Home

CSG: Capítulo 409 - Asalto Valeroso a la Fortaleza (Dos)

 

Traídos por AvFenix55

__________

Capítulo 409 - Asalto Valeroso a la Fortaleza (Dos)

 

 

"¡Bang!" Después de dos fuertes explosiones, las paredes del palacio comenzaron a desmoronarse después de ser destruidas por los dos leones de bronce, revelando dos agujeros grandes.

 

Sin detenerse a tomar un descanso, levitó a los mismos dos leones de bronce y comenzó a destruir las paredes circundantes. En un instante, las murallas cercanas a la ciudad comenzaban a desmoronarse. Ya, la totalidad de la pared se había visto comprometida y reducida a escombros.

 

Esto causó que la totalidad del palacio quedara realmente conmocionado mientras los escuadrones de soldados de élite continuaban atacando. Los expertos escondidos en el palacio dirigieron la carga hacia la fuente de la destrucción con frías miradas.

 

"¿Dónde está el sinvergüenza que se atreve a actuar de esa manera hacia nuestro Reino Pingyang?"

 

"¡Para atreverte a causar problemas en el palacio de nuestro Reino de Pingyang, debes estar cansado de vivir!"

 

"¡Intruso, di tu nombre!"

 

"¡Qué audaz! ¡Incluso la muerte no perdonará tus crímenes de destruir nuestra ciudad imperial! "

 

......

 

Mezclados con los gritos furiosos de los soldados, veinte Maestros Santos Terrenales volaron hacia la posición de Jian Chen con sus Armas Santas listas para atacarlo.

 

Después de dos grandes explosiones, las dos gigantescas estatuas de leones de bronce volaron en un elegante arco hacia la gente que entraba. Al mismo tiempo, los escombros de las murallas de la ciudad comenzaron a levitar en el aire antes de arrojar a los veinte Maestros Santos Terrenales con una velocidad deslumbrante.

 

Estas piedras fueron reforzadas por el Qi de Espada Azul y Violeta, lo que significa que su fuerza ofensiva fue suficiente para herir a Maestros Santos Celestiales. Contra tal ataque, un grupo de Maestros Santos Terrenales sería impotente para evitar que las piedras destruyan sus cuerpos. Incluso con sus Armas Santas ya preparadas para atacar las piedras, no dañaron en absoluto.

 

Ni siquiera habían transcurrido varias respiraciones, y los veinte Maestros Santos Terrenales habían muerto en la batalla. A los ojos de Jian Chen, solo Maestros Santos Celestiales tienen posibilidades de pelear con él. Los Maestros Santos Terrenales pueden ser expertos de alto nivel dentro del continente, pero para él, no tenían ninguna posibilidad de dañarlo o acercarse a él.

 

El sonido de pasos pesados se escuchó cuando el escuadrón de soldados de élite entró como un maremoto. Hubo al menos un millar de personas que rodearon rápidamente a Jian Chen dentro de un anillo y miraron a Jian Chen.

 

"Señor, ¿quién eres tú y por qué estás destruyendo el palacio de nuestro Reino Pingyang?" Uno de los ancianos que cabalgaba en una Bestia Mágica de Clase 3 hablaba con expresión seria.

 

Jian Chen miró más allá del anciano y al palacio imperial dorado y rojo sin responder su pregunta.

 

Pero cuando el anciano vio a los veinte Maestros Santos Terrenales en el suelo, se volvió mortalmente serio y sombrío. Al evaluar la joven edad de Jian Chen, no pudo evitar sentirse un poco escéptico. Si un joven así fue capaz de eliminar a veinte Maestros Santos Terrenales, eso sería totalmente inconcebible.

 

Entonces una realización lo golpeó. ¡Un Maestro Santo Terrenal no podría matar a veinte Maestros Santos Terrenales tan rápido, este fue el trabajo de un Maestro Santo Celestial! ¿Podría este joven justo en frente de él verdaderamente ser un Maestro Santo Celestial?

 

Ante esta pregunta, el anciano trató de calmar su corazón. Si lo que pensaba era cierto, entonces esta persona frente a él tenía un talento que era completamente aterrador.

 

"Señor, ¿quién eres? ¿Por qué debes destruir el palacio imperial de nuestro Reino Pingyang? "El anciano preguntó cuidadosamente una vez más, esperando desesperadamente encontrar la manera de no ser un enemigo de Jian Chen.

 

Jian Chen miró hacia el palacio imperial y habló en voz baja, "A partir de ahora, este palacio imperial dejará de existir dentro del Continente Tian Yuan".

 

Al escuchar esto, el anciano no pudo evitar estallar de ira, "¡Qué arrogante! Nuestro reino Pingyang ha sobrevivido en el continente Tian Yuan durante cientos de años, ¿cómo podría un niño destruirlo? "

 

Jian Chen no dijo nada y abrió las manos, permitiendo que el elemento fuego del mundo se reuniera en sus manos y formando un brillante rayo de luz rojo. En un instante, se había formado un rico cortafuegos alrededor del cuerpo de Jian Chen y al mismo tiempo elevaba la temperatura para que fuera insoportable.

 

Palideciendo, el anciano rápidamente gritó una orden, "¡Retirada!" Este anciano no era un Maestro Santo Celestial, pero tenía una comprensión clara de sus fortalezas. A pesar de que todos los guardias reunidos aquí eran los soldados de élite del reino, no tenían ninguna posibilidad contra un Maestro Santo Celestial.

 

En este comando, todos los soldados que estaban alrededor inmediatamente comenzaron a huir de Jian Chen.

 

Ya era demasiado tarde. El fuego que rodeaba el cuerpo de Jian Chen explotó hacia afuera, transformándose en una brillante pared de fuego que se expandió por toda la zona y se extendió por el cielo con sus altas temperaturas. El cielo pronto se convirtió en una zona abrasadora sin que nadie pudiera respirar dentro de ella.

 

Las plumas de fuego rápidamente se abrieron paso por la zona, engullendo a muchos soldados en su camino. Con sus altas temperaturas, el fuego rápidamente llevó la armadura de hierro a un rojo fuego antes de convertirla en hierro fundido.

 

Innumerables soldados atrapados por este ataque comenzaron a gritar en un aullido miserable. Por otro lado, el anciano afortunadamente escapó del ataque y solo pudo mirar con ojos aturdidos.

 

En ese momento, dos poderes formidables volaron desde el palacio con un furioso rugido. Dos Maestros Santos Celestiales podrían verse flotando sobre la cabeza con una mirada furiosa a la escena.

 

"¿Quién eres tú, por qué estás atacando el Reino de Pingyang?" Uno de los Maestros Santos Celestiales miró amenazante a Jian Chen. A pesar de que Jian Chen mató a muchos de sus soldados, tenía que asegurarse cuidadosamente de la situación.

 

Una burbuja del elemento de viento rodeó a Jian Chen, permitiéndole flotar en el aire para encontrarse con los dos Maestros Santos Celestiales en su nivel.

 

"Soy del Reino de Gesun. Hoy, haré que tu Reino Pingyang pague un alto precio por sus crímenes". Jian Chen habló con calma pero con un toque de acero. Su intención asesina era evidente de él.

 

Al escuchar su respuesta, los dos Maestros Santos Celestiales se miraron sorprendidos; ¿Desde cuándo el Reino de Gesun tiene un individuo tan talentoso como este? Nunca antes habían oído hablar de esa persona.

 

Login Form

CrewChat