buscar

Home

PMG: Capítulo 1562- Cada persona tiene sus propias intenciones maliciosas

Capítulo 1562- Cada persona tiene sus propias intenciones maliciosas

"¿Te arrepientes?" Preguntó Lin Feng. Nadie sabía si estaba hablando con el Palacio de los Reyes Medicinales o el Castillo Celestial Qi.

Para el viejo, eso significaba: ¿te arrepientes de haber humillado a mi maestro en aquel entonces? Si lo hubieras ayudado una vez, ¿qué hubiera pasado?

Para el Castillo Celestial Qi, significaba: ¿te arrepientes de haberme controlado? Por supuesto, para el emperador Dong y el emperador Qi, significaba algo diferente porque el odio entre ellos era demasiado profundo.

Entonces para Zhou Tian Xiao y Zhou Tian Ruo, significaba algo más.

¡Y todavía quedaba el castillo Celestial Si Kong!

Lin Feng se rió profundamente. Él se vengaría algún día. Pero tenía que confiar en la isla Yao Ye por ahora.

"¡Definitivamente morirá!", Pensó el anciano del Palacio de los Reyes Medicinales. Por supuesto, no podían matarlo al aire libre. Lin Feng tenía el Amuleto Yao Ye, si el Palacio de los Reyes Medicinales mataba a Lin Feng directamente, la isla Yao Ye los mataría.

"No hubiera pensado que la isla Yao Ye enviaría un ser humano esta vez" Dijo sonriendo Qin Zheng. Además de estas noticias impactantes, parecía que había tensiones entre ese ser humano y los nueve grandes castillos celestiales.

"¡Lin Feng!" Gritó alguien en ese momento. Lin Feng se dio vuelta y vio a Zhou Tian Ruo soltando el Qi dorado sagrado. Se había convertido en un cultivador en la parte superior del reino Zun Qi, y todavía quería matar a Lin Feng.

"¿Qué pasa?", Preguntó Lin Feng. Ya lo había humillado tres veces. ¿Quería ser humillado por cuarta vez? El objetivo de Lin Feng ya no era Zhou Tian Ruo, era Zhou Tian Xiao.

"¡Luchemos!", Dijo Zhou Tian Ruo.

Lin Feng lo miró con desdén y dijo con calma: "El perdedor morirá, y el Gran Palacio Celestial de la Reflexión no puede evitar que te mate. Si te atreves, ven aquí."

"¡El perdedor morirá!". El corazón de Zhou Tian Ruo latía con fuerza. Ese tipo de apuesta era demasiado peligrosa, y Zhou Tian Ruo no quería apostarlo todo ahora.

Se sintió humillado porque no se atrevió a pelear. Apretó los puños, Lin Feng había destruido su determinación una vez más.

"Siempre has sido un cultivador de mierda en mis ojos, así que no intentes luchar más contra mí nunca más. Eres demasiado débil." Dijo Lin Feng, que ahora sonaba como un demonio. La voz demoníaca de Lin Feng estaba tratando de influir en la determinación de Zhou Tian Ruo.

"Siempre has sido un cultivador de mierda en mis ojos, eres demasiado débil", esas palabras resonaron en el cerebro de Zhou Tian Ruo. Nunca olvidaría eso, estaba temblando de ira.

"¡Zhou Tian Ruo!" Gritó Zhou Tian Xiao en voz muy alta. Luego dijo: "¡No dejes que nadie influya en su determinación!"

El cerebro de Zhou Tian Ruo se sentía como si fuera a explotar. Dos voces resonaron en su cerebro. Él gradualmente se calmó. Miró a Lin Feng de una manera fría, pero sabía que no podía hacer mucho. Los poderes de Lin Feng incluso podrían influir en su determinación.

Lin Feng sonrió burlonamente a Zhou Tian Ruo.

"¡Eres tan débil!", Dijo Lin Feng en voz baja. Su voz no contenía ninguna fuerza maldita por los demonios esta vez, pero aún dolía.

"Pfew ..." Zhou Tian Ruo cerró los ojos y respiró hondo. Trató de animarse diciéndose a sí mismo que no podía dejar que Lin Feng lo influenciara sin importar qué. Lin Feng acababa de llegar al octava reino Zun Qi, a pesar de que era terriblemente fuerte, también se convertiría pronto en emperador.

"Lin Feng, ven y siéntate." Dijo un cultivador fuerte en el costado del Castillo celestial Wen.

Lin Feng asintió, no volvió a mirar a Zhou Tian Ruo.

"Lin Feng, mucho tiempo sin verte!" Dijo Wen Ao Xue y Wen Tian Ge sonriendo. Qué sorpresa, se habían vuelto a encontrar, y Lin Feng era miembro de la isla Yao Ye.

"¡Mucho tiempo sin verte!", Dijo Lin Feng sonriendo. Aunque sus amigos ahora habían ido al Castillo Celestial Wen, Lin Feng no necesitaba sentirse incómodo.

Pero la relación entre Lin Feng y el Castillo Celestial Wen estaba bajo cierta presión porque Wen Ao Feng era el discípulo del Emperador Ni Chen. El emperador Ni Chen y el emperador Shen Yu habían acordado que tendrían una competencia en algún momento, así que tal vez Lin Feng y Wen Ao Feng tendrían que luchar entonces.

Wen Ao Feng asintió con la cabeza hacia Lin Feng. Parecía tranquilo, entonces Lin Feng también lo saludó.

"Desde que llegó el representante de la Isla Yao Ye, podemos volver a nuestro tema, que es el castillo del Emperador Celestial eterno. Muchos de ustedes dicen que no saben nada, pero eso es obviamente una mentira." Dijo un cultivador fuerte en ese momento. Si nadie decía nada, ¿cómo iban a encontrar alguna pista?

"Si no sabemos nada, ¿qué podríamos decirte? La montaña Qing Di y las demás ya están aquí, así que si nos preguntan, el Castillo Celestial Qi, también te dirán que no sabemos nada." Dijo agresivamente Qi Yun Sheng.

"¿Qué piensas?", Preguntó ese cultivador fuerte a Lin Feng y los demás.

"Como no saben nada, ¿qué podemos hacer?", Dijo Wen Ao Feng sonriendo con indiferencia.

La multitud estaba furiosa. Wen Ao Feng era de la Montaña Qing Di y del Castillo Celestial Wen, por lo que solo pensó en sus intereses personales.

La multitud miró a Qin Zheng, sus ojos brillaban mientras le preguntaba a Lin Feng, "Lin Feng, eres el último en llegar. ¿Tienes alguna idea?"

"La gente podría dispersarse y buscar pistas bajo el territorio de los nueve grandes castillos celestiales, y si alguien encuentra algo, pueden gritarlo." Dijo Lin Feng.

"Estoy de acuerdo con Lin Feng. Todos pueden elegir un palacio y buscar. ¿Todos los demás están de acuerdo? "Preguntó Qin Zheng sonriendo. La idea de Lin Feng no estaba mal. Las pistas sobre el Palacio del Emperador Celestial Eterno se encontraban dentro de la zona de amortiguamiento.

"Qi Yun Sheng, ¿qué piensas?", Preguntó alguien.

"¡Bienvenidos al Castillo Celestial Qi!", Dijo Qi Yun Sheng con indiferencia. Los otros castillos no estaban contentos con permitir a otros entrar, pero no podían negarse.

"¿Quieres descansar en nuestros castillos por unos días?", Preguntó Wen Ao Feng a Lin Feng, Qin Zheng y Xuan Chen.

Qin Zheng y Xuan Chen asintieron, pero Lin Feng dijo: "Me gusta el Castillo Celestial Qi, y estoy seguro de que el Castillo Celestial Qi me protegerá porque son fuertes."

"¡Bastardo!", Pensaron algunas personas del Castillo Celestial Qi. No solo no podían matar a Lin Feng, sino que también tenían que protegerlo.

_____________________________________

Traducido y  Editado por Gasaraki 

Login Form

CrewChat