buscar

Home

PMG2: Capítulo 105 - ¡Princesa Huo Wu!

PMG2: Capítulo 105 - ¡Princesa Huo Wu!

Finalmente, Fan Tian Gang había reaccionado. El puño de Di Shu se detuvo a medio camino en el aire. Di Shu apretó los dientes y gritó furioso. Luego tomó su puño de vuelta. El sabio había hablado, ¿podría desobedecer? Si él continuaba atacando, eso sería una falta de respeto para el Sabio y de facto para el Santuario.

"Hmph! Te mato despues ¡Sabes la razón! ”Di Shu le prometió a Lin Feng telepáticamente. Lin Feng parecía sombrío. Di Shu sabía que Lin Feng era una persona prohibida. Como sabía, Lin Feng ya no tendría que ocultar su fuerza prohibida.

"Príncipe Lin, ¿estás bien?" Preguntó Xie Sha apresuradamente.

Lin Feng sonrió con indiferencia y negó con la cabeza.

"Estoy bien. Puedes volver.” Respondió Lin Feng, mirándolo. Xie Sha asintió vacilante, pero finalmente volvió a los asientos de los invitados de honor. El patriarca Zi Jian tampoco se quedó allí, y regresó a su asiento. Lin Feng le tocó el pecho. Su Qi era débil. Deseaba tener piedras divinas.

"Maestro, aquí hay algunas piedras divinas." Dijo Fu Chen, aterrizando junto a Lin Feng, y le dio mil piedras divinas. Lin Feng miró a Fu Chen, y luego a las Piedras Divinas. Él dudó. Su discípulo le dio piedras divinas y tuvo la suerte de tener un discípulo así.

"No hay necesidad. Úsalos para tu cultivación. No hay necesidad de dármelas.” Dijo Lin Feng, rechazando las piedras divinas de Fu Chen. Probablemente fue extremadamente difícil para Fu Chen obtener Piedras divinas. Lin Feng no quería tomar las piedras divinas de su discípulo.

"Maestro, usted ..." Fu Chen quería decir algo, pero Lin Feng lo interrumpió, sonriendo amablemente. Fu Chen entendió y ahuecó su puño antes de volver a la multitud. Todos miraron a Fu Chen con admiración. Él fue capaz de hablar con su maestro tan naturalmente, eso fue genial. Lin Feng pudo pelear contra Di Shu, tener un maestro así definitivamente sería gratificante en el futuro.

"Lin Feng, toma esto, cien mil piedras divinas." Dijo una voz femenina familiar en ese momento. Volvió la cabeza y vio a un hombre dándole un anillo, sonriendo con orgullo.

"Huo Wu, ¿estás aquí para causar problemas?", Respondió Lin Feng telepáticamente. No importa cómo Huo Wu se disfrazó, tenía la misma voz.

"Hmph! Saliste del Santuario sin decir nada. Todavía no me has dicho si aceptas convertirte en mi guardaespaldas personal o no." Respondió Huo Wu, también telepáticamente. Todos se dieron cuenta de que Lin Feng y Huo Wu se estaban mirando. La gente no entendía porque Huo Wu parecía extraño. Algunos cultivadores fuertes entendieron que estaban hablando telepáticamente.

"No me convertiré en tu guardaespaldas personal. Vete ahora." Dijo Lin Feng con indiferencia. Se dio la vuelta y se fue sin tomar las Piedras Divinas.

Él ya le debía por primera vez. Él no quería deberle aún más. No quería que Huo Wu pensara que ella podría obtener lo que quisiera de él. Lo que Lin Feng dijo no enfureció a Huo Wu. Al contrario, ella insistió aún más.

"Hmph! No ire a ninguna parte. ¿Qué pretendes hacer?” Dijo Huo Wu, dirigiéndose nuevamente hacia Di Shu.

"¿Es mi turno?" Huo Wu le preguntó a Di Shu. Di Shu, como toda la multitud, se sorprendió. Nadie le había prestado atención a Huo Wu. Pero ella era solo una mitad santo, ¿cómo podría pasar la prueba?

"Deja de causar problemas, Huo Wu." Dijo Lin Feng telepáticamente, sonriendo torpemente. Huo Wu ignoró a Lin Feng. Miró a Di Shu y esperó una respuesta.

Di Shu miró a Fan Tian Gang. Él no sabía qué hacer. Un emperador Medio Santo no pudo pasar su prueba. Fan Tian Gang la miró y frunció el ceño.

"Princesa Huo Wu, no cause problemas." Dijo Fan Tian Gang. La expresión de todos cambió drásticamente cuando lo escucharon, incluyendo a Di Shu's. Se quedó mirando al hombre.

"Princesa Huo Wu? ¿Eres la hija del Sabio Huo? ”Preguntó Di Shu. Huo Wu miró a Fan Tian Gang con admiración, ¿cómo la había reconocido? Lin Feng sonrió y miró a Huo Wu. Incluso él había reconocido a Huo Wu, así que era normal que Fan Tian Gang también la reconociera. Huo Wu miró a Lin Feng y notó que estaba sonriendo burlonamente. Ella pateó sus pies con rabia y apretó los puños.

"Huo Wu, ¿te envió tu padre?" Preguntó Fan Tian Gang.

Huo Wu arrugo la cara y se convirtió en una mujer de nuevo. Muchas personas suspiraron ante la vista, la princesa Huo Wu era tan hermosa. Huo Wu llevaba un vestido rojo corto, uno podía ver sus muslos y su vestido era delgado, así que uno podía ver su figura y sus hermosas caderas. Llevaba zapatos blancos hechos de piel de conejo, se veían extremadamente lindos. Ella también llevaba una corona de color rojo fuego. Era fácil adivinar que ella era la Princesa Fuego de esa manera.

"Tío Fan, vine en secreto." Dijo Huo Wu a Fan Tian Gang telepáticamente. Fan Tian Gang sonrió torpemente. Él sabía cómo era ella. Esa niña era terca y desobediente, pero era amable y el Sabio Huo la protegía demasiado.

"Esa es la princesa de fuego, la hija del Sabio Huo. Por favor, déle un asiento en los invitados de los asientos de honor."

Fan Tian Gang estaba perdiendo la paciencia y no quería que Huo Wu causara problemas, así que se lo dijo a toda la multitud. Huo Wu miró a Fan Tian Gang enojada. Miró a Lin Feng. Él sonrió con humor, y ella estaba aún más enojada.

"Hmph! Lin Feng, cuando te conviertas en el quinto lugar, ¡le pediré a mi padre que te asigne como mi guardaespaldas personal!” Declaró Huo Wu a Lin Feng telepáticamente. Sin querer, caminó hacia las gradas y se sentó junto a Shui Ning. Además del Sabio Jin y el Sabio Yin, su estatus social era el más alto entre las personas en las gradas. Ambos eran hijos de Sabios. Shui Ning miró a Huo Wu y sonrió con frialdad, pero no dijo nada. Huo Wu le tenía miedo a Shui Ning. Ella no lo miró, se quedó mirando el escenario de batalla.

“La competencia puede continuar. Luo Chen, tú eres el último." Dijo Fan Tian Gang. Todos miraron a Luo Chen.

"¡Señor!", Reconoció Luo Chen. Parecía tan discreto y amable como siempre. Caminó lentamente hacia Di Shu, tomó su puño con respeto y dijo: “Supremo anciano, por favor, sea misericordioso y déjeme pasar a la siguiente ronda.” Los ojos de Di Shu brillaron. Al menos, Luo Chen no era como Lin Feng. Lin Feng siempre trató de ridiculizarlo. Luo Chen era discreto y lo respetaba. Hizo que Di Shu quisiera dejarlo clasificar para la siguiente ronda. Di Shu esperaba que Luo Chen causara problemas a Lin Feng en la próxima ronda. Pensando en eso, Di Shu dijo: "¡Empieza!"

"¡Lo siento por tener que luchar contra ti!", Gritó con furia Luo Chen y atacó a Di Shu. Parecía una flecha.

La multitud había pensado que verían una batalla increíble y espléndida, pero estaban equivocados. Di Shu hizo lo que hizo con Xuan Yuan Mu, y dejó que Luo Chen atacara. Fingió atacar, pero se defendió. Rápidamente intercambiaron cincuenta ataques y Luo Chen llegó a la siguiente ronda. Luo Chen estaba calificado. Lin Feng estaba enojado, sabiendo que Di Shu lo había hecho a propósito. Esperaba que Luo Chen pudiera presionar a Lin Feng. Lin Feng tenía curiosidad por Luo Chen. Era discreto, y las personas discretas eran a menudo las más temibles. Lin Feng no sabía de dónde era Luo Chen. Durante su batalla contra Di Shu, no había demostrado lo fuerte que era. Fue el cultivador más misterioso de la competencia.

 

Por supuesto, había visto a Luo Shen pelear contra Cheng Shan, pero incluso durante esa batalla, Lin Feng tuvo la impresión de que Luo Chen no había usado sus mejores ataques. En ese momento, solo cuatro personas tuvieron la oportunidad de convertirse en Quinto Santo: ¡Jian Ya, Xuan Yuan Mu, Lin Feng y Luo Chen!

____________________________________

Traducido y Editado por Gasaraki Azkenazim Melo

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 88 invitados y ningún miembro en línea