buscar

Home

PMG: Capítulo 238 - ¡Reunión con Jian Mang otra vez!

PMG: Capítulo 238 - ¡Reunión con Jian Mang otra vez!

“Lin Feng, este Cultivador Supremo es mi tío, así que me salvó. No pensé que vendrías a este lugar extremadamente peligroso por mí ... " Exclamó el patriarca Zi Jian cuando vio a Lin Feng. No podía creerlo, Lin Feng no lo decepcionó. Lin Feng era así, recordaba a las personas que eran buenas con él.

“Tío Zi Jian, estuviste allí para mí antes. Sin ti, ya podría estar muerto. Nunca te olvidaré. Incluso en cien o mil años, todavía estaré allí para ti.” Dijo Lin Feng, apretando el puño y caminando hacia el Patriarca Zi Jian.

El patriarca Zi Jian estaba asombrado por el nivel de cultivo de Lin Feng. Todos en el Continente de los Dioses soñaban con volverse tan fuertes como Lin Feng y los pocos que eran tan fuertes.

"Zi Jian, deberías estar feliz de tener un amigo tan pequeño." Dijo el anciano a su lado con una sonrisa.

Zi Jian estaba realmente feliz de conocer a Lin Feng. Lin Feng definitivamente alcanzaría las nubes en el continente. Solo necesitaba un poco de tiempo, y se volvería tan fuerte que estaría más allá de la imaginación.

"De hecho, estoy feliz, es un honor tener un pequeño amigo como Lin Feng." Dijo el patriarca Zi Jian, sonriendo y asintiendo.

Lin Feng sonrió, justo cuando Yan Di gritó: "¡No tengo tiempo para hablar mierda!"

No le dio cara al patriarca Zi Jian y al viejo. Dejó la Secta del Alma Malvada y esperó a Lin Feng afuera.

"Eh ... jeje! Lin Feng, tu amigo es extremadamente fuerte y agresivo.” Dijo el patriarca Zi Jian. Lin Feng sonrió con ironía. Por supuesto, no estaba enojado con Yan Di. Este último lo había ayudado mucho, después de todo.

“Lin Feng, tu amigo es extremadamente fuerte. Es la tercera persona que admiro.” Dijo el viejo. Las otras dos personas que admiraba eran Deva-Mara y el Señor Tiempo.

Lin Feng sonrió y no dijo nada, solo miró a las Piedras Divinas en las ruinas.

"Queridos amigos, compartamos las Piedras Divinas, ¿qué creen?", Preguntó Lin Feng, sonriendo y dirigiéndose hacia las Piedras Divinas.

El patriarca Zi Jian y el viejo se miraron y sonrieron de acuerdo. “Puedes llevartelas. Ya tenemos muchas. Necesitas Piedras Divinas para practicar la cultivación, pequeño amigo."

“Cierto, Lin Feng, tómalos. Participarás en la Gran Competencia de primera clase, por lo que necesitas Piedras Divinas. Siga con el buen trabajo." cordó Zi Jian en voz alta.

Lin Feng necesitaba Piedras Divinas mucho más que ellos. Había miles de millones de Piedras Divinas, ¡Lin Feng podría volverse mucho más fuerte usándolas!

Lin Feng aceptó felizmente. Levantó su mano izquierda y liberó el Dao del espacio y el tiempo. En un instante, las montañas de Piedras Divinas desaparecieron y reaparecieron en el Mundo Estelar de Lin Feng.

"Vámonos." Dijo Lin Feng, saludando a los dos.

——

Los dos hombres no dudaron y dejaron la Secta del Alma Malvada con Lin Feng. Cuando llegaron a la cima del valle, Yan Di estaba allí esperando.

Lin Feng se sintió aliviado, nunca fue fácil matar a tanta gente. Después de todo, había destruido todo un grupo, pero al menos no causarían problemas en el futuro. No les había dado tiempo para volverse tan fuertes como solían ser.

Lin Feng y los otros tres saltaron a un transbordador y volaron de regreso a la Región Sobrenatural. El transbordador era de Yan Di, por lo que fue extremadamente rápido. En solo dos horas, llegaron.

“Pequeño amigo, nos vamos. Espero que nos veamos de nuevo.” Dijo el anciano, sonriendo respetuosamente. Lin Feng sabía que el viejo no era de la Región Sobrenatural, pero no lo presionó, no fue descortés.

El patriarca Zi Jian también se despidió de su tío antes de que el viejo desapareciera.

“Tío Zi Jian, ¿de dónde es tu tío?” Preguntó Lin Feng, demasiado curioso ahora.

Zi Jian sonrió ampliamente cuando vio lo curioso que era Lin Feng. "Mi maestro es un anciano en Montaña Espada, y mi tío también es un anciano allí."

"Eh? Montaña Espada? ¿Estás hablando del grupo influyente de segunda clase en la parte central del continente? ”Preguntó Yan Di con el ceño fruncido.

Zi Jian estaba sorprendido, no había pensado que el amigo de Lin Feng lo supiera. Él asintió y respondió: "De hecho, esa Montaña Espada."

"Jeje, ¿eres discípulo del señor Li Jian?", Preguntó Yan Di en broma.

La expresión de Zi Jian cambió a asombrada cuando respondió: "¿Cómo ... cómo lo supiste?"

“Lo sé porque tuve una gran batalla contra él antes de venir aquí. Si no fuera tan rápido cuando escapa, las cosas habrían sido diferentes para él.” Dijo Yan Di, sonriendo con orgullo. La expresión de Zi Jian cambió rápidamente de nuevo.

"Lin Feng, ¿de dónde es tu amigo?", Dijo el patriarca Zi Jian. También tenía curiosidad. ¿Quién había derrotado a su maestro?

Lin Feng sonrió con indiferencia: “Yan Di, él es del mismo mundo que yo. No tiene antecedentes."

“¡Mal muchacho! ¡Soy de la Dinastía Sagrada de la Evolución Celestial! ¡Tengo antecedentes! ”Sonrió Yan Di, levantando la nariz.

El patriarca Zi Jian estaba asombrado. “¿Eres de las Tres Dinastías ?! ¡No es de extrañar! ”, Exclamó. ¡Lin Feng tenía amigos tan poderosos!

Lin Feng no sabía lo que significaba, pero teniendo en cuenta la expresión de Zi Jian, la Dinastía Sagrada de la Evolución Celestial fue probablemente extraordinaria. Lin Feng quería ir al Continente Central ahora. Quería ver genios reales.

"¡Pequeño muchacho, no eres tan estúpido, sabes de las Tres Dinastías!", Dijo Yan Di en broma. Zi Jian solo pudo sonreír con ironía.

"Maestro, estás bien, eso es lo principal." Alguien intervino en ese momento. Lin Feng estaba encantado cuando escuchó esa voz familiar.

"¿Jian Mang? ¿Estás de vuelta? ¡Te dije que fueras al Continente Central, a la Montaña de la Espada! ”Gritó enojado el Patriarca Zi Jian.

"Maestro, ¿cómo podría vivir sin saber que estabas bien?", Respondió Jian Mang con una sonrisa fácil. Estaba ciego, pero podía oír perfectamente.

"Muy bien, eres un buen discípulo." Dijo el patriarca Zi Jian, ocultando lo contento que estaba.

"Jian Mang, intenta adivinar quién está a tu lado." Dijo Zi Jian, sonriendo misteriosamente. Lin Feng caminó hacia Jian Mang. Cien metros los separaron.

Jian Mang parecía asombrado, y un Qi espada afilado surgió a su alrededor.

Lin Feng sonrió, levantó la mano izquierda y apareció la Dragón Negro. La energía demonio brilló. Sus armas chocaron en un sonido metálico. Ambos fueron extremadamente rápidos cuando sus espadas volvieron a sus manos.

Lin Feng sonrió. Jian Mang dio medio paso atrás. Suspiró y dijo: “¡Han pasado cien años y todavía no te he alcanzado, Lin Feng! ¡También tienes un arma imperial divina de nivel medio, y también es una espada! Si hubieras usado esa espada, podrías haberme aplastado."

__________________________________

Traducido y Editado Por Gasaraki

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 36 invitados y ningún miembro en línea