buscar

Home

PMG2: Capítulo 317 - Tumba de Xuan Yuan, el Emperador Demonio

Capítulo 317 - Tumba de Xuan Yuan, el Emperador Demonio

"Líder, la Ciudad de los Dioses está conmovida en estos días. Todos los grupos del Continente de los Dioses enviarán a sus miembros más fuertes para la Gran Competencia de la Lista de los Dioses."

“Lin Zhe Tian representa a Montaña Espada allí, él también será el único de los Seis Grupos. Qué honor." Dijo el vice líder Jian Yan, acariciando su barba. El viejo estaba hablando y sonrió amablemente.

"Jeje, de hecho! Zhe Tian es bastante talentoso. Se volverá muy fuerte en el futuro." Sonrió el líder de Montaña Espada. Estaba feliz y satisfecho por el éxito de Lin Zhe Tian durante la Competencia de la Lista de Dioses. ¡No solo había oprimido a los otros cinco grupos, sino que también había terminado entre los tres primeros!

Sin embargo, el anciano estaba un poco preocupado porque ser famoso de esa manera pondría celosas a algunas personas, y a las personas celosas les gustaba tramar.

"Jian Yan, ¿Lin Feng está meditando en reclusión?", Preguntó el anciano de repente.

Jian Yan asintió con la cabeza, pero luego sacudió la cabeza y dijo: “Sí, volvió a la Torre de la Espada. Él es un anciano ahora, así que nadie puede decir nada. Solo temo que ...

“¿A qué le temes?” Preguntó el anciano, luciendo divertido.

Jian Yan sonrió con ironía y dijo: "Me temo que estudiará todas las habilidades piadosas estándar de Montaña Espada."

“Jaja, eso sería genial. Cuanto más se beneficie de los recursos de Montaña Espada, más agradecido se sentirá. Su hijo también es miembro de Montaña Espada, por lo que nuestra relación con Lin Feng será cada vez más profunda.”

"Es bueno tener a Lin Feng y su hijo. Ayudarán a subir la montaña de la espada. Incluso podríamos ser tan deslumbrantes como los Cinco Gobiernos.” Dijo el líder. Parecía emocionado; había puesto grandes esperanzas en Lin Feng y su hijo.

¡Boom boom boom! ...

De repente, todo el territorio de Montaña Espada comenzó a temblar. Qi Demonio invadió todo el espacio, incluido el palacio, luego la Ciudad de los Dioses comenzó a temblar también.

El líder de Montaña Espada estaba asombrado. Como Emperador Medio Divino, entendió lo poderoso que era ese Qi demonio... Su expresión cambió instantáneamente.

Jian Yan liberó a Qi y levantó las manos para protegerse, luego miró al líder de Montaña Espada.

"¿Qué está pasando?", Gritó el líder, mirando por la ventana. Unos pocos discípulos estaban corriendo y parecían asustados.

Se arrodillaron y gritaron: "Líder, allí, el ... luces demoniacas se encienden ... ¡y también hay un color rojo sangre en ellos!"

"¿Qué? ¿Luces demoníacas y un color rojo sangre? ”La expresión del líder cambió repentinamente. Se arremangó y desapareció. Se materializó en lo alto del cielo y miró al Qi demoniaco rojo sangre.

El Qi demoniaco rojo sangre borró el cielo. El ambiente se sentía extremadamente opresivo.

Todos en Montaña Espada escucharon los sonidos. Muchos discípulos salieron a ver, pero tan pronto como vieron eso, instantáneamente regresaron adentro, asustados por la escena.

El Anciano de los Castigos y algunos otros ancianos, así como Deng Jia y dos vice líderes, también salieron.

"¿Que esta pasando? ¿Por qué el Qi demonio rojo sangre está borrando el cielo? ”Preguntó Deng Jia sombrío.

"¿Quizás han aparecido algunos vestigios históricos?", Dijo el líder con incertidumbre. Pero los ojos de Deng Jia brillaron, parecía perplejo.

"¡Hermano Jian Shi, Tang Zhen está aquí!", Gritó alguien de repente. Alguien descendió del cielo, una silueta rodeada por un aura dorada. Cuando el líder vio eso, entrecerró los ojos y sonrió.

"Perdón por no recogerte yo mismo." Dijo el líder, riendo de todo corazón.

"¡Saludos, ancianoTang Zhen!", Dijeron los diferentes ancianos de Montaña Espada, inclinando la mano sobre el puño. Deng Jia, que generalmente actuaba con orgullo y arrogancia, también mostró respeto y bajó la cabeza.

“Todos, dejen de inclinarse. No es necesario pretender ser cortés.” Dijo Tang Zhen, estallando en risas y saludando, y todos los ancianos levantaron la cabeza. Todos los ancianos temían a los emperadores semidioses.

Tang Zhen aterrizó al lado del líder y sonrió. Cuando vio al Qi demonio rojo sangre en el cielo, se veía serio y serio.

"Hermano Tang Zhen, ¿qué te trae a Montaña Espada?", Preguntó el líder.

Tang Zhen dijo: "Estoy aquí por esto." Tang Zhen señaló al Qi demonio rojo sangre.

“¿Has descubierto algo?” Preguntó Jian Shi, el líder de Montaña Espada.

"La tumba de Xuan Yuan el Emperador Demonio ha sido descubierta, y ahora está abierta." Dijo Tang Zhen, respirando hondo y haciendo una mueca.

"¿Qué? ¿Cómo es eso posible? ”Preguntó el líder de Montaña Espada. Su expresión cambió drásticamente. También hizo una mueca larga, incluso miró al borde del pánico.

"¿Se ha encontrado la Tumba de Xuan Yuan, el Emperador Demonio? ¿Quién lo encontró? ”Preguntó Jian Shi.

Tang Zhen sacudió la cabeza, “Fui allí para echar un vistazo. Es realmente aterrador, fui inmediatamente bombardeado por el Qi demonio. Los emperadores medio divinos no pueden ir allí, por lo tanto, solo puedo enviar personas para que vayan por mí."

“¿El Clan de los Dioses ya envió gente?” El líder de Montaña Espada estaba estupefacto.

“Sí, primero estuve allí y luego regresé para decirte eso. También deberías enviar algunas personas. Si realmente es la Tumba de Xuan Yuan el Emperador Demonio, entonces definitivamente encontrarás algunos artículos geniales dentro. Y es el momento perfecto, justo antes de la Gran Competencia de la Lista de Dioses." Dijo Tang Zhen.

Parecía emocionado. Por supuesto, él también quería artículos de la tumba.

Jian Shi frunció el ceño, enviar personas fue una buena idea, pero ¿quién?

"Iré." Dijo Deng Jia.

Jian Shi parecía vacilante. No quería enviar a Deng Jia.

"Maestro, iré." Dijo una voz desde la Torre de la Espada. Todos se volvieron y vieron a Lin Feng salir de la torre, caminando hacia ellos.

Cuando Jian Shi vio a Lin Feng, se sorprendió. Lin Feng tenía la fuerza del sexto nivel del reino Emperador Espíritu Santo, pero sus percepciones eran tan agudas. Ningún Qi pudo escapar de sus percepciones a grandes distancias.

“Lin Feng, ¿quién te permitió hablar?” Dijo Deng Jia enojado.

"Si crees que no estoy calificado para hablar, podemos pelear. Si pierdes, significa que estoy calificado." Dijo Lin Feng con indiferencia. Sonaba firme.

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 53 invitados y ningún miembro en línea