buscar

Home

PMG: Capítulo 1156 - Demonio loco

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1156  -  Demonio loco

Lin Feng continuó montando su espada Tian Ji y robando las semillas del destino. La gente no tuvo más remedio que darle sus semillas de destino porque estaba en la parte superior del reino de Tian Qi y tenía armas sagradas, tanto una espada como un arco. En Ciudad Fortuna se llenó de oportunidades infinitas, por lo que nadie quería morir allí. Perder las semillas del destino era molesto, pero aún podían encontrar semillas nuevamente.

Si Lin Feng le robó a un centenar de personas que tenían cien gemas, eso era 10,000. Lin Feng había elegido un lugar donde había muchas personas a propósito. En medio día, Lin Feng ya tenía ocho semillas destino azul-verde y su vitalidad estaba cambiando para hacerse aún más fuerte.

Ocho semillas del destino azul-verde, que eran 800,000 gemas. Dos semillas más del destino y Lin Feng tendrían un millón de gemas y las semillas de su destino se pondrían azules. La mayoría de la gente no se dio cuenta de que podían intercambiar semillas de destino por armas sagradas de alto nivel.

Aunque la gente lo pensó, ¿cuántos fueron capaces de obtener un millón de gemas? Ese fue un número aterrador.

Incluso si Lin Feng se había abierto paso hasta la parte superior del noveno reino de Tian Qi y tenía armas sagradas, todavía era un número aterrador. En su camino, Lin Feng se encontró con otros cultivadores fuertes, pero se mantuvieron alejados de él. Podrían obtener gemas fácilmente de personas más débiles, así que luchar contra un cultivador que tenía 800,000 gemas no valía la pena.

A Lin Feng no le importaba lo que la gente pensara, todo lo que le preocupaba era obtener más semillas del destino. Necesitaba tener más de un millón de gemas y luego podría matar a algunas personas.

Había una niña llamada Qi Jiao Jiao volando sobre Ciudad Fortuna. Ella estaba buscando más personas para robar las semillas del destino, pero después de mirar alrededor, no vio a nadie.

Qi Jiao Jiao vestía una túnica azul, y las semillas de su destino eran de un color azul verdoso con dos semillas destino. Esto significaba que tenía 200,000 gemas. Ella tenía su propia forma de obtener las semillas del destino: solo robaba las semillas del destino de personas que tenían al menos 10,000 gemas, de esa manera, no tenía que trabajar demasiado.

Finalmente, ella había encontrado a su próxima presa.

"¡Bzzz!" En la distancia, se escuchó un silbido. Ella de repente se dio la vuelta y vio a dos personas que montaban una espada en el aire.

"¡Qué aterrador, qué terrorífico Qi!", Pensó Qi Jiao Jiao. Miró el tercer ojo del niño y vio que ya tenía ocho semillas azul verdosas, y él venía hacia ella.

"¡Slash!" Una flecha aterradora que estaba ardiendo la estaba apuntando.

"¡Entreguen sus semillas destino!", Dijo Lin Feng. La chica era hermosa y linda. Ella era tan hermosa como Xue Baguio y esas otras chicas. Sin embargo, Lin Feng no se preocupaba por eso ahora, solo se preocupaba por sus 200,000 gemas. Si él obtuviera sus semillas del destino, las semillas de su destino se pondrían azules y él tendría un millón de gemas.

"¿Te atreves a robarme?", Dijo Qi Jiao Jiao. Su Qi estaba en la parte superior del reino de Tian Qi y tenía armas sagradas, su arco era al menos una arma sagrada de nivel medio, la espada que estaba usando para navegar era también un arma sagrada.

"Tienes tres segundos." Dijo Lin Feng, tratando de asustarla. Los hermosos ojos de Qi Jiao Jiao brillaban. Había hecho tantos esfuerzos para robar las semillas del destino, y era la primera vez que alguien pensaba robarle.

"Te los daré si quieres, ¡pero definitivamente te arrepentirás!" Dijo Qi Jiao Jiao entregándole sus semillas de destino.

"¡Bzzz!" Una fuerza aterradora de repente se precipitó a los cielos. Lin Feng ahora tenía un millón de gemas, por lo que las semillas de su destino se convirtieron en una semilla azul.

La última vez que estuvo en el santuario, realmente no lo había sentido porque no se había tomado el tiempo para hacerlo. Ahora, podía sentir cómo su cuerpo estaba cambiando. La mayoría de las personas, si tuvieran una semilla azul, irían a cambiarla al santuario.

Después de obtener las semillas del destino de Qi Jiao Jiao, la espada Tian Ji de Lin Feng surcó el cielo. Se fue sin siquiera mirarla.

"¡Te arrepentirás!", Dijo Qi Jiao Jiao mirando la parte posterior de la cabeza de Lin Feng. Qi Jiao Jiao era una de las cuatro chicas más bellas de la provincia de Ba Huang. Ella era de una familia rica y muchos hombres la cortejaron. Ella también tenía un hermano mayor que era increíblemente fuerte. Dado su talento y posición en la provincia de Ba Huang, nadie antes la había ofendido.

Lin Feng no pensó en Qi Jiao Jiao en absoluto. Pensó que ella era hermosa por supuesto, pero él no sabía que ella era una de las cuatro chicas más hermosas en la provincia de Ba Huang. Tampoco sabía que ella era de una de las familias más poderosas de la provincia. Eran diferentes de otras familias ricas, el Clan Qi era de la parte oriental de la provincia de Ba Huang y tenían un emperador.

Lin Feng continuó moviéndose y robando las semillas del destino hasta que tuvo 1,5 millones de gemas. Finalmente, se detuvo y fue al santuario con Meng Qing.

Una vez en el santuario, Lin Feng sacó su espada Tian Ji y miró al anciano: "Maestro, necesito cien días en un espacio místico con truenos, el trueno debe ser exactamente tan poderoso como esta espada puede manejar. ¿Cuántas gemas del destino?"

"Muéstrame el lugar" Djo el anciano con calma. Lin Feng transfirió recuerdos al anciano.

"550,000 gemas" dijo el anciano.

"¿Para dos personas?" Preguntó Lin Feng nuevamente. Por el precio que iba a pagar, Lin Feng esperaba que Meng Qing también se beneficiara.

"Agrega 100,000" Dijo el anciano. Lin Feng asintió, podía permitirse eso.

"Primero cambiaré este arma sagrada de alto nivel" Dijo Lin Feng, entregando la proa. El anciano lo tomó y una segunda semilla azul apareció en el tercer ojo de Lin Feng.

"Maestro, lo que le pedí hace un momento, comencemos", Dijo Lin Feng. El anciano le estrechó la mano y en un instante, Lin Feng y Meng Qing fueron teletransportados a otro lugar. Era el mismo lugar tranquilo que el que Lin Feng había pedido la última vez: la luna brillaba, había estrellas, la fuerza de la Tierra y el cielo estaban llenos de vitalidad, pero esta vez, también había un área con truenos terribles.

Lin Feng miró esos truenos y sus ojos comenzaron a centellear. Iba a levantar su espada en esos truenos.

Lin Feng había pensado exactamente sobre esto después de luchar contra el Ave Trueno. Esa Ave tenía una fuerza explosiva y era extremadamente rápido. Con sus increíbles habilidades de comprensión, Lin Feng entendería la energía abstrusa del fuego algún día y su objetivo final era el fuego de truenos.

"Meng Qing, necesito practicar la cultivación y estudiar un poder especial. Sería extremadamente doloroso para mí, así que quería advertirte antes para que no te preocupes cuando me veas. No moriré con la semilla de destino azul que tengo." Dijo Lin Feng sonriendo. Lin Feng era fuerte y no dijo nada, incluso cuando estaba sufriendo, pero ahora le estaba diciendo que iba a ser muy doloroso, lo que significaba que iba a ser REALMENTE doloroso.

Lin Feng se dio vuelta y miró a los truenos rugiendo en la distancia. De solo su expresión facial, todo lo que uno podía ver en ese momento era una voluntad indomable. Mu Chen lo había dicho antes, si un cultivador quiere convertirse en emperador, a veces tenía que volverse loco. ¡Lin Feng tenía que estar loco si quería convertirse en una bestia como Yuan Fei!

Login Form

CrewChat