Home

PMG: Capítulo 1141 - Lavándose la Espada

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1141 - Lavándose la Espada

La fecha del evento en Ciudad Fortuna aún no se había decidido. Todo estaba en manos del Adivino. Muchos cultivadores heroicos se habían reunido en las cuatro grandes ciudades alrededor de Ciudad Fortuna y no podían esperar a que comenzara el evento.

Se dijo que cada vez que se llevaba a cabo el evento en Ciudad Fortuna, revolucionaba la historia de la región. El Adivino era uno de los seres vivos más misteriosos del mundo. Él solo aparecería cada vez que ocurriera ese evento en Ciudad Fortuna. Nadie sabía quién era en realidad, en la medida en que muchas personas ni siquiera sabían lo fuerte que realmente era.

Mucha gente suponía que él era un emperador, pero nadie sabía exactamente lo que era. En cualquier caso, fue capaz de atraer a tantos cultivadores fuertes para reunirse allí, eso fue suficiente para demostrar que era increíble.

Se dijo que había una vitalidad extraña en Ciudad Fortuna donde tener sangre imperial o una familia rica era inútil. Se decía que las personas estaban aisladas del resto del mundo una vez que ingresaban a la ciudad. Y cuando la gente moría en Ciudad Fortuna, el mundo exterior no sabría cómo murieron.

De vuelta en Ciudad Fortuna, todo había vuelto a la calma. Nadie siguió persiguiendo a Lin Feng porque la gente de Jiange lo estaba protegiendolo ahora.

En un palacio en las afueras de Ciudad Fortuna, había una niña y un niño sentados en la ventana: la niña era increíblemente bella y poseía un Qi celestial. Ella tenía su cabeza apoyada en el hombro del joven, y estaba sonriendo. No hablaron, solo estaban sentados allí.

"Desearía que el tiempo se congelara ahora mismo." Dijo Meng Qing, mirando a lo lejos. Lin Feng y ella, solo los dos sentados allí en silencio, mirando a la luna.

"Hay tantas cosas bellas en la vida y todavía hay tantos lugares que quiero llevarte. Espero que podamos estar juntos y disfrutar de la vida durante miles o incluso decenas de miles de años a partir de ahora." Dijo Lin Feng. En su vida anterior, Lin Feng esperaba que viviera hasta los cien años. En este nuevo mundo, gracias al cultivo, las personas podrían vivir mucho más allá de eso. Esperaba ser lo suficientemente fuerte como para proteger a las personas que amaba en ese momento.

"Siempre me quedaré contigo." Dijo Meng Qing sonriendo de una manera resplandeciente y dulce.

"Ya pasamos un tiempo juntos, ¿no deberían ir a practicar la cultivación?" Dijo Meng Qing bajando la cabeza. Quería dejar que Lin Feng practicara, pero al mismo tiempo lo envolvió con sus brazos como si no quisiera que él se fuera.

"¡Incluso si estás aquí, puedo practicar la cultivación!" Dijo Lin Feng sonriendo. Lanzó energías de espada que se lanzaron a los cielos.

Levantó la cabeza y luces nítidas aparecieron en sus ojos. Miró al cielo como si estuviera tratando de desafiar el cielo.

Las energías de su espada se sacudieron en el aire y emitieron sonidos metálicos. Las energías apuntaban gradualmente a la luna.

"Tomando prestada la vitalidad de la Tierra y el cielo, convertiré las luces de la luna y el cielo en cenizas y usaré sus restos para limpiar mi espada." Dijo Lin Feng. Entonces, el Qi vital de la Tierra y el cielo se condensaron alrededor de las energías de su espada y luego aparecieron cenizas y limpiaron la espada que se volvió deslumbrante.

Lin Feng quería levantar su espada y en los recuerdos del anciano, Lin Feng sabía que limpiar su espada era parte del proceso.

Lin Feng no entendía por qué el anciano lo había ayudado, pero no pensó demasiado en eso. Sabía que el anciano no quería hacerle daño, eso es todo lo que importaba. Ese anciano podría haber matado fácilmente a alguien como Lin Feng, por lo que no había necesidad de engañarlo.

"Estás limpiando tu espada ..." Meng Qing pareció sorprendida y se rió. Todavía tenía su cabeza apoyada en el hombro de Lin Feng.

Algunas personas notaron algo en el cielo y levantaron sus cabezas. Vieron una espada aguda y poderosa muy alta en el aire, y estaba siendo limpiada por las energías de la Tierra y el cielo.

Mucha gente bajó la cabeza otra vez y no pensó demasiado en la espada. Una espada tan increíble probablemente pertenecía a alguien más fuerte que ellos, por lo que era inútil quedarse en ella.

Sin embargo, algunas personas todavía eran demasiado codiciosas y no podían evitarlo, incluso alguien se levantó en el aire junto a la espada.

Era un hombre joven que quería ir a Ciudad Fortuna, pero no tenía un arma poderosa para hacerlo. Ahora, una arma sagrada apareció en el cielo, así que por supuesto, esta era su oportunidad.

El joven parecía vacilante, pero luego liberó algunas energías hacia la espada, haciendo que comenzara a temblar.

"¡Toma!", Gritó una voz. El joven y todo alrededor comenzó a temblar. Miró la espada, sus ojos brillaban.

"¿Quién es usted?", Preguntó el joven con frialdad.

"¡Te dije que te largues!" La espada se giró y señaló al joven. El joven se sentía bastante frío ahora.

Dio media vuelta y se fue, asustado de muerte. Alguien podría hablar con una espada y liberar sus propias energías. Él no quería saber nada más de eso.

Después de que el joven se fue, la espada continúa elevándose en el aire hacia la luna.

Mucha gente había visto al joven un momento antes, así que nadie pensó en intentar robar la espada nunca más. Esa espada probablemente perteneció a un cultivador extremadamente poderoso.

Había incluso más genios en Ciudad Fortuna ahora. Muchas personas estaban simplemente practicando en silencio, tratando de fortalecerse antes de que comenzaran las festividades en Ciudad Fortuna.

Esos días siguientes, cada noche, la gente vería un arma sagrada volando en el cielo. Algunas personas intentaron tomarlo cada noche, pero cada vez que escucharon hablar la espada, se asustaron y retrocedieron. Esa espada pertenecía a un increíble cultivador de espadas para que no se atrevieran a tomarla. Ese cultivador probablemente podría matarlos sin ningún esfuerzo y todavía tenían que tener cuidado antes del comienzo del evento.

Lin Feng practicó esa técnica durante medio mes.

Luego, en esa noche final, apareció la luna llena y en dirección a Ciudad Fortuna apareció una neblina cuando una ciudad gigantesca emergió lentamente de la niebla.