buscar

Home

MGA: Capítulo 1599 - Refinamiento de Armamento Completo

raducido por Gasaraki

Editado por Priamen y Cake

------------------------------------------------------------------

Capítulo 1599 - Refinamiento de Armamento Completo

 

“¿Qué pasa? ¿Estás mudo ahora? ¿Te resulta difícil decir algo o es que no te atreves a decir nada?"

"Beitang Zimo, ¿Estás fingiendo ser estúpido? ¿No dijiste que yo, Chu Feng, soy una basura? ¿No dijiste que sólo logré pasar las pruebas del Refinador de Armas Inmortal por suerte?"

"Basura, ¿Quién es la basura real? Usted, Beitang Zimo, es la basura real. No sólo eres basura, también eres un cobarde sinvergüenza. Eres un cobarde que se atrevió a aceptar una apuesta pero no se atrevió a aguantarla después de perder", agregó Nangong Baihe.

"Está bien. Basura, ¡Eres verdaderamente desvergonzado!"

"Pah, eres un desperdicio para ser un príncipe del Clan Imperial Beitang. Resultó que no eres más que basura. Usted ha avergonzado a todo el Clan Imperial Beitang." Después de Nangong Baihe, la gente del Clan Imperial Nangong también comenzó a burlarse e insultar a Beitang Zimo.

"Verdaderamente vergonzoso. Había insultado a otro tan despiadadamente antes. Pero ahora, resultó que tendría que darse una bofetada. Jaja... ¿Clan Imperial Beitang? Es sólo a este nivel. No son tan grandes como dicen los rumores.”

"Así es, es como dice la gente del Clan Imperial Nangong, este Beitang Zimo es simplemente una basura."

Más sorprendentemente, no fue sólo el Clan Imperial Nangong el que comenzó a insultar a Beitang Zimo. Incluso las Bestias Monstruosas Dragón Rey comenzaron a burlarse y a insultar a Beitang Zimo.

Aparte del Clan Imperial Nangong y las Bestias Monstruosas Dragón Rey, nadie más se atrevió a decir nada sobre Beitang Zimo. Sin embargo, esto no fue porque no querían decir nada. No fue porque sintieron que Beitang Zimo no estaba equivocado. Más bien, sintieron todo lo contrario.

En este momento, todo el mundo sentía que Beitang Zimo había traído esto sobre sí mismo, que estaba cosechando lo que había sembrado. En realidad, mucha gente quería burlarse e insultar a Beitang Zimo también. Simplemente, debido a la fuerza del Clan Imperial Beitang, no se atrevieron a decir nada. Así, sólo podían contenerse y mantener sus insultos y burlas en sus corazones.

"¡Todos ustedes, cállense!" De repente, Beitang Zimo gritó airadamente.

Su grito de ira provocó que el Clan Imperial Nangong y las Bestias Monstruosas Dragón Rey se enfurecieran aún más. Ellos sentían que estaba siendo muy arrogante para atreverse a gritar en este tipo de manera en este tipo de estado.

Sin embargo, antes de que las personas del Clan Imperial Nangong y Bestias Monstruosas Dragón Rey pudieran decir algo a Beitang Zimo, él de repente levantó los brazos y comenzó a dar una bofetada en la cara. “Pow, pow, pow, pow, pow, pow, pow, pow, pow, pow~~~” Un total de diez bofetadas consecutivas aterrizaron despiadadamente en su cara.

Después de golpearse diez veces, aparecieron marcas de palma en las mejillas de Beitang Zimo. Podía verse que sus diez bofetadas eran extremadamente despiadadas.

"Vámonos." Después de las diez bofetadas, Beitang Zimo se volteó, saltó del lago y comenzó a marcharse. Las otras personas del Clan Imperial Beitang inmediatamente lo siguieron y se apresuraron a abandonar este lugar.

Su decisión de irse era correcta. Eso era porque ya no tenía cara para permanecer en este lugar. Hoy, él estaba completamente deshonrado.

En realidad, esto no se puede culpar a él. Había sido arrogante toda su vida y definitivamente había provocado a mucha gente. Además, debería haber tenido éxito más temprano también. Sin embargo, fracasó. La razón de su fracaso fue porque encontró a alguien que no debería haber sido provocado.

En este momento, todo el mundo había vuelto sus miradas a Chu Feng. Deseaban ver qué clase de expresión Chu Feng tenía en su rostro. ¿Querían saber si él estaba en gran placer o actuando extremadamente orgulloso?

"¿Eh? ¿Dónde está Chu Feng?"

Sin embargo, fue sólo en este momento que la multitud descubrió que Chu Feng había desaparecido.

La multitud se concentró en la reacción de Beitang Zimo y en realidad había pasado por alto a Chu Feng. Parece que Chu Feng se había marchado hace bastante tiempo. Probablemente, se había marchado antes de que Beitang Zimo comenzara a abofetearse.

Aunque Chu Feng se había ido, el corazón de la multitud no pudo calmarse. Finalmente sabían que Chu Feng no había pasado por las pruebas por casualidad. Aunque era muy difícil de creer, el talento que Chu Feng había revelado era realmente asombroso.

Probablemente, en un futuro próximo, aparecerá otro gran nombre en el Dominio Overlord. En cuanto a esa persona, su nombre sería Chu Feng.

"Joven Maestro de la Isla, parece que no es que el Lago de Cultivo Inmortal tuviera un problema, sino que ese joven con el nombre de Chu Feng es un personaje de nivel demonio. Había conseguido secar el Lago de Cultivo Inmortal en sólo seis horas", dijo la gente de la Isla Inmortal a Baili Xinghe.

"Parece ser el caso", Baili Xinghe asintió con la cabeza con calma.

A pesar de que tenía una apariencia tranquila, sus manos dentro de sus mangas estaban fuertemente apretadas. Estaban tan apretados que sus venas estaban abultadas y parecían estar a punto de estallar. Una violenta tormenta estaba en su corazón.

En este momento, Chu Feng había regresado a su residencia.

La razón por la que Chu Feng había regresado tan rápidamente fue porque sabía que había creado una conmoción enorme. Probablemente, habría un montón de gente que trataría de acercarse su manera para ser amigos con él.

Chu Feng no quería ser amigo de los oportunistas. Así, secretamente se fue y volvió a su residencia.

Su residencia fue arreglada por la gente de la Isla Inmortal. Así, aparte de la gente de la Isla Inmortal, nadie sabía dónde vivía. Como tal, Chu Feng no temía que otros vinieran a molestarlo.

"Qué gran sentimiento. Eso es lo que deberías haber hecho. ¿Por qué tratar de ser tan secreto? ¿Para revelarte así, no es mucho mejor?”

"En el mundo de los cultivadores marciales, los fuertes son el gobernante. Si no revelas tu fuerza, ¿Cómo podrían los demás respetarte? Sólo al revelar tu fuerza podrías lograr el respeto de los demás." En este momento, Eggy estaba excepcionalmente emocionada. Ella estaba palmeando las manos y animando a Chu Feng sin parar.

"Si bien es cierto que podré obtener fácilmente el respeto de otros al revelar mi fuerza, también seré envidiado por otros y traeré gente que quisiera matarme", dijo Chu Feng.

En realidad, si no fuera por Beitang Zimo provocar a Chu Feng y atacarlo sin parar, Chu Feng no habría revelado su talento y causado tal conmoción.

"Si alguien se atreve a tratar de matarte, los matarás. El mundo de los cultivadores marciales es así. Si no intimidas a otros, entonces serás intimidado por otros." Eggy dijo con una expresión indiferente. Deseaba que Chu Feng tuviera la cabeza fuerte todo el tiempo.

"Hehehe..." Chu Feng se rió ligeramente y no dijo nada. Si es posible, tampoco quería ser demasiado discreto. Eso era porque si él era demasiado discreto, él parecería ser un debilucho. Si él parecía ser débil, entonces sería difícil evitar a otros no fueran a intimidarle.

En los días siguientes, Chu Feng se había quedado en su residencia junto al acantilado todo el tiempo. Estaba esperando a que el Refinador de Armas Inmortal terminara de refinar su arma.

A pesar de que Chu Feng no salió de la Isla Inmortal todo el tiempo, todavía había conseguido oír hablar de muchas noticias. Beitang Zimo y su Clan Imperial Beitang se habían ido. Muchas otras personas también se habían ido.

La razón por la que se habían marchado tan rápidamente fue todo debido a Chu Feng. Chu Feng había succionado por completo la energía en el Lago de Cultivo Inmortal. Por lo tanto, no tenía sentido que se quedaran. Así , todos  decidieron marcharse.

En este momento, las únicas personas que permanecieron en la Isla Inmortal fueron Chu Feng, Tantai Xue, Nangong Ya, Nangong Baihe, Nangong Moli y un pequeño número del Clan Imperial Nangong. Una cosa digna de ser mencionada fue que, por alguna razón desconocida, las Bestias Monstruosas Dragón Rey se habían quedado.

El séptimo día desde que Chu Feng llegó a la Isla Inmortal, el Refinador de Armas Inmortal lo llamó de nuevo.

Era el mismo bosque y la misma choza de paja. El Refinador de Armas Inmortal todavía estaba sentado al lado del horno.

Simplemente, esta vez, el Refinador de Armas Inmortal no estaba asando papas dulces. Más bien, estaba asando papas.

Tenía el mismo tipo de leve sonrisa en su rostro cuando miró a Chu Feng. Esta vez, la apreciación y la admiración desatadas llenaron su mirada sonriente.

Login Form

CrewChat