buscar

Home

PMG: Capítulo 1166 - Atacado

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1166 - Atacado

Cuando el joven regresó después de que terminó su técnica. Había envuelto el cuervo dorado en energía de estrellas y ahora el espacio estaba temblando.

"¡Bzzz!" Apareció un terrorífico Qi y las estrellas se rompieron. Entonces, todo se volvió caótico. El cuervo dorado comenzó a oprimir a la multitud de nuevo y tragar llamas. A pesar de que el joven controlaba las energías abstrusas, todavía no era lo suficientemente fuerte, por lo que el cuervo dorado se abrió paso a través de él.

"¡Bzzz!" En ese momento, apareció una jarra deslumbrante y cayó al fuego.

"¡Una arma sagrada!" La multitud vio el tarro que comenzó a tragar una cantidad aterradora de llamas, incluido el cuervo dorado.

El deslumbrante tarro se volvió rojo cuando se llenó de fuego. La multitud incluso podía ver el cuervo dorado dentro.

"¡Vuelve!" Gritó alguien furiosamente y la arma sagrada voló de regreso a su dueño. Un crujido se extendió en el aire cuando el cultivador gimió de dolor cuando el tarro se rompió en pedazos. Tampoco podría contener el fuego del cuervo dorado.

Los ojos de Lin Feng centelleaban mientras otras personas probaban sus propias técnicas, pero tampoco eran lo suficientemente fuertes. Sin armas sagradas increíbles, no podrían obtener el fuego del cuervo dorado.

Lin Feng guardó silencio mientras continuaba manteniendo una cierta distancia entre él y el cuervo dorado. Se sentó con las piernas cruzadas y cerró los ojos, absorbiendo tranquilamente las llamas.

La multitud fue sorprendida por Lin Feng. Él fue el único que no intentó encender el fuego, ¿quizás fue porque sabía que no era lo suficientemente fuerte? No importa, practicar la cultivación fue una buena idea.

El tiempo pasó lentamente y un patrón de sol apareció pronto en el cuerpo de Lin Feng, absorbió las energías del sol aún más rápido.

Pasaron dos días y en esos dos días, el joven fuerte había roto la piedra de fuego que le quitó a la tortuga y sus energías de fuego se hicieron aún más fuertes. Trató de tomar el cuervo dorado nuevamente, pero falló. Entonces, decidió irse.

Había muchas otras cosas que hacer en ese lugar, perder demasiado tiempo no valía la pena.

La gente se fue gradualmente y otras personas llegaron. Algunos intentaron apagar el cuervo dorado, pero se marcharon cuando fallaron. Solo quedaban dos personas: Lin Feng, que todavía estaba sentado con las piernas cruzadas y practicando la cultivación y otra persona. Una vez que estuvieron solos, fue a Lin Feng, sonrió y dijo: "Estás en la parte superior del reino Tian Qi y todavía estás practicando la cultivación aquí. ¿No crees que es una pérdida de tiempo?"

Lin Feng abrió los ojos, sonrió y dijo: "¿Y tú? ¿Por qué estás aquí?"

"Quiero ver si puedes combatir el fuego." Dijo esa persona, buscando la reacción de Lin Feng. Lin Feng lo miró y dijo: "¿Eso es todo?"

"En efecto. Soy débil y no puedo superar a otras personas, así que todo lo que puedo hacer es mirar. Quiero ver quién tomará este fuego al final." Dijo el joven sonriendo con fatiga. Tenía una túnica de fuego común con patrones de llamas. Había llegado al séptimo reino de Tian Qi y las semillas de su destino eran amarillas. Lin Feng se preguntó cómo había llegado tan lejos."

"Está bien, lo intentaré entonces." Dijo Lin Feng sonriendo y poniéndose de pie.

"Entonces, tenía razón, esperabas que las otras personas se fueran porque sabías cómo controlar el fuego todo el tiempo." Dijo esa persona, dando un paso atrás.

"No sé si puedo, pero definitivamente puedo intentarlo." Dijo Lin Feng con indiferencia. Lin Feng entendió que si no lo intentaba, ese tipo no se iría.

¿De verdad solo quería ver a alguien prender el fuego? Lin Feng no le creyó en lo más mínimo.

Un gigantesco caldero apareció en el aire y difundió luces pálidas.

"¡Eso es ... el celestial caldero de los nueve dragones!" Esa persona reconoció el caldero.

"Desafortunadamente está roto, pero sigue siendo un tesoro precioso de la antigüedad, estoy seguro de que obtendrás el fuego del cuervo dorado." Dijo el joven suspirando. Lin Feng luego hizo que el caldero rodeara el fuego.

El fuego del cuervo dorado continuó ardiendo en el caldero celeste de nueve dragones y el fuego fue explosivo, pero el caldero no se rompió.

"Funcionó." Pensó Lin Feng con incredulidad.

Lin Feng saltó a su caldero celestial de nueve dragones.

"¡Bzzz!" Las energías se movieron hacia Lin Feng desde atrás. Lin Feng no necesitaba darse la vuelta para saber qué estaba pasando, ya había anticipado esta reacción.

"¡Muere!" Gritó Lin Feng furiosamente. Apareció su espada Espada Tian Ji y contenía energías atronadoras de color púrpura.

"Slash, slash ..." Lin Feng lacerado el cuerpo de su oponente, sin embargo, el oponente se había convertido en varias ilusiones que todas se arrojaron a Lin Feng.

"¡Vuelve!" Gritó el oponente furiosamente. Se condensó de nuevo en un cuerpo y liberó un viento extremadamente fuerte para oprimir a Lin Feng. Era el tipo de hechizo que la gente de Jiange había usado cuando originalmente lo habían secuestrado.

"¡Quieres morir!" Lin Feng se giró y sacó su alabarda. ¡Luego usó el viento que su oponente lanzó para moverse aún más rápido!

"Bzzz, bzzz ..." Ambos lanzaron aterradoras energías de fuego que llenaron toda la habitación. El oponente de Lin Feng estaba liberando energías de fuego de sus mangas. Luego, fuera de su manga, dos siluetas aparecieron y se movieron hacia Lin Feng.

Al mismo tiempo, ambas siluetas se elevaron en el aire. El enemigo de Lin Feng luego señaló el caldero y dijo: "¡Manga Cósmica, ven aquí!"

El caldero giró y Lin Feng apenas pudo controlarlo. El caldero se movió hacia el enemigo de Lin Feng y desapareció en su manga. Sutil sonidos se extendieron en el aire mientras sellaba el caldero. Entonces, Lin Feng sintió que había perdido su conexión con el caldero.

Al mismo tiempo, Lin Feng atacó las dos siluetas, pero regresaron al joven. Él sonrió y dijo: "No eres débil, pero mis compañeros discípulos no son tan débiles. En cuanto al caldero y el fuego del cuervo dorado, acuérdate de mí y de mis dos compañeros discípulos. Podrías tener la oportunidad de vengarte algún día."

Lin Feng miró la sonrisa indiferente de ese tipo. Él no se parecía a alguien que fuera malvado. Ese tipo de persona era peligrosa. Especialmente que sus mangas podían ocultar personas, eso explicaba cómo habían llegado tan lejos. Sus dos amigos también eran bastante fuertes, al octavo reino de Tian Qi.

"¿Cómo debería llamarte chico y de dónde eres?" Dijo Lin Feng sonriendo. Él mantuvo la calma a pesar de que acababa de perder 2 tesoros preciosos.

"Soy Fu Hei y esos dos son mis dos discípulos. Venimos de una montaña de fuego y somos discípulos del emperador Yan. ¿Y tú? "  Preguntó el tipo.

"Lin Feng de Tiantai".

"El primer discípulo imperial de cultivación de Tiantai, ya eres famoso. Gracias de nuevo por hoy. ¡Nos vamos! "Dijo Fu Hei y luego se fueron los tres.

Lin Feng estaba intrigado. Fu Hei le había robado cosas y después de eso, actuaban como si fueran amigos.

Lin Feng no los persiguió, fue inútil porque no podía hacer nada con ellos.

¡Aún tenía que volverse más fuerte!

Login Form

CrewChat