buscar

Home

PMG: Capítulo 1120 - La tumba

Imagen oficial de Hou Qing Lin

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1120 - La tumba

Jiange estaba en Ciudad Espada, así que cuando Lin Feng y los demás llegaron, no vieron a Jiange, solo vieron una espada enorme. Estaba atrapado en el suelo y parecía devastadoramente poderoso.

Los ojos de Lin Feng brillaban. Esa espada era similar a una espada gigantesca que tenía en sus recuerdos. ¿Había obtenido esos recuerdos del emperador Wu Tian Jian? O otra posibilidad, ¿alguien había visto los recuerdos y creado esa espada?

Jian Wu Bei continuó caminando y agarró la espada. Había algunas letras inscritas en esa espada. Jian Wu Bei lo levantó y al instante una energía aterradora se elevó, empujando a todos hacia atrás.

"¡Ding!" Esa espada emitió un sonido y apareció una luz.

"¡Por favor, todos!" Dijo Jian Wu Bei. Todos caminaron hacia la espada.

"¡Esa espada es su propio mundo!" Pensó Lin Feng. ¡Esa espada en sí misma era Jiange! Las luces que había visto en el mar Huang eran similares, también conducían a un mundo pequeño. En Shen Gong, era niebla, en el caso de Jiange, era una espada.

Lin Feng también sintió las increíbles energías dentro de esa espada. Jiange era un lugar sagrado para los cultivadores de espadas. Todo en Jiange tenía la forma de una espada: cada objeto tenía la forma de una espada, palacios, pabellones, montañas, todo. Las energías, la fuerza, Qi y demás también estaban relacionados con la espada.

Lin Feng se estremeció. Su Qi espada parecía querer saltar fuera de su cuerpo. No había tenido esa sensación durante mucho tiempo.

En ese momento, todos tenían diferentes sensaciones.

"El emperador Wu Tian Jian fue el mejor cultivador de espadas del mundo hace cinco mil años ... No es de extrañar. Nadie podría superarlo en términos de cultivo de espada " Pensó Gu Xiao suspirando. Por una vez, no estaba siendo educado, solo pensaba en voz alta.

"Practicar el cultivo de espadas por un año en Jiange sería lo mismo que practicar el cultivo de espadas durante tres años en el mundo exterior. Un cultivador de espadas probablemente pueda entender las espadas mucho mejor aquí dentro. Lo que pueden hacer aquí en diez años, necesitarían cien en el mundo exterior." Dijo Xue Baguio suspirando. Su mundo, la tierra celestial de los alquimistas, era un paraíso para los alquimistas. Jiange era un paraíso para los espadachines.

"Soy ridículo, he practicado el cultivo de espadas durante una docena de años y todavía no pertenezco a un grupo." Dijo Jian Wu Bei suspirando.

Xue Baguio negó con la cabeza y dijo: "El cultivo de espada y otros tipos de cultivo son diferentes. Los espadachines solo piensan en las espadas. Tal vez sus ataques no son explosivos, pero cada uno de sus ataques es agudo y rápido. ¡Los cultivadores de espadas fuertes son existencias aterradoras!"

Jian Wu Bei no pudo refutar eso y sonrió de manera resplandeciente. Él trajo a todos a un lugar.

Había mucha gente en Jiange: tanto ancianos como jóvenes ... en cualquier caso, todos poseían un Qi espada terrorífico.

Después de media hora, llegaron a un palacio a lo lejos, aunque era lo primero que no tenía la forma de una espada. Parecía una tumba.

La gente levantó la cabeza y miró a lo lejos. Había dos palabras gigantescas: ¡la tumba de Jian!

La tumba de Jian fue donde el emperador Wu Tian Jian fue enterrado.

Había personas alrededor de la tumba. La multitud estaba asombrada porque esa gente parecía mucho más fuerte que ellos.

"¡Long Teng está ahí!" La gente del Castillo Divino de Tian Long reconoció a alguien, un joven que parecía un dragón. No se veía tan extraordinario como la multitud habría pensado, pero cuando miraron más de cerca, se dieron cuenta de que parecía un dragón tranquilo y dominante.

Long Teng tenía un cuerpo de dragón celestial y había atravesado el octavo reino de Tian Qi.

"Octavo reino de Tian Qi, cuerpo de dragón, debe ser capaz de derrotar a los cultivadores comunes Zun." Pensó la multitud.

Muy rápidamente, la multitud miró a los demás alrededor de la tumba. También fueron increíbles

Uno de ellos tenía ropa de fénix, era una chica hermosa con cabello que parecía que estaba ardiendo. Ella no usaba velo para que la gente pudiera ver su rostro. Ella tenía ojos negros que se veían bastante diabólicos. Tenía labios voluptuosos y hermosa piel blanca. Cualquier hombre se hubiera enamorado de ella.

Se giró y miró a la multitud para ver quién la estaba mirando.

Mucha gente no pudo evitar mirarla fijamente. Algunos de ellos se preguntaban a qué chica preferirían, Xue Baguio o ella. Si fueran lo suficientemente fuertes, podrían tener dos chicas así: una esposa principal y una concubina principal.

Montaña Qi Feng, la chica con un cuerpo de Fénix.

Junto a ella había alguien con un sombrero trenzado de bambú y un velo. La gente no podía ver su cara, pero él era uno de los Vigilantes.

Los Vigilantes no se mostraban a menudo, solo aparecían cuando las personas que protegían estaban en problemas. A menudo, las personas que estaban protegidas por los Vigilantes ni siquiera sabían que estaban siendo protegidos.

Tal vez los Vigilantes estaban al lado de ellos, tal vez eran miembros de la familia, tal vez eran amigos o sus propios enemigos, todo era posible con los Vigilantes.

Jiange había invitado a un Vigilante, nadie sabía cuál era. Después de todo, había muchos Vigilantes.

Aparte de esos tres, había alguien más tranquilamente parado allí. No lanzaron ningún Qi y la gente pensó que él era una ilusión.

Lin Feng solo los había visto antes, la chica fénix. Ahora, él sabía que ella era de la Montaña Qi Feng.

"Sorprendentemente, ella fue a la Isla de los Nueve Dragones por una piedra, pero ¿por qué? ¿Por qué era tan particularmente importante? " Pensó Lin Feng. No había visto lo que había dentro de esa piedra porque no la había roto delante de ellos.

"¡Todos, vayamos a la tumba!" Dijo Jian Wu Bei al frente. Entonces, la tumba se abrió y un antiguo Qi surgió de ella.

Login Form

CrewChat