buscar

Home

RW: Capítulo 252 - Nueva orden de compras

Capítulo 252 - Nueva orden de compras

 

Como el Señor de la Región Occidental, Roland naturalmente no tenía que hacer el trabajo por sí mismo, simplemente tenía que dibujar un bosquejo en un papel, y, después podría contratar a un sastre y dejarle en claro lo que quería crear.

A pesar de que nunca había entrado en contacto con un sujetador y mucho menos tomado con sus manos, con todos los diferentes anuncios, programas de televisión y películas, ya había visto muchos modelos diferentes, por lo que aun si podía diseñar algunos de ellos de acuerdo con sus diferentes estilos. Al final, eligió crear los de tipo de correa de hombros, los cuales eran los más frecuentemente vistos. Para hacerlos, decidió utilizar tres ganchos de cobre, lo que le permitiría a la persona elegir un nivel de soporte que se encontraría dentro de un rango fijo.

Debido a que este tipo de ropa ajustada era necesaria para unir satisfactoriamente el pecho, Roland decidió pedir que las sirvientas del castillo fueran medidas por el sastre. Debido a la riqueza de la experiencia de un sastre, de tantos años de cortar y confeccionar ropa, fue inmediatamente capaz de entender la función de un sujetador después de escuchar la explicación del Príncipe. Al final, junto con los resultados reales de la medición, los tamaños del sostén se dividieron en varias tallas, y, cada talla se podía ajustar en cierta medida.

De hecho, dentro de esta era, el prototipo para el sujetador había entrado en acción durante mucho tiempo – era el corsé apretado. Sin embargo, el corsé no fue un invento para permitir que la mujer se sintiera más cómoda, sino que se utilizó para moldear la cintura tanto como fuera posible, mientras que al mismo tiempo empujaba el pecho, para la figura de una mujer fuera como la de un reloj de arena. Esos magníficos vestidos aristocráticos fueron adaptados según la forma de una cintura pequeña, así que, sin la ayuda de un corsé ajustado, Roland temía que esos vestidos con su cintura extremadamente delgada fueran muy difíciles de llevar para la mujer promedio. Además, cuanto más estrecha se encontrará la cintura, también sería una experiencia muy incómoda, y, en casos graves incluso podría afectar a la circulación sanguínea, que a su vez podría conducir a desmayar a las mujeres.

Mientras que el sostén, además de apoyar el pecho, también los sujetaba y disminuye su temblor, haciéndolo aún más cómodo para que la mujer lo use diariamente.

Sólo dos días después, el viejo sastre ya había hecho veinte sostenes. Como materiales, Roland le había proporcionado seda y algodón de primera calidad; ambos eran agradables al ojo y transpirables, y, la mano de obra era también excepcionalmente intrincada.

Pero antes de que Roland pudiera enviar el regalo a las brujas, la caravana de Ciudad Regium había regresado a Ciudad Fronteriza.

Comparado con el mes anterior, no sólo la flota llego demasiado tarde, sino que su tamaño también era mucho más pequeño que la última vez, incluso dio una sensación desértica cuando arribaron en el muelle de la Ciudad Fronteriza.

“Su Alteza, nos reunimos de nuevo”, dijo Margaret con una sonrisa.

“Bienvenida, gracias por lo anterior, al ayudarme a transportar a los refugiados, te hice pasar muchos problemas” dijo Roland mirando a la flota en la orilla del río. “En esta época, parece que hay mucho menos veleros.”

“Eso es porque han… ocurrido algunos pequeños problemas, “se limpió el sudor de su frente. “Si no le importa, podríamos ir a la sala de recepción para hablar de esto, hace mucho calor aquí”.

“Yo también pienso lo mismo” murmuró Hogg. “Soy un hombre de Castillagris, pero… este horrible tiempo me está matando. Si no fuera por el propósito de recibir el primer motor de vapor, yo no querría ni siquiera salir de mi casa en este momento.”

Roland asintió con la cabeza y todo el grupo de personas regresó al castillo. Al entrar en la sala el aire frío en su interior fue lo primero en llenar sus pulmones y, después de respirar profundamente, Hogg dijo con alivio: “Gracias a Dios por la existencia de una cosa tan maravillosa… si no hubiera visto su manera de crearlos con mis propios ojos, no habría sido capaz de creer que fue hecho de estiércol. ¡Oh, hay incluso agua helada! Su Alteza, ¿puedo …?”

Roland indicó que debía seguir adelante y luego se sentó en el asiento del Señor para iniciar su conversación con la mujer mercante: “Con esto hecho, ¿cuál es el accidente que condujo a la fuerte caída de este mes de salitre?”

De acuerdo con el contrato, tenía que proporcionar a Ciudad Fronteriza tres buques de salitre cada mes, pero esta vez sólo se había trajo un barco de salitre con ella.

“Es debido a la asociación de alquimista de la ciudad, ellos han comprado recientemente todo el salitre disponible. Además, solo ofrecieron un precio bajo de compra, como tienen el apoyo del primer ministro Marques Wyke, nadie tiene la posibilidad de resistirse. Por lo tanto, esto no es realmente una simple transacción comercial. Además, los comerciantes piensan que algo malo sucederá si no lo venden.” Margaret dijo: “Supongo que la orden fue dada por el propio Timothy, después de todo, él está prácticamente soplando vapor de su nariz por la ira.”

“¿Timothy?” preguntó Roland sorprendido. “¿No sigue marchando hacia el sur?”

“Eso es correcto, “asintió ella. “Parece que Theo ya te ha contado esta noticia. He oído que cuando él salió de la Ciudad Regium, se llevó a muchos hombres y caballos, así como carruajes llenos de militares, su meta probablemente es ir y encontrar algunos problemas para García en el sur. Poco después de salir de la Ciudad Regium, la Asociación de Alquimia empezó a comprar todo el salitre.

Al enterarse de ese asunto, Roland se encontró aún más seguro de que enviar a Theo a la Ciudad Regium era realmente muy fructífero. Al principio, sólo había recibido mensajes de que Timothy se encontraba reuniendo ratas callejeras, así que, para protegerse contra la invasión repentina del otro lado, le dijo específicamente a Petrov que fortaleciera las defensas de la Fortaleza Longum Carmen. Pero cuando Roland recibió la siguiente carta secreta enviada por su guardia personal, finalmente fue capaz de sentirse aliviado – Timothy había decidido dirigido directamente al sur. Aparentemente, el reclutamiento llevado a cabo, no era con la intención de marchar hacia él.

Respecto al uso de las ratas, Roland y Theo tenían básicamente la misma opinión. Por lo tanto, la única manera de usar a ese grupo de personas sería la misma que la última vez. En primer lugar, hacerlos adictos a las drogas, y, obligarlos a atacar y matar al enemigo. Parece que su contraparte, ocupaba la táctica de utilizar repetidamente a personas como carne de cañón, que al tomar en cuenta que él gobernaba más de 2/3 de Castillagris, era todo lo contrario a lo que uno podría esperar ser una estrategia segura.

Pero ¿por qué la Asociación de Alquimia comenzó a adquirir una gran cantidad de salitre tan de repente? El polvo de nieve es originalmente uno de sus productos, pero con su enorme tasa de fallo, sólo puede usarse durante ceremonias. ¿Podría ser que hoy en día, descubrieron la fórmula correcta para la pólvora, y, proponen hacer una producción inmediata de masa, o están tratando de determinar la relación de mezcla óptima a través de un gran número de experimentos?

Roland sacudió la cabeza, tratando de deshacer la duda dentro de su mente, adivinó que no tendría un impacto demasiado grande. Después de todo, pronto comenzaría la producción industrial de tres ácidos, lo que le permitiría entrar en el camino de producir una fórmula aún más avanzada para la pólvora.

“Entonces, ¿significa que tampoco puedes garantizar el suministro de salitre de tres barcos para el próximo mes?”

“Eso… no lo sé”, también Margaret parecía un poco avergonzada, pero sin rodeos, dijo: “Yo ya pasé mucho tiempo y esfuerzo trayendo este barco en el territorio occidental, tuve que comprar salitre de Ciudad Argenti. Y ahora que tenemos que enfrentar el calor del verano, la demanda de salitre es enorme, así que no estoy seguro de cuánto pueda comprar. Sin embargo, si es cualquier otra temporada, puedo garantizar el suministro de los tres barcos.”

“Entiendo” dijo Roland tomando un sorbo de agua helada. Entonces trate de conseguir lo máximo posible el mes que viene, no hay necesidad de que intente forzarlo. También tengo algunas mercancías que quiero comprarte.”

“¿Oh?” Margaret suspiró aliviada, “¿Qué es? ¿Mineral?”

“Piedras de lavado, para lavar la ropa”, respondió, “son de barro blanco y parecen una oblea o pilar, pero cuando se mojan en agua emiten una sensación jabonosa, esas cosas no son infrecuentes en las posadas de la Capital.”

(No estoy seguro, lo busque en chino, pero igual no me ayudó nada.)

“Bien, lo tengo” dijo la comerciante, sonriendo impotente. “Tienes una gran mina en tu territorio, pero todos los bienes que adquieres son minerales, eso es algo difícil de entender. Bueno, es algo muy común, así que el precio no debería ser demasiado alto, ¿qué piensas hacer con él?”

“Claro que se usará para facilitar el lavado de la ropa” sonrió Roland.

 

Las piedras de lavado era algo que descubrió en los recuerdos del ex-cuarto príncipe, su carácter innato lo hacía un alcalino natural, y, su componente principal era bicarbonato de sodio. Tenía un fuerte efecto descontaminante, y, cuando era usado junto con la Cinere de la planta y el páncreas era una de las tres herramientas de limpieza sobresalientes usadas en los tiempos antiguos. En ausencia de una membrana de intercambio iónico, la eficiencia de usar la electrólisis de agua salada para recoger hidróxido sódico era extremadamente baja. Además, no era posible comprar sal comestible al precio de una col. Debido a eso, planeó comprar sosa natural y hacer sosa cáustica. Y en el momento en que tuviera una cantidad suficiente de sosa cáustica podría iniciar la fabricación a gran escala de jabón…, así como uno de los subproductos de jabón, la glicerina.

 

Login Form

CrewChat