buscar

Home

PMG: Capítulo 1126 - La agresividad de Long Teng

 

Imagen oficial de Hou Qing Lin

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

 

Capítulo 1126 - La agresividad de Long Teng

Long Teng miró a Gu Xiao y dijo con calma: "Tendrás la oportunidad de matarlo tarde o temprano, pero por ahora, todavía puedes humillarlo."

"¿Ahora?" Gu Xiao frunció el ceño y susurró: "¿Qué hay de los cultivadores de la Tierra Celestial de los alquimistas?"

"¡No necesitas matarlo, solo lo humillarás!" Repitió Long Teng caminando hacia el lugar donde Lin Feng practicaba la cultivación. Los ojos de Gu Xiao brillaron y sonrió fríamente. Siguió Long Teng. La intención de la espada de Lin Feng se había nivelado, por lo que no podía dejar que siguiera siendo tan afortunado.

"¡Lin Feng!" Gritó Gu Xiao. Su voz rodó en olas. Quería molestar a Lin Feng mientras practicaba la cultivación.

El Qi se lanzó a los cielos. Long Teng miró al palacio y dijo: "¡No te preocupes, no le haremos daño!"

Luego, retrajeron su Qi.

Gu Xiao comenzó a reír frenéticamente. Lentamente caminó en dirección al palacio donde estaba Lin Feng. Muchas personas lo notaron y pensaron que era cruel. Estaba molestando a Lin Feng mientras practicaba la cultivación.

"Lin Feng, la última vez, escapaste y no muriste. ¡Mataste a mi hermano para que no vivieras por mucho tiempo!" Dijo Gu Xiao rechinando los dientes, esperando que Lin Feng lo oyera.

Sin embargo, los ojos de Lin Feng permanecieron cerrados y todavía estaba rodeado por el Qi espada. Lentamente, aparecieron espadas y se fueron volviendo más distintas.

¡Gu Xiao frunció el ceño, Lin Feng lo había ignorado!

"Boom boom!" El piso donde estaba sentado Lin Feng comenzó a crujir.

"¡Bastardo desvergonzado!" Dijo alguien con frialdad. Fue Meng Ba. Bloqueó el ataque y corrió en la dirección desde donde se originó el Qi.

"La gente del Castillo Divino de Tian Long es tan descarada."

Lin Ruo Tian también llegó. Él estaba mirando a esas personas desvergonzadas.

"Débil como eres, ¿cómo puedes hablar sobre el Castillo Divino de Tian Long?" Dijo Long Teng. Saltó hacia adelante y liberó energías en la dirección de Lin Ruo Tian y Meng Ba. Un dragón apareció y rugió.

"Tan fuerte como un dragón ... Tiene un cuerpo de dragón celestial, ¡no es de extrañar!", Pensó la multitud. Long Teng parecía dominante y brutal.

Lin Ruo Tian y Meng Ba se arrojaron al dragón. El dragón en realidad los estaba empujando hacia atrás.

"¡Pareces luciérnagas que luchan contra el sol, mueran!" Dijo Long Teng agresivamente. En un instante, luces deslumbrantes invadieron su luz. Un dragón aterrador apareció de nuevo y voló hacia Lin Ruo Tian y Meng Ba.

Lin Ruo Tian y Meng Ba condensaron toda su fuerza y ​​bloquearon el ataque, pero salieron sangre de sus bocas. Ambos se pusieron pálidos como la muerte.

Se los consideraba genios en la parte norte de Ba Huang, sin embargo, todavía era difícil para ellos luchar contra Long Teng. A pesar de que era más fuerte que ellos por un nivel de cultivación, su cuerpo de dragón era aterrador.

"¡Quieres morir!", Dijo Long Teng, quien todavía estaba bloqueando el acceso a la habitación de Lin Feng. Mucha gente en la distancia sintió todas esas poderosas energías. Long Teng realmente podría matar a Lin Ruo Tian y Meng Ba.

"¡Movanse! No se atrevería a matarme " Dijo Lin Feng a Meng Ba y Lin Ruo Tian utilizando la telepatía. Se miraron el uno al otro, ambos tenían sangre en la esquina de la boca. Echaron un vistazo a Long Teng y a los demás.

"Pensé que la gente de Tiantai era increíble, pero al final, tienen miedo a morir. Inútiles piezas de basura. En Ciudad Fortuna, la gente de Tiantai será aplastada. ¡Después de la muerte de Lin Feng, también te mataremos para que puedas unirse a él en el infierno! "Dijo Long Teng agresivamente.

Hou Qing Lin y Mu Chen habían humillado al Castillo Divino de Tian Long, todavía estaban molestos por eso. No podían esperar para estar en Ciudad Fortuna y matar a la gente de Tiantai sin piedad.

Gu Xiao siguió caminando hacia Lin Feng, se rió fríamente y dijo: "Sé que lo oíste todo, viste a tus amigos lesionarse y no hicieron nada. Si fuera tú, no me escondería."

Lin Feng lo ignoró y siguió soltando el silbante Qi espada.

"Veremos cuánto tiempo puedes esconderte." Dijo Gu Xiao mientras continuaba avanzando hacia Lin Feng. El piso se rompía bajo sus pies con cada paso que daba.

Sin embargo, en ese momento, una deslumbrante luz de espada apareció y Lin Feng abrió los ojos.

"¡Muere!" Gritó Lin Feng furiosamente. Diez mil espadas silbaban mientras se lanzaban a los cielos. Estaba lanzando la espada de nivel ocho para oprimir a Gu Xiao.

"¡Bzzz!" Las deslumbrantes luces de la espada de Lin Feng se condensaron y se movieron hacia el tercer ojo de Gu Xiao. Gu Xiao comenzó a correr hacia atrás tan rápido como pudo.

"¡Muere, muere, muere!" La voz de Lin Feng hizo eco tres veces. Sus energías de espada silbaron y se lanzaron a los cielos.

"¡Destruye!" Aparecieron luces doradas y el sonido de una campana resonó. Las energías de la espada de Lin Feng se estrellaron contra la campana de oro. Finalmente, el Qi espada desapareció.

La campana de oro se encogió y volvió a la mano de Gu Xiao. Miró fríamente a Lin Feng con ganas de matar en los ojos.

"A pesar de que has atravesado el octavo reino de Tian Qi, sigues siendo un pedazo de basura. Me atacaste por sorpresa mientras practicaba la cultivación. La descarada basura del Castillo Divino de Tian Long, ¿y de alguna manera eres considerado un genio? ¡Solo eres el maestro basura!" Dijo Lin Feng burlonamente.

La expresión facial de Gu Xiao se veía horrible. La intención de espada de Lin Feng lo había oprimido severamente, ¡qué humillante!

"¡Hmph! Eres bastante vanidoso, pero como te dije, Ciudad Fortuna se convertirá en la tumba de los discípulos de cultivación imperial de Tiantai. ¡Después de que mueras, mataré a todos tus compañeros discípulos uno por uno!" Dijo Long Teng con frialdad.

"Está bien, no puedo esperar para ver eso." Respondió Lin Feng. Señaló a Gu Xiao y dijo con frialdad: "Serás la primera persona que mate-"

"Sigue alardeando, ¡ya estás muerto!" Dijo Gu Xiao con tristeza. Deseó poder matar a Lin Feng.

"No es necesario hablar con alguien que ha llegado al final de su vida. Lamentablemente, no verá cómo morirán sus amigos de Tiantai en Ciudad Fortuna." Dijo Long Teng, luego se dio la vuelta y se levantó en el aire. "Cuando esté en Ciudad Fortuna, no dejaré que nadie de Tiantai llegue a la ciudad, ¡los mataré uno por uno!"

Después de eso, desapareció en la oscuridad de la noche seguido de los otros miembros del Castillo Divino de Tian Long.

"El nombre de Ciudad Fortuna implica fortuna y suerte, sin embargo, no sentirás esa suerte cuando llegue allí. Estarás maldito por mi fuerza de maldición." Pensó Lin Feng.

Esa noche, personas misteriosas vestidas de negro atacaron a Lin Feng por sorpresa y fueron bloqueadas por los ancianos de la Tierra Celestial de los Alquimistas y luego por Gu Xiao. Nadie más lo intentó después.

Siete días más tarde, los ancianos de la Tierra Celestial de los alquimistas se hicieron inventar píldoras naturales y los trajeron a Ciudad Espada.

Xue Baguio y Lin Feng estaban listos para luchar y pelearían bajo la luz de la luna. Mucha gente vino a Ciudad Espada solo para ver la pelea entre chicas celestiales. También querían ver cuán fuerte era el primer discípulo imperial de cultivación de Tian.

Fuera de Ciudad Espada, apareció un bote salvavidas con una bestia adentro: un Qiong Qi y una persona joven.

Login Form

CrewChat