buscar

Home

PMG: Capítulo 1146 - Caza a Lin Feng

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1146 - Caza a Lin Feng

Cien días pasaron rápidamente y la Espada Tian Ji de Lin Feng ahora era deslumbrante.

"Tengo que hacer todo lo que pueda para mejorar mi espada." Lin Feng tenía su arco en su espalda y sostenía su alabarda en la otra mano. Él estaba parado en la cima de la montaña. Para esa espada, haber pasado cien días en un lugar como este era como pasar un año en el mundo exterior. El emperador Wu Tian Jian había pasado diez años levantando su espada, por lo que Lin Feng acababa de comenzar el proceso.

Además, también había practicado con sus tres armas sagradas: el arco, la alabarda y su armadura.

"Es hora de irse." Susurró Lin Feng. Las luces aparecieron y Lin Feng desapareció. Él apareció una vez más dentro del santuario.

"Pfeww ..." Lin Feng inspiró profundamente y le preguntó al viejo: "Maestro, ¿cuánto tiempo ha pasado en el mundo exterior?"

"Un día." Dijo el anciano con indiferencia.

"Un día". Lin Feng estaba feliz.

"¿Fue esa energía cósmica?", Preguntó Lin Feng. Él era curioso. En el camino de la cultivación, había energías abstrusas y después de energías abstrusas, había energías cósmicas.

"Estás haciendo demasiadas preguntas, no puedo responder eso. Deberías irte ahora." Dijo el anciano con indiferencia.

"Maestro, todavía quiero cambiar algunas cosas" Dijo Lin Feng sacudiendo la cabeza. Todavía tenía 250,000 gemas así que no quería irse.

"Tienes que esperar" Respondió el anciano.

"¿Por qué?" Dijo Lin Feng frunciendo el ceño.

"Alguien gastó gemas para que te teletransportaras a ellos, por lo que debemos tratar su solicitud primero." Ahora vete. ¡Cuando vuelvas, podrás comerciar conmigo otra vez!" Dijo el anciano.

Entonces, por ejemplo, alguien había pedido que Lin Feng fuera teletransportado a ellos mientras Lin Feng estaba en el espacio diferente. Como Lin Feng había pedido que lo enviaran allí antes, el anciano tuvo que esperar a que Lin Feng saliera. Ahora que estaba fuera, el anciano podía cumplir la solicitud de la otra persona.

El anciano le estrechó la mano y Lin Feng desapareció. Cuando apareció en otro lado, escuchó un horrible grito. Alguien acababa de morir y las semillas de su destino habían sido tomadas por otra persona.

Lin Feng estaba furioso por ver al cultivador muerto, era alguien de Tiantai.

Y cuando Lin Feng vio al asesino, se puso aún más furioso.

"¡Castillo Divino de Tian Long!"

Había cuatro personas del Castillo Divino de Tian Long. El líder era Long Teng y con él estaba Gu Xiao y otros dos cultivadores de la séptimo reino de  Tian Qi.

Las semillas del destino de Long Teng eran verdes. Tenía tres semillas verdes, lo que significaba que tenía al menos 30,000 gemas. Gu Xiao tenía al menos 10,000, los otros dos tenían unos pocos miles.

Tan pronto como apareció Lin Feng, miraron a su tercer ojo y vieron un color azul verdoso. Lin Feng tenía dos semillas destino azul-verde que significaban que tenía más de 200,000 gemas.

"Long Teng, tenemos suerte" Dijeron los dos cultivadores del séptimo reino de Tian Qi.

"Estoy sorprendido. Solo tuve que gastar mil para hacerlo teletransportarse a nosotros. Solo quería matarlo y tomar sus armas sagradas, no hubiera pensado que él también tendría mucho para ofrecer " Dijo Long Teng sonriendo indiferente.

"Felicidades." Dijo Gu Xiao riendo mientras continuaba mirando a Lin Feng. Todas esas gemas terminarían en manos de Long Teng ahora. No tratarían de robar las gemas de Long Teng, solo querían que Lin Feng muriera, eso era lo suficientemente bueno para ellos.

"Solo tengo una arma sagrada y es de nivel medio. Mantendré 200,000 gemas para mí, obtendré otra arma sagrada de nivel medio y usaré otras 100,000 para obtener chips abstrusos para comprender mejor las energías abstrusas. Les daré el resto: 50,000 gemas." Dijo Long Teng.

"Buena idea" Dijo Lin Feng fríamente, liberando energías.

"Long Teng, mira a ese niño pequeño, él piensa que puede luchar contra nosotros. Derrotó a Xue Baguio en el mismo nivel, por lo que ahora siente que es imparable " Dijo uno de los cuatro burlonamente.

"¿Crees que puedes matarme? Eres demasiado débil " Dijo Long Teng con indiferencia. Despreciaba a Lin Feng.

Lin Feng no había planeado para este escenario.

"Te dije que una vez dentro de Ciudad Fortuna, todos los miembros de Tiantai morirían. Con todas las gemas que puedo obtener de ti, podría hacer que todos se teletransporten a mí " Dijo Long Teng lanzando Qi dragón.

Lin Feng sacó su arco y apareció un increíble Qi. Long Teng miró el arco con avidez.

"¡Bzzz!" Lin Feng no dijo nada mientras condensaba Qi puro en sus flechas y disparaba cuatro de ellos. Se escucharon silbidos ya que el Qi de las flechas hizo que los cuatro cultivadores sintieran que estaban sofocando.

"¡Muere!", Dijo Lin Feng. Sus cuatro flechas volaron en el aire y se volvieron rojas, como estrellas fugaces, pero tan calientes como el sol.

"¡Una arma sangrada de alta calidad, regresa!" Gritó Long Teng furiosamente. Condensó una aterradora cantidad de Qi puro en sus manos y escamas de dragón aparecieron en sus manos y antebrazos.

Puso sus manos frente a él, pero las energías de la flecha continuaron empujándolo hacia atrás.

Al mismo tiempo, Gu Xiao sacó su propia arma sagrada: una campana de oro. Su campana dorada colisionó con una de las flechas y emitió sonidos metálicos.

"¡Atrapenlo!" Gritaron los otros dos furiosamente mientras escapaban. Sin embargo, las flechas fueron demasiado rápidas. Long Teng saltó hacia uno de sus amigos y golpeó la flecha, salvándolos. Sin embargo, el otro no fue tan afortunado, soltó un horrible chillido cuando las deslumbrantes luces de la flecha se tragaron en su brazo.

"¡Bzzz!" El área continuó temblando. Dos flechas deslumbrantes aparecieron de nuevo cuando Lin Feng apuntaba a los dos cultivadores del séptimo reio de Tian Qi. Ambos se pusieron pálidos como la muerte.

"¡Ponte detrás de mí, Gu Xiao usa tu campana de oro!", Gritó Long Teng. Los dos cultivadores del séptimo reino de Tian Qi se escondieron detrás de Long Teng, y al mismo tiempo, la campana de Gu Xiao se elevó en el aire y creció en tamaño cuando se lanzó hacia Lin Feng.

Lin Feng permaneció inexpresivo mientras se movía como el viento. Al mismo tiempo, condensó el Qi puro del sol, planeaba disparar una tercera flecha Gu Xiao.

"¡Garras del dragón!" Gritó Gu Xiao furiosamente. Su brazo se convirtió en garras de dragón.

Login Form

CrewChat