buscar

Home

PMG: Capítulo 1253 - Estoy de vuelta

Capítulo 1253 - Estoy de vuelta

La ciudad Yangzhou era ahora la ciudad imperial de Xue Yue. Había muchos cultivadores fuertes allí ahora. Muchos de los cuales ya habían llegado al reino Tian Qi.

Antes, Duan Ren Huang había asombrado al país porque había llegado al reino Tian Qi. Él no tenía enemigos entonces, pero ahora, los cultivadores de nivel Tian eran la norma. Dentro del palacio imperial, había al menos diez personas que se habían vuelto bastante fuertes. Xue Yue ahora podría considerarse un imperio de bajo nivel, ¡incluso!

Sin embargo, muchas personas se habían dado cuenta de que los cultivadores de nivel Tian eran aparentemente débiles en comparación con todos los cultivadores fuertes que habían llegado en los últimos tiempos. Los cultivadores de nivel Tian no eran nada comparados con los cultivadores Zun y ahora había tantos cultivadores Zun en la ciudad de Yangzhou.

"Todos hemos hecho grandes mejoras para fortalecernos y ahora todavía somos demasiado débiles. Estamos muy maldecidos." Dijo alguien afuera del palacio imperial.

"¿Qué podemos hacer? El hechizo de despliegue podría matar a los cultivadores  Zun, pero ahora, si se teletransportan adentro, no actuarán amistosamente con todos los que están dentro." Dijo otro que suspiraba.

"Desafortunadamente, el Rey Lin Feng no está aquí. De lo contrario, me pregunto qué pasaría. Tal vez él podría enfrentarlos."

"¡La última vez, mató a gente del reino Tian Qi e incluso lanzó un hechizo de protección que podría matar a los cultivadores Zun! Me pregunto qué tan fuerte es ahora."

"Es inútil. Aunque el Rey Lin Feng es fuerte, todavía es joven. ¿Cómo podría competir con seres tan increíbles como los cultivadores Zun? Además, esta vez, no solo hay uno o dos, hay innumerables cultivadores Zun. "Algunas personas estaban charlando y suspirando.

No sabían que Lin Feng podía escuchar lo que estaban diciendo.

Lin Feng y Liu Fei aparecieron afuera del palacio. Algunas personas realmente querían atacar el palacio?

El palacio era su emblema, su símbolo. Si esos poderosos cultivadores quisieran invadirlo, podrían hacerlo. También pudieron ver que el hechizo de despliegue no era increíble.

"¡Espero que todos estén bien!", Pensó Lin Feng. Entró en el palacio y encontró guardias con armaduras rojas adentro, se veían solemnes y respetuosos. Sus ojos se veían brillantes y penetrantes, eran soldados imperiales Chi Xie, las fuerzas de élite de Xue Yue.

A los soldados ordinarios no se les permitía proteger ese prestigioso lugar, solo los soldados  Chi Xie tenían ese honor.

Inmediatamente reconocieron a Liu Fei y su impresionante figura. Y el joven a su lado, era bastante guapo.

Los sonidos metálicos se hicieron eco cuando pusieron sus lanzas hacia abajo y se arrodillaron. Sorprendentemente, el ejército de Xue Yue estaba arrodillado ante un joven y una joven.

"¡Su Majestad el Rey!", Dijeron los soldados al unísono. Todos parecían emocionados.

"¡Su Majestad el Rey!"

"Lin Feng!" De repente, algunas personas pensaron en algo, ¡Rey Lin Feng!

¡El Rey Lin Feng había regresado!

"Levántate." Dijo Lin Feng de una manera suave, sonriendo. Parecía amigable y tranquilo.

Lin Feng arrastró a Liu Fei con él y entró en el palacio.

"Aferrarse se aferran ..." el sonido metálico de las lanzas continuó sonando mientras Lin Feng penetraba más adentro del palacio. ¡El general Lin Feng estaba de vuelta! ¡Él iba a resolver todos sus problemas!

Lin Feng inspeccionó el palacio con su conciencia divina. Su madre Yue Meng He y su padre estaban en un pabellón, ambos fruncían el ceño y parecían descontentos.

Xin Ye todavía se veía pura y hermosa. Ella no parecía haber crecido más, estaba en su propia pintura de patio. Por su parte, había algunas chicas que se veían esbeltas y elegantes, bonitas y encantadoras.

"¡El señor Chi y el señor Huo todavía están inventando pociones!", Pensó Lin Feng riendo.

Para Lin Feng, mientras todos estaban vivos, él estaba feliz. Para todo lo demás, él estaba allí, ¡él podría lidiar con eso él mismo!

Lin Feng levantó la cabeza, miró al cielo, sonrió, respiró hondo y dijo: "¡He vuelto!"

"He vuelto ... ¡he vuelto!"

Su voz invadió todo el palacio y resonó por todos lados.

Lin Hai y Yue Meng He inmediato dejó de hablar. De repente dieron media vuelta y corrieron en dirección a la voz.

"¿Es la voz del pequeño Lin Feng?", Susurró Yue Meng He. Tenía lágrimas en los ojos. Los padres siempre estaban extremadamente preocupados por sus hijos. Cuántas noches se llenaron de pesadillas, pensando que lo peor le había sucedido a su hijo. No les importaba cuán fuerte era Lin Feng, solo querían que estuviera vivo y feliz, ¡todavía era su bebé!

La brocha de Xin Ye cayó al suelo, se giró y miró hacia la distancia. De repente, ella también tenía lágrimas en los ojos.

Los ojos de Xiao Ya brillaron cuando se elevó en el aire y gritó con entusiasmo: "¡Hermano!"

"¡Lin Feng!", Susurró Yun Xi. Ella sonrió resplandeciente y miró a lo lejos.

"Boom boom!" Explotó la sala de alquimia. Los dos viejos se miraron y se rieron, sus rostros estaban todos negros.

Todos comenzaron a correr emocionados.

El Rey Lin Feng estaba de vuelta! ¡Todo iba a estar bien!

La primera persona en llegar a Lin Feng fue Xiao Ya. Ella descendió del cielo y sonrió a Lin Feng. Entonces, ella corrió hacia él y lo abrazó.

"Hermano, finalmente, has vuelto".

Lin Feng también la abrazó e hizo una mueca, ¿quería ella oprimirlo con sus energías?

"¡Ya eres una chica adulta, ya no eres tan tímida!", Dijo Lin Feng abrazando a Xiao Ya. Xiao Ya se había vuelto esbelta y elegante, era casi tan alta como él.

"Bueno, ¿quién te dijo que no volvieras más seguido? ¡Te extrañé tanto! "Dijo Xiao Ya sonrojándose. Lin Feng y Liu Fei se miraron y se rieron, Xiao Ya también era tímida.

"¡No te burles de mí!", Dijo Xiao Ya.

"Está bien, no lo estamos." Dijo Lin Feng mientras acariciaba el cabello de Xiao Ya. Luego, vio a dos personas más llegar detrás de ella. Lin Feng sonrió de manera resplandeciente y dijo: "¡Papá, mamá!"

"Has vuelto, has vuelto ..." Yue Meng He se secó las lágrimas y sonrió.

"¡Niño pequeño, volviste a ver a tus viejos padres!", Dijo Lin Hai. Lin Feng sonrió, todos estaban felices y sonriendo.

Salió otra persona y era hermosa, pero tenía lágrimas en los ojos.

Duan Xin Ye se detuvo y miró a Lin Feng, quería hablar, quería decir algo porque tenía millones de cosas que contarle a Lin Feng, pero al final no salió nada.

Lin Feng caminó hacia ella y se secó las lágrimas, pero terminó llorando aún más.

Xin Ye cayó en brazos de Lin Feng y lloró frenéticamente.

______________________________________________________________________

 

Traducido y Editado Por Gasaraki

Login Form

CrewChat