buscar

Home

PMG: Capítulo 1153 - La Furia de Yuan Fei

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1153 - La Furia de Yuan Fei

La bestia de trueno era en realidad un ave de trueno dorado. El Ave Trueno poseía habilidades increíbles. Su padre era un emperador, por lo que después de abrirse camino hacia el reino Zun Qi, inmediatamente comprendería tres tipos de energías abstrusas.

Sus garras eran duras como el hierro. Sin embargo, esa espada aún logró hacer sangrar sus garras.

"¡Bzzz!" El fuego continuó ardiendo por las flechas de Lin Feng y no se detuvo. Él disparó aún más flechas. Al mismo tiempo, Meng Qing estaba en la distancia y estaba golpeando el Ave Trueno en un carámbano.

"¡Rompe!" Gritó el Ave Trueno furiosamente. Qi Bestial se lanzó a los cielos cuando el gigantesco pájaro volvió a salir del hielo, pero al mismo tiempo llegaron las flechas de Lin Feng. Con sus alas, creó un tornado que se movió hacia Lin Feng y Meng Qing.

"Pfff, kacha ..."  El Ave Trueno escupió truenos en la dirección de las flechas de Lin Feng. Al mismo tiempo, se escuchó otro sonido. Una flecha negra que contenía energías destructivas volaba hacia el Ave Trueno. Puso sus garras delante de él y atacó la flecha negra de frente.

"Ah ..." el Ave Trueno dio un horrible grito. La multitud lo miró y vio que la flecha negra estaba atrapada en sus garras, ya no podía controlar sus energías.

"¡El Vigilante está atacando de nuevo!", Pensó la multitud temblando. Las flechas del Vigilante eran aterradoras. Incluso el Ave Trueno encontró difícil enfrentarlos.

"¡Todos ustedes quieren morir!" Gritó el Ave Trueno furiosamente. Lin Feng continuó elevándose en el aire, sus manos brillaban bajo la luz del sol. Él estaba sosteniendo firmemente su arco cuando dijo: "Vinieron todos aquí para matarme por mis semillas del destino, pero no las tomarán ahora. Incluso si realmente me mataras, se los daría a Yuan Fei antes de permitir que eso suceda. Además, ese maldito Ave Trueno tiene más semillas de destino que yo."

"¡Muere!" Cuando el Ave Trueno escuchó a Lin Feng decir que estaba sucio, dorado y violeta salió disparado hacia Lin Feng nuevamente. Al mismo tiempo, se convirtió en un rayo de luz y se arrojó sobre Lin Feng.

Continuó chocando contra las flechas de Lin Feng. Su cuerpo parecía una espada afilada que quería lacerar a Lin Feng.

"Qué cuerpo tan increíble" Pensó la multitud. Algunas bestias tenían habilidades inherentes. Solo los cultivadores sin igual o las personas con habilidades increíblemente especiales podrían competir con tales bestias. Ese antepasado del Ave Trueno era un emperador, así que tenía sentido que fuera tan orgulloso y arrogante. Nunca se había enfrentado a una pelea tan difícil. Ahora, él estaba herido y se había vuelto loco.

"¿Pensabas que todavía no lucharía contigo?" Gritó Yuan Fei furiosamente. Sacudió su palo de madera y aparecieron palos de madera negros, ilusorios y gigantescos, borrando nuevamente el cielo.

"¡Muere!" Gritó Yuan Fei furiosamente. Usó su Vara de Destrucción Gigantesca nuevamente. La gente ya no podía ver palos de madera, todo lo que podían ver era una cordillera gigantesca que caía del cielo.

"Boom boom boom!" El suelo estaba temblando. Yuan Fei estaba en un frenesí. Sus montañas continuaban chocando y bombardeando al Ave Trueno, cada golpe era más poderoso que el anterior.

"¡Frenesí!" La multitud estaba mirando a Yuan Fei. Todos sabían que al Gran Simio Emperador le encantaba pelear. Los simios eran guerreros increíbles y con la Vara de Destrucción Gigantesca, eran aún más poderosas. Además de su beligerante personalidad, temperamento brutal e increíble Vara de Destrucción Gigantesca, también tenían otra habilidad especial: podían activar un modo frenesí y convertirse en un mono enojado.

En ese momento, Yuan Fei había activado esa rabia de mono frenesi.

"¡Roar!" El Ave Trueno estaba empezando a fallar. Los terribles huracanes rodearon su cuerpo dorado mientras giraba y comenzaba a correr. Quería evitar las montañas que caían, por lo que se elevó en el aire.

Lin Feng miró el Ave Trueno sangrante, pero no pareció satisfecho. Él no subestimó a los genios de Ba Huang.

"Mi nivel de cultivación es muy bajo", Susurró Lin Feng. En el mismo nivel, no temía a nadie, sino porque, en contra de que las personas tuvieran niveles de cultivación más elevados que él, no podía arreglárselas.

El Ave Trueno, Yuan Fei, y demás fueron cultivadores increíbles. Podrían destruir fácilmente a los cultivadores Zun ordinarios. Lin Feng todavía recordaba que Yuan Fei, cuando solo había logrado llegar al séptimo reino de Tian Qi, en realidad podía amenazar a los cultivadores Zun. Lin Feng estaba convencido de que Yuan Fei y el Ave Trueno podrían destruir cultivadores fácilmente en el primer reino de Zun Qi.

Lin Feng solo podía confiar en sus armas sagradas para dañar a cultivadores como el Ave Trueno. Sin ellos, sin energías abstrusas, sin un nivel de cultivación superior, no podría hacer mucho.

"Yuan Fei, te mataré tarde o temprano" Dijo el pájaro tormentoso fríamente. Luego, miró a Lin Feng y dijo: "¡Veremos cuánto tiempo podrás esconderte detrás de otras personas!"

Después de eso, agitó sus alas y se fue.

Meng Qing aterrizó junto a Lin Feng y miró a la multitud de una manera fría. Yuan Fei golpeó el suelo con su palo de madera y le dijo a la multitud: "¿Por qué están demasiado débil para obtener las semillas del destino del Ave Trueno, decidiste robarle a mi hermano? Si alguien más lo ataca, ¡no saldrán vivos de este lugar!"

La hermosa niña era increíblemente fuerte, la Vigilante había protegido a Lin Feng, y ahora a Yuan Fei ... Además de las armas sagradas de Lin Feng, eso estaba empezando a ser todo un ejército. No solo eran fuertes, sino que ofenderlos probablemente tendría consecuencias en el futuro, especialmente Yuan Fei.

Además, Lin Feng les había dicho que incluso si lo mataban, él todavía podía darle sus semillas de destino a Yuan Fei y entonces nadie se las robaría.

"Jeje, habrá muchas otras oportunidades en el futuro para obtener semillas del destino en Ciudad Fortuna, todo esto está comenzando." Dijo alguien mientras se marchaban. Luego, la gente gradualmente siguió su ejemplo. Era importante tener en cuenta que el Adivino mantenía todo bajo control en Ciudad Fortuna. Nadie sabía lo que sucedería. Por lo tanto, también era mejor no perder el tiempo en este momento.

Pero tan pronto como la multitud se dio vuelta para irse, Lin Feng sacó su bandera y selló el espacio a su alrededor.

Sosteniendo su arco, saltó hacia adelante y miró a la multitud en la distancia. Él sonrió fríamente y dijo: "Como a ustedes les gusta pescar en aguas turbulentas y aprovechar una crisis para obtener beneficios personales, ahora tomaré todas las semillas de su destino."

Login Form

CrewChat