buscar

Home

DKC: Capítulo 178 - Cien voces no pueden ser desmentidas (2)

DKC: Capítulo 178 Cien voces no pueden ser desmentidas (2)

 

Si ella tuviese que admitir los cargos, Su Luo sabía que no iba a ser tan simple como ser expulsada de la familia. 

 

Conforme  a los métodos que emplea Madam Su, ¿Cómo podrá Su Luo salir con vida de esta situación?

 

Además, llevando a cuestas este cargo, ¿Cómo esto no iba a sonar bien? Su Luo no era una idiota, naturalmente ella no iba a admitirlo.

 

Cuando ella actuó en este asunto, ella claramente entendió que toda causa tiene un efecto. Sin embargo, ella simplemente no podría haber imaginado que Madam Su se inmiscuirá en este asunto desde otra dirección. Haciendo que este problema simple se volviera complejo.

 

De todos modos esto ya no importa, ella quería echar un vistazo a las habilidades de Madam Su. 

 

“Yo no lo hice, ¿Cómo puedo admitir que lo hice? ¿Admitir que?” Su Luo no era ni servil ni arrogante, sus expresión se mantenía tranquila y en calma. 

 

“¡ A pesar que ya estas condenada, sigues siendo reacia a no admitirlo!” Por el contrario, Su Zian estaba tan furioso que comenzó a reírse. “¡Bien, bien, bien! Como estas tan reacia a admitir tu error, entonces dejemos que el testigo hable. Veamos como te opones a esto!”

 

“¡Vamos, acérquese Señor Mo!”. La mirada fría de Su Zian se posó en Su Luo. Sus ojos estaban llenos de intención asesina que estaban a punto de desbordarse. 

 

El señor Mo tenía alrededor de 50 años, vestía ropas de clase media. Tenía una boca afilada y unas mejillas que lo hacían parecer un mono, unos ojos que giraban, emitiendo una luz de astucia. 

 

¿Padre va a permitir que este tipo de hombre testifique? Una luz cínica brillo en los ojos de Su Luo. 

 

“Señor Mo, que sucedió ese día. Cuéntenos todo con sumo detalle”. Su Zian, parecía encontrar que Su Luo era culpable de este asunto, se había vuelto diabólicamente  loco”. 

 

El señor Mo era el supervisor de la Unión de Mercenarios. Él estaba a cargo de la asignación de misiones. 

 

El señor Mo, miro al frente y después de saludar con deferencia a Su Zian, afirmó claramente. “ Reportando al venerable general, de acuerdo con las reglas de la Unión de Mercenarios, no está permitido filtrar casualmente la información de un cliente. Sin embargo, dado que es el gran general quien exigió la investigación, la Unión de Mercenarios no se atrevería a no cooperar”.

“Ok, no dude en hablar. Naturalmente este general irá a saludar al presidente de la Unión”. Su Zian agitó sus manos, indicando que su mente estaba relajada y sólo hablaba por hablar.

 

“Si” Los ojos del Señor Mo bajaron la mirada respetuosamente. “ Ese día, una dama vino a solicitar una tarea con una recompensa. El gran general sabe que la Unión de Mercenarios permite cualquier tipo de tarea, sólo queda esperar si alguien toma dicha tarea. Cuando apareció la misión de la dama, casi nadie se atrevió a tomarla. Pero un miembro estaba desesperado por el dinero así que al final la aceptó”. 

 

“¿Cual fue dicha tarea?” preguntó Su Zian. 

 

El señor Mo vaciló por un momento, y miró furtivamente a Su Luo. Su apariencia astuta parecía estar esperando para hablar, pero sin atreverse a hacerlo. Finalmente, como si hubiese decidido, con determinación apretó los puños con fuerza. Su expresión se volvió muy sería y el tono de voz se volvió más cauteloso. “¡Era…  manchar la reputación de la tercera señorita de la familia Su”.

 

“¿La dama quien solicitó la tarea… quien era?

 

Su Zian apretó los dientes y preguntó al señor Mo, enfatizando cada palabra.  Sus ojos parecían llenos de hielo forjados por un milenio, que eran como espadas y estaban obsesionados con Su Luo. 

 

Interiormente él adivino que la insofisticada de Su Luo, no importaba como ella tratará  de disfrazarse, ella estaba destinada a perder su cabeza por el miedo. 

 

Sin embargo, lo que lo decepcionó, no fue sólo que Su Luo no se asustó, sino que su expresión fue como la de antes, sin una ondulación o una ola de cambio. Ese par de ojos negros incluso tenían un resplandor curioso.

 

¿De qué cosa ella tenía curiosidad?

 

¿No debería estar más aprensiva?

 

Su Zian estaba atónito

 

Los corazones de Madam Su y Su Jingyu se pusieron en alerta.

 

Originalmente pensaban que Su Luo, esta niña repugnante, sería fácil de tratar. Sin embargo ahora parecía que iba a ser algo problemático. 

 

Los ojos de Su Luo se entrecerraron. En su corazón ella se rió repetidamente.

 

Realmente ella era una molestia para ellos. Sólo para tratar con ella habían ideado una obra tan brillante. 

 

_______________

 

Traducido por Meneaf

 

Login Form

CrewChat