buscar

Home

PMG: Capítulo 1148 - Resistir

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1148 - Resistir

Lin Feng siguió corriendo y no se detuvo. Miró a su alrededor y descubrió que había personas en todas partes. Sin embargo, esas personas no parecían haber visitado el santuario todavía.

Lin Feng estaba surfeando en el cielo usando su espada. Muy rápidamente, fue encontrado por un cultivador del sexta reino de Tian Qi. Esa persona se sorprendió cuando vio a Lin Feng y su rostro de repente se volvió mortalmente pálido. Lin Feng estaba navegando en una arma sagrada, la Espada Tian Ji, y sostenía otra arma sagrada en su mano, un arco, con una alabarda en la espalda. Incluso con la fuerza del quinto nivel del reino Tian Qi, podría vencer fácilmente a los cultivadores más fuertes. Incluso el alma del cultivador del sexto nivel del reino de Tian Qi comenzó a temblar cuando lo vio.

"¡Dame tus semillas de destino y no te mataré!", Dijo fríamente Lin Feng. El cultivador sacó todas sus semillas del destino y se las dio a Lin Feng. Aparecieron inmediatamente dentro del tercer ojo de Lin Feng. Sin embargo, Lin Feng ya tenía 250,000 gemas, entonces unos cientos no eran nada para él.

Después de tomar esos, la espada de Lin Feng silbó de nuevo y desapareció en la distancia.

"... Un tipo con semillas azul-verde del destino me robó cien". El cultivador estaba molesto, no había podido hacer nada todavía y ahora había perdido las pocas semillas del destino que tanto le costó conseguir. ¿Se había robado esas 250,000 gemas o se las había ganado de otra manera? Ese fue un número aterrador.

Muy rápidamente, Lin Feng apareció frente a otra persona. Esta persona era un cultivador del séptimo reio de Tian Qi, pero cuando Lin Feng golpeó una flecha en su arco, el cultivador permaneció en silencio y solo le dio sus 2.000 semillas de destino a Lin Feng.

Después de que Lin Feng se fue, el cultivador sintió lo mismo que el cultivador de un momento antes, enojado. Ese bastardo, ¿había robado todas esas gemas? ¿Podría alguien competir con él?

Lin Feng robó muchas gemas de varios cultivadores del tercer y  séptimo reino de Tian Qi. Nadie intentó oponerse a Lin Feng. Se mantuvo vigilante solo cuando enfrentaba a cultivadores del octavo reino de Tian Qi.

Al mismo tiempo, algunas personas estaban rodeando a alguien. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que la persona no tenía nada. Estaban enojados, "¡Maldición!"

La persona a la que insultaban era alguien de quien Lin Feng acababa de robar las semillas del destino. El tipo no quería pelear más, solo odiaba a todos.

"¡Boom boom!" Se escucharon ruidos retumbantes. La gente alzó la cabeza y vio a alguien con un aterrador número de gemas: dos semillas del destino azul-verde y cinco verdes. ¡Eso significaba que tenía 250,000 gemas!

Además, también tenía algunas armas sagradas: una alabarda, un arco con flechas deslumbrantes y una espada increíble. Por supuesto, ¡esa persona era Lin Feng!

"¡Alguien, atrévete!" La gente entendió que Ciudad Fortuna era un lugar donde todo era posible. Alguien debe haber gastado muchas gemas para hacer que Lin Feng aparezca allí en el cielo. De esa forma, todos lo verían y todos querrían capturarlo.

Ese bastardo había robado gemas de personas que no tenían mucho y ahora, finalmente, alguien iba a hacerle pagar por ello.

Al mismo tiempo, Meng Qing levantó la cabeza. Entonces su silueta parpadeó mientras cruzaba el cielo.

Xue Baguio, Feng Xuan y los demás también vieron esa silueta, por lo que también se movieron en esa dirección.

Muchas personas comenzaron a moverse en la misma dirección. Demasiadas personas querían capturar a Lin Feng antes de llegar al santuario. Tenía más de 250,000 gemas, tenían que conseguir algo para ellos.

Qiong Qi también tenía algunas gemas azul verdosas y se sorprendió cuando vio a Lin Feng. Él pensó: "Ese niño pequeño es más rápido que yo."

Long Teng y Gu Xiao aparecieron afuera del santuario. Levantaron la vista hacia la silueta de Lin Feng en el cielo y sonrieron fríamente. Esta vez, Lin Feng iba a morir.

Lin Feng había visto mucho en Ciudad Fortuna. También tenía 270,000 gemas, pero no estaba satisfecho. Él necesitaba moverse más rápido. Por supuesto, tenía 1,000,000 de gemas antes, por eso todavía no estaba satisfecho. Si otras personas supieran sobre esto, estarían furiosas. Ya podía hacer mucho con todas esas gemas, pero aún así, ¡no era suficiente!

Cuando Lin Feng vio todas esas siluetas aparecer en el cielo, estaba bastante enojado. Sabía que Gu Xiao y Long Teng habían hecho esto.

"¡Bzzz!" Alguien apareció frente a Lin Feng, esa persona se teletransportó.

Se sorprendió al ver a Lin Feng, pero rápidamente se volvió codicioso cuando vio esas semillas azul-verdes del destino. ¡Eso fue más de lo que pensó!

"Dámelas" Dijo esa persona arrojándose a Lin Feng. Sus energías rodearon a Lin Feng. Tenía que matar a Lin Feng rápidamente para obtener sus semillas de destino, entonces, nadie sería capaz de teletransportarse. Tendría tiempo suficiente para irse y gastar esas semillas del destino.

"¡Slash!", La espada que estaba bajo los pies de Lin Feng se movió hacia ese cultivador con increíble velocidad y poder.

"¡Cabreate!" Gritó ese cultivador liberando furiosamente una increíble cantidad de energías para bloquear la Espada Tian Ji. Sin embargo, se sorprendió cuando Lin Feng también levantó una reverencia y le disparó una flecha al mismo tiempo.

"Boom boom!" La luz de la espada rodeaba su cuerpo. Sintió que su cuerpo iba a arder, secarse y convertirse en cenizas. Al final, no había logrado robar las semillas del destino de Lin Feng, en cambio, Lin Feng había obtenido las suyas.

La expresión facial de Lin Feng estaba helada. Esa persona solo había atravesado el séptimo reino de Tian Qi, por lo que acababa de provocar su propia destrucción.

"Bzzz!"

"Bzzz!"

Dos personas más aparecieron alrededor de Lin Feng: un cultivador del séptimo reino de Tian Qi y un cultivador del octavo reino de Tian Qi.

Lin Feng se estaba preparando para luchar, pero no muy lejos apareció otro cultivador del octavo reino de Tian Qi.

"¡Vamos!" La espada Tian Ji de Lin Feng voló bajo sus pies y rápidamente se fue volando. El cultivador que acababa de llegar persiguió a Lin Feng.

"¡Long Teng, Gu Xiao!" Dijo Lin Feng fríamente. Él entendió lo que estaba pasando. Tantas personas se habían teletransportado a Lin Feng porque querían robar sus gemas. En tan poco tiempo, cuatro personas ya se habían teletransportado a él. Probablemente llegarían más personas, pero primero tenían que llegar al santuario.

"¡Bzzz!" Alguien apareció frente a Lin Feng nuevamente. Sin embargo, cuando esa persona apareció, se encontró al instante con deslumbrantes luces de espada. No tuvo tiempo de reaccionar ante la espada de Lin Feng cuando atravesó su cabeza. Lin Feng obtuvo fácilmente sus semillas de destino. ¡Pobre chico, ni siquiera tuvo tiempo de ver la cara de Lin Feng correctamente!

Login Form

CrewChat