba feliz de caminar, explorar, ver su ciudad. Después de dos días, él comenzaría a ocuparse de asuntos personales nuevamente. Él se preguntaba qué aspecto tendría dentro de la cordillera de Yun Hai. Sin embargo, todavía había cultivadores fuertes en la ciudad de Yangzhou, tenía que ver qué podía hacer al respecto. Si algo sucediera en la ciudad de Yangzhou, todo el país estaría en problemas.

Temprano en la mañana, dentro de la ciudad de Yangzhou, fue particularmente tranquilo y pacífico. Estaban caminando por la carretera principal, la brisa acariciaba sus cuerpos.

"Qué chica tan hermosa, ¿quién es ese hombre joven? ¡Se ve extraordinario y rico! ", Pensaron algunas personas. Un hombre y unas chicas hermosas caminando en la calle, ¿cómo podría la gente no darse cuenta de eso? Además, parecían bastante cercanos. Entre las dos chicas más bellas, una parecía natural y pura, la otra se veía caliente y seductora. También había una chica esbelta y elegante.

"¡Hermano, mire!", Dijo Xiao Ya corriendo hacia la cabina de un vendedor. Había todo tipo de cosas allí, horquillas, juguetes, etc. En la ciudad de Yangzhou, había muchos puestos con tales cosas, pero en la provincia de Ba Huang, esas cosas eran extremadamente raras.

Lin Feng se sentía tranquilo y en paz. La gente en la ciudad de Yangzhou era más fuerte de lo que solía ser. Lin Feng miró a Xiao Ya y se sintió feliz.

"Trote, trote, trote ..." en la distancia, había caballos corriendo.

Los líderes eran un hombre joven y una niña. El joven se veía extraordinario mientras que la niña parecía heroica. Llevaba una túnica de color rojo fuego y era hermosa, pero parecía indiferente.

"Esa es Lin Qian, la bella chica del Clan Lin, desafortunadamente, el Clan Lin expulsó a Lin Feng en el pasado, de lo contrario la ciudad de Yangzhou sería suya", Pensaron algunas personas cuando vieron a esa chica. En el pasado, el Clan Lin había expulsado a Lin Feng y luego había comenzado a levantarse y gobernar sobre Xue Yue, todo el mundo sabía eso. Todo el mundo hablaba sobre el legendario Lin Feng cuando tomaba una taza de té o una comida con amigos y familiares. Por supuesto, a veces la gente también pensaba en Lin Qian, aparte de Lin Feng, ella era la cultivadora más fuerte del Clan Lin.

Especialmente esos días, desde que Lin Qian había regresado al Clan Lin, ¡se había vuelto bastante fuerte!

Login Form

CrewChat