buscar

Home

PMG: Capítulo 1164 - ¡Bestias!

 

Imagen oficial de Meng Qing y Lin Feng

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1164 - ¡Bestias!

Lin Feng oyó más zumbidos cuando se dio la vuelta y descubrió que una fuerza misteriosa emanaba del palacio: fuerza de sellado.

"¿El palacio bestia se está cerrando?" Susurró Duan Wu Dao. Yuan Fei había ido al palacio y ahora se estaba cerrando. ¿Solo una persona podría entrar al palacio a la vez?

"¿Quieres caminar y encontrar cosas más adecuadas para ti?" Preguntó Lin Feng al rey dragón y Duan Wu Dao. El rey dragón era extremadamente fuerte, si lograba controlar su cuerpo por completo, se volvería aún más fuerte. Sin embargo, Duan Wu Dao era más débil.

"Está bien, te transmitiremos un recuerdo para que puedas encontrarnos." Dijo Duan Wu Dao, sabía que Lin Feng estaba preocupado por ellos. Sin embargo, ese tipo ahora tenía el cuerpo de Duan Wu Dao y podía usar algunas de las habilidades de Duan Wu Dao junto con las suyas. Además, sin las semillas del destino, pocas personas lo perseguirían.

Esas dos personas se fueron y Lin Feng sacó su torre de animales, liberando a todos los animales. "Es una ciudad antigua, ustedes pueden tener algunas oportunidades aquí. Puedes irse ahora, pero tengan cuidado."

Todos se despidieron de Lin Feng y se fueron.

"Lin Feng, mi madre hizo esa torre animal ella misma. Puede tener un poder explosivo si la uso, así que deberías dármela." Dijo Meng Qing. Esa torre de animales era un arma sagrada que podía oprimir a los animales. En esa ciudad antigua, habría bestias aterradoramente fuertes, por lo que tal vez Meng Qing podría capturar algunas bestias más con ella.

Cuando Meng Qing quería algo, Lin Feng solo podía complacerla. Luego miró a Huang Fu Long, y Huang Fu Long entendió lo que Lin Feng quería decir porque tenía la misma idea. Él sonrió y dijo: "Me voy."

"Muy bien, ten cuidado." Dijo Lin Feng tocando el hombro de Huang Fu Long. Sacó sus armas sagradas y le preguntó a Huang Fu Long: "¿Quieres algo?"

"Mi hacha de dragón ya tiene un poder explosivo, pero tomaré el escudo antiguo." Dijo Huang Fu Long tomando el escudo negro. Entonces, se fue. No podía confiar en Lin Feng para protegerlo y también quería fortalecerse.

"No." Dijo Meng Qing sacudiendo la cabeza. Lin Feng ni siquiera había hablado todavía, pero sabía lo que iba a decir. En cambio, él tomó su mano y caminaron juntos.

Ese lugar era una ciudad gigantesca y antigua. Lin Feng vio algunos animales de fuego que todos tenían semillas de destino azul-verde. Parecían feroces y eran difíciles de combatir, por lo que Lin Feng no intentó luchar contra ellos.

"Lin Feng, allá." Dijo Meng Qing apuntando en una dirección con ondulantes torres de llamas rojas.

"Qué fuego tan aterrador. ¡Vamos a ver! ", Dijo Lin Feng, que estaba interesado porque practicaba el cultivo de fuego. Cuando llegaron cerca de esas llamas, encontraron que dos bestias estaban peleando.

"Parece un cuervo dorado de tres patas." Pensó Lin Feng mirando a una de las bestias. Tenía llamas aterradoras que quemaban el suelo bajo sus pies. La bestia que luchaba contra ella también era una bestia de fuego, pero parecía una tortuga con alas. Lin Feng nunca antes había visto tales bestias. Tal vez esas bestias antiguas ahora estaban extintas.

"¡Ese océano de llamas es su propia ciudad de fuego!"

"¡Parece que el cuervo dorado intenta reclamar una piedra de fuego!", Dijo Meng Qing mirando las garras de la tortuga alada: sostenía una piedra de fuego.

"¡Caw!", El cuervo dorado escupió llamas. La tortuga también lanzó sus propias energías de fuego que dieron a luz a un huracán hecho de fuego. Lin Feng y Meng Qing no estaban tan cerca, pero todavía podían sentir esas energías abrasadoras.

Esas llamas eran casi al nivel de fuego abstrusa.

Sin embargo, la tortuga abrió la boca y se tragó el sol, dejando a Lin Feng y Meng Qing horrorizados. Pelear contra una bestia del mismo tipo no fue fácil. A menos que uno de ellos tuviera un Qi de fuego mucho más fuerte que el otro, era casi imposible matar a la otra bestia.

"¡Bzzz!" Entonces, la atmósfera comenzó a temblar. Lin Feng vio a un joven caminando lentamente hacia esas bestias. Pronto se había metido en medio de ellos, como si las llamas no lo afectaran.

"Un gran cultivador." Pensó Lin Feng mirándolo fijamente. Ese tipo hizo un golpe con la mano como cuchillo sobre la tortuga y apareció una estrella. La tortuga fue enjaulada repentinamente dentro de ella.

"¡Muere!", Dijo el joven. Su mano era deslumbrante ya que contenía energía de las estrellas. La sangre y el fuego se mezclaron cuando mataron a la tortuga. El joven agarró parte del fuego restante.

Se giró y caminó hacia el cuervo dorado, todavía con la calma.

"¡Caw!" El cuervo graznó, dio media vuelta y se fue. Quería escapar.

El joven abrió su mano, saltó y desapareció. Sus aterradoras estrellas aparecieron de nuevo y rodearon el cuervo dorado. El cuervo dorado luchaba por liberarse batiendo sus alas, pero el joven realizó otro golpe con la mano como cuchillo. El cuervo lloró y luego su cuerpo fue cortado en dos. Las semillas de su destino también fueron al tercer ojo del joven.

"¡Es terriblemente fuerte!", Pensó Lin Feng temblando. ¡El golpe con la mano como cuchillo de ese tipo fue increíblemente poderoso!

Ese tipo era impresionantemente fuerte. Incluso si se unieran, Meng Qing y Lin Feng no necesariamente podrían matar a esas bestias de fuego.

"¡Qué bestia!", Pensó Lin Feng. Ellos no lo conocían. ¿Era él uno de los cultivadores fuertes de los que Yuan Fei le había hablado? Usó habilidades y técnicas de estrellas que podrían romper el espacio. Quizás ese joven entendió las energías abstrusas, incluyendo un tipo increíble de energía abstrusa: ¡espacio vacío, energía abstrusa!

El joven miró a Lin Feng, pero no atacó. Tomó la piedra de fuego y saltó al fuego. Lin Feng entendió que el tipo probablemente entendía el espacio vacío, la energía abstrusa y la energía abstrusa del fuego, de lo contrario, no habría tomado esa piedra de fuego y habría saltado a un océano de llamas.

"Meng Qing, quiero ir a ver." Dijo Lin Feng. Meng Qing asintió y sonrió, "Ve, te esperaré aquí, si me quedo esperando demasiado, me iré y encontraré un lugar más adecuado para mí."

"Ten cuidado." Dijo Lin Feng con voz suave, acariciando su cabeza y sonriendo. Luego saltó al océano de llamas. Aparte de él, algunas otras personas fueron allí. Probablemente fueron todos cultivadores de fuego también.

Login Form

CrewChat