buscar

Home

PMG: Capítulo 1138 - Conversación en el vacío

 

Meng Qing #PMG

Imagen oficial de Meng Qing

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

 

Capítulo 1138 - Conversación en el vacío

Jian Wu Bei miró la tumba por última vez. Echó un vistazo al anciano que estaba barriendo. Quizás para el viejo, no significaba nada en particular.

Jian Wu Bei también siguió a los demás. Estaba sorprendido y triste al mismo tiempo. La única esperanza para la gente de Jiange era una espada, que era vergonzoso admitir, por decir lo menos. Incluso si era la espada del antepasado, era solo una espada. ¿La gente de Jiange pensó que nadie podía hacer que Jiange se levantara de nuevo?

Cuando todos se fueron, el anciano continuó barriendo lentamente, después de eso, volvió a entrar en la tumba y cerró la puerta.

Una vez dentro de la tumba, estaba solo otra vez. Barrió el suelo un poco más y luego se sentó. miró el aire vacío y dijo: "Ya no queda nadie, puedes salir."

"¿Por qué debería hacerlo?" Dijo una voz. El anciano no parecía sorprendido, él conocía a esa persona.

"¿Por qué lo ayudaste? ¿Cómo lo conoces? " Preguntó el anciano.

"No es importante. Mientras las cosas funcionen, ese es el objetivo principal. Hoy, le diste algo increíble. Quizás la espada traerá un cultivador increíble la próxima vez que regrese. Es algo bueno que lo hayas ayudado. Además, debes haber notado algo para dejarlo ir con la espada. Eso fue una apuesta " Dijo esa voz. Todavía era difícil saber de dónde venía.

"No apuesto. Además, la espada no puede hacer mucho aquí. Y ese niño pequeño me dio una buena impresión. Además, a Jiange también le pueden pasar cosas buenas. Probablemente sea mejor de esta manera. No quería que la gente de Jiange ofendiera a alguien como tú." Dijo el anciano. Él todavía estaba sentado y charlando normalmente. Ni siquiera sabía con quién estaba hablando.

"Me voy." El Qi desapareció y la tumba volvió a ser normal. El viejo sabía que la persona ya se había ido.

Lentamente se levantó nuevamente, estaba torcido y parecía enfermo. Retiró su escoba y continuó barriendo la tumba, limpiando todas esas viejas espadas.

De vuelta en Ciudad Espada, donde Lin Feng y Xue Baguio  acababan de luchar unos días antes, todavía había mucha gente, incluidos cultivadores terriblemente fuertes.

La ciudad se estaba bañando en luces deslumbrantes, sin embargo, era debido a la luna. La luna no era tan deslumbrante como cuando Lin Feng y Baguio habían luchado, pero era un tipo diferente de brillo.

Era deslumbrante, algunos cultivadores fuertes estaban tratando de ocultarlo, pero no pudieron ocultar esas luces por completo. Esas eran luces celestiales y ya había sido así por algunos días.

Una niña santa y celestial estaba creando esas luces. Ella vestía ropas blancas y tenía una piel blanca como la nieve.

La gente de la Tierra Celestial de los alquimistas aún no se había ido por su culpa. Ella fue llamada la niña celestial, pero ahora no se veía tan celestial y tan santa como antes.

"Las píldoras naturales son píldoras sagradas de alta calidad, pero tampoco pueden tener un efecto tan poderoso" Susurró Xue Baguio . Las santas luces celestiales todavía iluminaban la ciudad, pero habían pasado unos días desde que tomó la píldora natural.

"La píldora  natural había activado una fuerza especial que había persistido dentro de su cuerpo y la ayudó a ser aún más fuerte." Dijo un anciano a su lado. Xue Baguio asintió, ella tuvo el mismo pensamiento.

"Esa fuerza especial es increíblemente poderosa" Susurró Xue Baguio .

"Las bestias y los humanos son diferentes. Los humanos progresan paso a paso y se fortalecen gradualmente dependiendo de sus propias habilidades naturales. Ellos necesitan entender la cultivación. Para los animales, es diferente, se fortalecen automáticamente a medida que crecen. Para algunos animales, es aún más aterrador porque pueden heredar poderes increíbles al nacer. Esos son los reyes de la jungla, por así decirlo. " Dijo el anciano de la Tierra Celestial de los alquimistas. Él sonaba ligeramente emocionado. Xue Ling Long era un ser celestial nevado del clan de la nieve, ella podría ser la reina del clan de la nieve. Sin embargo, en la provincia de Ba Huang, no había rastros del clan de la nieve.

"Robarla." Dijo un joven de la Tierra Celestial de los alquimistas con avidez. Una chica tan hermosa, incluso si ella hubiera sido un animal ordinario, él habría estado excitado.

"No somos los únicos que queremos robarla, creo."

En algún lugar a lo lejos, aparecieron muchos cultivadores fuertes que reconocieron a Xue Ling Long. Ciudad Espada y Ciudad Fortuna no estaban muy lejos el uno del otro, por lo que había muchos cultivadores fuertes en la región.

Si los fuertes cultivadores de Tiantai no la hubieran estado protegiendo, mucha gente ya habría intentado secuestrarla. Su Qi se estaba volviendo cada vez más pálido.

El tiempo pasó lentamente. Pero luego esa gente se acercó, escondiéndose en la oscuridad.

"Alguien quiere atacar." Pensó la multitud.

"Parece que han estado planeando esto por algún tiempo." Los cultivadores de nivel Tian no podían hacer nada. Los cultivadores fuertes de Tiantai podrían destruir cualquier cultivador de nivel Tian en un abrir y cerrar de ojos.

"Bzzz ..." aparecieron muchas siluetas en el cielo, tantas que la gente ya no podía ver el cielo.

"¡Boom!", La atmósfera tembló cuando apareció una mano gigantesca. Finalmente, algunas personas comenzaron a pelear.

"Parece que mi ayuda será necesaria nuevamente." Dijo el Sadhu. Él unió sus palmas y apareció un gigantesco Buda de oro. Dijo de manera solemne y respetuosa: "El Buda está en la fuente de la creación."

En un instante, energías abstrusas invadieron el área.

"Canjee las almas perdidas haciendo ofrendas y rezos de dichos, libere a las almas del sufrimiento. ¡Muere! "Dijo el Sadhu liberando más energías abstrusas doradas. Sus luces se convirtieron en una espada gigantesca. Las luces doradas rodearon inmediatamente a todos los cultivadores Zun de bajo nivel.

"Boom boom boom!" La gente en todas partes comenzó a luchar de nuevo. Al mismo tiempo, a lo lejos, aparecieron deslumbrantes luces de espada. Esta vez tenían la espada de sus ancestros con ellos, por lo que se sentían como los cultivadores más fuertes de la región.

Login Form

CrewChat