buscar

Home

PMG: Capítulo 1193 - Nueve Vigilantes

 

Capítulo 1193 - Nueve Vigilantes

Lin Feng y Meng Qing aparecieron juntos en un mundo pequeño.

Lin Feng se sentó con las piernas cruzadas y cerró los ojos. Había usado todas sus gemas para obtener el conjunto de habilidades de maldición, por lo que inspeccionó los recuerdos que el anciano le había transmitido. ¡Eso fue un conocimiento extenso y profunda erudición!

Lin Feng tardó medio día en inspeccionar todos los recuerdos. Abrió los ojos y respiró hondo.

"¡Qué conjunto de habilidades tan extenso!", Dijo Lin Feng. Ese conjunto de habilidades contenía todas las habilidades y técnicas de las artes del hechicero. Incluso había una técnica de maldición tabú en la memoria. El conocimiento que el anciano le había transmitido a Lin Feng podría definirse como divino.

Lin Feng entendió a qué se refería el anciano cuando dijo que el conjunto de habilidades no tenía precio. Todas las gemas en el mundo realmente no eran suficientes para comprarlo en su totalidad.

"¿Qué tan fuertes son los magos negros reales?" Susurró Lin Feng. Se preguntaba si podría convertirse en un auténtico mago negro en el futuro.

No mucha gente practicaba  el cultivo de maldiciones en el continente. Aunque proporcionaría a los cultivadores poderes explosivos, no era tan feroz como el cultivo budista o demoníaco. Pero los genios que dominaban las artes de la hechiceria eran cultivadores terroríficos a quienes todos temían. Las personas poderosas trataron de borrarlas del mapa lo antes posible, pero si no lo hicieron, en niveles más altos los magos negros podrían ser terroríficos.

Como Lin Feng había esperado, el cultivo de maldiciones no podía definirse en pocas palabras. Incluso estuvo relacionado con los cultivos budistas y demoníacos. El cultivo de maldiciones consistía en una miríada de habilidades y técnicas, sombras de Buda y demonio, maldiciones aparentes, maldiciones ocultas, maldiciones de talismán, maldiciones de voz, maldiciones de mantra, maldiciones repelentes, maldiciones divinas, ¡había todo tipo de maldiciones!

Los magos negros fuertes podrían matar a sus enemigos de diversas maneras, envenenando las almas de las personas, maldiciendo el agua, el fuego, las montañas, etc.

Lin Feng se rió. Él no comenzó a practicar el cultivo de maldiciones. En lugar de eso, sacó su espada Tian Ji y su caldero celestial de nueve dragones. El alma de fuego de su espada Tian Ji no había terminado de condensarse todavía. Primero, esperaría que el evento en Ciudad Fortuna terminara por completo y luego estudiaría el cultivo de maldiciones.

"¡Sal!" Lin Feng liberó energías de fuego que se lanzaron a los cielos. El fuego del cuervo dorado también apareció.

"¡Ve!" La espada Tian Ji de Lin Feng voló hacia el fuego del cuervo dorado. Lin Feng abrió la boca y respiró hondo. Él estaba sudando mucho ahora. Se sentía relajado desde que había dejado las áreas especiales, pero ahora que estaba limpiando su espada con energías de fuego, su alma se sentía dolorida de nuevo. Esta vez tuvo que soportar las aterradoras energías del fuego.

Esa fue su elección, sin embargo. Apretó los dientes y comenzó a usar su técnica Cosmos que Quema el Sol, y una vez que su cuerpo fue rodeado por el fuego, apareció el patrón del sol. El fuego del cuervo dorado seguía ardiendo en el cielo y Lin Feng lo fusionó con su propio fuego de Qi puro, absorbiéndolo.

Lin Feng practicaba habilidades de fuego solar y ese fuego de cuervo dorado también era un fuego tipo sol. Fue perfecto para él.

Meng Qing estaba al lado de Lin Feng y también practicó la cultivación. El tiempo pasó lentamente y finalmente las llamas se lanzaron a los cielos mientras la espada de Lin Feng silbaba. Había absorbido todo el cuervo dorado y ahora había tres soles deslumbrantes en el cuerpo de Lin Feng. Las energías de fuego volaron por todo su cuerpo y, al mismo tiempo, pudo liberar el fuego del cuervo dorado que había absorbido por completo.

Meng Qing estaba sorprendida, pero sonrió de manera resplandeciente. Lin Feng y su espada estaban a punto de subir de nivel al mismo tiempo.

"Slash, slash ..." su Espada Tian Ji corrió hacia los cielos. Los patrones de sol de Lin Feng eran aún más deslumbrantes. De repente, abrió los ojos y vio que su fuego consumía el cielo.

"Llegué a la siguiente reino Tian Qi", susurró Lin Feng sonriendo de manera resplandeciente. ¡Rompió con al séptimo reino de Tian Qi! Ahora era un gran cultivador del reino de Tian Qi. Solía ​​admirar a los cultivadores Zun, ahora ya no estaba lejos del reino Zun Qi. Incluso podría vencer a los cultivadores Zun de bajo nivel ahora.

"Ni siquiera usé todo el fuego del cuervo dorado, ¡no me extraña que sea un tesoro precioso!" Lin Feng dejó el caldero celestial de nueve dragones y el resto del cuervo dorado disparó con él. Decidió usar el tiempo que había dejado allí para practicar la cultivación de maldiciones. Antes, solía usar su cetro para liberar las energías de maldición. Pero ahora, podría usar su habilidad para maldecir. Primero tenía que entender las energías de maldición abstrusa, entonces sería capaz de lanzar poderosos hechizos de maldición.

Lin Feng sacó su cetro y al instante maldiciendo las energías rodeó el cuerpo de Lin Feng.

Las artes de la hechiceria eran inclusivas, las maldiciones eran una gran parte de ellas. Sin embargo, la fuerza de maldición también era fuerza de brujería. Representaba un tipo de fuerza, por lo tanto, Lin Feng podía confiar en su cetro para comprender las artes de la hechiceria.

Después de haber estudiado varias energías abstrusas, a Lin Feng le resultó mucho más fácil estudiar otras nuevas. Ya se había dado cuenta de eso hace un tiempo. Después de comprender la energía abstrusa del trueno, le resultó más y más fácil estudiar otros tipos de energías abstrusas.

Por supuesto, sin tabletas abstrusas y las áreas especiales, habría necesitado mucho más tiempo.

Además, estudiar las energías de brujería era más difícil que estudiar cualquiera de los otros tipos de energías. Las artes de la hechiceria requerían un alma y una vitalidad aún más fuertes que otras artes. Algunos hechizos de hechicería deben tener un alma y una vitalidad muy fuertes.

Después de un tiempo, era hora de que se fueran. Lin Feng y Meng Qing salieron de la zona tranquila. El anciano le dio a Meng Qing más tiempo para que usara todas sus semillas del destino, luego saludó y aparecieron en otro lado. Ahora estaban en el cielo sobre Ciudad Fortuna, era el lugar donde habían aparecido por primera vez cuando habían venido a Ciudad Fortuna todos esos meses atrás.

Había grandes nubes en el cielo, y un elevado palacio celestial era visible sobre las nubes. Lin Feng y Meng Qing caminaron en esa dirección, al igual que todos los demás. Había mucha gente en la ciudad ahora, incluidos aquellos que no habían podido ir a las cinco áreas elementales. Solo podían ver, así que permanecieron de pie en la distancia, con envidia.

Había muchas personas frente al palacio que podían escuchar las profecías del Adivino.

Lin Feng miró a las personas a su izquierda y derecha, los que estaban en el medio fueron los que habían estado en las áreas especiales. Sin embargo, Lin Feng estaba sorprendido porque había muchas personas que nunca había visto tan bien. Por ejemplo, había nueve personas que vestían la misma ropa. Todos llevaban un sombrero de bambú trenzado: los Vigilantes.

"¡Hay nueve Vigilantes!" La multitud estaba sorprendida. Era la primera vez que veían a todos los Vigilantes, y mucho menos los contaban todos. Todos parecían iguales, no había absolutamente ninguna diferencia entre ellos.

La Unión Imperial de Asesinos tiene siete asesinos, los Vigilantes tienen nueve personas, ¡me pregunto quién es más fuerte que quién! ", Aunque mucha gente. Nadie había visto lo fuertes que realmente eran los Vigilantes, por lo que no conocían sus niveles de cultivo. ¿Dispararían flechas como el Adivino les contaría sus profecías?

"Me pregunto quién me disparó una flecha", Pensó Lin Feng mirando a los Vigilantes. No podía diferenciarlos así que no podía saber quién era su Vigilante. Nunca había visto su cara, así que no podía reconocerlo.

Además de los Vigilantes, también había algunas otras personas a las que Lin Feng no conocía. ¿Tal vez fueron asesinos?

"Lin Feng, él está allí!"

En ese momento, mucha gente en la distancia miró a Lin Feng. Esas personas eran de Tiantai. No habían logrado obtener un millón de gemas, por lo que tampoco pudieron ir a las cinco áreas elementales. También hubo algunos de los enemigos de Lin Feng, por ejemplo Xuan Yuan, Yang Zi Lan. Estaban furiosos cuando vieron a Lin Feng.

Especialmente Xuan Yuan, parecía más que molesto. Lin Feng sorpresivamente había logrado ir al área especial, pero no lo hizo. Había logrado reunir un millón de semillas, pero cuando estaba a punto de ir a las cinco áreas elementales, alguien se las robó. Esa persona era mucho más fuerte que él, era uno de los diez cultivadores más fuertes de la provincia: Fu Hei. Fu Hei no estaba lejos de Lin Feng entre la multitud.

"¡Bastardo!", Dijo Xuan Yuan a Fu Hei. Fu Hei lo miró, pero eso fue todo.

"Él entró, ¿crees que el Adivino dirá que se convertirá en un emperador?", Preguntó Yang Zi Lan a Xuan Yuan, que ahora se veía aún peor.

"Tiene suerte, espera hasta que salga. Le enseñaré una lección entonces." Dijo fríamente Xuan Yuan. Había llegado al octavo reino de Tian Qi, por lo que estaba convencido de que podía matar a Lin Feng ahora.

"Eso espero" Dijo Yang Zi Lan asintiendo, pero realmente no lo creía.

 ______________________________________________________________________

 

Traducido y Editado Por Gasaraki

Login Form

CrewChat