buscar

Home

MGA: Capítulo 793 - Lección

 

Traducido por DxCronos

Editado por Gasaraki

Patrocinado por Darkrod

_______________________________________________________________

Capítulo 793 - Lección

 

"¡Insolencia! ¿Te atreves a pegarme? ¡Te mataré!"

 

Después de ser abofeteados, las llamas de furia salieron de los ojos de Ya Fei y Murong Wan. Ellas rechinaron sus dientes con ira. ¿Cuándo es que ellas, que crecieron en ambientes protegidos, recibieron tal humillación? No podían tolerarlo en absoluto.

 

"Te golpeo. ¿Y qué? "Independientemente de cuán mimados crecieron, Eggy no les dejó hacer lo que quisieran. Levantó la mano y les dio dos palmadas más, dejando dos huellas de manos moradas en el lado izquierdo y derecho de sus caras.

 

"¡Chica, mátennos si te atreves! ¡Mi abuelo no los perdonará a ninguno de los dos! "Ya Fei no pudo defenderse, y una vez más quedó avergonzada. Ella, que sabía que no había escapatoria hoy, no pidió perdón y en su lugar le gritó furiosamente.

 

"Heh, te dejaría salir demasiado fácilmente si te mato. Además, preste atención a su tono y palabras. No hagas sonar como si tu abuelo nos dejara ir si no te mato. ¿No es tu objetivo aquí ocuparte de Wuqing?"

 

"Ustedes mujeres venenosas. Hoy les daré una buena lección a ambas." Eggy entrecerró los ojos levemente, y su sonrisa era dulce. Sin embargo, tal sonrisa hizo temblar a Ya Fei y Murong Wan a pesar de la falta de frialdad.

 

"Ahh-"

 

De hecho, los dos sintieron dolor en las partes internas de sus muslos y chillaron incontrolablemente. El método de tortura de Eggy era diferente de los demás. Aunque no fue sangriento, definitivamente hubo violencia.

 

Ella estaba "pellizcando". En ese momento, sus manos de color blanco puro se asemejaban a dos abrazaderas de acero, ya que continuamente apretaban áreas en todo el cuerpo de Ya Fei y Murong Wan. Dejó marcas que iban del rojo al púrpura en su piel blanca como la nieve, que era tan suave como el jade.

 

Desde que eran niños, nunca habían sido intimidadas. Por lo tanto, ¿cómo podrían soportar tanta agonía? En un instante, resonaron todo tipo de gritos dolorosos.

 

Pero cuanto más era así, la sonrisa de la profiera Eggy se volvió porque nunca olvidaría cómo torturaron esas dos a Chu Feng. En comparación con el tormento que llevaron a cabo en Chu Feng, este grado de venganza estuvo lejos de ser suficiente.

 

A pesar de que odiaba cada fibra de Ya Fei y Murong Wan, Chu Feng tenía una importante misión con él. Cuando Eggy los reprimió a los dos, Chu Feng ya se había girado y, de acuerdo con las instrucciones registradas en la piedra, tendió una Formación Espiritual para activar completamente la Formación de Matanza de Demonio.

 

Después de un tiempo, la formación finalmente se completó. Sin embargo, la Formación de Matanza de Demonio fue muy compleja. Para activarlo aún requería una cierta cantidad de tiempo.

 

Afortunadamente, con esa piedra, fue suficiente para activar la formación. Entonces, después de que Chu Feng colocó la Formación Espiritual de Activación, no necesitó mirarlo ni canalizar el poder hacia él. En cambio, como tenía tiempo, se acercó y miró a las dos mujeres que lo habían torturado.

 

"Eggy, déjame hacerlo." Dijo Chu Feng con calma después de llegar. En ese momento, levantó un solo puño. Una daga hecha por el poder marcial apareció en su mano.

 

"Je, solo les estaba dando un aperitivo. Por supuesto, el plato principal que sigue es para ti."

 

Eggy, comprensiblemente, se puso de pie. Mientras lo hacía, usó su poder único para suprimir la fuerza de Ya Fei y Murong Wan, lo que los hizo ser incapaces de tomar represalias. Eran como peces en una tabla de cortar, esperando la matanza y el manejo de Chu Feng.

 

"Wuqing, adelante! ¡Mátame! No te tengo miedo. Si eres un hombre, entonces mátame!"

 

"¡Incluso si muero, no pediré ni una palabra de perdón! Jaja, ¿quieres torturarme? ¡Adelante! ¡No estoy asustada! ¡No importa qué, siempre serás una basura en mis ojos!"

 

Pero algo que Chu Feng no esperaba era que Ya Fei no siguiera gritándole, su actitud era extremadamente horrible. A juzgar por su apariencia, ella parecía haber abrazado la muerte.

 

Tal situación forzó a Chu Feng a fruncir el ceño. Al principio, Chu Feng quiso darles una probada de su propia medicina y torturar a las dos mujeres, y finalmente enviarlas en un viaje al infierno.

 

Fue porque eran realmente demasiado feroces, especialmente Ya Fei. Dejarla con vida definitivamente daría lugar a problemas en el futuro.

 

Sin embargo, viendo que no temían a la muerte, y ni siquiera temían la tortura, Chu Feng sintió que matarlos sería un acuerdo demasiado bueno. Sin embargo, si los torturaba con sus técnicas ... Después de todo, las mujeres no eran como los hombres. Torturarlos sin corazón, honestamente hablando, no era algo que Chu Feng pudiera hacer.

 

En ese momento, él no sabía cuál debería ser su curso de acción. Él simplemente sintió que esas dos mujeres eran bastante problemáticas de tratar.

 

"Heh, realmente no podría decirlo por tus apariencias, pero ustedes dos tienen un poco de coraje para permanecer valientes incluso antes de la muerte". Eggy soltó una risita cuando vio eso, y luego envió un mensaje mental a Chu Feng, "Chu Feng Para una mujer, a veces lo más preciado no es la vida. Hay una cosa que, si se da a un hombre indeseable, las hará sentir peor que la muerte. Incluso podrían quitar sus propias vidas por eso. Me pregunto ... ¿sabes qué es eso?

 

(En que pensara Eggy o.O)

 

"Yo ..." Chu Feng no era tonto, por lo que naturalmente entendió a Eggy de inmediato. Sin embargo, vaciló un poco. Después de todo, el presente era diferente del pasado. Él era una persona que ya tenía prometidas. ¿Fue esta realmente la elección correcta?

 

"Chu Feng, no te alejes de esto. Al enfrentar a mujeres desalmadas y venenosas, en lugar de simplemente matarlas, ¿por qué no atacar su debilidad y hacer que sufran por el resto de sus vidas? "  Eggy continuó insistiendo.

 

"Jaja, ¿tienes miedo, cobarde? ¿Te falta incluso las agallas para matar? ¡En verdad eres basura! "Justo en ese momento, Ya Fei de repente se rió y comenzó a burlarse de Chu Feng.

 

Mirando el rostro malicioso de Ya Fei y escuchando su voz burlona, ​​la ira inmediatamente se elevó en el corazón de Chu Feng. Haciendo caso omiso de todo, extendió su brazo y agarró la falda de Ya Fei. Bajó, y después de un sonido desgarrador, la preciosa falda rosa de Ya Fei estaba hecha pedazos.

 

Al ver a Ya Fei en este momento, aunque Chu Feng la odiaba inmensamente, su corazón no podía evitar ser conmovido. Tenía que admitir que Ya Fei no solo tenía una cara hechicera, su cuerpo era indescriptible.

 

"¡Ah!" En cuanto a Ya Fei, nunca esperó que Chu Feng de repente se rasgara la falda. Al ver su cuerpo casi desnudo, con pedazos de la falda esparcidos por su cuerpo, la arrogancia en el rostro de Ya Fei desapareció y lo que la reemplazó fue un miedo sin fin. Aparte de eso, miró a Chu Feng con sus brillantes ojos y gritó con un tono feroz, "¿Qué estás haciendo?"

 

"¿Qué estoy haciendo? ¡Te mostraré en este momento lo que estoy haciendo! "Chu Feng no perdió más aliento y con un zumbido, se bajó los pantalones y luego reveló una sonrisa malvada.

 

En ese momento, no solo Ya Fei, incluso Murong Wan estaba estupefacta por el terror.

 

Ambas sabían lo que Chu Feng estaba a punto de hacer; era algo que esperaban que Chu Feng nunca hiciera.

Login Form

CrewChat