buscar

Home

PMG: Capítulo 1218 - Despiadamiento

Duan Xin Ye

Imagen oficial de Duan Xin Ye y de Qiu Yue Xin  (Ya que son idénticas)

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1218 - Despiadamiento

La espada de Bai Qiu Luo era rápida, y además, Lin Feng estaba alucinando. Tenía la sensación de que iba a morir si dejaba de concentrarse ni por un segundo. Fue suficiente para hacerle sentir que se daba por vencido.

"¡Muere!" Lin Feng rechinó los dientes y retrocedió. Sacó su Espada Tian Ji y aparecieron deslumbrantes truenos, rodeando a Bai Qiu Luo. También lanzó algunas energías abstrusas desoladas.

"Bzzz!"

Bai Qiu Luo se movió como el viento y con gracia. Esquivó la Espada Tian Ji y continuó moviéndose hacia Lin Feng.

Lin Feng notó que la espada era menos amenazante cuando Bai Qiu Luo comenzó a correr tan rápido. Chocó contra la Espada Tian Ji y Bai Qiu Luo tenía una sonrisa fría pero extraña. Estrechó su mano y su espada se movió de nuevo, esta vez parecía una estrella.

El alma de Lin Feng tembló, Bai Qiu Luo estaba cada vez más cerca de él ahora.

"¡Asesino!"

Lin Feng sintió que se enfrentaba a un asesino, ¿era Bai Qiu Luo de la Unión Imperial Asesina?

¿Qué era el Pabellon del Ocaso entonces? ¿Era la rama principal de la Unión Imperial Asesina? Si ese era el caso, eso era aterrador. Si Bai Qiu Luo estaba trabajando para la Unión Imperial Asesina y continúa acelerando, ¿se convertirá en el futuro líder del Pabellon del Ocaso? ¿Cómo los guiaría en el futuro?

Además, si Bai Qiu Luo era un asesino que trabajaba para la Unión Imperial de Asesinos, ¿había otros jóvenes sobresalientes trabajando para ellos? ¿O algunos cultivadores Zun fuertes?

"¡Los siete asesinos!", Recordó Lin Feng de repente. En Ciudad Fortuna, se había encontrado con el séptimo asesino. Esa persona era muy fuerte. Si Lin Feng tenía razón, quizás entonces Bai Qiu Luo fue uno de los siete asesinos.

Lin Feng estaba pensando en esas cosas, pero no demasiado porque todavía estaba bajo ataque.

"¡Ksana eterno!" Lin Feng desapareció de repente y entró en otro espacio vacío. La espada de Bai Qiu Luo se balanceó y no golpeó nada porque Lin Feng desapareció en el último momento.

De vuelta en Ciudad Fortuna, Lin Feng había logrado llevar la tunica en el área de espacio vacío y se llamaba la tunica de espacio vacío Ksana. Sin embargo, incluso con la ayuda de esa tunica, Lin Feng solo pudo ingresar a otro espacio por unos segundos. Era lo suficientemente eficiente como para esquivar ataques desesperadamente, pero reaparecería rápidamente. Sin embargo, cuando reapareció, inmediatamente liberó al Qi desolado y Bai Qiu Luo no pudo eludirlo.

"¡Muere!", Dijo Lin Feng tan fuerte como pudo. Liberó espacio vacío y energías abstrusas desoladas. Sin embargo, el cuerpo de Bai Qiu Luo se volvió deslumbrante y dorado. Parecía que una deslumbrante armadura dorada había aparecido con energías abstrusas que cambiaban constantemente.

"Slash ..." La armadura dorada crepitó y Bai Qiu Luo fue lanzado hacia atrás. Su cuerpo incluso había comenzado a descomponerse.

"¡Congelación!" Bai Qiu Luo puso su mano sobre su herida y la selló. Miró a Lin Feng de una manera fría, todavía no había logrado matar a Lin Feng.

"Boom boom!" Finalmente, la ilusión se rompió. Bai Qiu Luo estaba otra vez molesto, no había durado mucho.

Él retrajo su conciencia divina y se convirtió en una ilusión. Luego, Lin Feng vio aparecer muchas siluetas, incluido Qiu Yue Xin.

"¡Ten cuidado!", Gritó Lin Feng. Qiu Yue Xin estaba luchando contra un cultivador Zun y Bai Qiu Luo se había arrojado sobre ella.

"¡Muere!" El cultivador Zun quería unir sus manos con Bai Qiu Luo y atacar a Qiu Yue Xin juntos.

Sin embargo, Qiu Yue Xin no intentó esquivar. Ella saltó a sus energías.

"Slash ..." las energías de espada atravesaban el cuerpo de Qiu Yue Xin, así como el fuerte cultivador frente a ella.

Bai Qiu Luo también se sorprendió. ¿Qué estaba haciendo Qiu Yue Xin? Incluso Bai Qiu Luo había sentido cuán aterradoras eran esas energías de espada. Qiu Yue Xin se dio la vuelta y sacó la espada que la había apuñalado, tirándola lejos. Una luna apareció en el cielo y brilló sobre su cuerpo. "¡El camino de la despiadada!" Bai Qiu Luo retrocedió tan rápido como pudo. La espada se movió nuevamente hacia Bai Qiu Luo. Su cuerpo se volvió dorado, pero la sangre había aparecido. Al mismo tiempo, sintió las energías que venían detrás de él.

"Bzzz!" Bai Qiu Luo se elevó en el aire lo más rápido posible. Sin embargo, la Espada Tian Ji emitió silbidos y atravesó su cuerpo.

"¡Grueso Escudo de la Tierra!" Apareció un escudo frente a Bai Qiu Luo y aparecieron ocho patrones en él. Era una poderosa técnica defensiva, haciendo que el escudo pareciera indestructible. La espada Tian Ji se estrelló contra ella y el escudo se rompió. Bai Qiu Luo fue impulsado hacia atrás cuando gritó: "¡Vamonos!"

Mucha gente se levantó en el aire y protegió a Bai Qiu Luo. Entonces, sus siluetas parpadearon y comenzaron a irse.

Esas personas habían atacado a la gente de Tiantai que vino a proteger a Lin Feng. Mucha gente pensó que esas personas eran del Castillo Divino de Tian Long, pero sorprendentemente, estaban con Bai Qiu Luo.

Al mismo tiempo, en lo alto de la montaña, Yi Ren Lei observaba la escena con una expresión compleja. Muchas preguntas. ¿Quiénes eran esas personas? Si fueran del Pabellon del Ocaso, ¿no les importaba ofender a Tiantai y el Castillo Divino de Tian Long?

"Algo esta mal. Si el que había atacado a Lin Feng podría haberlo matado, simplemente habría necesitado bloquear a la gente de Tiantai y Lin Feng habría muerto. Entonces podría haber permitido que la gente de Tiantai se involucrara y Long Teng también hubiera muerto. No habrían necesitado involucrarse en todo eso. Y entonces habría empezado un gran conflicto entre Tiantai y el Castillo Divino de Tian Long", Pensó Yi Ren Lei.

El Pabellon del Ocaso podría haber usado dos grupos influyentes para hacer lo que querían, pero esa conciencia divina no había matado a Lin Feng, entonces, ¿por qué Bai Qiu Luo atacó personalmente?

Por supuesto, el Pabellon del Ocaso no necesitaba temer a nadie porque el Castillo Divino de Tian Long y Tiantai ya eran enemigos. Nunca se unirían las manos para luchar juntos. Pero aún así, hizo que Pabellon del Ocaso se viera mal. ¿Qué había sucedido realmente?

Si hubiera visto lo que había sucedido en la ilusión, habría pensado que la Unión Imperial de Asesinos estaba involucrada.

El Castillo Divino de Tian Long  y Tiantai no persiguieron a esas personas del Pabellon del Ocaso. La gente de Tiantai estaba protegiendo a Lin Feng y la gente del Castillo Divino de Tian Long  podría atacarlo de nuevo en cualquier momento. La gente del Castillo Divino de Tian Long  miró el cadáver de Long Teng. Permitieron que Long Teng practicara en la misteriosa área del Castillo Divino de Tian Long y ahora estaba muerto. El cultivador Zun que había ayudado a Long Teng también estaba muerto.

"¡Vamos!", Dijeron los fuertes cultivadores del Castillo Divino de Tian Long. Ya no prestaron atención al cadáver de Long Teng. Se habían esforzado tanto por ese individuo, y, sin embargo, Lin Feng todavía estaba vivo.

Lin Feng caminó hacia Qiu Yue Xin, quiso abrazarla, pero Qiu Yue Xin dio un paso atrás. Ella lo miró como si estuviera mirando a un extraño.

"Yue Xin, tengo un poco de agua bendita", Dijo Lin Feng sacando la lágrima de la fuente de la vida.

"No, gracias", Dijo Qiu Yue Xin con indiferencia. Su silueta parpadeó y se fue. Ella usó su propio Qi puro para sanar sus heridas.

Lin Feng estaba petrificado. Qiu Yue Xin había roto con al reino Zun Qi y ahora, parecía que ella había cambiado. Era como si fuera una persona nueva, una desconocida para él ahora.

"Todos, pueden regresar. Estaré bien." Dijo Lin Feng. A pesar de que se sentía mareado y herido, decidió seguir a Qiu Yue Xin. Quería saber por qué ella había cambiado y actuaba de manera tan extraña.

Login Form

CrewChat