buscar

Home

PMG: Capítulo 1855 - Una buena cosecha

Capítulo 1855 - Una buena cosecha

La fuerza destructiva no se había dispersado todavía. La multitud estaba mirando el escenario de batalla con asombro.

La fuerza de Qin Yao era increíble, había usado una fuerza increíble para luchar contra Lin Feng. El mismo cielo se había convertido en el infierno. Al mismo tiempo, ella había usado tres Fuegos del Infierno para rodear a Lin Feng.

Lin Feng era demasiado fuerte, sin embargo. Realmente no entendían cómo había atacado Lin Feng, ¡pero había funcionado!

Lin Feng había sellado la atmósfera con fuerza de despliegue, y al mismo tiempo, había liberado energías inmortales y la iba a golpear. ¡Él también había atacado el primer Fuego  Infierno con energías cósmicas inmortales, de muerte, de rayos y de tierra, cuatro tipos de energías cósmicas!

El segundo fuego fue destruido por su Meteorito del Sol Poniente, que contenía las energías cósmicas de fuego, tierra, viento y muerte, así como la fuerza de la espada, junto con las energías cósmicas de fuego y viento, ¡eso fue un total de seis!

El tercer fuego fue destruido por un gigantesco tanque púrpura con una increíble fuerza destructiva, que también contenía muchos tipos de energías cósmicas.

Al final, los puños de Qin Yao y Lin Feng habían chocado, pero su golpe fue mucho más poderoso y la dejó sin aliento. Ella incluso tosió sangre.

Lin Feng fue realmente fuerte. ¡Su fuerza Deva-Mara Kalpa y su poderosa fuerza física fueron increíbles!

Cuando el Qi se dispersó, la multitud vio a Lin Feng todavía de pie allí, su cabello negro ondeando al viento. Él estaba inmóvil.

Nadie puede evitar que gane cientos de veces. La multitud todavía recordaba la declaración de Lin Feng mientras permanecía allí con orgullo. ¡Incluso la princesa Qin Yao, la hija de un ministro, no había logrado vencerlo!

En ese momento, Qin Yao todavía estaba en el aire, mirando con tristeza a Lin Feng con sus hermosos ojos. Ella había perdido y se sentía un poco humillada.

¡Ella no se sentía tan segura como antes!

"Perdiste." Dijo Lin Feng amablemente. "Perdiste, así que por favor regresa."

"¡La batalla no ha terminado!", Dijo Qin Yao. Ella ya no sonreía. Ella lanzó aún más llamas.

"La batalla ya terminó. Si insistes y quieres continuar luchando, no puedo garantizar que sea seguro para ti." Dijo Lin Feng con calma. La multitud estaba asombrada. ¿Estaba Lin Feng amenazándola?

Lin Feng en realidad quería decir que había sido misericordioso, se había controlado a sí mismo. De lo contrario, Qin Yao ya no se vería como un ser humano.

"¡Los jóvenes serán temibles en los años venideros!", Dijo el Ministro Uptala, sonriendo ampliamente. Lin Feng era un cultivador apasionado y podía ver eso. Si alguien criara correctamente a ese chico, algún día se convertiría en un gran emperador. Tenía mucho talento, definitivamente podría convertirse en ministro algún día y estar a la cabeza de un ejército.

Cuando Qin Yao escuchó a Lin Feng, ella lo miró fríamente. Lin Feng sorprendentemente se atrevió a decir que había sido misericordioso. ¿Había usado toda su fuerza, Lin Feng no?

Ella continuó liberando más y más energías, pero en ese momento, alguien intervino. "Qin Yao, es suficiente".

Fue su padre, el Ministro Kalasutra. Qin Yao lentamente se dio la vuelta y lo miró.

"Está bien, vuelve." Dijo el Ministro Kalasutra con un asentimiento. Qin Yao permaneció en silencio por unos segundos, pero cuando vio la expresión de su padre, ella rereajo su Qi y asintió obediente antes de regresar a él.

Su brazo todavía se sentía extremadamente dolorido ...

"Hay muchos cultivadores extremadamente fuertes aquí en las etapas de batalla. Algún día, cuando te unas al gobierno, serás un deslumbrante cultivador." Sonrió el Ministro Kalasutra. A pesar de que Lin Feng había derrotado a su hija, no estaba enojado. Después de todo, Lin Feng y Qin Yao habían batallado de acuerdo con las reglas en el escenario de batalla oficial de la ciudad. Qin Yao incluso había provocado a Lin Feng. A pesar de que tenía un alto estatus social, no tenía motivos para estar enojado con Lin Feng. Además, él era un ministro, y él era un emperador celestial en el infierno. Tenía que controlarse a sí mismo.

A pesar de que Lin Feng había lesionado a Qin Yao, las lesiones no fueron tan malas. Lin Feng le había enseñado una buena lección. Sorprendentemente, ¡un joven desconocido era tan fuerte!

Por supuesto, el Ministro Kalasutra todavía estaba un poco molesto porque perdió la cara ante el Ministro Uptala.

"Qing Qing, este Fuego  Infierno es un regalo para tí del Tío Kalasutra" Dijo el Ministro Kalasutra a Qing Qing mientras le transmitía Fuego Infernal con un gesto. Sin embargo, no explotó, simplemente se movió lentamente hacia ella.

Los ministros habían hecho una apuesta, por lo que Qing Qing no rechazó el Fuego Infierno. Ella sonrió débilmente y asintió con la cabeza para aceptarlo.

Qing Qing miró el fuego en su mano y sonrió a su padre. "Desafortunadamente, no soy un cultivador de fuego. De lo contrario, ese Fuego Infernal me haría mucho más fuerte."

"¡Incluso si no eres un cultivador de fuego, puedes transformarlo y usarlo para tu propio interés!" Sonrió el Ministro Uptala. Extendió su mano, y la fuerza de las diez mil cosas de la creación apareció cuando se manifestó un Loto Azul Uptala.

El Ministro Uptala miró a Lin Feng y sonrió, "Joven, esto para ti. Lo prometí, ganaste cien batallas, por favor tómalo."

El Loto Azul Uptala flotó hacia Lin Feng.

Lin Feng estiró su mano y agarró el loto, sintiendo su fuerza misteriosa. ¡Contenía la fuerza de las diez mil cosas de la creación!

"¡Muchas gracias por su gran regalo, Ministro!" Sonrió Lin Feng, inclinándose profundamente. Lin Feng estaba muy agradecido. ¡Este Loto Azul Uptala podría ser muy útil para él!

"Veo que controlaste las energías cósmicas de fuego, y tus energías cósmicas de muerte son poderosas. Este Fuego Infierno puede ser muy útil para ti también, ¡así que te lo estoy dando! "Qing Qing sonrió suavemente, sonando muy dulce. Lanzó Fuego Infierno a Lin Feng.

La multitud estaba asombrada. ¡Lin Feng tuvo mucha suerte! ¡Había obtenido el Loto Azul Uptala y el Fuego Infernal!

Sin embargo, ¡él también se lo merecía! Si no hubiera sido fuerte, no habría ganado cien veces, y no habría obtenido nada.

"Princesa, es un regalo que recibiste, siento que te estoy robando algo." Respondió Lin Feng. Qing Qing había obtenido el Fuego Infernal del Ministro Kalasutra, y ahora se lo estaba dando. Él estaba conmovido.

"No necesito ese fuego. Te volverás mucho más fuerte rápidamente con él. El tío Kalasutra no se enojará conmigo." Dijo Qing Qing le devolvió la sonrisa.

Como se esperaba, el Ministro Kalasutra dijo: "Lin Feng, Qing Qing está dispuesta a dárselo, solo tómelo."

"¡Gracias, mi señora!", Dijo Lin Feng feliz y educadamente. ¡Había recibido Loto Azul Uptala y Fuego Infierno!

En ese momento, una silueta se elevó en el aire y aterrizó en el escenario de batalla. El oficial estaba llevando una medalla, tenía a Song escrito en ella. Se lo presentó a Lin Feng y dijo solemnemente: "Ganaste cien veces, esta es tu medalla. Puedes unirte al gobierno y convertirte en un miembro del ejército ahora."

"¡Gracias, señor!", Respondió Lin Feng, aceptando la medalla de la Gran Ciudad Imperial Song.

"Pon tu conciencia divina en ello." Dijo el funcionario. Los dueños de las medallas ponen su conciencia divina en ellas para que después de su muerte, las personas no puedan falsificarlas o usarlas. Si Lin Feng muriera, la medalla simplemente se rompería.

Lin Feng hizo lo que le dijeron, y la persona dijo: "Lin Feng, has ganado cien batallas. Ahora, también puedes unirte a aquellos que han logrado lo mismo que tú. Si derrotas a otros nueve ganadores, obtendrás privilegios. ¿Te gustaría beneficiarte de ese programa?"

"¡Sí quiero participar!", Coincidió Lin Feng, asintiendo sin vacilar. Esta era otra oportunidad, no podía dejarlo pasar.

"Bien, ya que lo haces, únete a ellos en los pabellones y descansa. Cuando todas las batallas terminen, puedes comenzar a luchar nuevamente." Sonrió el oficial. Lin Feng miró a los cultivadores en los pabellones, entendiendo que esa gente también había ganado cien batallas. Él no lo había sabido antes. Se dirigió a un pabellón.

_________________________________

Traducido y Editado por Gasaraki

Login Form

CrewChat