buscar

Home

RW: Capítulo 341 - Ruta de transporte

Capítulo 341 - Ruta de transporte

 

Tras la partida de Vader, Carter se inclinó hacia el rey y le preguntó: “Su Alteza, ¿tiene alguna idea de quién envió a esa gente aquí?”

“Si excluimos a la iglesia, las personas que poseen las píldoras serían Timothy y García quien está lejos de Castillagris y es muy poco probable que todavía se preocupe por mí.” Roland exhaló un suspiro. “Al pensarlo, es mucho más probable que fuera Timothy. Si bien es más prudente que enviar un gran ejército lejos de la capital, eso no significa que no tome represalias contra mí.”

Fue una suerte que los atacantes escondidos entre la multitud llevaran píldoras en lugar de cubrir sus cuerpos con pólvora. Si hubieran explotado en la multitud, el esfuerzo de dos meses habría sido desperdiciado.

A Roland no le preocupaba que el supuesto “escuadrón de suicidas” enviado por su hermano le pudiera causar daño. Cuando Ruiseñor no estaba en la Ciudad Fronteriza, tenía al menos una decena guardaespaldas como escoltas con él todo el tiempo, y como protección adicional llevaba una Piedra Represalia de Dios. Incluso aunque se enfrentaran a diez armas de fuego, una bruja extraordinaria tendría dificultades para acercarse a él, y mucho menos un grupo de personas con píldoras berserker.

En el poco tiempo transcurrido desde que asumió el papel de Señor Feudal, menos de un año, descubrió que su mentalidad había sufrido cambios tremendos. Si hubiese tenido un incidente como ese al principio lo hubiera dejado muy asustado, hasta el punto en que sus piernas se habrían derrumbado y se habría perdido por completo. Sin embargo, ahora, aunque se sentía algo ansioso, todavía era capaz de asumir una expresión calmada y una actitud serena.

La razón de ese cambio era porque tenía fe en que sus guardias se pondrían en peligro por él y confiaba en que lo protegerían de los enemigos, independientemente del peligro que enfrentaran. Además, se le prohibió perder el control de sí mismo, ya que era el centro de atención de las masas. Contemplando esto, le sorprendió que pensara tanto…

“Reúna a las personas que llevaron a cabo la misión y pregúntales los detalles del proceso de reclutamiento.” Roland se giró hacia Barov y dijo: “Necesito saber dónde se subieron esas personas a los veleros.”

“Sí, Su Alteza”, dijo el primer ministro del ayuntamiento, con una expresión algo sombría en su rostro. Probablemente no había esperado que sus subordinados, de quienes estaba tan orgulloso, cometieran un error tan grande. Sintió que su dignidad había sido completamente mancillada por esto.

“Tampoco deberías regañarles con demasiada severidad. Puedes decidir qué hacer con ellos después de saber todos los detalles.”

Después de que todos los refugiados pasaran por los puestos de control, Roland regresó a su oficina en el castillo. Esta vez, la noticia traída de vuelta por el grupo de misioneros fue particularmente agradable: en la frontera sur había un gran número de indigentes y personas sin hogar. Las llamas de la guerra devastaron a la Ciudad Águila y el Puerto de Agua Clara, mientras que los campos alrededor de la ciudad fueron abandonados. Además, el clima cambiante de este año causo que las temperaturas en varias zonas de Castillagris se desplomaran. Debido a eso, el precio de los granos subió, aumentando día a día, y el precio de los esclavos se redujo a la mitad.

Mientras pudiera establecer un camino confiable para el transporte, podría atraer a un número interminable de personas a través de la frontera occidental. En realidad, cuando los refugiados escucharon cómo se había desarrollado Ciudad Fronteriza, y como estaba tratando activamente de reclutarlos, un número considerable de personas decidiría partir hacia la ciudad por su cuenta. Ese era el informe que le dio el grupo de personas enviadas.

Sin embargo, la mayor dificultad sería establecer un camino para ellos.

Durante los meses de los demonios, todo el tráfico terrestre se detendría por el gran volumen de nieve, dejando el río Aguas Rojas como el único método de transporte. El único barco que podía viajar por el río era Oppidum, quien no se movería sin la ayuda de una bruja. Solo ese barco sería incapaz de transportar a todos. Si quería que los barcos navegaran por la vía fluvial en todo momento, tendría que invertir en la construcción de al menos 20 veleros capaces de navegar tierra adentro.

Un buen ejemplo de la situación a la que se enfrentaba eran las dificultades que tenían el grupo de enviados. Con todos los Reales de oro que habían llevado consigo, sólo una pequeña parte se ocupó para atar a los refugiados; el resto se utilizó para alquilar botes y pagar los arreglos de alojamiento para el personal. Por el momento, menos de 400 personas habían llegado a Ciudad Fronteriza, mientras que las otras 3.000 o más personas se encontraban esperando en Ciudad Sauce, Ciudad Argenti y Cordillera del Dragón Caído para que los barcos los transportaran tierra adentro.

Debido a que eran conscientes de las condiciones en la región occidental, varios capitanes habían elevado sus precios a niveles increíblemente altos. Las tarifas para las más de 3.000 personas ya serían tan altas como la operación de rescate a gran escala que anteriormente tuvo en la capital. Roland, después de darle a la situación un momento de contemplación, decidió que sería prudente enviar una carta solicitando ayuda a la Cámara de Comercio de Margaret. Esperaba que esta última no llegara tan lejos como para darle una cifra varias veces más alta, a causa de Fulmina.

Sin embargo, si estaba realmente dedicado a reducir sus gastos, sabía que tendría que construir su propio barco. Actualmente la calidad del acero reforzado y concreto había mejorado mucho, era totalmente viable construir naves terrestres más grandes y robustas con esos materiales. Con una máquina de vapor para la propulsión, el barco serviría como base de la industria del transporte dentro del río Aguas Rojas.

*********

Después de que terminara de cenar en su oficina, Barov llamó a la puerta, la abrió y dijo: “Su Alteza, he averiguado más o menos la situación.”

“Habla.”

“Hay un aprendiz mío llamado Salem, que está a cargo de traer a los refugiados de las tierras del norte. Como se enfrentaba a la falta de embarcaciones en medio de su regreso, se puso en contacto con algunos amigos que conoció en la capital con la esperanza de que pudieran ayudarle a hacer algunas averiguaciones o emplear un par de barcos mercantes que estuvieran dispuestos a dirigirse hacia a la frontera occidental.” Barov suspiró y continuó: “Arreglo algunos lugares para los refugiados en Ciudad Argenti, a poco menos de medio día de distancia de la capital. Imagino que no sería difícil si Timothy quisiera alterarla.”

“A partir de este momento, ¿cuántas personas siguen aún en Ciudad Argenti?”

“Aproximadamente 800 de ellas.” Barov comenzó a hablar en voz baja. “Los barcos mercantes tardan medio mes en hacer un viaje de ida y vuelta. Seguiremos ignorando cómo se desarrolla la situación cuando llegue el próximo grupo de refugiados. ¿Qué tal si… inmediatamente mandamos al pequeño grupo de soldados del Primer Ejército en esa zona y abandonamos a los refugiados?”

“No, no. Tendremos que deshacernos de las personas que Timothy plantó dentro del grupo, sin importar cuántos de ellos sean. Siempre y cuando los puntos de control de auditoría sean gestionados adecuadamente en ese momento, simplemente podemos conseguir que pasen a través de él individualmente.” Roland sacudió la cabeza y continuó diciendo: “¿Qué haríamos si los refugiados, a quienes abandonamos y dejamos a su suerte, volvieran a las tierras del norte y proclamaran su suerte a los demás? Si eso ocurriera, ya no podríamos reclutar refugiados de las Islas del Norte.”

Bajo el interrogatorio de la visión de rayos X de Silvia, así como la detección de mentiras de Ruiseñor, cualquier espía o asesino no tendrá manera de ocultarse. Por lo tanto, él no estaba tan preocupado por eso. Mientras no lastimaran a los otros refugiados, él estaba bien con eso.

“Sí, su alteza.” Barov tosió dos veces antes de abrir la boca y preguntar: “En ese caso… para el castigo de Salem, ¿qué es lo que?”

“¿Qué tienes en mente?”

Dudó por un momento y dijo: “Como el nacimiento de este incidente fue el resultado de su descuido excesivo, sugiero quitarle su puesto en el ayuntamiento y una multa de dos meses de su salario. Como su error no fue intencionado, y tampoco causó demasiado daño, creo que sería excesivo si lo enviamos a las minas del norte.”

Roland no pudo contener su fuerte sonrisa. El dolor de Barov estaba escrito en toda su cara. “Cálmate, ya he tomado mi decisión. Viendo que la razón por la que cometió este error no fue, subjetivamente, una negligencia si no por el cumplimiento del deber, puedo darle un castigo más leve. Después de todo, puede considerarse como la primera vez que emprende una misión de ese tipo… Según recuerdo, solo tiene veintitantos años, ¿verdad? Como ese es el caso, es seguro que madurará rápidamente después de esta lección. Darle una multa de dos meses servirá.”

“Entendido.” Barov inmediatamente se inclinó y dijo: “Todo será manejado como usted dijo.”

Mientras agitaba la cabeza, el príncipe sonrió. Aunque Barov había empezado de una manera increíblemente dura, cuando llegó el momento de castigar verdaderamente a Salem, mostró una evidente reticencia. Después de todo, Salem había estado desde siempre a su lado cuando estaban en la capital y también era del primer grupo de discípulos que habían llegado a la Ciudad Fronteriza.

“Puedes marcharte.”

Roland estiró su espalda después de lidiar con ese asunto. Tomo unas cuantas hojas de papel blanco de sus cajones, planeaba esbozar los planos del barco de cemento impulsado por un motor de vapor cuando Foliis de repente entró corriendo a su habitación.

“¡Su Alteza!” Dijo emocionada, “¡El Ojo de Águila ha vuelto!”

“¿En serio?” Roland lentamente se puso de pie. Siguiéndola detrás, alcanzaron rápidamente el jardín trasero, solo para ver un enorme globo de aire caliente que descendía lentamente al suelo. La sombra arrojada por el globo de aire hizo que la luz del sol en el patio se oscureciese un poco.

En el momento en que la canasta tocó el suelo, Anna saltó. Con ambas manos extendidas, Roland comenzó a caminar hacia ella mientras que la primera reflejaba una ligera sonrisa.

“He regresado.”

Login Form

CrewChat

Quien esta en linea

Hay 76 invitados y ningún miembro en línea