buscar

Home

PMG: Capítulo 1876 - Cultivadores Fuertes Sin Fin

Capítulo 1876 - Cultivadores Fuertes Sin Fin

"¿Cuál es el criterio para enfrentar el desafío del país celestial?" Preguntó Lin Feng. Tenía curiosidad, ya que no sabía que había un lugar así en el infierno.

"No hay criterio. Si has atravesado el reino Huang Qi, puedes irte. Sin embargo, es un lugar independiente separado del mundo. No puedes usar tesoros de afuera. Tampoco puedes usar la conciencia divina de otras personas. Ese lugar está lleno de una fuerza extraña. "Se llama el Desafío del País Celestial porque la gente va allí para practicar y desafiarse a sí misma." Le dijo Shi Chuan.

Lin Feng se sobresaltó. Miró a Shi Chuan y le preguntó: "Maestro, ¿es posible participar en el Reto del País Celestial en cualquier momento?"

“El pasaje se abre una vez al año. Cuando vas allí, tienes que quedarte un año. Es muy peligroso. No se puede usar la conciencia divina de los antepasados ​​allí. Incluso si la gente te mata allí, nadie lo sabrá.” Explicó Shi Chuan a Lin Feng cortésmente.

Lin Feng asintió, lo entendió. No importa quién fue allí, todos eran iguales allí. El estatus social de una persona no importaba allí, nadie podía protegerla. Probablemente era un mundo caótico, sin embargo, la gente lo llamaba un país celestial ...

"¿Cuándo sucederá la próxima apertura?", Preguntó Lin Feng.

Shi Chuan respondió: "Pronto. Es por eso que estoy seleccionando personas en el ejército Uptala entre aquellos que están dispuestos a ir."

"Una vez al año." Los ojos de Lin Feng brillaron, miró al Ministro Uptala y dijo: "Ministro, quiero participar en el Desafío del País Celestial esta vez".

El ministro Uptala se sorprendió y miró a Lin Feng: “El desafío del país celestial es extremadamente difícil. Tienes que quedarte allí durante un año una vez que estés allí. Hay muchas personas poderosas allí. ¡Algunos de ellos ya están en la parte superior del reino Huang Qi! Espera hasta que seas un emperador del infierno de alto nivel, y luego puedes ir. Si no desea esperar tanto, todavía necesita estabilizar tu cultivo. Después de todo, tendrás la oportunidad cada año."

"El peligro es parte de la vida de un cultivador. Al enfrentar el peligro, puedes superar a los demás! "Ya tomé mi decisión, voy a participar en el Desafío del País Celestial", juró Lin Feng insistentemente. No tuvo mucho tiempo. Necesitaba volverse más fuerte y luego necesitaba encontrar la salida para volver al Continente de las Nueve Nubes. Si participó en el Desafío del País Celestial este año, ¡se volvería mucho más fuerte!

El ministro Uptala permaneció en silencio por unos segundos y finalmente asintió. "Ya que ya tomaste tu decisión, no te impediré ir. Pero debes recordar, mantente a salvo, no solo hay cultivadores fuertes del Infierno allí."

"¿Eh?" Lin Feng estaba asombrado y miró fijamente al Ministro Uptala. "Ministro, ¿está diciendo que las personas de otros mundos participan en el Desafío del País Celestial?"

"En efecto. Necesitas saber sobre eso. Lo entenderás cuando vayas allí." Dijo misteriosamente la ministra Uptala. Sin embargo, Lin Feng estaba asombrado, su corazón latía violentamente. ¿Personas de otros mundos participaron en el Desafío del País Celestial?

¡Tal vez encontrara una solución para regresar al Continente de las Nueve Nubes desde allí!

Para Lin Feng, ¡esa fue una información extremadamente importante! Después de todo, no podría reunirse con ninguno de los reyes de los Diez tribunales Yama en un corto período de tiempo. Así que, por el momento, encontrar otra manera de regresar es lo mejor que se puede hacer.

"Lin Feng, desde que decidiste participar en el Desafío del País Celestial, quédate aquí y practica la cultivación muy duro estos días. Cuando llegue el momento adecuado, Shi Chuan vendrá y te llevará allí ”, Dijo la Ministra Uptala.

Lin Feng asintió y respondió: "Muy bien, gracias, ministro!"

——

Después de eso, Lin Feng practicó el cultivo con calma. También tuvo algunos paseos en los diferentes territorios Uptala. Fue a la biblioteca y leyó libros. Lin Feng no los estudió muy duro, pero memorizó algunas cosas. Leer libros siempre fue beneficioso, de todos modos.

Lin Feng salió de la biblioteca y sintió que alguien lo estaba mirando. Los ojos de alguien brillaban, pero esa persona continuó caminando.

Lin Feng no dijo nada, como si nada hubiera pasado. No era la primera vez que alguien lo miraba. Lin Feng sabía que alguien lo estaba espiando, simplemente no sabía quién era exactamente. Sin embargo, sabía que, dado que Wang Zhuo estaba muerto, a Wang Zhen no le gustaba, y había dicho que el padre de Wang Zhuo, Wang Xiao, no aceptaría la muerte de su hijo.

Pero Wang Xiao y Wang Zhen no pudieron hacer nada contra Lin Feng en Uptala. Después de todo, el ministro Uptala lo había invitado a venir allí, y también había confiado en sí mismo para obtener privilegios. Si algo le sucedió en la ciudad, entonces, podría tener serias consecuencias.

No pudieron hacer nada contra Lin Feng en la ciudad.

——

Algún tiempo pasó. Lin Feng fue a una montaña de hielo en el mundo Uptala. Miró a su alrededor mientras las luces de la vida y la muerte brillaban mientras controlaba el aire a su alrededor. Fue una exhibición increíble.

En ese momento, una silueta se acercó a Lin Feng y lo miró de forma extraña: "Este joven controla la vida y la fuerza de la muerte, no es de extrañar que el ministro lo tenga muy bien. Él es muy talentoso."

Lin Feng abrió los ojos y sonrió. "Maestro Shi Chuan, ¿va a comenzar el Desafío del País Celestial?"

"En efecto. Vamos- "Asintió Shi Chuan. Lin Feng se levantó y se levantó en el aire, siguiendo a Shi Chuan. Después de un corto tiempo, aterrizaron en otra cordillera. Había muchos otros cultivadores fuertes presentes, y todos parecían extraordinarios.

El Desafío del País Celestial fue extremadamente difícil. Como lo había dicho el Ministro Uptala, los héroes participaron en el Desafío del País Celestial. La gente común no podía ir allí, morirían en unos pocos segundos si lo hicieran. Incluso algunas personas de clanes ricos y poderosos no se atrevieron a ir allí.

El ministro Uptala miró a la multitud y preguntó: "¿Están todos listos?"

"Ministro, no se preocupe. "Somos un gran equipo, en caso de peligro, ¡nos ayudaremos unos a otros!", Dijo alguien.

El ministro Uptala sonrió y dijo: “Por favor ten cuidado. No te obsesiones con el éxito. Todos ustedes son miembros del ejército heroico. Espero que vuelvas sano y salvo. Incluso si no progresas mucho, no importa. ¡Solo regresa!"

"¡Lo entendemos!", Respondieron todos, inclinándose ante el ministro Uptala.

El ministro Uptala miró a Lin Feng y dijo: "Lin Feng, eres muy débil. Tienes que ser extremadamente cuidadoso. Durante el Desafío del País Celestial, habrá muchos cultivadores extremadamente fuertes, ¡algunos de ellos son anormalmente poderosos!

Lin Feng asintió, "Ministro, lo sé."

"Ya que es así, no estoy diciendo nada más. ¡Esperaré a que vuelvas como héroes! ", Dijo el ministro Uptala. Todos parecían solemnes y respetuosos. Muy posiblemente morirían durante el Desafío del País Celestial.

"¡Vamos!" Dijo Shi Chuan, agitando su mano. Todos lo siguieron a otro lugar. Muy rápidamente, llegaron a la sede del ministro Uptala y se fueron. Lin Feng se dio cuenta de que la gente de todas partes de la ciudad parecía agitada. No había restricciones para participar en el Desafío del País Celestial, todos los emperadores podían participar. Los miembros de todos los ejércitos podrían, también. Todos los ministros enviaron personas al Desafío del País Celestial.

La entrada al País Celestial estaba en Montaña Desafío. Fue donde las diez ciudades del infierno tenían una frontera común. Shi Chuan abrió el camino.

Les tomó un mes de viaje llegar allí. Lin Feng se sorprendió por el tamaño del territorio de la Gran Ciudad Imperial Song de nuevo. Shi Chuan fue un gran emperador y podía viajar realmente rápido, ¡pero aún les tomó un mes!

Fuera de Montaña Desafío, había un número aparentemente infinito de cultivadores fuertes, de las diez ciudades del infierno. Algunos de ellos eran soldados, otros eran individuos, algunos pertenecían a grupos poderosos en el infierno, pero en cualquier caso, todos eran emperadores. Había muchos emperadores del infierno de nivel medio y emperadores del infierno de alto nivel, solo había unos pocos emperadores del infierno de bajo nivel.

¡Estas personas parecen tan fuertes !, Pensó Lin Feng, mirando a todos. Estas personas eran aterradoras, y todas ellas eran emperadores. ¡Era difícil de imaginar!

“Después de llegar al País Celestial, muchos cultivadores fuertes te estarán esperando allí. Esas personas no quieren dejar el País Celestial. Todos son terriblemente fuertes. Quieren quedarse allí para seguir fortaleciéndose." Dijo Shi Chuan a Lin Feng. Lin Feng asintió con su comprensión.

___________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat