buscar

Home

GOS: Capítulo 646 - Afecto profundo - Amor generoso

 

 

 

Capítulo 646 - Afecto profundo - Amor generoso

Cuando llegaron Bing Qing Tong y Han Cui, Shi Yan aún mostraba una cara sombría, ya que aún no había encontrado la solución.

El emperador Yang Tian y el grupo de Cao Qiu Dao también estaban molestos y melancólicos; su rostro parecía pesado. Estaban estresados ​​debido a la presión de las siete facciones antiguas.

Cuando las dos bellezas elegantes, cuya apariencia y comportamiento eran más exquisitas que Fan Xiang Yun, llegaron, Cao Qiu Dao y el Emperador Yang Tian cambiaron sus rostros, comenzando a reunir sus poderes. Todos parecían tensos.

Pensaron que las siete facciones antiguas habían comenzado su operación. Bing Qing Tong y Han Cui fueron su primera ola de ataque. Los dos hombres se estaban preparando para matarlos.

En este momento, Shi Yan frunció el ceño y despertó de su profundo pensamiento. Al ver a las dos hermosas mujeres que tenían un nudo de amor con él, intentó sonreír. "¿Por qué están aquí?"

"Lin Meng, Nie Ruo y Guan Ho están a punto de atacarlos. Estamos aquí ... para decirles que se vayan temprano. No esperen hasta que lleguen." Los bonitos ojos de Bing Qing Tong tenían un leve toque de afecto. Ella sonrió elegantemente. "Es bueno que hayas alcanzado el Tercer Cielo del Reino Dios"

Los ojos de Han Cui se iluminaron mientras ella sonreía magníficamente. "¡Tú, este bastardo! ¿Puedes dejar de hacer que las personas se preocupen por ti? Es obvio que tienes una excelente dotación natural. ¿Por qué siempre te pones en situaciones difíciles? Sssp, no sé qué decirte".

Al escuchar a Bing Qing Tong y Han Cui, el grupo del Emperador Yang Tian se sorprendió al sentir algo extraño aquí.

Habían oído sobre la historia entre Shi Yan y las cuatro flores de hielo de la Ciudad Emperador de Hielo ... Sin embargo, no pudieron confirmar si era cierto o no. Hoy, cuando finalmente vieron a las dos mujeres hermosas y sus voces suaves, inmediatamente reconocieron que la verdad podría ser más increíble que los rumores.

"Ustedes no deberían haber venido aquí. Deben permanecer en el Dominio Secreto de Hielo y Fuego. ¿Por qué quieren venir aquí por problemas?" Shi Yan se sintió cálido. Dejó de lado sus preocupaciones por un momento y luego sonrió. "¿Dónde están las otras? ¿Cómo te iba en el Dominio Secreto de Hielo y Fuego?" Se estaba refiriendo a Leng Dan Qing y Shuang Yu Zhu.

"No pueden salir. De lo contrario, ya deberían estar aquí". Bing Qing Tong se mordió los labios. Ella siempre fue una mujer noble y fría, pero ahora, parecía una niña que acababa de probar el amor. "Ve, iremos contigo. Está bien si podemos esquivar esta calamidad. El poder de las siete antiguas facciones es mucho más peligroso de lo que imaginaste. Tu fuerza ... Creo que no puedes lidiar con ellas."

Sabía que la fuerza de las siete antiguas facciones era imponente. Sabía que el grupo de Lin Meng estaba decidido, y también sabía que Shi Yan era terco. Pedirle que dejara a su gente y se uniera a las siete antiguas facciones era imposible. Ella no habló mucho para persuadirlo.

"Si pudiera irme, ya me habría ido." Shi Yan sonrió y luego negó con la cabeza, hablando con el grupo del Emperador Yang Tian. "No te apresures. Siempre hay voluntad. Dame más tiempo."

El Emperador Yang Tian sonrió y agitó su mano. "Deberían hablar. Necesito hacer algunos recados."

Cao Qiu Dao y Shi Jian también fueron discretos. Sonrieron y luego se fueron. Las preocupaciones que habían resuelto.

Tanto el Emperador Yang Tian como Cao Qiu Dao fueron los héroes en el Mar Sin Fin. Después de cien años, habían pasado por muchos tipos de peligros. Sus mentes y corazones eran persistentes y valientes, de modo que nada se podía comparar. Nunca se rajarían fácilmente por el problema actual.

Todo el mundo se dispersó, ya que Shi Yan, Bing Qing Tong y Han Cui estaban sentados junto al lago, donde las olas ondulaban maravillosamente con el sol, la luna y las estrellas brillando sobre sus cabezas. El viento soplaba, soplando el refrescante aroma hacia ellos. Los tres parecían pacíficos y armoniosos.

"¿Alguna vez ... nos extrañaste?" Han Cui guardó silencio por un momento y luego preguntó débilmente. La luz brilló en sus bellos ojos, cuando un rastro de añoranza apareció en su encantador rostro.

"A veces", Shi Yan se giró para mirarla, mostrando sus dientes blancos en una radiante sonrisa. Los modales siniestros y fríos del pasado desaparecieron. "Pero estoy muy ocupado. Cada paso que doy está lleno de peligro. He estado peleando con mucha gente ... No tengo mucho tiempo ..."

"Está bien", los labios suaves y deliciosos de Bing Qing Tong se separaron mientras susurraba. "No deseamos muchas cosas. Mientras tengamos una posición en tu corazón ... aunque sea pequeña, es suficiente para nosotras. Nuestras edades son muy diferentes ... Entendemos ... No estamos emparejados ..."

Bing Qing Tong y Han Cui habían sido famosas en la Gran Tierra Divina durante tantos años. Su edad era realmente mucho más grande que la suya.

Sin embargo, las mujeres que cultivaban artes marciales podían conservar su juventud a medida que su reino aumentaba. Al mismo tiempo, su técnica Hielo de Jade se especializó en conservar la apariencia. Les ayudó a preservar su belleza para siempre. A primera vista, solo tenían veintitantos años.

 

Sin embargo, sabían sus edades reales. Durante el tiempo que pasaron juntos, siempre se sintieron pequeñas, ya que pensaron que se habían aprovechado de Shi Yan. Nunca quisieron ocuparlo.

A medida que pasaba el tiempo, Shi Yan había alcanzado el Tercer Cielo del Reino Dios, el mismo reino que ellas. Con su conocimiento, sabían que Shi Yan iría a un mundo más amplio. Su idea de ocupar a Shi Yan pronto había sido cortada.

En esta gran tierra, guerreros fuertes podían hacer lo que querían. Podrían gobernar a los demás, o ... podrían destruir todo el mundo.

Bing Qing Tong y Han Cui se habían quedado boquiabiertas por el progreso de Shi Yan, mirándolo a punto de superarlas. Poco a poco, se sintieron impotentes. Pensaron que deberían aprovechar el tiempo y pasar más tiempo con él. Aunque este afecto fue breve, fue suficiente para consolar sus corazones.

La mayoría de las mujeres atesoraban su amor. Y, siempre querrían hundirse en el río del amor.

Las mujeres que practicaban artes marciales no se atrevían a enamorarse. Como no estaban resueltos como los hombres, una relación podría enrredarlos por el resto de sus vidas, afectando su progreso en el camino marcial.

Estas cuatro mujeres sabían que se habían hundido profundamente en este afecto después de que Shi Yan abandonara la Ciudad Emperador de Hielo. Siempre quisieron saber su situación. Durante las noches tranquilas, habían anhelado esa figura.

"Solo queremos ... solo quiero quedarme contigo más." Han Cui solía ser una mujer fuerte. Pero bajo este ambiente, donde el sol, la luna y las estrellas se reflejaban radiantemente en el lago, parecía volverse más débil. "Nosotras las mujeres ... somos así. Cuando un hombre toma nuestros corazones, nos volveremos débiles ... e inútiles".

Shi Yan se sentó en silencio. Un pensamiento desconcertado apareció en sus ojos cuando sintió tantos sabores aparecer en su corazón.

Las había dejado con determinación porque consideraba a las cuatro mujeres como un ingrediente del amor en su vida. Ellas no eran su plato principal.

Sin embargo, en el momento más crítico, estas dos mujeres no dudaron en ir en contra de las siete facciones antiguas. No les importaba que sus vidas vinieran aquí por él. Eran como una roca que caía en el lago de su corazón, ondulando con vehemencia.

"Soy un innato desalmado. También soy egoísta. No soy una buena persona. No sé cómo compensar sus buenas obras.." Shi Yan volvió la cabeza, sus ojos se agitaron. "Es ... todavía te tengo a ti ... en mi corazón."

 

 

La luz brillaba desde el interior de los ojos de Bing Qing Tong y Han Cui. Parecían ser revividas. Su alma, espíritu y mente parecían estar sublimadas.

Shi Yan estaba sorprendido. Su Conciencia del Alma comenzó a sentir cuando dijo, "Su ... ¡Sus almas parecen haber cambiado!" "

Bing Qing Tong y Han Cui aún no habían sentido el cambio en sus cuerpos. Al escuchar a Shi Yan, una luz divina brilló en sus ojos. Halos floreció de ellos, ya que su aura fue cambiada obviamente.

Después de que Shi Yan se fue, el mundo interno de Bing Qing Tong y Han Cui no fue constante. Sus corazones estaban desconcertados, y no podían progresar en su poder. Tanto su alma como su reino se vieron afectados, ya que todos estaban cubiertos por una niebla gris a la que no podían ver.

¡Este era Mara, el obstáculo más peligroso para cultivar! Si no pudieran superarlo, tendrían que permanecer en su reino actual por el resto de sus vidas.

(Mara es el demonio de la tentación en el budismo - TL)

En este momento, Mara en sus corazones había sido barrido, dejando sus almas limpias y seguras. Ya no sentían la tenue cortina que les impedía el corazón. Además, su reino parecía haber aumentado.

"Sígueme. En este momento, estás a punto de abrirse paso fácilmente. Me lo estoy recuperando, dándote algo que puedo". Shi Yan se levantó, agitando su mano. Un halo translúcido cubrió a las dos mujeres.

Justo como un meteoro que cruza el Bosque Noche Perpetua, Shi Yan trajo a Bing Qing Tong y Han Cui balanceándose a través de muchos huecos en el bosque. Después de una hora, llegaron al lago.

Liberando la Llama Tierra, llevó a Bing Qing Tong y Han Cui, que no entendían nada, al fondo del lago, dirigiéndose hacia el Estanque Divino del Creador.

Cerca de la antigua formación, Ye Chang Feng, Li Zheng Rong y Di Shan se estaban ajustando con los ojos cerrados.

Di Shan y Li Zheng Rong habían ingresado al Reino Dios Verdadero, y habían creado su Alma Dios. En este momento, estaban mejorando su nuevo reino. Las energías mágicas de la tierra y el cielo giraban a su alrededor.

Bing Qing Tong y Han Cui no conocían a Di Shan, pero conocían a Li Zheng Rong. No pudieron evitar gritar, sus caras asombradas.

 

 

Los alquimistas y los herreros de la Gran Tierra divina eran los grupos de personas especiales con un estatus noble. Eran famosos, pero su progreso en el cultivo marcial siempre fue más lento que los otros guerreros. Incluso Bing Qing Tong y Han Cui habían oído hablar de Li Zheng Rong, que había estado atrapado en el Reino Dios durante tantos años.

Nunca pensaron que Li Zheng Rong podría llegar al Reino Dios Verdadero y aislarse en este lago ordinario. Esto fue difícil de creer.

"Es verdad. El viejo Li ha entrado en el guerrero Reino Dios Verdadero. A partir de ahora, ha descubierto un mundo nuevo." Shi Yan sonrió, señalando la maravillosa estación espiritual. "Bing Tong, entra allí y luego libera tu alma. Cálmate y deja que la estación te guíe."

Bing Qing Tong siguió sus palabras y voló. Ella todavía sospechaba. Cuando estaba a punto de llegar a la estación, volvió la cabeza y preguntó: "¿Qué pasará?"

"Diez días después, alcanzarás el Reino Dios Verdadero. Sin riesgos. Nada inesperado." Shi Yan sonrió.

Bing Qing Tong y Han Cui estaban estupefactas.

"Las cuñadas, Shi Yan no está bromeando. Es real. Mi maestro y el tío Di Shan terminaron ese proceso." Ye Chang Feng se rió, su rostro invitaba a la gente a golpearlo.

Bing Qing Tong y Han Cui se sobresaltaron cuando les dijo 'cuñada'. Se sonrojaron, pero la alegría llenó sus corazones.

"Ve a perseguir el reino superior", instó Shi Yan.

Los hermosos ojos de Bing Qing Tong y Han Cui brillaban como los diamantes. No pudieron evitar tiritar. Ellas fueron abrumadas por esta gran alegría.

______________________________________________________________________

Traducido y Editado Por Gasaraki

Login Form

CrewChat