Home

RW: Capítulo 117 - Persecución o Caza (1)

 

Capítulo 117 - Persecución o Caza (1)

 

Era la primera vez que Carter observaba una batalla como esta.

 

Una formación de más de trescientos caballeros no pudo ni siquiera arañar el borde de su línea defensiva, en cambio, habían sido totalmente aplastados.

 

Hasta el final, nunca pudieron entrar en un rango de cincuenta metros, esa era la línea de fuego del equipo de cazadores, sólo cuando el enemigo llegara a la distancia cerca de cincuenta metros, se les estaba permitido abrir fuego.

 

Los cuatro cañones habían llevado al asalto del enemigo a pararse a una distancia de cien metros. A lo largo del rango de ciento cincuenta a cien metros, estaba colocada una fila ordenada de veinte cuerpos, era como si hubieran topado con una pared. Y estos hombres, como él, pertenecían a la categoría más fuerte de los combatientes, caballeros; de lo contrario, nunca habrían sido capaces de controlar sus caballos bajo el intenso sonido de los disparos.

 

Al final, Carter estaba contento de que él no fue uno de ellos. Sintió un leve presentimiento de que las futuras batallas podrían llegar a ser muy diferentes, así como también sólo sería cuestión de tiempo, para que Roland Wimbledon el maestro de una fuerza tan poderosa aspirara al trono y apuntara a la realeza.

 

Cuando los miembros del Primer Ejército observaron el sangriento campo de batalla, se marearon y comenzaron a vomitar o tuvieron otras reacciones adversas. Pero esta no era la reacción que mostrarían si ellos personalmente hubieran matado al enemigo durante el combate cercano, el sentido de disuasión provocada por matar a alguien a larga distancia era mucho menor en comparación con matar a alguien con un cuchillo, su reacción no se pudo considerar como algo crítico. Carter escogió a un conjunto de personas de su propio equipo para recoger los miembros amputados y ponerlos de nuevo con los cadáveres, mientras seguía buscando a las personas que se encontraban vivas.

 

El sol caía poco a poco detrás de las montañas, cuando Carter miró el cielo de color rojo sangre, y a la distancia en los bosques lejanos los ruidos de los cuervos Graznando podían ser escuchados. Fue golpeado de repente por un sentimiento triste y monótono.

 

La era de los caballeros había terminado.

 

 

Incluso hasta ahora el Duque Ryan todavía era incapaz de recuperarse.

 

No podía entender cómo era posible que hubieran perdido, frente a una línea de defensa tan fina como una rebanada de piel de cebolla normalmente habría sido suficiente empujar con sólo un dedo para pasar a través de él, pero hoy, sus caballeros fueron los que huyeron como si se hubieran encontrado cara a cara con el diablo. En verdad, ni siquiera podía culpar a ellos porque el asalto estaba bajo el mando de sus caballeros de élite.

 

Sus guardias personales tuvieron incluso que cortar a varias personas para que los mercenarios que huían ciegamente no se acercaran a la posición del Duque. Pero era incapaz de hacer otra cosa, no importa lo mucho que gritó, no pudo unir a los hombres derrotados una vez más. En la desesperación, incluso el Duque Ryan tuvo que retirarse con el flujo de aquellos que huían, y su escape sin sentido sólo se detuvo después de que habían atravesado casi 16 km.

 

Cuando llegó la noche, el Duque eligió un lugar cerca de la orilla del río para acampar. Incluso después de la creación de antorchas para llevar a los caballeros y mercenarios separados de vuelta a su campamento, la mayor parte de su gente seguía desaparecida. Para empeorar las cosas, los hombres libres se quedaron con los carros de la comida, así que en la noche tuvieron que sacrificar algunos caballos para servir raciones.

 

Los cinco nobles se amontonaron, dentro de la tienda más grande del campamento, mirando con expresión temerosa del Duque Ryan, pero ni siquiera él estaba en mejor constitución.

 

“¿Quién me puede decir, qué tipo de arma nueva era la que estaban usando? Son mucho mejores que las ballestas, y no parecían estar lanzándose las piedras a través de una catapulta,” el Duque comenzó a hablar, mientras miraba a René, “También te pusiste a la vanguardia, ¿Dime qué viste?”

 

“Mi Señor, yo… No pude ver nada con claridad,” René respondió: “Sólo sé que cada vez que podía escuchar el rugido, nuestros hombres caerían en lotes, especialmente cuando sonó la última vez, parecía que los caballeros que estaba corriendo habían sido golpeados por una pared invisible. Además, también pude notar cómo sus cabezas y brazos se separaban de sus cuerpos, era como si…” Pensó por un momento, “fuéramos como un huevo cayendo desde lo alto de una pared de la ciudad.”

 

“¿Era el poder de una bruja?” Preguntó el Conde Elk asustado.

 

“No,” respondió el Duque, “Mis caballeros llevaban una Piedra represalia de Dios, ¡Por lo que el poder de una bruja no podrá haberlos dañado! Nosotros no fuimos atacados por las brujas, frente a esas piedras, no son más que mujeres comunes.”

 

“Oh, eso es corrector, señor,” René de repente habló, como si estuviera recordando algo. “Antes de que oyera la fuerte explosión, vi cómo los carros que estaban de pie en una fila tenían un enorme tubo de hierro, emitiendo una luz roja y una nube de humo.”

 

“¿Un tubo de hierro? ¿Qué luz roja y que humo? ¿No suena como el barril de ceremonia?” El Conde Elk preguntó con mucha duda en su voz.

 

El Duque, por supuesto, sabía lo que era un barril de ceremonia. Antes sólo eran utilizados por el Rey al principio de las celebraciones más importantes, pero hoy en día casi todos los señores lo utilizaban. Incluso tenía dos barriles ceremonia hechos de bronce en su castillo, que utilizaba encendiendo el polvo de nieve. Pero ese sonido comparando con el estruendo impresionante de hoy, parecía estar demasiado lejos.

 

“Los barriles de ceremonia no son capaces de matar a los caballeros,” dijo el Conde Cissanthemos (Honeysuckles). “No importa lo que utilizó el príncipe, eso fue demasiado poderoso para derrotar a todos. Entonces, ¿Qué debemos hacer ahora?”

 

Al oír esto, Duque Ryan miró furioso en su dirección, el sonido de la palabra “derrota” era algo que perforo sus oídos. “No hemos perdido,” insistió. “Una sola batalla no decide una guerra. Sólo tenemos que llegar a la Fortaleza, allí uniré a otra fuerza, mientras que al mismo tiempo también cortaré el comercio del río Aguas Rojas.”

 

Sin ningún tipo de suplemento alimenticio, Ciudad Fronteriza no será capaz de sobrevivir durante un mes más, y tan pronto como se precipite a llevar a los ciudadanos afuera de la ciudad, mis caballeros lo atacaran desde todos los lados y al final, lo derrotaremos.

 

Con el tiempo, la victoria se convertiría en suya, como lo había deseado, pero la pérdida que sufrió no se podía compensar con tan sólo un pueblo pequeño… Su sueño de hacerse cargo del Norte resultó ser sólo una burbuja. ¡Maldita sea! ¡Si alguna vez atrapo a Roland Wimbledon, tendré que asegurarme de cortarlo en mil pedazos!

 

“Pero mi Señor, las flotas que cruzan sobre el río Aguas Rojas no sólo son pocos, hay barcos de Ciudad Sauce, Cordillera del Dragón Caído (Fallen Dragon Ridge) y Ciudad Aguas Rojas. Si cortáramos todo, no lo haría…” El Conde Cissanthemos  claramente no estaba convencido.

 

“Voy a comprar todo; No importa a quién vendan. Mientras reciban su dinero van a estar satisfechos,” dijo el Duque con una voz helada, “Ahora todos deben regresar a su propia tienda de acampar e ir a dormir, mañana por la mañana tenemos que levantarnos temprano y viajar más por el camino con los Caballeros. Todo el que no tenga un caballo se quedará atrás para dirigir a los mercenarios.

 

Nadie es capaz de marchar durante la noche, aunque el cuarto Príncipe tenga la intención de perseguirnos. Solo pueden iniciar al amanecer, el primer enemigo que encontrará serán los mercenarios, pensó, incluso si ese grupo de basura se derrumba en el primer encuentro, todavía tengo muchas personas que lucharán por mí.

 

Durante todo el día siguiente, el Duque no recibió ninguna noticia de que el cuarto Príncipe lo estuviera persiguiendo. Con el fin de confirmar la noticia, envió a sus ayudantes de confianza para ampliar el rango de búsqueda, pero todos ellos regresaban con la misma noticia. Esto finalmente le dejó sentirse un poco aliviado, probablemente estas nuevas armas tienen el mismo problema que nuestras catapultas, son demasiado pesadas para ser transportadas y sólo se pueden utilizar en la defensa. Basándose sólo su grupo de mineros con sus palos, no se atreve a actuar de manera imprudente.

 

A las tres en punto de la tarde, el Duque había ordenado a sus caballeros que se detuvieran para esperar, a que las gentes detrás de él se pusieran al día. Cerca del anochecer los mercenarios y la gente libre finalmente fueron capaces de ponerse al día con sus restantes 66 caballeros. Y se volvieron ocupados estableciendo un círculo de tiendas levantadas apresuradamente.

 

Sólo tenía que sobrevivir durante la noche, mañana podía correr y llegar a la Fortaleza Longum Carmen, para finalmente estar con seguridad detrás de sus altos muros de 30 pies de piedra caliza, sus cientos de guardias y el foso naturalmente formado. Incluso si el otro lado pudiera usar su nueva arma de largo alcance, solo podría usarlos, él podía simplemente contraatacar utilizando sus catapultas colocadas detrás de la pared. Contra todo esto, el príncipe no podía ganar.

 

Pero durante todo el día el Duque tuvo una sensación constante de incomodidad, tenía la sensación de que alguien lo estaba mirando desde lejos.

 

Lo más probable es sólo una ilusión, pensó, de seguro estoy un poco nervioso.

 

A la mañana siguiente, el Duque fue despertado por el sonido de los disparos.

 

Cuando salió de su tienda, pudo ver a la gente por todas partes cubriendo su cabeza, tratando de escabullirse por todas partes como ratas. Sin embargo, de vez en cuando aún podía ver una fuente de sangre o de salpicaduras de vela en el cielo. Cuando miró hacia el Oeste, pudo ver al enemigo alineado con su extraño uniforme, en silencio frente a su campamento. En ese momento sólo había un pensamiento en la cabeza del Duque: ¿Cómo fueron capaces de alcanzarnos?

 

¡¿Cómo es que, no fueron detectados por los caballeros que envié ayer?!

 

“¡Mi Señor, usted tiene que huir!” Gritó un guardia personal quien llevo a un caballo a su lado.

 

Esto despertó Osman Ryan de su estado inconsciente, e inmediato saltó sobre el lomo del caballo, siguiendo a su guardia hacia el Este. Sin embargo, no mucho después de haber abandonado el campamento, vieron otra formación de fuerza extraña.

 

Usando el mismo tipo de uniforme de cuero, sosteniendo el mismo palo extraño corto en sus manos y también de pie en dos filas ordenadas, incluso su expresión facial era casi la misma.

 

A continuación, el Duque, una vez más escuchó esa melodía alegre con su extremadamente delicioso ritmo, al mismo tiempo, las tropas Principe comenzaron a marchar a un ritmo ordenado, directamente hacia su dirección.

_______________________________________

Traducido por carlosdaniel1990

Editado por Gasaraki