buscar

Home

PMG2: Capítulo 61 - Robado

PMG2: Capítulo 61 - Robado

Tian Qiong se dio la vuelta y se fue. Miró a su alrededor a las piedras divina, que se habían convertido en cenizas. Entonces, sonó sorprendido y gritó: "¡Lin Feng, ¿qué es eso en el suelo?"

Lin Feng frunció el ceño y miró al suelo. Tian Qiong levantó su mano izquierda y puso el talismán en los cajones de Lin Feng.

Lin Feng levantó la cabeza, no dijo nada. Tian Qiong se rascó la nariz, pareció avergonzado, luego se escapó de la habitación de Lin Feng.

Cuando Tian Qiong salió de la habitación de Lin Feng, sonrió felizmente. Rara vez había sido tan feliz en la vida. Estaba convencido de que pronto sería aún más feliz.

"Jeje, Lin Feng, ¿vas a morir?" Susurró Tian Qiong, apretando sus puños.

-

Lin Feng sacó el talismán de Cuarto Santo de su cajón.

"Hmph! ¿Intentaste distraerme mientras pones algo en mi habitación? ¿Crees que soy estúpido, Tian Qiong?

Lin Feng controló el nivel dos del Dao dos veces. El susurro de las hojas en el viento no podía escapar de su atención, ¿cómo podría un talismán evitar su campo de visión?

Lin Feng miró el talismán ámbar.

“¿Este es el talismán del Cuarto Santo? ¿Cómo lo robó Tian Qiong? ”Lin Feng se sorprendió. Sin ese talismán, ya no estaba calificado para ser el Cuarto Santo.

Tian Qiong estaba realmente decidido a causarle problemas. Si alguien pensara que Lin Feng había robado el talismán de Cuarto Santo, estaría en problemas.

Hay todo tipo de personas en este mundo, está tan celoso que está dispuesto a hacer cualquier cosa en mi contra. Estoy harto y cansada de gente así. Pensó Lin Feng con un suspiro. También había visto a muchas personas así en el Continente de las Nueve Nubes, como Duan Wu Dao y Ji Chang. Incluso el adivino había conspirado contra él.

Lin Feng estaba harto de personas que estaban celosas de él y estaban listas para hacerle cualquier cosa.

Tian Qiong, recordaré lo que acabas de hacer. ¡Morirás! Pensó Lin Feng, apretando los puños. Si no controlaba el Dao del tiempo, el plan de Tian Qiong habría funcionado definitivamente. Lin Feng sabía que robar el talismán de un  cultivador santo  era una gran ofensa.

Tian Qiong lo lamentaría.

Dong, dong, dong ...

En ese momento, Lin Feng escuchó algunos pasos fuertes y rápidos afuera, y luego alguien llamó a la puerta.

"Lin Feng, abre la puerta." Dijo Xuan Yuan Mu tristemente. Una sonrisa falsa apareció en la cara de Lin Feng, él sabía quién era antes de hablar.

"Entra. No está cerrado." Dijo Lin Feng con indiferencia. Xuan Yuan Mu entró con algunos discípulos.

Xuan Yuan Mu caminó frente a Lin Feng. En estos días, tenían el mismo estatus social, por lo que eran compañeros discípulos. Además de eso, Lin Feng era el discípulo principal de Bodhidharma. En términos de estatus social, Xuan Yuan Mu tenía un estatus más bajo que Lin Feng, porque no era el discípulo principal de un gran anciano.

"Hermano Lin Feng, alguien dijo que usted robó el talismán del Cuarto Santo, tenemos que comprobarlo." Dijo Xuan Yuan Mu vigilante, no quería enfurecer a Lin Feng.

Cuando Xuan Yuan Mu dijo eso, Lin Feng parecía furioso. Frunció el ceño y exigió: "¿Porque alguien te dijo eso, crees que puedes hacer lo que quieras?"

"No, no, no me malinterpretes. Es un gran problema. Sin embargo, no lo revisaremos con la fuerza, incluso verificamos los lugares del gran anciano, necesitamos revisar el lugar de todos, es justo así." Explicó Xuan Yuan Mu a toda prisa.

Lin Feng se sorprendió. Debido al talismán de Cuarto Santo, ¿incluso habían revisado los lugares de los grandes ancianos?

“El talismán del Santuario es un símbolo. Es un símbolo de la conexión que existe entre el Santuario Sagrado y la Secta de los Dioses. Este es un asunto extremadamente importante. Por favor coopere, hermano Lin Feng.” Dijo Xuan Yuan Mu.

Lin Feng no pudo decir mucho. Incluso los lugares de los grandes ancianos habían sido controlados, por lo que no podía negarse.

"No me importa, adelante." Dijo Lin Feng sonriendo con indiferencia. Xuan Yuan Mu asintió. Los pocos discípulos que habían venido con Xuan Yuan Mu comenzaron a revisar la habitación, incluidas las paredes.

Después de unos segundos, los discípulos sacudieron la cabeza.

“Hermano Lin Feng, ¿podemos revisar su anillo?” Dijo Xuan Yuan Mu. Parecía avergonzado.

Lin Feng frunció el ceño, no estaba feliz, pero sacó su anillo.

Xuan Yuan Mu asintió y lo comprobó. No vio el talismán, pero sí encontró cinco mil piedras divinass.

“¿Tienes piedras piadosas? ¿Fuiste al Centro de Intercambio? ”Preguntó Xuan Yuan Mu.

"Acabo de regresar del Centro de Intercambio. Todo el mundo puede confirmar. ¿Cómo pude tener tiempo para robar algo?"

Lin Feng parecía triste. Xuan Yuan Mu se veía cada vez más avergonzado. No sabía que Lin Feng había ido al Centro de Intercambio.

"Maestro, el tío Lin Feng tiene razón. También estuvimos allí, además, además ...” Dijo un discípulo a Xuan Yuan Mu antes de tragar.

Xuan Yuan Mu gritó: "¡Además de eso, dime!"

"Además, el tío Lin Feng estaba luchando contra el Cuarto Santo, ¡así que no pudo haber robado su talismán!"

"¿Oh? ¿No sabía eso? ”Dijo Xuan Yuan Mu cuando escuchó eso. Lin Feng había luchado contra el Cuarto Santo?

“Hermano Lin Feng, lamento haberte molestado. ¡Nos vamos! ”Dijo Xuan Yuan Mu. Ahora estaba seguro de que Lin Feng no podría haber robado el talismán del Cuarto Santo, por lo que se fue.

“Lentamente, hermano Xuan Yuan. No encontrarás nada así. Haz que el Cuarto Santo y todos los miembros de la Secta de los Dioses vengan a un kwoon. "El Cuarto Santo probablemente tiene una conexión muy profunda con su talismán, definitivamente sabrá quién fue la última persona que tocó su talismán." Dijo Lin Feng, sonriendo con calma.

Xuan Yuan Mu se veía feliz, aplaudió y suspiró: “¡Eh! ¿Cómo no pensé en eso? Eres inteligente, hermano Lin Feng."

"No, hermano Xuan Yuan, solo actuaste apresuradamente porque estabas preocupado." Dijo Lin Feng, sonriendo humildemente.

Xuan Yuan Mu sonrió felizmente, se dio la vuelta y dijo a los discípulos: "Vayan a todos los palacios, restaurantes, etc., haz que todos vengan al gran kwoon". ¡Iré y hablaré con el Cuarto Santo! ”, Dijo Xuan Yuan Mu. Rápidamente salió de la habitación de Lin Feng, al igual que los discípulos.

-

Después de que Xuan Yuan Mu se fue, Lin Feng corrió hacia el kwoon.

Muy rápidamente, todos los miembros de la Secta de los Dioses estaban en el gran kwoon. Tian Qiong también estaba allí. Parecía muy enojado. ¿No habían encontrado el talismán del Cuarto Santo en la habitación de Lin Feng? ¿Cómo fue eso posible?

"¿Cómo podría fallar?" Susurró Tian Qiong.

"Hermano Tian Qiong, alguien quería que te diera esto."

__________________________________________________

Traducido y Editado por Gasaraki Azkenazim Melo

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 121 invitados y ningún miembro en línea