buscar

Home

MGA: Capítulo 1124 - ¿Píldoras Naturales?

 

Imagen oficial de Hou Qing Lin

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1124 - ¿Píldoras Naturales?

"De acuerdo con lo que acaba de decirme, su amigo necesita píldoras naturales. Ese tipo de píldoras contiene las energías de la Tierra y el cielo para revivir la vitalidad de alguien. Pueden sanar la piel, los huesos, las vísceras, todo. Esa píldora tiene que ser al menos una píldora santa de alto nivel. Incluso yo no puedo obtener tales pastillas. ¿Por qué apostaría eso? " Preguntó Xue Baguio lentamente.

Las píldoras naturales contenían las energías de la tierra y el cielo, podían sanar personas e incluso mejorar sus habilidades. Eran extremadamente preciosas. Además del emperador de la Tierra Celestial de los alquimistas, solo unos pocos alquimistas viejos podían inventar tales píldoras. Hacerlo preparar píldoras no sería fácil.

"Píldoras  naturales". Lin Feng frunció el ceño. No había pensado que sería tan difícil obtener esas píldoras. Sin embargo, Lin Feng soñó con conseguirlas algún día. Y en ese caso, realmente los necesitaba para Meng Qing.

"Por favor, ¿podemos tener más privacidad?" Preguntó Lin Feng. Xue Baguio lo entendió. Ella lanzó algunas semillas que brotaron al instante. Entonces, aparecieron vides y los rodearon. Luego aparecieron los pétalos. En unos pocos segundos, estaban solos en un loto blanco cerrado.

"¿Qué están haciendo?", La multitud estaba asombrada cuando lo vieron. Lin Feng y Xue Baguio usaban la telepatía para hablar. Y ahora Xue Baguio había creado un loto blanco gigantesco para evitar que la gente los mirara. Algunas personas se sentían envidiosas e incluso celosas.

En el loto blanco, Lin Feng quiso liberar su conciencia divina, pero ella le impidió hacerlo. Ya no estaba herida, así que era extremadamente fuerte. Además, ella tenía un cuerpo celestial. Incluso en el mismo nivel que Lin Feng, ella era infinitamente más fuerte que Xuan Yuan. La Tierra Celestial de los alquimistas también le había enseñado muchos hechizos, habilidades y técnicas. Sin embargo, no tenía otra opción, necesitaba esas pastillas naturales.

Lin Feng lanzó fuerza demoníaca y Qi. Era como si un demonio hubiese tratado de manchar el alma de un ser santo. Luego sacó unas espadas negras que contenían Qi demoníaco. Xue Baguio parecía sorprendida. Ese tipo de Qi demoníaco podría tragársela por completo.

"¡Vuelve!" Lin Feng retrajo su espada demoníaca.

"Esa espada es aterradora, pero tengo el espíritu del cuerpo celestial. Esa espada es buena para las personas que practican el cultivo demoníaco, pero para nosotros es inútil. No sería suficiente pedirles a los ancianos que preparen píldoras para ti." Dijo honestamente Xue Baguio.

Lin Feng no dijo nada. Sacó su espada Tian Ji.

"Esa es una arma sagrada de nivel medio."

Lin Feng sacó su arco, su alabarda, un escudo negro, una aterradora espada púrpura. Xue Baguio se sorprendió y miró fijamente a Lin Feng. Lin Feng se preguntaba qué estaría pensando.

"¡Están todos rotos!" Dijo Xue Baguio. Lin Feng había tenido suerte, probablemente había encontrado algunos vestigios históricos.

"En efecto. Son todas armas antiguas. Esas armas no son útiles para mí, ¿quizás la Tierra Celestial de los alquimistas puede usarlas? ¿Tal vez los ancianos de la Tierra Celestial de los alquimistas pueden arreglarlas? Estas son armas increíbles." Dijo Lin Feng, tratando de convencer a Xue Baguio. "¿Qué piensas?"

"¿No tienes miedo de que pueda simplemente robártelas?" Preguntó Xue Baguio. Estaba mirando a Lin Feng de una manera extraña. Lin Feng le había pedido que creara el loto blanco para que nadie pudiera ver todas sus preciosas armas.

"Confío en ti, niña santa." Dijo Lin Feng sonriendo de manera resplandeciente. "Además, estoy convencido de que puedes vencerme, y si me derrotas, podrás llevarlas a todos."

"¡Si quieres salvar a alguien, esa persona debe ser extremadamente importante para ti!", Dijo Xue Baguio sonriendo con indiferencia. Lin Feng quería poner su vida en juego para salvar a alguien más. No se trataba solo de la batalla, incluso si él ganaba, ¿no le contaría a todos sus tesoros? Incluso si ganara, podría estar en peligro para siempre debido a esos tesoros.

Lin Feng sonrió y dijo: "Si eso es suficiente, espero que puedas pedirles a los ancianos de la Tierra Celestial de los Alquimistas que preparen pastillas naturales para mí primero."

"¿Lo que quieres decir es que quieres que tenga las píldoras conmigo antes de luchar?"

"En efecto. Confío en ti." Esas píldoras eran extremadamente valiosas. Si Xue Baguio no los tuviera con ella, incluso si Lin Feng ganara, tal vez los ancianos de la Tierra Celestial de los Alquimistas no los inventarían para él. ¿Por qué lo harían?

"¿Estás tan seguro?" Dijo Xue Baguio, tratando de examinar a Lin Feng.

"Si las tienes, podemos luchar." Tengo todos mis tesoros conmigo en todo momento. Solo has visto una pequeña parte de mis pertenencias. Si muero, podrás tomar todo."

Lin Feng no respondió directamente a su pregunta. ¿Solo una pequeña parte? Ella era curiosa. ¿Cómo es que él era tan rico?

"Está bien, te lo prometo, pero esas pastillas necesitan tiempo para prepararse." Por lo tanto, es posible que tengamos que esperar y luchar durante diez días o más. Cuando las tenga, lucharemos." Prometió Xue Baguio. Lin Feng sonrió de una manera resplandeciente. No estaba enojado ni nervioso, solo estaba sonriendo felizmente.

Cuando Xue Baguio vio la sonrisa de Lin Feng, se sorprendió. ¿Quién podría contar podría adivinar que estaba listo para arriesgar su vida por esas píldoras? ¿Quién era esa bestia que quería salvar?

"Te esperaré" Dijo Lin Feng, todavía sonriendo. Entonces, el loto blanco se abrió lentamente. Xue Baguio y Lin Feng pudieron ser vistos nuevamente por la multitud. Xue Baguio se fue y Lin Feng se fue también. La multitud tenía curiosidad por saber qué había sucedido allí. ¿Por qué lo había dejado?

Lin Ruo Tian y Meng Ba querían decir algo, pero Lin Feng no dijo nada, por lo que no preguntaron nada.

Un día después, Xue Baguio les dio a saber a los ancianos que  necesitaba píldoras naturales. Algunas personas incluso habían escuchado sobre eso.

Las píldoras naturales eran increíbles y necesitaban energías de la Tierra y el cielo.

Los ancianos de la Tierra Celestial de los alquimistas estuvieron de acuerdo. Algunas personas supieron que era porque Lin Feng y Xue Baguio habían hecho una apuesta. Xue Baguio había puesto píldoras naturales en juego y Lin Feng había ofrecido algunos tesoros preciosos.

Mucha gente en Ciudad Espada estaba hablando de eso. Un discípulo de Tiantai que había atravesado el quinto reino de Tian Qi tenía muchos tesoros preciosos que necesitaban píldoras naturales y había hecho una apuesta con Xue Baguio. Lin Feng rápidamente se hizo famoso por ese chisme. Algunas personas también aprendieron que él había ocupado el primer lugar en el proceso de reclutamiento del Emperador Yu y el Emperador Shi.

Todo el mundo estaba hablando de Lin Feng en Ciudad Espada. ¿Por qué un cultivador del quinto reino de Tian Qi necesita pastillas naturales?

El evento en Ciudad Fortuna aún no había comenzado, por lo que quedaban muchas personas en Ciudad Espada. Si Xue Baguio no hubiera protegido a Lin Feng, mucha gente ya lo habría atacado.

¡Xue Baguio no quería que Lin Feng muriera antes de su batalla!

Sin embargo, muchas personas tenían una sensación extraña.

Fuera de la posada en la que se alojaba en Ciudad Espada mucha gente estaba espiando a Lin Feng. Él podía sentirlo. Sabía que Xue Baguio no había hablado de esas cosas, ¡así que solo aquellos que estaban con ella en la Tierra Celestial de los Alquimistas podrían haber hablado de eso!

Incluso si ganara contra Xue Baguio y obtuviera las píldoras naturales, la gente lo perseguiría e intentaría matarlo por esas píldoras.

Pero para las píldoras naturales, para Meng Qing, Lin Feng no tuvo otra opción. ¡Solo podía obtener pastillas naturales de Xue Baguio!

Login Form

CrewChat