buscar

Home

PMG: Capítulo 1143 - Santuario de Ciudad Fortuna

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1143 - Santuario de Ciudad Fortuna

"¡Yan Di, sé mi maestro!" Dijo Huang Fu Long riendo.

"Te di tu oportunidad, pero ahora es demasiado tarde." Dijo Yan Di. Entonces, vio cuán decepcionado estaba Huang Fu Long, por lo que dijo: "Pero, vamos a ver si tienes suerte en Ciudad Fortuna. Lo que obtienes allí es incluso más precioso que cualquier cosa que pueda darte. Por supuesto, primero debes ser más fuerte."

"¿Eh?" Lin Feng escuchó su conversación y sonó sorprendido. ¿Qué Ciudad Fortuna les daría era incluso mejor que cualquier cosa que Qiong Qi tuviera para ofrecer?

"Ciudad Fortuna no solo se trata de las predicciones del Adivino. Tu vida estará en tus propias manos. Dentro de Ciudad Fortuna, tendrás que depender de tu propia fuerza para definir tu propio camino." Dijo Yan Di de manera solemne y respetuosa. Lin Feng se sorprendió al ver que incluso Qiong Qi respetaba tanto ese lugar.

"Vamonos. Una vez que estés dentro de Ciudad Fortuna, oirás y verás cosas, entonces comprenderás. Es por eso que no necesito decirte nada ahora mismo. Solo puedo advertirte que seas cuidadoso y duro. Tendrá que permanecer decidido a seguir adelante. Esta es una oportunidad única en la vida. Esta vez, incluso yo me beneficiaré de esa oportunidad." Explicó Qiong Qi.

"¡Meng Qing!" Lin Feng arrastró su mano y asintió con la cabeza hacia ella. Luego, miró a Huang Fu Long.

"Hay un portal de teletransportación en la entrada de Ciudad Fortuna. Tan pronto como pones un pie allí, todos te teletransportarán a diferentes lugares, pero si eres lo suficientemente fuerte, se encontrarán de nuevo." Dijo Qiong Qi. Lin Feng parecía molesto, "¿Cuál es la forma más rápida de encontrarnos?"

"¡Entra y verás!" Dijo Qiong Qi. Lentamente se elevó en el aire y volvió a mirar la antigua ilusión. Luego se lanzó a la ilusión y rápidamente, desapareció de su visión.

"Qué hombre." Pensó Lin Feng. En cualquier caso, si Qiong Qi les dijera que podrían volver a encontrarse, no deberían preocuparse.

"Huang Fu Long, a pesar de que no es fácil llevarse bien con él, él sabe mucho. No pierdas ninguna oportunidad cuando estás cerca de él." Dijo Lin Feng. Huang Fu Long asintió.

"Lo sé, no voy a distraerte más." Dijo Huang Fu Long rascándose la cabeza. Luego dio media vuelta y entró en Ciudad Fortuna.

Lin Feng y Meng Qing se miraron el uno al otro y caminaron juntos hacia la ilusión.

"Meng Qing, una vez que estemos en Ciudad Fortuna, lo primero que haré es buscarte." Dijo Lin Feng, parado justo afuera de la ilusión.

Pero Meng Qing negó con la cabeza y dijo: "No, haz tus propias cosas. En su lugar, iré a buscarte."

Lin Feng la miró con dulzura, asintió y dijo: "¡Está bien, te esperaré!"

Luego, ingresaron a Ciudad Fortuna y las energías los rodearon al instante.

Lin Feng sintió que iba a desmayarse por estar tan mareado. Extendió su mano para agarrar a Meng Qing, pero ya estaban separados. Cuando ingresaba en Ciudad Fortuna, algunos recuerdos aparecieron en su cerebro.

"Las semillas del destino pueden intercambiarse contra cualquier cosa" Susurró Lin Feng. En ese momento, dentro de su tercer ojo, aparecieron cosas rojas. Cada uno de ellos contenía recuerdos y había cinco semillas rojas en total.

Había llegado al quinto reino de Tian Qi, así que cuando entró en Ciudad Fortuna, había recibido cinco de estas semillas del destino.

"¿Qué es este lugar? ¿Quién es el maestro aquí? ¿Qué tan fuerte es el Adivino? "Susurró Lin Feng. En su cerebro, aparecieron algunas cosas más y todas estaban relacionadas con el destino. Una vez dentro de Ciudad Fortuna, iba a entender su destino y hacerse más fuerte. En el Santuario de Ciudad Fortuna, si tenía la suerte, obtendría todo lo que quisiera.

Lin Feng miró alrededor de la antigua ciudad en la que había aparecido. No parecía estar en una ilusión, realmente parecía una ciudad antigua.

Ciudad Fortuna parece ser increíblemente vasta. Lin Feng pensó en lo que Qiong Qi le había dicho. Además de la gente de la provincia de Ba Huang, ¿había genios de otros lugares?

"Este lugar es similar a donde tuvo lugar la primera parte de la Gran Competencia de Xue Yu. Es solo que Shen Gong estaba lejos de ser tan desarrollado y habilidoso. ¿Tal vez habían imitado a Ciudad Fortuna?" Susurró Lin Feng.

Sin embargo, la gran competencia de Xue Yu fue solo un evento pequeño, no se podía comparar con este evento en Ciudad Fortuna. Incluso los grandes emperadores no entendieron el evento de Ciudad Fortuna correctamente. Quizás personas de todas partes en el Continente de las Nueve Nubes estaban allí.

Lin Feng podía ver un edificio alto, más alto que todos los otros edificios.

"¡El Santuario de Ciudad Fortuna puede darme todo lo que quiero y Qiong Qi me dijo que tenía que permanecer decidido y duro aquí!" Eso significaba que Lin Feng tenía que estar dispuesto a arriesgarse, no podía pasar por esto a medias .

"Slash, slash ..." se escucharon algunos sonidos y Lin Feng pareció sorprendido.

Lin Feng desapareció inmediatamente cuando apareció una sombra. La sombra se ocultó inmediatamente bajo la sombra de un edificio.

Alguien llegó donde Lin Feng estaba antes y echó un vistazo alrededor, luego esa persona frunció el ceño.

"¡Sentí algo de Qi!", Dijo esa persona a sí mismos. Esa persona abrió su tercer ojo: había seis puntos que significaban que esa persona había atravesado el sexto reino de Tian Qi. También significaba que aún no habían comenzado a cazar destinos de otras personas.

"¿Eh?" Se giró y miró a Lin Feng en la dirección.

Él se elevó en el aire, muy lentamente y vigilantemente. Estaban en Ciudad Fortuna, por lo que nadie sabría si morían allí.

Dio unos pasos hacia adelante y liberó algo de Qi. Luego, se levantó bruscamente en el cielo y desapareció. Lin Feng estaba sorprendido, no había intentado esconderse cuando llegó por primera vez, ni estaba tan atento como ese tipo.

"¡Bzzz!" Lin Feng corrió rápidamente mientras creaba un torbellino detrás de él. Él rápidamente llegó a la entrada del Santuario de Ciudad Fortuna.

El Santuario estaba abierto para todos, pero tenían que pagar con las semillas del destino para entrar.

Lin Feng no dudó y entró al santuario. Inmediatamente después, una de las semillas de su destino desapareció de su frente.

Una vez dentro, aparte de un anciano, no había nadie más allí.

"¡Maestro, tengo una pregunta!", Dijo Lin Feng inclinándose ante el anciano.

"Veinte gemas del destino" respondió el anciano con indiferencia e inexpresividad. Cada semilla valía diez gemas de destino, por lo que Lin Feng acababa de gastar diez gemas de destino para entrar al santuario. Ahora, solo para hacer una pregunta, ¡tenía que pagar veinte!

"¿Qué es lo mejor que podemos intercambiar en el santuario?"

"Puedes obtener lo que quieras en este santuario si tienes suficientes semillas del destino. Las personas de diferentes niveles pueden obtener cosas diferentes. Algunas personas necesitan habilidades y técnicas, mientras que otras necesitan una hoja de hielo. No hay nada que pueda describirse como lo mejor."

Lin Feng permaneció en silencio y preguntó: "¿Puedo intercambiar semillas por más tiempo?"

"Esa es su segunda pregunta" Dijo el anciano. A Lin Feng solo le quedaban veinte gemas.

"Bien, mi segunda pregunta es: necesito cien días de tiempo y necesito esos cien días para actuar como si el tiempo no hubiera pasado en el mundo exterior. ¿Cuánto tendría que pagar por eso?"

"¡Diez mil gemas!" Contestó el anciano con calma. ¡Diez mil gemas, eso era cien por día, pero también demostraba que podía comprarse tiempo dentro del santuario!

Login Form

CrewChat