buscar

Home

PMG: Capítulo 1871 - Derrota

Capítulo 1871 - Derrota

Wang Xiao comenzó a volar hacia el pequeño mundo donde estaba ubicado Ling Feng. Inmediatamente rompió el sello y entró.

Personas de los cinco grupos influyentes vigilaban la entrada. Cuando vieron a Wang Xiao, quedaron estupefactos. Alguien dijo: "Maestro, sellamos el área porque las batallas ya han comenzado. Estás violando las reglas, por lo que Gran Ciudad Imperial Song está violando las reglas."

Cuando dijo eso, los otros miraron a los guardias de la Gran Ciudad Imperial Song.

“Ministro Wang Xiao, de hecho, esas son las reglas. Durante la batalla, nadie puede venir aquí y molestarlos." Dijo el cultivador fuerte de Gran Ciudad Imperial Song mientras se inclinaba respetuosamente.

"Sólo vine a ver. ¡No me voy a involucrar! "Dijo Wang Xiao. De repente comenzó a volar de nuevo, ignorando a todos los demás. Nadie se atrevió a detenerlo.

Los ojos de la otra gente brillaban. Este hombre de Gran Ciudad Imperial Song era extremadamente fuerte, pero no estaban convencidos de que no iba a involucrarse. De lo contrario, los fuertes cultivadores de los otros grupos se unirían y lo atacarían juntos.

Muy rápidamente, Wang Xiao encontró un palacio. Ese palacio era el lugar donde el ministro Kalasutra y los demás estaban vigilando. El ministro Kalasutra sintió que un poderoso Qi se acercaba y se elevó en el aire. Cuando vio a Wang Xiao, se asombró y lo miró de forma extraña. "Wang Xiao, ¿qué estás haciendo aquí?", Preguntó.

"Mi hija vino aquí contigo para conquistar este territorio, y ahora él está muerto. Usted es un ministro y, sorprendentemente, me está preguntando qué hago aquí.” Respondió Wang Xiao con frialdad, mirando al Ministro Kalasutra. Sonaba muy enojado.

"¿Wang Zhuo está muerta?" El Ministro Kalasutra estaba asombrado, no podía creerlo. Sabía lo fuerte que era Wang Zhuo. Era extremadamente fuerte y muy inteligente. También tenía muchos tesoros preciosos. ¡Matarla no sería fácil!

"¡¿Ni siquiera lo sabías?", Gritó Wang Xiao con furia. Luces poderosas brillaban en sus ojos.

Cuando el ministro Kalasutra vio la expresión de Wang Xiao, frunció el ceño y dijo: "Wang Xiao, estoy muy triste y arrepentido por su pérdida. Wang Zhuo fue un verdadero genio. ¡Pero la guerra es la guerra! Estamos en un territorio que estamos tratando de conquistar. ¡La muerte es inevitable!"

"¡Mi hija!", Gritó Wang Xiao, estallando de ira. Su voz llevaba energías explosivas que hicieron que el cielo se agitase.

“Los jóvenes de la Gran Ciudad Imperial Song morirán aquí. ¡Nadie puede estar seguro de que no morirán! Tu hija, Wang Zhuo, vino aquí para conquistar el territorio, ¿quién podría garantizar que no iba a morir? ¡Estaba demasiado débil! ¿Cómo puedes culpar a alguien? ”, Dijo el ministro Kalasutra, enfadándose ahora. Ya no era educado, y su tono de voz era frío como el hielo. ¡El infierno era un lugar cruel, nadie podía garantizar la seguridad de nadie!

"Si quería estar seguro de que su hija nunca iba a morir, ¿por qué lo hizo practicar la cultivación?", Insistió el ministro Kalasutra con frialdad. "Wang Xiao, eres un ministro. ¡También estás a cargo de las guerras para conquistar territorios! ¡Ahora vete! ¡No puedes involucrarte aquí!"

"¡Kalasutra!" Wang Xiao miró al ministro con un asesinato en sus ojos.

"Vete a la mierda! Si tiene algo de lo que quejarse, vaya al Gran Ciudad Emperador Song para informarme.” Replicó el Ministro Kalasutra. Él no era un debilucho. Era fuerte y agresivo, la atmósfera a su alrededor se oscureció bruscamente.

“¡Muy bien, Kalasutra!” Dijo Wang Xiao con frialdad. Luego, se dio la vuelta y se fue, diciendo por encima del hombro: "Cuando salgas, si no has conquistado este lugar, vendré a buscarte."

Al ministro Kalasutra no le importó lo que dijo Wang Xiao. A pesar de que Wang Xiao era un descendiente de la Gran Ciudad Emperador Song, había reglas. El gran emperador Song fue uno de los reyes de los Diez tribunales Yama. Muchos ministros estaban bajo sus órdenes. No podía enojarse porque algunos de los miembros de su familia habían muerto. El mundo de la cultivación era sobre la vida y la muerte, la fuerza y ​​la debilidad. Incluso los cultivadores más fuertes del mundo podrían morir a veces.

"Wang Zhuo está muerta, sorprendentemente." Susurró el Ministro Kalasutra. Él también estaba sorprendido. Wang Zhuo era extremadamente fuerte y, sorprendentemente, alguien había logrado matarlo. No es de extrañar que el ministro Wang Xiao estuviera furioso. ¿Quién había matado a Wang Zhuo?

En la distancia, unas pocas personas llegaron. Entre ellas, había dos mujeres hermosas: Qing Qing y Qin Yao!

"Papá, ¿quién se atrevió a actuar con tanta arrogancia?", Preguntó Qin Yao al ministro Kalasutra. Ella había escuchado fácilmente las dos voces extremadamente fuertes.

"Wang Xiao. Wang Zhuo ha sido asesinada. Vino a pedir explicaciones." Dijo el ministro Kalasutra con desdén. Qin Yao y Qing Qing estaban asombrados. Wang Zhuo había sido asesinado ?!

"¿Qué te pasa?", Preguntó el ministro Kalasutra a las dos chicas.

"Perdimos la batalla de los emperadores del infierno de bajo nivel. Los enemigos hicieron una alianza con la gente local. Entre ellos había algunos emperadores del infierno de nivel medio terriblemente fuertes. Y no cuenta como una violación de las reglas, porque esas personas no pertenecen a ningún tipo de grupo poderoso. Si la gente local nos atacó, pueden decir que lo hicieron de buena gana. Sus propios emperadores del infierno de nivel medio no se han involucrado, obviamente." Dijo Qin Yao con tristeza. Sus oponentes habían establecido claramente las reglas para adaptarse a ellos mismos.

"Wang Zhuo también ha sido asesinado, por lo que la guerra de los emperadores del infierno de nivel medio también debe perderse." Dijo Qing Qing, con los ojos brillantes. Ella se sintió triste también. Wang Zhuo había sido realmente fuerte para un emperador del infierno de nivel medio. Fue uno de sus activos más fuertes, una gran pérdida. Definitivamente habían perdido la guerra. Se preguntó cómo estaba Lin Feng.

"De hecho, es bastante posible. Los emperadores del infierno de alto nivel perdieron primero, así que es posible que realmente hayamos perdido." Suspiró el ministro Kalasutra con tristeza. Había visto la batalla de los emperadores del infierno de alto nivel, habían sido destruidos muy rápidamente. Muy pocas personas se quedaron con vida.

“Nuestros enemigos estaban listos. Perder no es una sorpresa." Observó Qin Yao.

"Bien, todos conspiraron contra nosotros y se unieron. Ahora, veamos y dejemos de pelear. Podemos esperar al final de la guerra. Podemos ver si podemos competir de nuevo en algún momento. Pero si no, podemos darnos por vencidos." Dijo alguien más. Qing Qing y Qin Yao asintieron, molestas. ¡Fue una tragedia para Gran Ciudad Imperial Song!

——

Había menos y menos gente en todos los campos de batalla. Sin embargo, las batallas también fueron cada vez más mortales.

Sin embargo, todo eso parecía no tener nada que ver con Lin Feng. Durante esos días, caminó por las montañas, se dirigió a pueblos y ciudades. Vio a muchas personas, algunas de ellas con suerte, otras sufriendo. Algunos se enfrentaron a la muerte, otros vivieron. Lin Feng se olvidó de sí mismo, dirigió su vida como una persona común y observó la vida pasar.

Un mes después, Lin Feng parecía alguien que había sufrido mucho en la vida. Su ropa estaba desgarrada. Parecía agotado y tranquilo, como una persona ordinaria. Se acostó en el pasto, se puso un poco de paja en la boca y lo mordisqueó. El tiempo pasó lentamente mientras miraba hacia el cielo azul.

Después de comprender el camino de la vida y la muerte, Lin Feng comprendió que no podía practicar la cultivación realmente duro todo el tiempo. Tampoco podía matar a la gente sin cesar. A veces, era importante relajarse y volver a la naturaleza. El mundo era hermoso, y eso en sí mismo era beneficioso.

Sin embargo, en el mundo de los cultivos, era imposible permanecer tranquilo y sereno todo el tiempo. En ese momento, un poderoso hilo de Qi apareció en el cielo y oprimió a toda la región.

Lin Feng miró la energía. Algunas luces poderosas habían aparecido en el cielo, y un rayo blanco descendió del cielo.

Un fuerte viento comenzó a soplar cuando alguien aterrizó al lado de Lin Feng. Lin Feng lo miró con indiferencia y dijo: "Estás ciego, pero puedes encontrar gente tan fácilmente."

Jian Mang seguía encontrándolo por todas partes y con facilidad.

"Está comenzando. Todos se están reuniendo. ¡Vamos! ”Dijo Jian Mang. Era eficiente y no perdía el tiempo.

___________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat