buscar

Home

PMG: Capítulo 1140 - Batalla asombrosa

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1140 -  Batalla asombrosa

La sangre salpicaba por todas partes y los ríos de sangre fluían. El Qi de Meng Qing se estaba volviendo aún más pálida ya que los efectos de la píldora pronto iban a desaparecer.

Hace unos días, todos querían perseguir a Lin Feng y robar sus tesoros. Ahora, esas mismas personas se habían convertido en la presa de Lin Feng. Había innumerables cadáveres de cultivadores de nivel Zun tumbados en el suelo.

"¡Por qué! Sin embargo, ¿por qué los cultivadores fuertes de Jiange llaman a Lin Feng "Joven maestro"? Pensaron tantas personas. Ellos no entendieron. No podían saber que esos fuertes cultivadores pensaban que Lin Feng era la espada de su emperador. Solo podían adivinar que los que habían secuestrado a Lin Feng la última vez eran personas de Jiange, pero después de eso, ¿qué había pasado exactamente?

En ese momento, Lin Feng se giró y miró a la multitud en la distancia. Sus ojos parecían espadas afiladas. Esa multitud de repente parecía asustada, muchos de ellos esperaban evitar la mirada de Lin Feng. Afortunadamente, no habían participado en la batalla, de lo contrario, Lin Feng los habría matado.

Mucha gente a la que Lin Feng no le gustó ya estaba muerta. Xue Baguio había venido con muchos cultivadores fuertes, sin embargo, ahora estaba sola allí. Algunos de los jóvenes que la querían y los ancianos que estaban con ella habían muerto, mientras que algunos de ellos habían escapado.

"Regresen ahora. Si sucede algo, puedo llamarlos. No hay necesidad de seguirme todo el tiempo." Dijo Lin Feng a los cultivadores fuertes. Eso fue una orden, ¿qué podrían decir? Sabía que esa gente no podría enfrentarlo, de lo contrario sería como enfrentar a Jiange. Lin Feng no era Lin Feng, era un arma divina, el arma divina de su emperador. Por supuesto, Lin Feng no pudo mantener a esa gente con él por mucho tiempo y no lo sintió así de todos modos.

Necesitaba mantenerse a cierta distancia de ellos. Si lograba mantener esa distancia, podría usarlos para varios propósitos en el futuro. Mucha gente lo recordaría para siempre después de esa batalla. No habrían pensado que Lin Feng ordenaría a todos esos cultivadores fuertes que mataran a todos solo porque trataban de robar a Meng Qing.

"¡Bien, joven maestro!", Dijeron los fuertes cultivadores de Jiange. La espada divina ahora tenía un cuerpo humano, por lo que tenía que vivir su propia vida. Era el arma divina del emperador Wu Tian Jian, así que no necesitaban preocuparse por eso. Se volvería más agudo y fuerte de nuevo, como en los viejos tiempos. Se convertirían en un grupo prestigioso en Ba Huang y todos les temerían.

El cultivador del octavo reino Zun Qi miró a la multitud y dijo: "Si algunos cultivadores Zun planean intimidar a personas débiles de nuevo o faltarle el respeto a nuestro joven maestro, ¡mataremos a todos los involucrados!"

Después de eso, su Qi espada se precipitó hacia los cielos.

Algunas personas que no habían peleado estaban asombradas. Jiange solía ser un grupo famoso y poderoso en Ba Huang, por lo que no tenían enemigos. Nadie sabía exactamente cuán fuertes eran sus cultivadores, pero de ahora en adelante, nadie pensaría en atacar a Lin Feng nuevamente.

"Joven maestro, nos vamos". ¡Rompe ese talismán si alguna vez estás en problemas! "Dijo el anciano dando un talismán a Lin Feng. Lin Feng asintió y lo tomó. Los cultivadores fuertes luego se fueron.

Lin Feng vio salir a esos fuertes cultivadores y luego dijo a la multitud: "Si alguien se atreve a atacarme nuevamente antes del evento en Ciudad Fortuna, ustedes tendrán la responsabilidad de la desaparición de sus clanes."

En la distancia, la multitud entendió que tenían que irse. Xue Baguio miró a Lin Feng y parecía indiferente, por lo que era difícil saber en qué estaba pensando.

Ella se dio la vuelta y se fue también.

"¡Gracias!" Le dijo una voz usando telepatía. No se giró para que Lin Feng solo pudiera verla de vuelta, pero en cualquier caso, asintió y se fue.

Xue Baguio pensó que Lin Feng era increíble. A pesar de que ella quería matarlo antes, después de perder contra él, se sintió aún más motivada que antes. Además, Lin Feng había arriesgado su propia vida para salvar a Meng Qing con su píldora. Ella pensó que eso era conmovedor.

Lin Feng se dio la vuelta y caminó hacia el Sadhu y los demás. Él sonrió y dijo: "Hermanos y hermanas, ¡nunca lo olvidaremos!".

"Eres un miembro de Tiantai y otro grupo de influencia te protegió, incluso obtuviste un alto rango allí. Nadie te atacará pronto, creo. En Ciudad Fortuna tendrás grandes oportunidades, ¡así que aliméntalas! "Dijo el Sadhu.

"Lo haré" Dijo Lin Feng determinado.

"Realmente me pregunto por qué la gente de Jiange ahora te llama joven maestro. Tú eres nuestro primer discípulo imperial de cultivación también. Eres absolutamente extraordinario. No puedo esperar a verte más fuerte. Volveremos a Tiantai ahora." Dijo el Sadhu sonriendo a Lin Feng. Miró a sus otros compañeros discípulos y les dio las gracias. Todos se levantaron en el aire y se fueron.

Qiong Qi miró a Lin Feng y continuó corriendo alrededor de Lin Feng, "Pequeño bastardo, cuéntale a este emperador lo que sucedió estos últimos días."

"Caminemos y hablemos". ¡Todavía te atreves a llamarte emperador, incluso cuando la gente me secuestró frente a ti!" Dijo Lin Feng.

"No estaba lo suficientemente preparado" Dijo Qiong Qi furiosamente.

Lin Feng rodó sus ojos y lo ignoró, enfureciendo a Qiong Qi.

"Qiong Qi, busquemos un palacio donde nadie más esté y practiquemos la cultivación. Iremos a Ciudad Fortuna  juntos. Ayúdame a proteger a ese tipo también." Dijo Lin Feng golpeando el hombro de Huang Fu Long. Caminó hacia Meng Qing, tomó su mano y se fue con ella.

"Eh ..." Huang Fu Long dijo: "Ahora que su esposa está aquí, ignora a sus amigos y me deja en paz con ... esto".

"¡Roar!" Qiong Qi escupió llamas a Huang Fu Long. Lin Feng había dicho cosas molestas antes, así que Huang Fu Long hizo lo mismo.

"¡Soy un emperador, un gran emperador, no" esto "! Deberías sentirte honrado de pasar todo el tiempo que puedas conmigo." Dijo Qiong Qi.

"¡Oh, no, no de nuevo!", Dijo Huang Fu Long rascándose la cabeza. En el camino hacia allí, Qiong Qi siguió jactándose de cómo solía ser un emperador y solía tener relaciones sexuales con innumerables chicas celestiales en exuberantes palacios.

"¡Roar!" Qiong Qi rugió de nuevo. Huang Fu Long pensó que Qiong Qi era un espectáculo, pero también reconoció lo fuerte que realmente era.

Lin Feng llevó a Meng Qing a un palacio y lo cerró. Él se giró y la miró. Por alguna razón, parecía enojada.

"Meng Qing, ¿qué pasa?", Dijo Lin Feng sonriendo. Se rascó la cabeza preguntándose qué pasaba.

"Finalmente me estás mirando." Dijo Meng Qing con una voz dulce y amable. Ella lo estaba molestando, solo por diversión.

"¡Ay!", Dijo Lin Feng. Él no dijo mucho, solo la miró.

Cuando Meng Qing vio cómo Lin Feng continuaba mirándola, bajó la cabeza y dijo: "¿Qué estás haciendo?"

Lin Feng extendió su mano y se la puso en la cara, acariciando sus mejillas y su cabello. Luego susurró. "No me atreví a mirarte antes porque cuando te miro, no puedo quitar mis ojos de ti. Podría pasar el resto de mi vida solo mirándote."

Meng Qing puso los ojos en blanco. Ella estaba avergonzada.

Lin Feng puso sus manos alrededor de su cintura. Meng Qing se estremeció y levantó la cabeza. Ambos sonrieron.

"No solo podría mirarte por el resto de mi vida, sino que también estaría satisfecho de besarte por tanto tiempo." Dijo Lin Feng sonriendo. Luego, él le rodeó el cuello con la mano y arrastró su rostro hacia él, besándola apasionadamente.

"¡Mmh! ¡Mm! "Meng Qing no podía respirar más, ¡el beso de Lin Feng era demasiado apasionado!

Login Form

CrewChat